Abstracts

Terapia para los gatos australianos con linfosarcoma

Aust Vet J 79[12]:808-17 2001 Dic

Malik R, Gabor LJ, Foster SF, McCorkell BE, Canfield PJ

 

Objetivo: Determinar las respuesta del los gatos australianos con linfosarcoma (LSA) a la quimioterapia y/o cirugía y su relación con las características del paciente y del tumor, con los valores de hematología y bioquímica, y con el estado retroviral.

 

Animales: Se escogieron retrospectivamente 61 gatos con linfosarcoma de sujetos a quimioterapia combinada y/o cirugía.

 

Procedimiento: Para la quimioterapia se utilizó un protocolo ampliamente aceptado a base de l-Asparginasa, Vincristina, Ciclofosfamida, Doxorrubicina, Methotrexato, y Prednisolona. Se anotaron los hallazgos clínicos antes y después de la terapia. Se intentó seguir la evolución, dentro de lo posible, de los casos hasta la muerte, eutanasia o curación aparente. También se rellenaron cuestionarios respecto a la satisfacción del cliente al final de la quimioterapia

 

Resultados: Se trató con cirugía exclusivamente a un sólo gato con LSA limitado a un simple nódulo mandibular, y resultó curado. Los otras 60 gatos se trataron con la quimioterapia, aunque 7 gatos con lesiones intestinales, oculares y subcutáneas localizadas, sufrieron resecciones quirúrgicas parciales ( 2 lesiones intestinales) o completas ( 2 ojos, 2 lesiones intestinales y nódulos linfáticos regionales ) antes de empezar la quimioterapia. El tiempo medio de supervivencia para estos 60 gatos fue de 116 días. De los 60 gatos, 48 entraron rápidamente en el periodo de remisión después de la administración de l-Asparginasa, Vincristina y Prednisolona ( proporción del 80% de remisión completa) y tuvieron una supervivencia media de 186 días. A 20 gatos se les clasificó como sobrevivientes duraderos basándose en su periodo de supervivencia que fue de más de 1 año, y por lo menos 14 se “curaron” si nos basamos en la ausencia de signos clínicos de linfosarcoma 2 años después de iniciar el tratamiento. Es decir de los 48 gatos que alcanzaron la remisión completa, más de 29 se “curaron”. No se identificaron indicadores de pronóstico válidos basados en las características del tumory del paciente, aunque los sobrevivientes duraderos solían tener menos de 4 años de edad (p=0.04) y tener tumores de células T (p=0.06). Excepto un gato positivo al ELISA de FelV y con LSA de mediastino, 7 de 9 gatos menores de 4 años de edad fueron de los sobrevivientes duraderos (media de supervivencia= 1271 días). No se encontró asociación entre el hecho de alcanzar una remisión completa y la supervivencia duradera (p=0.003). En base a 27 respuestas del cuestionario los dueños estaban satisfechos con la respuesta a la quimioterapia independientemente del tiempo de supervivencia de cada paciente. El 85% de pacientes expresó una satisfacción completa con su decisión de seguir adelante con la quimioterapia, y el 70% creyó que su gato mejoró su calidad de vida las 2 primeras semanas de tratamiento. El 78% de dueños consideró que la quimioterapia requiere una dedicación muy importante de tiempo.

 

Conclusiones y relevancia clínica: Es posible curar aproximadamente una cuarta parte de los gatos con LSA usando un protocolo secuencial de quimioterapia combinada y/o cirugía. Los gatos negativos a FelV menores de 4 años ( típicamente con LSA mediastinal) tienen un pronóstico favorable particular. La decisión de embarcarse en la quimioterapia debe basarse en los resultados de la quimioterapia de inducción con l-Asparginasa Vincristina y Prednisolona ya que la respuesta a esta dosis fue un buen indicador de supervivencia duradera. Los gatos que sobreviven las primeras 16 semanas de quimioterapia presentan generalmente unas remisiones más estables ( más de 1 año) o incluso se curan de su enfermedad.