Psicología canina. Ventajas de establecer una jerarquía y cómo hacerlo | Vets & Clinics

El espacio de referencia de los veterinarios #somosVETS

Psicología canina. Ventajas de establecer una jerarquía y cómo hacerlo

Los perros son animales que establecen unos rangos de parentesco como forma de organización social, dentro de la cual se encuentran los humanos. Para asegurar un buen crecimiento y desarrollo del animal, es necesario un adiestramiento temprano y la formación de una estructura social.

Vínculo personas y mascotas

Comportamiento social del perro

Desde las tres hasta las doce semanas de vida el perro se encuentra en el periodo de sociabilización, donde se desarrollan respuestas anticipadas como resultado de una mayor habilidad para prestar atención al entorno, y unos recursos para afrontar las relaciones sociales primarias con congéneres y otros animales, entre los que se incluye el hombre1.

Durante este proceso el perro muestra signos sociales, tales como el movimiento de cola, levantar la pata delantera o gruñidos a modo de juego. La mascota tiene la necesidad de establecer un comportamiento social incluyendo determinados rangos de parentescos.

Dentro de estos rangos el perro necesita un “líder”, dado que es un animal gregario. Si en su grupo o manada no existe ese rango la mascota se lo adjudicará a sí mismo. La palabra líder no tiene que estar asociada con la agresividad, ya que hay distintas formas de comunicación que son las que establecen las relaciones sociales intra o interespecíficas, tales como la comunicación olfativa, auditiva y visual, siendo esta última donde se pueden apreciar los comportamientos de dominancia y sumisión.

Ventajas del establecimiento de una jerarquía

Una organización social estable es importante para los animales sociables, como los perros. El establecimiento de una jerarquía estructurada tiene una serie de ventajas importantes para la mascota:

  • Mejora e incrementa la sociabilidad.
  • Reduce los refuerzos negativos como método de castigo.
  • Mejora las cualidades del animal para ser empleado como perro de trabajo.
  • Consigue una estabilidad emocional.
  • Previene los problemas conductuales.

La ausencia de un liderazgo humano facilita la postura dominante de la mascota, así como una situación de permisión o la falta de estructura puede llevar a problemas conductuales. Si no se establece correctamente una jerarquía el perro podrá desarrollar conductas negativas, tanto para el dueño como para él mismo, tales como defensa, agresividad, y repetición de aquellas acciones que le reporten algún beneficio2.

Cómo establecer una jerarquía

A parte de saber cómo establecer una jerarquía, es importante determinar el momento en el que se debe de empezar a adiestrar al animal. El periodo de sociabilización citado previamente es un momento idóneo para empezar con los ejercicios, ya que se empiezan a establecer las relaciones de dominancia y sumisión, tanto con el dueño como con otras mascotas.

Las técnicas de adiestramiento en positivo, tales como el refuerzo positivo, son muy útiles para la determinación de los roles dentro de la familia. Cada vez que el perro realice una acción que quiera el dueño y éste obtenga la respuesta requerida será recompensado con un premio (a modo de comida, caricia o juego).

Es decir, estamos añadiendo un factor que es gratificante para el animal y esto hará que se realice de una manera periódica, ya que las conductas premiadas y reforzadas tienen a la repetición.

Por otro lado, el animal es el proveedor principal de los recursos del perro, ya sea la comida, las relaciones sociales y sexuales o las entradas y salidas del lugar donde vive. Este control de los recursos establece que las acciones de la mascota empiecen y finalicen cuando el propietario quiere y bajo una orden determinada. No se debe permitir conductas dominantes por parte del animal, tales como tirón de correa, marcaje en casa, gruñidos de advertencia o mordiscos.

Es necesario recalcar que el adiestramiento canino se basa en la combinación de distintos ejercicios, no consta de una pauta exclusiva, por lo que se tendrán que realizar diferentes actividades para lograr el objetivo que tiene el dueño.

Conclusión

El comportamiento social, la comunicación y el desarrollo del comportamiento del perro son cuestiones importantes para el correcto crecimiento del animal. Es necesario establecer una jerarquía entre el dueño y la mascota para mejorar la estabilidad emocional de animal así como sus cualidades, por medio de refuerzos positivos y el adiestramiento canino a temprana edad.

1 Shepherd K. Comportamiento social, comunicación y desarrollo del comportamiento en perros. En: En: Horwitz D, Mills D, Heath S. Manual de comportamiento en pequeños animales. ed. Ediciones S; 2006. p. 13-32.
2 Dehasse J. Papel de la familia en la terapia del comportamiento. En: Horwitz D, Mills D, Heath S. Manual de comportamiento en pequeños animales. ed. Ediciones S; 2006. p. 49-58.

Post relacionados