Abstracts

Estabilización de 21 fracturas humerales en 19 perros y un gato mediante clavo cerrojado

Moses,P.A., D.D.Lewis, O.I.Lanz, W.P.Stubbs, A.R.Cross and K.R.Smith: Aust.Vet.J. Dev. 80, 336-343 (2002)

 

Objetivo: El objetivo del estudio es evaluar la conveniencia del sistema de clavo cerrojado para el tratamiento de fracturas de la diáfisis humeral en perros y gatos mediante un estudio retrospectivo y multicéntrico .

 

Animales: Se evalúan los historiales médicos de 19 perros y un gato, con un total de 21 fracturas que se trataron con el sistema de clavo cerrojado en el periodo junio 1994 y mayo 2001.

 

Procedimiento: El peso del los animales oscilaba entre los 4 y 97 kg. El 86% de las fracturas eran conminutas. Se usó un método de fijación complementario en el 57% de las fracturas y se hicieron injertos de esponjosa en el 43% de las fracturas.

 

Resultados: En la mayoría de animales se comprobó un rápido retorno de la funcionalidad. En el 67% de los animales esta funcionalidad fue excelente o buena a los 4 días después de la cirugía. En 2 fracturas falló el montaje cuando se aplicó un único tornillo transcortical craneal a la línea tricipital del húmero. Esto sugiere que, cuando se tenga que aplicar un único tornillo proximalmente, es preferible situarlo distal o caudal a la línea tricipital con el fin de abarcar suficiente hueso cortical. El 86% (18/21)de las fracturas cicatrizaron correctamente, mientras que el 14% (3/21) no cicatrizaron. Uno de los 3 perros tenía un fractura patológica, uno murió de una crisis abdominal 3 semanas después de la cirugía, y en el otro perro hubo un fracaso del montaje por una incorrecta selección del implante.

 

Conclusión y relevancia clínica: El estudio concluye que el método de clavo cerrojado es un sistema adecuado para el tratamiento de fracturas diafisarias humerales en perro y gato.