Perros y niños. Las ventajas de convivir con un perro desde pequeños

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Perros y niños. Las ventajas de convivir con un perro desde pequeños

La relación entre perros y niños es beneficiosa desde una edad temprana. Las mascotas no solo promueven valores como la responsabilidad y contribuyen a desarrollar la empatía, sino que también potencian las funciones cognitivas y las habilidades comunicativas de los niños.

Vínculo personas y mascotas

Los perros pueden llegar a ser los mejores amigos de los niños durante la infancia. Cuando los niños establecen un vínculo de apego con los perros, estos pueden convertirse en sus compañeros de juegos e incluso en sus confidentes. No obstante, los efectos beneficiosos de la relación entre perros y niños van más allá del aspecto emocional estimulando además el desarrollo cognitivo infantil.

¿Cómo contribuyen los perros al desarrollo infantil?

  • Ayudan a los niños a gestionar mejor sus emociones

Los perros fomentan el equilibrio emocional, reduciendo estados como la ansiedad, la depresión y la ira. De hecho, la mayoría de los niños hablan con sus mascotas porque creen que estas comprenden lo que sienten.

Un estudio realizado por la Fundación Affinity 1 reveló que el 94 % de los niños reconocen sentirse mejor cuando tienen un animal cerca. Por eso recurren a sus mascotas en búsqueda de tranquilidad y seguridad cuando experimentan emociones como la rabia, tristeza o frustración.

Estos datos sugieren que los perros ayudan a los niños a gestionar mejor sus emociones, ejerciendo un efecto tranquilizador. Ese efecto puede deberse, por una parte, a los mecanismos fisiológicos que se activan cuando los niños entran en contacto con los animales ya que el aumento de oxitocina reduce el estrés psicológico.

Por otra parte, el afecto que proporcionan los perros, algo que reconocen el 92 % de los niños encuestados, también contribuye a satisfacer las necesidades de apego que tienen los pequeños, algo que les transmite la sensación de seguridad y confort emocional.

  • Les enseñan valores

En el estudio de la Fundación Affinity, más del 55 % de los niños reconocieron que los perros les enseñan a respetar las diferencias, les motivan a tratar bien a los demás y a ser responsables.

Cuando la mascota se convierte en un miembro más de la familia, el niño aprende a respetarla como tal. También aprende a aceptar las diferencias y sale de la visión egocéntrica que predomina durante los primeros años de la infancia para asumir una actitud más empática.

Descarga gratis la Guía del adoptante y ofrécela a los propietarios de cachorros [Resuelve dudas sobre esterilización, identificación, alimentación, higiene y  más para los nuevos adoptantes de mascotas]

La convivencia con una mascota también desarrolla una conducta más responsable en los niños, sobre todo cuando se dan cuenta de que el perro depende de los cuidados de la familia para sobrevivir. El niño es más consciente del impacto de sus acciones sobre el bienestar del animal, pues percibe que este responde de manera positiva a los cuidados y el afecto que recibe. Esa relación también sentará las bases para el amor y el respeto por los animales y la naturaleza.

  • Estimulan el lenguaje en los niños pequeños

Tener un perro en casa desde que el niño es pequeño estimula la adquisición del lenguaje y mejora las habilidades verbales infantiles, como sugirió un estudio realizado en la Universidad Estatal de Kansas 2. Según esta investigación, realizada con niños de entre 3 y 6 años de edad, la presencia de un animal de compañía contribuye positivamente al desarrollo intelectual y social de los niños.

Su efecto beneficioso sobre el lenguaje podría deberse a que los perros representan un estímulo atractivo para los niños, animándolos primero al balbuceo y luego a establecer un diálogo. Al igual que ocurre con los amigos imaginarios, cuando los niños hablan con su mascota no solo mejoran su dicción, sino que también van adquiriendo las habilidades sociales necesarias para interactuar con sus coetáneos.

  • Fomentan las habilidades cognitivas

Los animales de compañía también influyen positivamente en el desarrollo cognitivo infantil. Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Nueva York 3 reveló que los niños en edad preescolar son más precisos y rápidos en las tareas de reconocimiento de objetos cuando están en compañía de un perro. Un estudio 4 precedente llevado a cabo por los mismos investigadores confirmó que los niños necesitan menos orientaciones para realizar tareas cognitivas cuando están en compañía de una mascota.

Otra investigación 5 llevada a cabo en la Universidad de California reveló que incluir un perro en los programas terapéuticos dirigidos a los niños con TDAH contribuye a reducir los síntomas principales de este trastorno: la impulsividad, hiperactividad y falta de atención. También mejora la confianza de los niños y potencia su autoestima.

Estos resultados sugieren que la mera presencia de los perros provoca efectos positivos inmediatos en funciones cognitivas como la memoria, la categorización, la atención y el autocontrol, lo cual se debe a que estas mascotas reducen el estrés y brindan apoyo emocional. Por tanto, es plausible pensar que la presencia de mascotas en el hogar tiene una influencia positiva tangible en el desarrollo cognitivo y el rendimiento académico de los niños.

Perros y niños: ¿Cuáles son las razas más recomendables?

Razas como el Bichón, Carlino, Yorkshire terrier, Bulldog francés, Beagle, Cocker, Labrador y el Golden Retriever son algunas de las más recomendables para los niños debido a su carácter afectuoso, lealtad y sensibilidad. No obstante, cualquier perro puede convertirse en el mejor amigo de un niño, si ha sido bien socializado y entrenado.

Descarga esta Guía del Adoptante para tus clientes que adopten un perro cachorro y

ayúdales a evitar los problemas de comportamiento del nuevo miembro de la familia.

 

1 (2015) Infografía del Estudio Fundación Affinity Niños y Animales. En: Fundación Affinity.

2 Poresky, R. H. (1996) Companion Animals and other Factors Affecting Young Children's Development. Anthrozoös; 9(4): 159-168.

3 Gee, N. R. (2012) The Presence of a Therapy Dog Results in Improved Object Recognition Performance in Preschool Children. Anthrozoös; 25(3): 289-300.

4 Gee, N. R. (2010) Preschool Children Require Fewer Instructional Prompts to Perform a Memory Task in the Presence of a Dog. Anthrozoös; 23(2): 173-184.

5 Schuck, S. E. et. Al. (2015) Canine-Assisted Therapy for Children With ADHD: Preliminary Findings From The Positive Assertive Cooperative Kids Study. Journal of Attention Disorders; 19(2):125-37.

 

Descarga el informe: Dermatitis atópica canina