Una casa de ensueño para gatos


Una casa de ensueño para gatos

Espacio

¿Cuánto espacio necesita un gato para vivir bien? Es una pregunta difícil de contestar con precisión. Los gatos que viven en libertad pueden moverse en un espacio de hasta 6 km2 pero, ¿esto quiere decir que no pueden estar bien en una casa que no tiene esta superficie?

 

Organización

Algunos expertos dicen que el gato debería vivir en una casa que tenga como mínimo dos habitaciones pero no especifican la extensión mínima que deberían tener estos ambientes. Además, al parecer, más que la cantidad de espacio, para los gatos cuenta la organización del espacio, es decir su calidad.

 

Protección

Los gatos son expertos trepadores y saltan con agilidad. Si el ambiente lo permite, aprovechan las tres dimensiones del espacio y pasan gran parte de su tiempo alejados del suelo: subidos encima de sillas, camas, mesas, estanterías, y en general encima de cualquier superficie que le proporcione protección y un buen punto de observación. Cuando los gatos se asustan, su reacción natural suele ser refugiarse en un lugar seguro…que a menudo está apartado del suelo. Así que es importante desarrollar la dimensión vertical del espacio para multiplicar las posibilidades del gato de moverse hasta en una casa pequeña. Para hacerlo, se pueden montar estantes, cuerdas y plataformas elevadas o instalar “árboles para gatos” disponibles en el mercado. Se trata de unos postes revestidos de cuerdas o moqueta y provistos de repisas y escondites a diferentes alturas que tienen múltiples funciones, como ofrecer lugares seguros, escondites, rascadores, y muchas oportunidades para descansar y jugar.

 

Escondites

Otra cualidad importante del espacio ideal para el gato es la presencia de escondites y lugares donde el gato se pueda aislar de su entorno. Sin que el propietario haga nada, el gato ya naturalmente busca escondites en la casa: debajo de la cama es un escondite típico pero muchos gatos no pueden resistirse a un armario abierto. En cuestión de instantes el gato ya está dentro y, cuando la puerta del armario se cierra, aprovecha para echar una siesta entre sábanas y toallas limpias. A los escondites naturalmente presentes en la casa, se pueden añadir paneles divisorios, trasportines abiertos, y hasta simples cajas de cartón. La presencia de escondites ayuda al gato a enfrentarse a las situaciones estresantes y es fundamental para su seguridad y bienestar. Además un escondite confortable y alejado del suelo es el sitio perfecto para descansar en soledad.

 

Zonas

En la naturaleza los gatos organizan su espacio en zonas que tienen diferentes funciones, como la de eliminación, de descanso y de caza. En el ambiente domésticos se debería tener en cuenta esta organización espacial y presentar de forma separada la zona para dormir, la bandeja para las eliminaciones, el comedero y el bebedero. La necesidad de proporcionar zonas con funciones diferentes se multiplica cuando hay más gatos en la casa, sobre todo si no tienen una buena relación entre ellos y acaban teniendo cada uno su propio territorio con sus zonas.

 

Felicidad

Aunque se disponga de una casa pequeña, es posible igualmente organizar el espacio a medida de gato, siempre teniendo en cuenta que la eficacia de cualquier estrategia de enriquecimiento ambiental depende del gato y de sus características físicas, comportamiento y necesidades médicas. Un gato inseguro se pueden beneficiar mucho de la introducción de escondites en su territorio, mientras que un gato con dolor articular no puede disfrutar de un incremento del espacio vertical en la casa.
Conocer las necesidades del gato en términos de espacio ayuda a comprender mejor a nuestra mascota y nos da la oportunidad de introducir cambios en el ambiente que potencialmente harán su felicidad.