Piometra en gatas

La piometra es una patología infecciosa del aparato reproductor durante la madurez sexual de la gata, consistente en una infección secundaria y oportunista que asciende a través del útero afectado de hiperplasia endometrial quística.
piometra gata
Imagen de Vets Affinity

La piometra es más frecuente en animales de edad avanzada, sobre todo a partir de los 8 años o bien en gatas que han recibido terapias previas con estrógenos o progestágenos. Aunque se han descrito casos tanto en perras como en gatas, en estas últimas es menos frecuente. Esta diferencia se puede explicar porque la gata necesita ser montada para ovular y empezar la fase progesterónica del ciclo o bien porque las gatas se ovariohisterectomiza con más frecuencia.


 

¿Cómo identificarla?

Aunque la sintomatología de la piometra en la gata puede ser variada, característicamente se observa una descarga de mucosa vaginal con flujo de características sobretodo mucoso, purulento o  mucohemorrágico. Esta descarga se debe a la apertura del cuello de la matriz uterina y suele ocurrir aproximadamente unas 4 semanas posteriormente al celo. No obstante en ocasiones puede aparecer clínica sistémica como fiebre, vómitos, diarrea, poliuria/polidipsia (en contexto de diabetes insípida nefrogénica de origen tóxico-metabólico) o incluso manifestaciones neurológicas como letargia, inapetencia, etc.

 

Los gatos obesos corren el riesgo de sufrir dermatofitosis no alérgica [Descarga gratis este informe para prevenir la obesidad en gatos esterilizados]

 

Aunque con menor frecuencia, en ocasiones el cuello de la matriz se encuentra cerrado produciéndose distensión abdominal con posibilidad de rotura de la pared de la matriz. Esta complicación relativamente frecuente implica una mayor gravedad que incluso puede derivar en shock séptico-hipovolémico (azotemia prerrenal, deshidratación, coma, alteración de la regulación de a temperatura corporal).

 

¿Cuál es su tratamiento?

Actualmente el tratamiento de elección de la piometra es la cirugía, en concreto la ovariohisterectomía.1 No obstante previamente es imperativo evaluar la situación clínica de la gata e instaurar de forma precoz tratamiento de soporte (fluidoterapia, antibióticos de amplio espectro). Un dato extremadamente importante es que se trata de una infección oportunista en un endometrio modificado, por lo que la resolución únicamente con antibióticos es muy difícil y cirugía es la principal arma terapéutica.

En algunos casos no es posible un abordaje quirúrgico (por ejemplo, si existe especial interés reproductivo), es posible añadir a la antibioticoterapia tratamiento con prostaglandinas F2 (que producen un aumento de la contractibilidad uterina, relajación del cuello del útero y la inhibición de la tasa de progesterona) a dosis de 0,1-0,25 mg/kg/12-24 h durante 3-5 días (hasta que el útero se ha vaciado). Recordar que la terapia médica está contraindicada en animales muy mayores (8 ó 9 años) o muy debilitados, con el cérvix cerrado (peligro de rotura de matriz) o con gestación en curso (riesgo de aborto).

 

¿Cuál es su pronóstico al instaurar tratamiento?

Los casos no complicados presentan un buen pronóstico tras la cirugía. Sin embargo el pronóstico se torna reservado cuando existen complicaciones, a destacar la rotura de matriz con peritonitis asociada que puede derivar compromiso hemodinámico. En tal caso la terapia antibiótica debe continuarse al menos 10 días después de la cirugía.

Aunque la cirugía continua siendo la terapia de elección, en casos de tratamiento médico en gatas con el cuello de la matriz abierto la remisión se calcula en un 100% y con un 80% de fertilidad. Sin embargo hay que considerar que existe una alta probabilidad de que la piometra recidive en una gata tratada con prostaglandinas.

 

¿Es posible prevenirla?

La esterilización previa de la gata constituye el principal factor preventivo de la patología. Una gata esterilizada con un adecuado estado de salud dispondrá de un sistema inmune con mayor capacidad para enfrentarse a infecciones oportunistas, por lo que es primordial asegurar la salud de la gata a través de una correcta alimentación adaptada a las necesidades del animal esterilizado, cuidados higiénicos y revisiones rutinarias por parte del especialista.

 

  1. Boursier J, Bassanino J, Leperlier D. Effectiveness of a bipolar vessel sealant device for ovariohysterectomy in cats with pyometra. Journal of Feline Medicine and Surgery. 2018;1098612X1775258.

 

Post relacionados:

 

vínculo entre personas y mascotas

 

 

New Call-to-action
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías