Mi gato está raro: Emociones y comportamiento

Mi gato está raro: Emociones y comportamiento

Los gatos también tienen emociones y por más que muchas veces puede parecer que son bastante “pasotas”, la realidad es que sienten y tienen sus humores y momentos, igual que otros animales o humanos.

A veces puedes notar que tu gato está “raro”. En este artículo te contamos qué es lo que puede estar ocurriendo.

 

¿POR QUÉ MI GATO ESTÁ RARO Y CÓMO PUEDO PREVENIR SU MALESTAR?

 

Hay muchas causas que pueden afectar el bienestar de tu amigo peludo, dependiendo de las circunstancias en las que se encuentra.

 

Necesita más atención

 

Por más que tu gato sea independiente, no significa que no necesite tu atención y tu cariño. La falta de estos factores puede causar en él tristeza y depresión, especialmente si pasa demasiado tiempo solo.

 

También, este malestar se puede multiplicar si le restringes el acceso a ciertos lugares de la casa. Si tu gato está raro, piensa que este tipo de situaciones puede seriamente afectar su desarrollo, provocando tristeza y apatía, que puede contribuir a que tu felino se comporte de forma más agresiva o evite el contacto. Así que no subestimes sus sentimientos, cuídale y mímale y verás lo agradecidos y contentos que están.

 

Si, por falta de tiempo, no puedes jugar con tu gato todo lo que te gustaría, es recomendable que, por lo menos, adaptes el espacio a su gusto para que pueda desarrollar su instinto. Juguetes especiales o ciertos escondites pueden ser clave para que tu gato esté entretenido.

 

Es importante, por otra parte, tener en cuenta que las experiencias traumáticas, como por ejemplo, abandono, pérdida de algún familiar, mala relación con alguno de ellos o una enfermedad son vivencias que pueden causar malestar en tu gato.

 

Cambios en su entorno

 

“Mi gato está raro: ¿por qué?” Otro factor puede ser por el cambio de hogar: una mudanza eleva mucho el nivel de estrés, que se manifiesta justamente con comportamientos de depresión, tristeza y falta de una interacción normal en el entorno familiar.

 

Hay productos en base de feromonas que ayudan en este tipo de situaciones (suelen ser electrónicos). Sin olvidar, claramente, el cuidado por tu parte es esencial para que tu gato se adapte al nuevo espacio.

 

 

Un nuevo miembro en la familia

 

Un nuevo miembro de familia, sea una nueva persona o un nuevo amigo peludo, tampoco es algo que afecte de forma positiva el humor de tu gato. A los gatos no les gusta el cambio de su rutina y la aparición de alguien nuevo puede ser estresante.

 

En efecto, tu gato podrá estar más apático o escondido y sus hábitos alimentarios no serán los de siempre.

 

Hay que procurar prestar la misma atención a tu gato (o incluso más), para que se vaya acostumbrando poco a poco al nuevo miembro de familia y que se integre con él de la mejor forma, para que la convivencia pueda ser sana y agradable, con beneficios para todos. Un truco interesante es que relacione al nuevo miembro con emociones positivas, como cariño o juego mientras están juntos en la misma habitación.

 

La alimentación

 

La alimentación es básica para el bienestar de tu gato y es uno de los pilares más importantes para el buen funcionamiento de todos sus órganos. Los nutrientes esenciales, adaptados a sus condiciones, hacen que esté alegre, sano y lleno de vida.

 

Cuando el organismo de tu gato no tiene cubiertas las necesidades esenciales existe un estrés biológico, tanto en su interior como en el exterior, que puede provocar que se comporte raramente. No subestimes la nutrición de alta gama, clave para cuidar la salud general de tu gato.

Para que dejes de pensar “mi gato está raro”, como ves, puede haber muchos motivos. Hay que tener en cuenta que el gato es un animal muy sensible y emocional, aunque pueda parecer que no lo demuestra. Lo importante es tratarlo como un miembro más de familia, y darle el amor, cariño, cuidado y atención que merece y necesita, especialmente en las situaciones más complicadas.

Artículos que te
pueden interesar