Cómo escoger la residencia para perros

Cómo escoger la residencia para perros

Llegan las vacaciones y, además de preparar tus maletas, debes pensar quién se hará cargo de tu perro los días que no estés. Si no puede quedarse con algún familiar o amigo, deberás optar por una residencia para perros y, si no conoces ya alguna de confianza, puede ser complicado elegir una.

Por eso, te ayudamos a conocer qué debes tener en cuenta para elegirla. Lo llevarías contigo si pudieras, pero esta vez no es posible: ya sea por el desplazamiento, por el destino o por otras circunstancias…

 

 

ASPECTOS LEGALES

  • PERMISO MUNICIPAL

    Las residencias para perros deben tener un permiso municipal para ser reconocidas como tales. Puedes pedir (e incluso exigir) que te lo muestren antes de formalizar el contrato y dejar a tu perro allí. Ten en cuenta que, si la residencia para perros no cuenta con este permiso, puede que no cumpla con los requisitos necesarios y que no esté preparada para cuidar de tu mascota.

  • SEGURO

    Tanto el animal como la residencia para perros deben tener seguro y en este documento deben constar claramente todos los detalles de la estancia de la mascota: duración, responsabilidades y gastos. Entre otras cosas, este seguro te ayudará a garantizar que tu perro esté bien cuidado y, además, te permitirá hacer cualquier reclamación en caso de que sea necesario.

  • POSIBLE INFORME

    A tu vuelta, al reencontrarte con tu perro, comprueba que se encuentre en perfectas condiciones. En principio, como te habrás asegurado de que la residencia para perros sea de confianza, así será y no tendrás nada de qué preocuparte. Pero si, por cualquier cosa, observas alguna anomalía en tu animal, pide un informe a un veterinario y haz una reclamación en la compañía aseguradora. Además de ser bueno para tu propio perro, protegerás a otras mascotas de posibles problemas en esa residencia para perros.

 

QUÉ TENER EN CUENTA A LA HORA DE ELEGIR UNA RESIDENCIA PARA PERROS

 

Es relativamente simple: lo más importante es que los permisos estén en regla y que el lugar cuente con la higiene necesaria y con espacios adecuados. Más allá de su apariencia exterior, presta atención a los detalles que te permitirán saber cómo tratarán a tu perro durante tu ausencia:

  • Solicita una visita previa al lugar para ver las condiciones reales.

  • Mira los boxes donde se alojan los perros: el espacio mínimo aconsejable es de 15 m2 y, además, el lugar debe estar limpio y tener buena luz.

  • Si es la residencia para perros quien proporciona la alimentación, pide que te muestren la comida que le darán para asegurarte de que sea de buena calidad.

  • Verifica que el espacio reservado al esparcimiento de las mascotas sea lo suficientemente grande para que pueda correr y hacer ejercicio. También que existan lugares de sombra, sobretodo si lo dejas allí en verano, que es lo más probable.

  • Observa cómo manejan la higiene frecuente de los animales que están cuidando en la residencia canina.

Otro detalle pequeño pero muy significativo es observar la relación que mantienen los dueños de la residencia o los cuidadores con los perros y con el resto de mascotas alojadas en sus instalaciones. El amor e interés por los animales no puede disimularse: es un instinto personal e imprescindible para cuidar de nuestros fieles compañeros.

Esperamos que estos consejos te sean de ayuda para elegir la residencia para perros ideal para tu mascota. Es difícil dejar a tu compañero en manos de otras personas, pero si te aseguras de elegir el lugar adecuado, podrás irte de vacaciones con la tranquilidad de saber que estará bien cuidado. Y cuando vayas a dejarlo, asegúrate de llevar la documentación y todo lo necesario para su estancia.

Artículos que te
pueden interesar