Síndrome de Cushing en perros: ¿estimulación con desmopresina?

El síndrome de Cushing en perros es la endocrinopatía más frecuente en perros adultos, caracterizado por un gran polimorfismo clínico con síntomas cutáneos y generales. Este trastorno se puede identificar a diferentes niveles del eje hipotálamo-hipofisario, así como a través de una administración exógena. En el siguiente post explicaremos en qué consiste y cómo podemos diagnosticar.
sindrome cushing perros
Imagen de Vets Affinity

¿Qué es el síndrome de Cushing?

La cortisona es una hormona presente de forma natural en seres humanos, perros, gatos y casi todas las demás especies de animales, la cual es producida por las glándulas suprarrenales que se encuentran en el polo superior de cada riñón. En cantidades apropiadas la cortisona es necesaria para la salud. (Feldman, E.C. 1995. Hyperadrenocorticism. In S.J. Ettinger and E.C. Feldman (eds.) Textbook of Veterinary Internal Medicine p. 1538-1578. W.B. Saunders Co., Toronto.)


El síndrome de Cushing en el perro se utiliza para denominar a un conjunto de síntomas y de alteraciones biológicas que son debidas a una elevación crónica de glucocorticoides en el organismo. Es la alteración hormonal (endocrinopatía) más frecuente en los perros adultos, de más de 10 años, siendo bastante raro en los gatos.

 

↓ Accede aquí gratis al portal e-learning con casos clínicos, vídeos y mucho  más ↓

 

En condiciones normales de salud, la glándula hipófisis secreta ACTH, que a su vez estimulará la producción de cortisol por la glándula suprarrenal. En el síndrome de Cushing en el perro está normalidad está alterada.

Se diferencian tres niveles en los cuales se puede producir patología:

●      La glándula hipófisis o pituitaria: se produce un exceso de producción de ACTH por la glándula hipófisis (enfermedad de Cushing). Se trata de la presentación más frecuente. Se debe a la presencia de un adenoma (tumor) o hipertrofia de la glándula, siendo la mayoría de tumores de pequeño tamaño. Un porcentaje más reducido presentan tumores de mayor tamaño agresivos localmente.

●      Glándulas suprarrenales: es una situación menos frecuente.Se produce como consecuencia de la existencia de un tumor que afecta a la corteza de la glándula suprarrenal y que provoca la descarga en cantidades excesivas de cortisol. Este tumor es un carcinoma hasta en el 60% de casos. Otras situaciones son adenomas o hiperplasia adrenal. Estos tumores secretan cortisol independientemente del control hipofisario.

●      Secundario a la utilización médica de glucocorticoides (administración exógena): situación ligada al uso de corticosteroides por vía oral, parenteral o tópica en perros con trastornos inmunomediados. Entre los siguientes fármacos que contienen cortisona encontramos prednisona, prednisolona, metilprednisolona, triamcinolona, dexametasona. Si quieres acceder a más información sobre clínica y tratamiento haz clic en este enlace.

Diagnóstico del síndrome de Cushing en perros

El diagnóstico incluye, además de los síntomas que presenta el perro, una serie de pruebas específicas entre las que encontramos:

●      Análisis sangre (alteración en el hemograma, aumento de la fosfatasa alcalina, elevación transaminasas, hiperglucemia e hipercolesterolemia, descenso de la urea y de las hormonas tiroideas).

●      Análisis de orina indicará disminución de la densidad urinaria (inferior a 1010) en aproximadamente el 85% de los casos, y con mucha frecuencia aparecerá glucosa en la orina, infección urinaria y la presencia de cristales de oxalato cálcico.

●      Ecografía de las glándulas suprarrenales así como  tomografía computerizada y la resonancia magnética hipofisaria y de glándulas suprarrenales.

●      Pruebas de laboratorio que nos permitan valorar los niveles de cortisol de forma específica, pues su determinación aislada es poco valorable debido a la variación de sus niveles a lo largo del día.

 

Un estudio reciente sugiere que el test de estimulación con desmopresina podría ser una herramienta útil en la diferenciación entre el cushing de origen pituitario y el de origen adrenal. Todavía no se dispone de este test de forma rutinaria en la práctica clínica.

Se basa en que la desmopresina es un análogo sintético del péptido hipotalámico vasopresina y se une a los receptores específicos V(3) de la vasopresina. En humanos con hiperadrenocorticismo pituitario dependiente (PDH) pero no en él debido a tumor adrenal (TA) los receptores V(3) están sobreexpresados en los tumores corticotropos pituitarios y la inyección de Desmopresina induce una liberación marcada de ACTH y de cortisol.

Por tanto, en el estudio prospectivo realizado en 80 perros con sospecha de síndrome de Cushing se administra desmopresina iv y se analizan muestras antes y posteriormente a la administración. Se observó que la Desmopresina estimulaba de forma significativa la liberación de cortisol en perros con PDH .

 

Post relacionados:

 

e-learning

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es necesaria para saber que no eres un robot y tu comentario no es spam
3 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.
Descubre nuestras guías
Recibe las últimas novedades y consejos en veterinaria
fisiopatología gastrointestinal: estructura y funcionamiento