Pseudogestación canina. ¿Qué papel juegan la prolactina y la progesterona?

El embarazo psicológico no se considera actualmente una enfermedad, sino una entidad fisiológica que únicamente en caso de trastorno importante requiere tratamiento médico. Se debe al efecto de las hormonas y por ello, el tratamiento médico está basado en bloquear la acción de las mismas.
pseudogestación canina
Imagen de Vets Affinity

Fisiología del ciclo reproductivo en la perra

La prolactina (PRL) es una hormona sintetizada por las células lactotrofas de la hipófisis anterior, las cuales están sometidas a un control hipotalámico de tipo inhibitorio principalmente a través de la dopamina (DA).

Entre sus acciones biológicas, por una parte tiene una función lactógena, es decir, resulta primordial para la preparación y el mantenimiento de la lactancia, y por otra parte, luteotrófica, o lo que es lo mismo, posee una actividad estimulante sobre el cuerpo lúteo, el cual es de gran importancia para el mantenimiento de la gestación a partir de la segunda mitad de la misma.


Guía PDF gratis: Funcionamiento y estructura del sistema gastrointestinal [Fisiopatología gastrointestinal del perro y el gato]

 

El ciclo reproductivo de la perra se define por ser monoestral, es decir, que ocurre una o dos veces al año, con una duración variable de entre 5 y 11 meses. Los días restantes se corresponden con la fase de anestro en la que no se evidencian signos de actividad ovárica. A esta fase le sigue un período llamado proestro, en el que destaca importante actividad folicular, caracterizado por edema vulvar, descarga vaginal sanguinolenta y atracción del macho. La fase siguiente, el estro, destaca por la receptividad sexual y por una marcada queratinización del epitelio vaginal. Durante el primer tercio del estro suele ocurrir la ovulación e inicio del desarrollo de los cuerpos lúteos; una vez finalizada esta fase se señala que ha comenzado el diestro, fase durante la cual los niveles plasmáticos de progesterona (P) se mantienen elevados (> 5 ng/ml), alrededor de 60-90 días. Posterior al estro, los cuerpos lúteos permanecen funcionales y los niveles de progesterona entre perras gestantes y no gestantes no difieren significativamente.

 

Fisiopatología del embarazo psicológico

El aumento de la prolactinemia por encima de los 3 ng/ml, especialmente desde la segunda mitad de la fase de diestro, determina la presentación de pseudogestación, cuya clínica está en relación directa a dichos niveles. En cuanto al papel que ejerce la progesterona esta juega un rol complementario, es decir niveles normales de progesterona durante el diestro no influyen en la presentación de los signos clínicos característicos de la pseudogestación. Por otra parte altos niveles de progesterona circulante reducen los efectos de la PRL sobre la glándula mamaria y el comportamiento.

El primer síntoma en aparecer es la subida de leche en la que los niveles de progesterona y estradiol aumentan hasta llegar al mismo punto que tendrían en caso de gestación.

En general los síntomas desaparecen en unos 10 días y la perra vuelve a la normalidad.

Una minoría presentan problemas, bien por alteración del comportamiento de la perra o por producción excesiva de leche (si quieres saber más sobre otros síntomas de la pseudogestación haz clic aquí).

 

Tratamiento de la pseudogestación

En el 2001 se realiza un estudio1 en en el que se evaluaron 3 grupos con una pseudogestación clínica (principalmente la secreción de suero o leche y el agrandamiento de las glándulas mamarias) a las que se administró placebo, dopamina y cabergolina (agonistas dopaminérgicos), realizándose una evaluación tanto clínica como analítica de prolactina y progesterona en diferentes días durante el seguimiento. Se constató una correlación entre las concentraciones de PRL y los grados de intensidad de la clínica en los animales tratados con agonistas dopaminérgicos, lo que indica un papel importante de la PRL en la fisiopatología de esta entidad. Sin embargo, la falta de correlación en la involución espontánea de la pseudogestación en el grupo placebo demuestra que las concentraciones de PRL no son la única causa, pues los niveles también descendían en el grupo placebo. En resumen, los cambios abruptos en la PRL parecen ser más importantes en el cese de los signos clínicos de la pseudogestación que las concentraciones totales de PRL.

Por ello, el tratamiento, cuando está indicado, debe procurar bloquear la producción de PRL, siendo los fármacos más específicos los agonistas dopaminérgicos.

 

Referencias
1.Gobello,C., de la Sota,R.L., and Goya,R.G. Estudio de las variaciones en Prolactina y en Progesterona durante un tratamiento con antagonistas dopaminérgicos en perras con Pseudogestación. Anim Reprod.Sci. 66, 257-267. (2001)

 

Post relacionados:

 

fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
10 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento