Sarcoma de tejidos blandos oral en perros y eficacia de la radiación

Los sarcomas son un tipo de neoplasias que se generan en tejidos de sostén como los huesos y los músculos. Podemos dividirlos en dos tipos: sarcomas óseos y de tejidos blandos. Los tejidos blandos son aquellos formados por tejidos de sostén como los vasos sanguíneos, los músculos, los ligamentos, el tejido nervioso y el tejido graso.
sarcoma en perros
Imagen de Vets Affinity

Los sarcomas de tejidos blandos constituyen aproximadamente el 15% de las neoplasias cutáneas/subcutáneas en el perro y la mayoría aparecen en animales de edad media/avanzada. Aunque son fenotípicamente muy variados, este tipo de sarcomas comparten características parecidas en cuanto a su comportamiento.


Pueden originarse en cualquier órgano, aunque lo más habitual es que se localicen en tejido subcutáneo, siendo lo más frecuente que se presenten con un crecimiento lento (aunque en algunos casos puede ser más rápido). Su morfología suele ser firme, irregular y lobulada, adheridos a tejidos adyacentes o a la piel.

La ubicación del tumor juega un papel fundamental en su comportamiento. Lo localizados en áreas en las que es difícil realizar cirugía, como la cavidad oral, tienen un comportamiento más agresivo que los tumores localizados en tronco o extremidades.

 

Diagnóstico

Para diagnosticar un sarcoma los aspirados con aguja fina (PAF) son el método más recomendado, puesto que nos sirven para descartar otras patologías como abscesos, quistes, lipomas o mastocitomas. La realización de una biopsia excisional es un método controvertido, puesto que lo más probable es que no se extirpe el tumor por completo con los márgenes adecuados y que se dificulte  la realización de una segunda cirugía para extirpar el tumor completo con dichos márgenes. La realización de técnicas avanzadas de imagen como TAC o resonancia magnética antes de su extirpación son lo ideal.

 

↓ Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho  más ↓

 

Una vez que se ha realizado el diagnóstico se recomienda la estadificación del tumor (establecerlo dentro de unos criterios de grado, diferenciación e índice mitótico) para poder acercarnos más al pronóstico del mismo. Para esto es conveniente realizar:

  • Radiografías de tórax
  • Ecografía abdominal
  • Evaluación de ganglios linfáticos regionales
  • Análisis sanguíneos

 

Tratamiento

El tratamiento principal es la cirugía. La extirpación debe ser amplia y profunda, se recomiendan al menos 3 cm de margen, eliminando todo el tejido tumoral. Dependiendo de las características y de la estadificación del tumor, puede ser necesario apoyar el tratamiento quirúrgico con otro tipo de terapias, como la quimioterapia o la radioterapia. La quimioterapia es recomendable en sarcomas de alto grado para la prevención o el retraso de la aparición de metástasis y la radioterapia se usa para prevenir o retrasar el crecimiento del tumor. También se usa en tumores de gran tamaño que no se pueden extirpar quirúrgicamente.

 

Radioterapia como único tratamiento

En este estudio se valoró la eficacia de la radioterapia como único tratamiento en el sarcoma de tejidos blandos oral, localización donde la extirpación quirúrgica completa suele ser complicada, en 31 perros. Veinte de estos perros fueron tratados con radioterapia mientras que los otros once sólo recibieron terapia paliativa. Al final del tratamiento, la media de supervivencia del grupo tratado con radioterapia fue apreciablemente mayor que en el grupo de cuidados paliativos, demostrando la utilidad de esta terapia como tratamiento de este tipo de tumores.

Aquí puedes solicitar el poster de valoración corporal de Affinity para determinar la condición ideal de cada perro.

 

POST RELACIONADOS:

 

Descarga los requerimientos nutricionales para gatos esterelizados

 

New Call-to-action
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías