¿Qué diferencias hay entre un pienso light para perros y una dieta para la obesidad?

Las dudas y obstáculos del propietario en tratamiento de la obesidad son muchas. El miedo que el perro no pase hambre, la falta de conciencia sobre la enfermedad y la falta de efectividad de ciertos piensos light comerciales contribuyen a tirar la toalla antes de hora. ¿Es un reto más allá de la consulta?
pienso light para perros
Imagen de Vets Affinity

Aunque a los propietarios no les guste admitirlo, la obesidad es una enfermedad por si sola y debe tratarse con un plan específico veterinario. Muchas veces los propietarios de la mascota caen en el error de pensar que un pienso light para perros es suficiente para controlar esta enfermedad.

 

Además de veterinarios... ¿también toca hacer de coach?

El papel del veterinario en la obesidad pasa por realizar un plan individualizado de cada perro que tenga en cuenta las distintas necesidades energéticas, la variabilidad en la resistencia orgánica a perder peso, y la posibilidad de recuperar el peso perdido en cada caso.

Sin embargo, no sólo basta con hacer un buen diseño del plan de adelgazamiento, sino que el veterinario también debe asegurarse de motivar al propietario y de realizar un seguimiento y asesoramiento continuo que asegure el cumplimiento del programa.

Para ello cuentas con múltiples programas diseñados específicamente para facilitar el cálculo y la periodicidad ideal de la pérdida de peso, y cómo lograrlo paso a paso. Affinity Petcare dispone de Obesity Management, programa de pérdida de peso gratuito que incluye un asesor nutricional, diseñado para que puedas hacer el seguimiento semanal de varios pacientes a la vez.

Uno de los factores determinantes en el adelgazamiento es la elección de una buena dieta para la pérdida de peso y el mantenimiento. Veamos qué características son indispensables.

 

Descarga los requerimientos nutricionales para gatos esterilizados

 

¿Cómo es una buena dieta para la obesidad o el sobrepeso?

La intervención dietética con restricción del aporte energético es el único tratamiento eficaz para que el perro pierda peso. Se ha visto que una restricción del 25%, además de reducir el peso y la masa corporal, consigue reducir los triglicéridos en suero, los niveles de triiodotironina, de insulina y de glucosa, todos ellos marcadores de envejecimiento. La intervención dietética es más eficaz si se combina con actividad física, por lo que se recomienda a los propietarios que aumenten la cantidad de ejercicio de su perro como parte del programa de adelgazamiento.

Sin embargo, en la intervención dietética, reducir solo la cantidad de alimento no es una buena praxis, ya que además de provocar insatisfacción en el animal y mayor sensación de apetito, puede generará un déficit de nutrientes esenciales.

Lo ideal es utilizar una dieta veterinaria específica que tenga en cuenta:

  • Control de la sensación de saciedad: se consigue incrementando las proteínas y los ácidos grasos de cadena media
  • Reducción de la densidad energética: incrementar el aporte de fibra y reducir la cantidad de grasa.
  • Buena palatabilidad

"No cualquier "pienso light" para perros vale en el control de la obesidad. El manejo correcto de la enfermedad pasa por una dieta veterinaria y un plan de tratamiento individualizado".

 

 

¿Qué nutrientes son importantes en una dieta de adelgazamiento?

Algunas de las estrategias nutricionales en las dietas para la obesidad son las siguientes:

  • Aumento de agua y/o reducción de la densidad física de un alimento seco.
  • Reducir hidratos de carbono con índice glicémico elevado para evitar problemas del control de glucosa en sangre.
  • Aumentar las proteínas: mejoran la composición corporal, conservando la masa magra. Importante a largo plazo ya que el gasto energético depende de la masa muscular. Además aumentan la saciedad. No hay estudios que demuestren problemas renales al aumentar las proteínas en perros.
  • Equilibrio ácidos grasos w-6 / w-3: Una proporción entre 5 y 10 en el perro reduce la producción de mediadores inflamatorios, característicos del estado proinflamatorio de la obesidad.
  • Ácidos grasos de cadena media, como los del aceite de coco: aumentan el gasto energético, la sensación de saciedad y favorecen el control de peso si se usa como sustitutivos de los ácidos grasos de cadena larga.
  • Rico en fibras: menor concentración energética, retrasado del vaciado gástrico y absorción lenta de nutrientes (las solubles), mayor bolo alimentario (las insolubles), ayuda en la reducción de glucemia pospandrial en diabetes y en la reducción de lípidos en sangre, mayor saciedad.
  • Antioxidantes: contrarrestan el estrés oxidativo provocado por la obesidad que conduce a enfermedades concomitantes.
  • L-carnitina: contribuye a la oxidación de los ácidos grasos en las mitocondrias, mejorando el adelgazamiento y la pérdida de masa grasa.

Post relacionados:

 

Descarga los requerimientos nutricionales para gatos esterelizados

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
3 + 2 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento