Soplo en el corazón de los perros. Prevalencia en adultos jóvenes sanos | vetsandclinics.local

El espacio de referencia de los veterinarios #SOMOSVETS

Soplo en el corazón de los perros. Prevalencia en adultos jóvenes sanos

Se define como soplo a la vibración prolongada que emite el corazón capaz de ser escuchada durante la auscultación cardíaca del paciente1. Es decir, los soplos se generan debido a la existencia de un flujo turbulento que se origina por la anatomía y tensión que tiene el corazón del animal, ya que la sangre circula como respuesta a una diferencia de presiones.

Medicina y cuidados veterinarios

Clasificación y causas del soplo cardíaco en perros

Se define como soplo a la vibración prolongada que emite el corazón capaz de ser escuchada durante la auscultación cardíaca del paciente1. Es decir, los soplos se generan debido a la existencia de un flujo turbulento que se origina por la anatomía y tensión que tiene el corazón del animal, ya que la sangre circula como respuesta a una diferencia de presiones.


Se puede clasificar de distintas maneras teniendo en cuenta varios factores como son la sincronización dentro del ciclo cardiaco (sistólico o diastólico), intensidad o calidad del tono1.

Cuando se realiza una auscultación cardíaca se pueden reconocer dos sonidos principales: S1, correspondiente con el cierre de las válvulas auriculoventriculares (mitral y tricúspide) en el inicio de la contracción ventricular; y S2, ligado al cierre de las válvulas aórtica y pulmonar al final de la contracción ventricular2. Así pues, los sonidos anormales que se detecten en la sístole ventricular serán soplos sistólicos y se denominará soplos diastólicos a los sonidos anormales producidos en la diástole ventricular.

Descubre la relación entre microbiota y obesidad ? [Descarga gratis el Clinical Report Microbiota y Obesidad]

Por regla general los soplos cardíacos son indicadores de una alteración o enfermedad en el corazón del paciente. Sin embargo, algunos soplos se producen cuando el corazón es estructuralmente normal, constituyendo los soplos fisiológicos o soplos funcionales.

Prevalencia de soplos cardíacos fisiológicos en perros adultos jóvenes

Generalmente, las enfermedades cardíacas en los perros se dan con más frecuencia en animales de edad avanzada o geriátricos que en animales jóvenes y cachorros. También existen razas de perros con predisposición a desarrollar ciertas cardiopatías. Por ejemplo, la raza Cavalier King Charles Spaniel tiene una mayor prevalencia y manifestación más temprana de valvulopatías adquiridas, al igual que la raza Boxer tiene predisposición a sufrir estenosis aórtica.

Por otro lado, un estudio realizado por los doctores Drut y Ribas, entre otros, pretendía determinar la prevalencia de soplos cardíacos fisiológicos en perros adultos jóvenes orgánicamente sanos. Emplearon un total de 109 perros de edades comprendidas entre 1 y 5 años de edad, siendo 95 de ellos los que completaron el estudio y detectando 22 perros que presentaban soplos cardíacos tras ser sometidos a exámenes físicos, análisis de orina, análisis de sangre y medición de la presión arterial.

De esos 22 perros con sonidos anormales, 17 se diagnosticaron como soplos cardíacos fisiológicos, todos de tipo sistólico y de bajo grado, siendo establecida su prevalencia con un porcentaje de 12.6%

El estudio concluye que los soplos cardíacos fisiológicos no deben ser limitados a perros en crecimiento o a razas específicas, ya que pueden encontrarse de forma común en la población de perros adultos jóvenes sanos.

Conclusión

Aunque haya cardiopatías que están asociadas a factores como la edad o la raza, se debe de tener en cuenta que pueden existir signos clínicos que se encuentran de manera fisiológica en el perro, tales como los soplos cardíacos fisiológicos. No todas las alteraciones cardíacas estructurales están asociadas a animales geriátricos o a perros que tienen una disminución de la calidad de vida y de salud, si no que se pueden encontrar de una manera común en animales adultos jóvenes sanos.

1 Ware W.A. Murmurs and abnormal heart sounds. En: Ware W.A. Cardiovascular disease in small animal medicine. ed. Manson Publishing; 2007. p. 92-97.
2 Stephenson R.B. El corazón como bomba. En: Cunningham J, Klein B. Fisiología veterinaria. 4º edición. ed. Elsevier Saunders; 2009. p. 226-241.

Post relacionados:

formación veterinaria