Síntomas de envenenamiento en perros y principales causantes | vetsandclinics.local

El espacio de referencia de los veterinarios #SOMOSVETS

Síntomas de envenenamiento en perros y principales causantes

El envenenamiento puede estar provocado por múltiples  sustancias, desde material de uso doméstico hasta medicamentos de uso en humanos, insecticidas, raticidas, sobredosis de fármacos, etc.

A continuación haremos un resumen acerca de los estudios realizados hasta la actualidad sobre algunos de los diferentes tóxicos y sus manifestaciones en perros:

Nutrición y enfermedades

El envenenamiento puede estar provocado por múltiples  sustancias, desde material de uso doméstico hasta medicamentos de uso en humanos, insecticidas, raticidas, sobredosis de fármacos, etc.

A continuación haremos un resumen acerca de los estudios realizados hasta la actualidad sobre algunos de los diferentes tóxicos y sus manifestaciones en perros:


Guía PDF gratis: Funcionamiento y estructura del sistema gastrointestinal [Fisiopatología gastrointestinal del perro y el gato]

  • Ecadotril: la intoxicación puede ser aguda, subaguda o crónica. Mientras que el grado de toxicidad aguda de una única dosis elevada de ecadotril en perros fue baja, la repetida administración de 300 mg/kg/día revela una afección del sistema hematopoyético.
  • Catecolaminas (fenilpropanolamina): los síntomas son compatibles con toxicidad bien directa o bien por necrosis como taquipnea, taquicardia y ataxia, evidenciándose en el electrocardiograma una taquicardia ventricular multiforme, un aumento ventricular izquierdo con una región focal discinética en el septo interventricular dorsal en la ecocardiografía y elevaciones de la creatinquinasa y de la tropina cardiaca I en la analítica sanguínea.
  • Sulfonamidas: la toxicidad de estas es idiosincrásica. Los síntomas de envenenamiento en perros son fiebre, artropatía, discrasias sanguíneas como neutropenia, trombocitopenia o anemia hemolítica, hepatopatía con colestasis o necrosis, erupciones cutáneas, uveítis o queratoconjuntivitis secas, son signos de este síndrome.
  • Carprofrén: este provoca también una reacción citotóxica hepática idiosincrásica. Los signos clínicos predominantes fueron anorexia, vómito e ictericia. Las anormalidades laboratoriales más comunes fueron, aumento de ALT (100% de perros), AST (94%), fosfatasa alcalina (95%) y bilirrubina (85%). El urianálisis realizado a 7 perros mostró una posible existencia de daño tubular renal, que incluía glucosuria sin hiperglucemia, y presencia de cilindros granulosos. Todas la 18 biopsias realizadas mostraron cambios histológicos típicos de daño hepatocelular agudo grave.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES): la toxicidad viene marcada por vómitos, depresión, anorexia, diarrea y ataxia, hematemesis, melena y, en ingestiones masivas, cuadro de insuficiencia renal aguda, oliguria, azotemia. Las ingestiones masivas pueden provocar cuadro de depresión en el sistema nervioso central, convulsiones, acidosis metabólica, depresión respiratoria y coma.
  • Aciclovir: los signos más frecuentes fueron vómitos, diarreas, anorexia y letargia. Las dosis ingeridas oscilaron entre los 40 y 2195 mg/kg. Sólo en 1 perro se documentó poliuria polidipsia.
  • Colecalciferol: la causa más frecuente es la ingesta masiva de colecalciferol que se utiliza como rodenticida. Se produce un cuadro de hipercalcemia: signos de depresión, anorexia y deshidratación y PU/PD. Se produce un enlentecimiento de la conductividad cardiaca y fibrilación ventricular e hipertensión arterial por vasoconstricción arteriolar. Los signos gastrointestinales son de anorexia, vómitos y estreñimiento por disminución de la función de la musculatura lisa. Los signos neurológicos son de depresión, convulsiones y debilidad generalizada. A nivel renal se produce toxicidad en células tubulares por vasoconstricción e isquemia y por mineralización, así como la pérdida de la capacidad de concentración de orina. Pueden encontrarse también depósitos de calcio en tejidos blandos, calcificación distrófica a nivel gastrointestinal y pulmonar, y hemorragias secundarias.
  • Raticidas: la toxicidad por raticida anticoagulante se puede presentar con manifestaciones predominantemente oculares. Debería considerarse en perros con hemorragia subconjuntival unilateral o bilateral, exoftalmos, y dolor orbital. En otro estudio se observaron síntomas como disnea, letargia, tos y hemoptisis y palidez de mucosas. Los tiempos de coagulación están alterados en todos los casos.
  • Cebo para caracoles y babosas con hierro edta: los síntomas del envenenamiento son dolor abdominal y la gastroenteritis hemorrágica.

New Call-to-action

Post relacionados: