Síndrome de Cushing en perros, esperanza de vida

El síndrome de Cushing, también conocido como hiperadrenocorticismo o hipercortisolismo, es una enfermedad endocrina. Aparece cuando la hormona cortisol se produce en cantidades excesivas. El cortisol puede ayudar a combatir infecciones, mantener los niveles de azúcar en sangre, controlar el estrés y el peso del perro.
sindrome de cushing en perros esperanza de vida
Imagen de Vets Affinity

Las glándulas suprarrenales producen varias sustancias vitales, que regulan una variedad de funciones corporales y son necesarias para mantener la vida. La más conocida de estas sustancias es el cortisol, comúnmente conocido como cortisona. La producción disminuida o excesiva de estas sustancias, especialmente cortisol, puede ser peligroso o mortal.


Hay una parte del cerebro del perro que produce la hormona adrenocorticotropa (ACTH). Esta hormona ordena a las glándulas suprarrenales a producir cortisol. El síndrome de Cushing ocurre cuando un perro produce un exceso de ACTH, y como consecuencia conduce a un incremento en la producción de cortisol.

 

Signos clínicos en los perros

  • Poliuria
  • Polidipsia
  • Polifagia
  • Distensión abdominal
  • Atrofia muscular progresiva
  • Reducción del nivel de actividad
  • Letargo
  • Jadeos
  • Alopecia
  • Atrofia de la dermis y disminución del tejido subcutáneo
  • Hiperpigmentación generalizada
  • Calcicosis cutis (depósitos de calcio en la dermis) en cabeza, dorso o vientre.

 

Accede a la plataforma e-learning exclusiva para veterinarios de Affinity Vets y amplia tu formación en las áreas terapéuticas de tu interés.

 

Tipos de Síndrome de Cushing

Independientemente de la causa, los signos clínicos son esencialmente los mismos. Es importante identificar el tipo de enfermedad de Cushing porque el tratamiento y pronóstico son diferentes.

Existen tres causas:

  • Tumor de la glándula pituitaria: representa el 80% de los casos. Tumor localizado en la base del cerebro: hipófisis. El tumor puede ser benigno o maligno y causa que la pituitaria produzca en exceso una hormona que estimula las glándulas suprarrenales para generar cortisol. Si la actividad de la glándula suprarrenal puede controlarse, muchos perros con esta forma de enfermedad de Cushing pueden tener vidas normales durante muchos años, siempre que tomen sus medicamentos y bajo estrecha supervisión médica. El crecimiento del tumor pituitario daría al paciente un pronóstico menos favorable.

 

Solicita aquí el póster de valoración corporal del perro.  ¡Te lo enviamos gratis a tu clínica!

 

  • Tumor de glándula suprarrenal: 20% de los casos. Tumor (benigno o maligno) en las glándulas que se encuentran en la parte superior de los riñones, llamadas glándulas suprarrenales. Si el tumor no se ha diseminado a otros órganos o estructuras circundantes, es posible extirpar quirúrgicamente (junto con la glándula suprarrenal) y curar la enfermedad. Si ya se ha diseminado, puede que la cirugía no sea posible y el pronóstico sea menos favorable.
  • Iatrogénico: el exceso de cortisol se debe a la administración en demasía de un glucocorticoide. Puede ocurrir a partir de la toma de medicamentos.

 

¿Cómo se diagnostica el síndrome de Cushing?

Es necesario un examen minucioso y, a menudo, pruebas de laboratorio. Estos test pueden detectar orina diluida, infecciones del tracto urinario o problemas con una proteína, que se encuentra principalmente en el hígado y los huesos, llamada fosfatasa alcalina.

Si los resultados muestran signos de la afección, se procede a la realización de pruebas de detección de hormonas, como:

Test de Estimulación con ACTH: es el más específico y sólo requiere una hora para hacerlo. Mide el funcionamiento de las glándulas suprarrenales en respuesta a la hormona ACTH. Se toman muestras antes y después de la administración de ACTH.

Test de supresión de dexametasona a dosis bajas: analiza cómo funciona el cuerpo del perro con una versión artificial de cortisol, llamada dexametasona. Se toman muestras de sangre antes y después.

También se analiza el índice de cortisol en orina: creatinina y la respuesta de 17-hidroxiprogesterona a las pruebas de administración de ACTH.

La ecografía abdominal puede ser una parte valiosa del proceso de diagnóstico. No podrá determinar si un paciente tiene la enfermedad de Cushing, pero permitirá la visualización de las glándulas suprarrenales. Esto puede ayudar a definir su tamaño, la presencia de cualquier tejido inusual y permitir que se realice una biopsia guiada por ultrasonido, para resolver si el tejido es canceroso.

 

Esperanza de vida para perros con enfermedad de Cushing

Si la enfermedad se trata a tiempo, la esperanza de vida puede ser cercana a la normal. Los perros con tumor de la glándula suprarrenal tienen una esperanza de vida de aproximadamente treinta y seis meses. Con un tratamiento manejado exitosamente para la enfermedad de Cushing que sea debido a un tumor en las glándulas pituitarias, la esperanza de vida puede ser de veinticuatro – treinta meses.

 

Post relacionados:

 

e-learning

 

Ficha de evaluación: Movilidad articular del perro
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
Descubre nuestras guías