Interpretar analítica de sangre en animales de compañía.

La analítica sanguínea es una herramienta complementaria a la anamnesis y exploración física de cara a conocer el estado clínico de los animales. Mediante el análisis de múltiples parámetros se puede reconocer alteraciones a varios niveles del organismo: sistema hematológico, digestivo, inmunitario…por lo que en medicina veterinaria, donde el paciente no puede transmitirnos información sobre sus algias y estado clínico, tiene un gran valor para la orientación diagnóstica y evaluación de respuesta a tratamientos.
interpretar analitica de sangre
Imagen de Vets Affinity

Los parámetros bioquímicos que conseguimos gracias a la analítica nos dan una idea de la salud de los órganos principales de los animales. Las funciones del hígado y los riñones son especialmente importantes ya que son órganos que procesan y eliminan sustancias del cuerpo por lo que se incluyen siempre en cualquier analítica básica.


Los valores normales varían dependiendo del animal incluyendo dentro de los mismos la raza, especie y edad. Por ello, es de especial importancia analizar los resultados analíticos en un contexto concreto, porque valores de determinados parámetros normales en un animal pueden ser totalmente patológicos en otro. Los valores que se estudian en una analítica varían dependiendo de cuál sea la sospecha diagnóstica. Sin embargo, siempre incluyen algunos valores que se denominan “básicos” dado la suma importancia de los mismos.

 

¿Qué incluye una analítica básica?

Una analítica básica incluye siempre un hemograma y una bioquímica básica sanguínea:

 

Descarga gratis el Informe completo con el Tratamiento de la Leishmaniasis  canina [Incluye: opciones terapéuticas y resultados de estudios realizados a perros  con Leishmaniosis]

 

1-Hemograma: análisis sanguíneo en el que se hace un recuento de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, su forma y tamaño y la cantidad de hemoglobina.

2-Bioquímica sanguínea: estudia la concentración de diferentes sustancias químicas disueltas en la sangre del animal. Nos informa del metabolismo del animal y del funcionamiento de ciertos órganos como el hígado o el riñón.

 

¿Qué podemos averiguar con estos parámetros y cuáles son las alteraciones más frecuentes?

1-    Función hepática: En una analítica se miden proteínas que forma el hígado, como la albúmina, que nos da información de la capacidad de síntesis del hígado. La disminución de la misma se debe a enfermedades hepáticas o a déficits de ingesta que conlleven una disminución de la ingesta de proteínas. Además de la albúmina se miden la AST y ALT que son enzimas que se encuentran dentro de los hepatocitos, por lo que su incremento traduce lesión de los mismos, como en las hepatitis agudas. Otras enzimas que se miden son la fosfatasa alcalina y la GGT que se suelen elevar en procesos biliares.

2-    Función renal: Se mide la urea, que es un producto sintetizado en el hígado y que se excreta en el riñón. Un incremento de la misma traduce una mala función depuradora renal, así como un descenso de la misma indica sarcopenia o mala síntesis hepática. Además de la urea, se mide la creatinina,  que  es un subproducto del metabolismo muscular y es excretada por los riñones. Los niveles altos pueden indicar enfermedades renales u obstrucción urinaria.

3- Hemograma: En el hemograma se encuentra el recuento sanguíneo completo que incluye el recuento de glóbulos blancos, rojos, plaquetas así como la concentración de hemoglobina. Un descenso de la hemoglobina indica anemia y dependiendo del contexto del paciente podemos tener varias etiologías de la misma (déficits carenciales, pérdidas digestivas…) Un incremento de la hemoglobina se asocia a varias enfermedades crónicas, como enfermedades respiratorias o sanguíneas. Un incremento de glóbulos blancos se asocia a infecciones o neoplasias, al igual que un descenso de los mismos. Un ejemplo de ello es la leishmaniosis. El incremento de plaquetas puede deberse a una neoplasia hematológica o ser por un proceso reactivo. Al igual ocurre en el descenso de las mismas.

4-Electrolitos: Se miden el sodio, potasio y cloro. Un potasio disminuido puede indicar una falta de ingesta o la pérdida del mismo por el riñón o el tracto digestivo. Un sodio elevado suele deberse a falta de ingesta de agua al igual que un sodio disminuido puede ser por consumo excesivo de agua, determinadas patologías (secreción inadecuada de secreción de ADH, enfermedades cardíacas y renales) o fármacos.

Si quieres ampliar conocimientos consulta el VETLAB POCKET BOOK,  el primer manual de bolsillo de análisis de laboratorio veterinario de pequeños animales.

Así pues, la analítica permite orientar el diagnóstico, que debe de hacerse en conjunción a la anamnesis y a la exploración física. Si quieres conocer más sobre las alteraciones analíticas y su contexto clínico, accede a nuestro portal de aprendizaje en línea.

 

POST RELACIONADOS:

 

Descarga los requerimientos nutricionales para gatos esterelizados

 

FAQS Alimentación
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías