Mantenimiento de la dermatitis atópica canina con ciclosporina

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Mantenimiento de la dermatitis atópica canina con ciclosporina

La ciclosporina es uno de los tratamientos de elección para aliviar los síntomas de la dermatitis atópica canina, ya que su eficacia supera el 80 %. En la mayoría de los casos se administra una dosis de 5 mg/kg al día durante, al menos, 4 semanas, pero cuando la enfermedad está controlada se pueden reducir las dosis de ciclosporina o aumentar los intervalos de administración.

Medicina y cuidados veterinarios

La dermatitis atópica canina es una de las afecciones de la piel más comunes en los perros, afectando aproximadamente al 10 % de los mismos. Se trata de una enfermedad crónica de la piel que cursa con inflamación pruriginosa e hipersensibilidad, afectando tanto a la dermis como a la epidermis. Tiene un marcado componente genético, pero se desencadena a partir de los alérgenos del entorno. Suele afectar a los perros jóvenes, aunque puede presentarse a cualquier edad.

Al ser una enfermedad crónica, la dermatitis canina no tiene cura. Sin embargo, existen algunos tratamientos que pueden aliviar los síntomas y alargar el período entre una crisis y otra. En este sentido, es importante mantener un control estricto de los ectoparásitos y evitar que el animal pase demasiado calor ya que ambas condiciones pueden desencadenar una crisis y agravar los síntomas.

Clinical Report: Papel de la dieta en la Dermatitis atópica canina

Asimismo, se recomienda bañar al perro con regularidad usando champús especiales para controlar las infecciones secundarias, eliminar los alérgenos de la piel y aliviar los síntomas inflamatorios y pruriginosos. Sin embargo, la clave para controlar la aparición de las crisis y mejorar la calidad de vida del animal radica en administrar un tratamiento farmacológico adecuado.

Tratamiento farmacológico de la dermatitis atópica canina: La ciclosporina

Existen diferentes tratamientos farmacológicos para combatir la dermatitis canina. La ciclosporina es uno de los más utilizados, ya que resulta efectiva en más del 80 % de los casos. Su eficacia es similar a la de los glucocorticoides pero tiene pocos efectos adversos, como corroboró un estudio 1 realizado por investigadores de Novartis Animal Health, en el que se evaluaron diferentes ensayos clínicos en los que participaron unos 799 perros con dermatitis atópica, de los cuales el 84 % fueron tratados con ciclosporina, el 20 % con placebo, el 9 % con glucocorticoides orales y el 3 % restante con antihistamínicos.

La duración del tratamiento de los animales osciló entre 2 semanas y 6 meses. Durante ese tiempo, las lesiones en los perros mejoraron entre un 30 y 52 % a las 4 semanas, entre un 53 y 84 % a las 6 semanas y entre un 52 y un 69 % a las 16 semanas de tratamiento. Los efectos adversos más frecuentes fueron los vómitos y la diarrea, presentándose en entre el 15 y 25 % de los perros.

Estos resultados se deben a la acción inhibidora de la ciclosporina sobre la calcineurina, una enzima que desempeña un rol esencial en la activación genética de la dermatitis canina, así como en su capacidad para reducir la respuesta autoinmune al inhibir las interleucinas, en especial la IL-2, una citoquina proinflamatoria que interviene en la reacción inflamatoria del cuerpo, el establecimiento de la memoria inmunitaria celular y el reconocimiento de los antígenos externos e internos. Como resultado, la ciclosporina no solo proporciona un alivio de los síntomas de la dermatitis atópica canina, sino que también contribuye a alargar la aparición de las crisis.

En la mayoría de los casos, la dosis recomendada es de 5 mg/kg de ciclosporina por vía oral, preferentemente dos horas antes o después de la comida para potenciar su absorción. Tras una o dos semanas de tratamiento, los síntomas deben empezar a remitir y el animal experimentará cierta mejoría. Para obtener una mayor concentración de ciclosporina en sangre, en ocasiones, se recomienda la administración simultánea de 5-10 mg/kg de ketokonazol.

¿Cómo dosificar la ciclosporina en el tratamiento a largo plazo de la dermatitis atópica canina?

Si la ciclosporina ha sido efectiva tras unas cuatro semanas de tratamiento, se sugiere reducir su dosis de manera progresiva hasta llegar a la dosis mínima necesaria para controlar los síntomas de la dermatitis atópica canina. Un estudio2 realizado por investigadores de la College of Veterinary Medicine, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, encontró que también es efectivo aumentar los intervalos de administración en el tratamiento a largo plazo con ciclosporina.

Para llegar a estas conclusiones, se seleccionaron a 30 perros diagnosticados con dermatitis atópica y se empezaron a tratar con 5 mg/kg de ciclosporina una vez al día durante cuatro semanas. Luego, se separaron a los perrosde forma aleatoria en dos grupos. Al primer grupo se le redujo mensualmente la dosis de ciclosporina, a 2,5 y 1,25 mg/kg al día hasta alcanzar una reducción del 50 y 75 % de las lesiones respectivamente; y al otro grupo se le aumentaron los intervalos de suscripción, administrando primero la ciclosporina en días alternos y luego cada 4 días hasta alcanzar la misma reducción en las lesiones que el otro grupo.

Los resultados mostraron que a las 4, 8 y 12 semanas no hubo diferencias significativas en relación a la mejoría de las lesiones y el prurito en los grupos de animales. Tampoco se observaron efectos adversos diferentes. Se logró reducir la dosis de ciclosporina en 12 perros del primer grupo y en 13 del segundo grupo, lo que indica que una vez controlada la enfermedad es posible reducir la dosis de ciclosporina o aumentar los intervalos de su administración manteniendo la misma efectividad.

En cualquier caso, la reducción de la dosis dependerá de la respuesta clínica del animal a la terapia. Por lo general,  no es necesario evaluar los niveles de ciclosporina antes de reducir la dosis, como constató otra investigación3 llevada a cabo por investigadores de la Clinique Veterinaire Saint Bernard en Francia, pero en algunos casos puede ser útil conocer los niveles séricos de ciclosporina.

De hecho, la medición de los niveles en sangre puede ser útil cuando el perro no ha respondido a la medicación o existe un riesgo de toxicidad por haberse administrado ciclosporina durante un período de tiempo prolongado o junto con otro medicamento que aumente su biodisponibilidad.

Tratar al perro afectado con dieta Atopic de Advance Veterinary Diets también permite reducir el uso de medicación, manteniendo todos los beneficios del tratamiento. Descubre cómo en nuestro Clinical Report en Dermatología, que te puedes descargar ya gratuitamente.

1. Steffan, J. et. Al. (2006) A systematic review and meta-analysis of the efficacy and safety of cyclosporin for the treatment of atopic dermatitis in dogs. Veterinary Dermatology; 17(1): 3-16.
2. Olivry T., Rivierre C., Murphy K. M., Jackson H. A., Chavez F. (2003) Maintenance treatment of canine atopic dermatitis with cyclosporin: decreasing dosages or increasing intervals? Veterinary Dermatology; 14: 220.
3. Guaguère E. et. Al (2004) Cyclosporin A: a new drug in the field of canine dermatology. Veterinary Dermatology; 15: 61–74.

 

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina