Fístula perianal en perros: Síntomas y tratamientos

Es una enfermedad crónica descrita en perros y caracterizada por la aparición de múltiples úlceras alrededor de la zona perineal (furunculosis anal) y que están frecuentemente infectadas.
fistula perianal perros
Imagen de Vets Affinity

Causas

Esta enfermedad se presenta con mayor frecuencia en perros de razas grandes  concretamente en el Setter Irlandés y en el Pastor Alemán. Una hipótesis sobre la patogenia se basa en la anatomía de la cola en esta raza que reduce considerablemente la ventilación de la zona y predispone al cúmulo de secreciones y proliferación de bacterias que afectan las glándulas sudoríparas apocrinas muy numerosas en esta zona perianal. Sin embargo la incidencia es muy baja y otras razas con conformaciones similares no están predispuestas a esta enfermedad. Otras hipótesis apuntan a factores inmunomediados y disfunciones tiroideas aunque tampoco están demostradas. Parece ser que inicialmente las lesiones son estériles y que se trata de una hidradenitis supurativa de la cual no se conoce la causa desencadenante. Posteriormente, al ulcerarse la piel, se producen infecciones bacterianas mixtas y las lesiones profundizan a la dermis, sacos anales y, en ocasiones, a la mucosa rectal.


Descarga gratis la Guía Gastrointestinal Parte 2 [Incluye la revisión sobre las patologías relacionadas con la dieta]

 

Pronóstico

El pronóstico es mejor, e incluso se consiguen curaciones totales, si se realiza un tratamiento agresivo en cuadros leves. En casos crónicos, o lesiones muy graves, son habituales las recidivas.

 

Síntomas

Los siguientes pueden ser síntomas o señales de una fístula perianal:

  • Enesmos
  • Dischezia
  • Incontinencia fecal
  • Prurito en la zona anal
  • Hemorragia anal
  • Constipación
  • Secreción anorrectal purulenta y dolor severo en la zona.
  • En casos severos y crónicos anorexia y adelgazamiento.

 

Diagnóstico

El diagnóstico está basado en el examen físico especialmente de la zona rectal, sumado a la anamnesis del animal. La sedación puede ser necesaria para realizar la examinación porque dependiendo del grado puede haber dolor.

 

Tratamiento

El tratamiento de elección es quirúrgico y debe realizarse lo antes posible para evitar la progresión de la enfermedad. No debe perderse el tiempo en probar múltiples tratamientos médicos (antibioterapia, tratamientos tópicos, antiinflamatorios) que empeoran el pronóstico a largo plazo.

Hay múltiples técnicas quirúrgicas descritas como:

  • La resección quirúrgica de las lesiones
  • Técnicas de criocirugía
  • Cauterización química y eléctrica: con bastantes secuelas postoperatorias (dehiscencias, incontinencia, estenosis anal, recidivas)
  • Parece ser que el tratamiento quirúrgico con mejores resultados es la amputación de la cola y antibioterapia durante algunas semanas.

 

Alimentación

La dieta del perro debe modificarse para incluir más fibra, lo cual permite que las heces sean más blandas, menos dolorosas e incómodas. En este sentido la dieta Advance DIABETES COLITIS ayuda en la resolución de las fístulas ya que tiene un alto contenido de fibra soluble (pulpa de remolacha) que contribuye a la salud del colon a través de la producción de ácidos grasos de cadena corta que estimulan el crecimiento y actividad de la flora intestinal beneficiosa y regulan el tránsito intestinal.

 

Post relacionados:

 

Guía Gastrointestinal parte 2

New Call-to-action
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías