Gusanos en perros. Prevención de infección por filaria subcutánea

Las filarias son nematodos parásitos que infectan el tejido subcutáneo y aparato cardiorespiratorio de los perros. Puede tener consecuencias graves para la salud del animal, en ocasiones, llega a ser mortal.
gusanos en perros
Imagen de Vets Affinity

Existen dos tipos de filarias que afectan a los perros:

  • Dirofilaria Immitis: reside en las arterias pulmonares y en el ventrículo derecho del corazón del hospedador. Producen alteraciones patológicas a nivel del corazón (Dirofilariosis cardiopulmonar). Es la especie más patógena.

     

  • Dirofilaria Repens: reside y afecta la piel (Dirofliariosis subcutánea), puede llegar a alcanzar órganos internos. Puede aparecer Dirofilariosis ocular, cuando los gusanos inmaduros o adultos aparecen en la conjuntiva ocular periférica o interna. Responsable de la mayoría de las infecciones zoonóticas en Europa.

La Dirofilaria se transmite al perro (en menor medida al gato) a través de la picadura de diferentes especies de mosquitos que previamente se ha alimentado de un animal infectado en climas cálidos.

Descarga gratis el informe sobre las causas más comunes de los trastornos gastrointestinales caninos y su tratamiento dietético.

 

Transmisión Dirofilaria Repens

Cuando un mosquito pica a un animal infectado, ingiere microfilarias o larvas del gusano, convirtiéndose en portador de la enfermedad. En el interior del mosquito las larvas maduran en 2 – 2,5 semanas. Cuando el insecto pica a un nuevo perro le transfiere por la saliva la enfermedad. En el caso de la D. Immitis las larvas realizan una larga migración a través de tejidos subcutáneos, serosos y musculares hasta alcanzar las arterias pulmonares y el ventrículo derecho del corazón.

 

Descarga gratis el informe:  tratamiento dietético de la diarrea y/o vómitos en perros

 

Las larvas infectadas de D. Repens maduran en el tejido subcutáneo, sin apenas migraciones. Pueden localizarse gusanos adultos entre la hipodermis y el tejido conectivo fibroso profundo, a veces formando nódulos.

Cuando las larvas alcanzan su madurez, las hembras liberan microfilarias en el torrente sanguíneo del animal, donde permanecen hasta que son atrapadas por un mosquito durante la ingesta de sangre. De este modo, el ciclo vuelve a empezar.

 

Signos de la enfermedad

En algunos casos pueden observarse parásitos adultos o microfilarias en la superficie cutánea, tejidos subcutáneos, en la fascia perimuscular, en la grasa perirrenal y de modo fortuito durante el transcurso de una cirugía, en la cavidad abdominal.

 

Prevención para la filaria subcutánea

No se conoce ningún tratamiento efectivo para D. repens. debido a su potencial zoonótico. Se recomienda una terapia sintomática y la extirpación de los nódulos cutáneos. Los tratamientos mensuales con lactonas macrocíclicas (como moxidectina) por vía oral o tópica o mediante un inyectable anual a las mismas dosis empleadas frente a D. immitis, un mes antes de la estación de riesgo, han demostrado ser eficaces en la prevención de la infección subcutánea en perros expuestos de forma natural a mosquitos transmisores de D. repens. Tales fármacos no impiden la inoculación de las larvas infectantes; pero impiden su desarrollo.

Echa un vistazo y descarga gratis la guía sobre" inmunonutrición en los cachorros"

Se realizó un estudio (1) a 18 perros de raza Beagles (9 machos y 9 hembras, con un peso de 12-16 Kg), para valorar la eficacia de una formulación inyectable de microesferas de moxidectina de liberación sostenida (Guardian SR Iniettabile, Fort DodgeR) en la prevención de la infección experimental de Dirofilaria Repens en perros infectados.

A los perros pertenecientes al grupo 1 se les inyectó una solución salina (0.05 ml/Kg) y a los perros del grupo 2, moxidectina SR con una dosis de 0.17 mg/Kg (0.05 ml/Kg).

Transcurridos 6 meses de la aplicación de suero o moxidectina, todos los perros de ambos grupos estuvieron expuestos a 50 larvas de Dirofilaria Repens, recogidas de un laboratorio de cría. El día 380 del estudio, los perros fueron eutanasiados, aproximadamente 7 meses tras la exposición.

Se le realizó la necropsia a cada animal, comprobándose la ausencia de gusanos en los perros del grupo 2 tratados con moxidectina SR. Los perros del grupo 1 a los que se les inyectó suero salino, presentaban gusanos adultos.

Este estudio experimental se comprobó que la moxidectina inyectable tiene una eficacia del 100% (al menos durante 6 meses) y que previene la infección subcutánea durante la temporada de transmisión.

 
  1. Genchi M, Pengo G, Genchi C. Efficacy of moxidectin microsphere sustained release formulation for the prevention of subcutaneous filarial (Dirofilaria repens) infection in dogs. Vet Parasitol. 2010 May 28;170(1-2):167-9.

 

Post relacionados:

 

Inmunonutricion en cachorros

 

Microbiota
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías