Meningitis perros. Recaídas en perros con meningitis arteritis

Las meningitis pueden tener diversas causas, principalmente de tipo infeccioso, pero también de origen inmunogénico o idiopático. La meningitis-arteritis es una inflamación de las meninges y las arterias del sistema nervioso central del perro de causa no infecciosa que se describe principalmente en perros de razas grandes y menores de 2 años. Debido a su origen inmunomediado, el tratamiento con glucocorticoides es el más indicado.
meningitis perros
Imagen de Vets Affinity

Signos clínicos de la meningitis arteritis

En su forma aguda, esta enfermedad se presenta con dolor cervical intenso, fiebre e hiperestesia generalizada. Menos frecuente es la forma crónica, caracterizada también por la aparición de déficits neurológicos como ataxia o tetra- o paraparesia con picos de mejoría y recaída en el tiempo.

Los signos clínicos característicos son:


  • Análisis sanguíneo: leucocitosis neutrofílica
  • Líquido cefalorraquídeo (LCR):
    • Color anaranjado en el análisis visual
    • Pleocitosis en el análisis microscópico: En la forma aguda se observarán neutrófilos polimorfonucleares, mientras que en la forma crónica aparecerá pleocitosis mononuclear. Al contrario que en los casos de meningitis bacteriana, los neutrófilos no aparecerán degenerados.

Esta enfermedad se ha relacionado con la aparición de poliartritis inmunomediada en un 46% de los casos.

 

↓ Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho  más ↓

 

Tratamiento y pronóstico

El tratamiento para la meningitis inmunomediada es el uso de glucocorticoides. Habitualmente se observa una mejoría evidente tras empezar el tratamiento, lo que disminuirá el riesgo de secuelas.

Uno de los protocolos típicos de tratamiento en esta enfermedad consiste en la administración de prednisona a dosis decrecientes:

  • 2 primeros días: 2 mg por kilogramo de peso cada 12 horas
  • Siguientes 2 semanas: se reduce la dosis a la mitad (1 mg por kilogramo cada 12 horas)
  • Durante  el siguiente mes: 0,5 mg/kg cada 12 horas
  • Segundo mes: 0,5 mg/kg cada 24 horas
  • Tercer mes: 0,25 mg/kg cada 24 horas
  • Finalmente, acabaremos el tratamiento con 0,25 mg/kg cada 48 horas durante 2 meses más.

 

Normalmente, el pronóstico es excelente si el perro responde bien al tratamiento (1).

En casos de recaída, o bien si esta pauta no resulta efectiva, se recomienda la combinación con fármacos inmunosupresores, como la azatioprina (1,5-2 mg por kilo de peso cada 48 horas). En este caso, el tratamiento se desarrolla durante al menos 6 meses, con revisiones cada 4-6 semanas.

Si la presentación de la meningitis-arteritis es aguda pero los signos son leves y el recuento celular en LCR es menor de 200 células por microlitro, puede estar indicado el tratamiento con AINEs. En este caso, la monitorización del paciente canino será exhaustiva y alerta ante un posible deterioro neurológico.

 

Recaídas

La retirada del tratamiento con glucocorticoides debe ser lenta y gradual durante varios meses. Aún así, algunos animales pueden recaer durante este proceso.

En el reciente estudio de Biedermann y colaboradores (2), se analizaron las tasas de recaída de la meningitis-arteritis con respuesta a esteroides. Se utilizó el valor de proteína C reactiva en suero y en LCR como indicador para objetivar el estado del paciente canino. Esta proteína se eleva durante los procesos inflamatorios.

Los valores se midieron en el momento inicial, así como a los 3 meses tanto si se había producido recaída como si el animal se había recuperado normalmente.

Durante el estudio, se produjeron recaídas en el 32,4% de los perros. Sin embargo, esto no se tradujo en los resultados analíticos, ya que en el 75% de los pacientes caninos que habían sufrido al menos una recaída los niveles de proteína C reactiva en suero y LCR fueron normales. Por otro lado, entre los perros sin recaídas los valores normales estuvieron presentes en casi el 100% de los casos.

Como conclusión, los autores señalan que, aunque los valores de proteína C reactiva no son un indicador predictivo fiable, una elevación puede indicar una terapia más continua. Por otro lado, un valor normal de proteína C reactiva en suero no excluye una recaída, por lo que hay que prestar atención en cualquier caso a la evolución del paciente canino durante los meses siguientes a la presentación de la enfermedad.

 

(1) Cloquell Miro A, Mateo Pampliega I. Meningoencefalitis de origen desconocido en el perro [Internet]. Centro Veterinario nº 52, Julio-Agosto 2012. Disponible en: http://www.amvac.es/docs/revistaCentro/CV52.pdf
(2) Biedermann E, Tipold A, Flegel T. Relapses in dogs with steroid-responsive meningitis-arteritis [Abstract]. J Small Anim Pract. 2016 Feb;57(2):91-5

 

Post relacionados:

 

e-learning

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
12 + 6 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento