Perros de terapia y sus beneficios en las personas

Los perros de terapia son mucho más que el mejor amigo del hombre. En muchas ocasiones, su labor es esencial para tratar a los pacientes y trabajar con ellos aspectos físicos, cognitivos, emocionales y relacionales. Su utilización como recurso terapéutico es una práctica cada vez más común en las terapias asistidas, convirtiéndose en un elemento motivador para poder alcanzar los objetivos que marcan los profesionales.
perros de terapia
Imagen de Vets Affinity

Mucha gente está de acuerdo en que tener una mascota, puede favorecer notablemente a la salud física, mental y emocional de las personas.

Sin ir tan lejos, recientemente publicamos en este mismo blog un artículo sobre todos los beneficios que pueden aportar los perros a sus dueños, basándonos en los estudios científicos realizados por la Fundación Affinity Animales y Salud, que van desde enfermarse menos, a tener una vida más plena y feliz. 


 

Descarga el estudio: Vínculo entre las personas y los gatos

 

Perros de terapia

Pues bien, todos estos beneficios aumentan incluso aún más, con los perros de terapia. Animales previamente adiestrados e integrados a un equipo multidisciplinar formado por profesionales de la salud y la educación, que ayudan a mejorar el contacto interpersonal y social de los pacientes, así como a favorecer su actividad física y mental. Es decir, los perros de terapia ayudan principalmente a trabajar sobre 4 aspectos o áreas específicas:

 

Cuatro áreas principales:

1. Física

 Ejercicios en los que se requiere que el paciente se mueva, se levante, ande o incluso corra junto al perro, y sobre todo que interactúe con él, con el objetivo de recuperar la movilidad perdida. 

2. Cognitiva

Aquí se trabaja sobre todo con la memoria del paciente. Se suelen hacer ejercicios que le ayuden a recordar la raza, el tamaño, el color y demás características de su mascota.

3. Emocional

En esta área, la función del perro es muy importante. Se busca que la persona se abra y aflore sus sentimientos, y la mascota sirve como vehículo para ayudarle a recordar y poder hablar de temas o situaciones que han sido importantes en su vida.

4. Relacional

Por último, pero no por eso menos importante, está el área relacional. En ella se trabaja directamente con la motivación, que hace que el paciente pueda relacionarse con su entrono y sobre todo con otras personas para que pueda salir a la calle sintiéndose cómodo y seguro. Para ello, el apoyo y compañía del perro son esenciales. 

 

Te recomendamos que eches un vistazo a este vídeo donde Maribel Vila, técnico de terapia de la Fundación Affinity, explica en qué consisten los programas que realizan con los pacientes:

 

Características de los perros de terapia

Pero llegados a este punto, la pregunta obligada es ¿cualquier perro puede ser un perro de terapia? No, por supuesto que no. Los perros de terapia son perros que de alguna u otra manera han nacido para esto y que poseen características muy particulares. Tienen que ser animales:

  • muy tranquilos, con un carácter sereno y equilibrado.
  • manejables y predecibles
  • confiables, que te den la certeza de que en ningún momento perderán los
  • nervios o tendrán una mala reacción.
  • sanos y fuertes
  • que disfruten de las personas y con el contacto social
  • que tengan obediencia básica, es decir que conozcan los comandos primordiales para poder controlarse como son: “sienta”, “tumba”, “quieto” “junto” y “ven”.

 

Habilidades y adiestramiento en positivo

Además de cumplir con todas las características anteriores, los perros de terapia tienen que tener ciertas habilidades especiales para poder ser adiestrados correctamente. No se trata de nada anormal, pero sí de tener la destreza suficiente para poder entender y realizar correctamente los ejercicios que se requieren para alcanzar los objetivos.

La base del adiestramiento de los perros de terapia es hacerlo en positivo. Esto significa premiar al animal cuando hace correctamente lo que le pedimos, e ignorar o reconducir conductas negativas o indeseadas.

El premio consiste en recompensar al perro con aquello que más desea, como comida o algún juguete. De esta forma la terapia termina siendo para él un juego. Algo divertido y entretenido que no le costará repetir las veces que sea necesario. 

 

Proceso de selección

Como en cualquier trabajo, elegir a los mejores candidatos para ser perros de terapia no es tarea fácil. Por eso, antes de seleccionar a un perro e incorporarlo a alguna institución, la Fundación Affinity se asegura de que tenga las condiciones suficientes para poder desarrollar sus funciones de la mejor manera posible.

 

Post relacionados:

fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
2 + 11 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento