Abstracts

Enfermedad vestibular central asociada al hipotiroidismo en 10 perros: 1999–2005

J Vet Intern Med 2006;20:1363–1369

Michael A. Higgins, John H. Rossmeisl Jr, and David L. Panciera

 

Introducción: A excepción del mixedema, los síntomas del sistema nervioso central son raros en perro hipotiroideos. El trastorno vestibular central es una posible manifestación reversible en el hipotiroidismo. Se revisan de forma retrospectiva, los historiales médicos de los perros con disfunción vestibular e hipotiroidismo. De los 113 historiales identificados, se identificaron 10 perros con al menos 2 anormalidades neurológicas clínicas localizables en el sistema vestibular central

Resultados: La edad media en el momento del diagnóstico fue de 7 años ( rango 5-10 años). Todos los perros fueron referidos por enfermedad neurológica progresiva. Las lesiones se localizaron en la región mieloencefálica en 5 perros y en el vestibulocerebelo en otros 5. Dos perros tenían evidencia de una enfermedad intracraneal multifocal. En 7 de los 10 perros no existían las anormalidades físicas no neurológicas sugestivas de hipotiroidismo. La hipercolesterolemia fue la única anormalidad detectada y se observó en 7/10 perros. Todos los perros tenían las concentraciones de T4 total y T4 libre por debajo de los valores de referencia y 9/10 tenían los valores de TSH aumentados. Los estudios de imagen intracraneales fueron normales en 5/8 perros y se identificaron lesiones consistentes en infartos en 3/8 perros. En 5/6 LCR estudiados se detectó una disociación albúmina-citológia. Lo potenciales auditorios evocados del tallo cerebral mostraron prolongación de las latencias de la onda V en 3 de los 4 perros que se testaron. No se identificaron otras causas de trastorno vestibular central. El tiempo medio entre el inicio del tratamiento y la mejora clínica fue de 4 días. Los síntomas vestibulares se resolvieron en unas 4 semanas en 9/10 perros.

Importancia clínica: Aunque la patogenia en los perros sin evidencia de infartos es desconocida, el trastorno vestibular central parece ser un secuela rara, pero reversible, del hipotiroidismo