Se encuentra usted aquí

Abstracts

Caracterización clínica, histológica, e inmunohistoquímica de las lesiones verrugosas de las almohadillas plantares en perros: 24 casos (2000 – 2007)

Balara JM, McCarthy RJ, Kiupel M, Buote MA, Wise AG, Maes RK.

J Am Vet Med Assoc. 2009 Jun 15;234(12):1555-8.

Introducción: El objetivo de este estudio retrospectivo era determinar los hallazgos clínicos, histológicos y de inmunohistoquímica en 24 perros (18 galgos y 6 de otras razas) con lesiones verrugosas que afectaban a la almohadillas. Se revisaron los registros médicos para obtener información sobre sintomatología, hallazgos del examen físico, los procesos concurrentes, la localización de las lesiones, y, cuando fue posible obtener biopsia (n=11), los resultados del examen histológico e inmunohistoquímico de las lesiones. También se realizó una PCR para identificar cuerpos de inclusión viral.

Resultados: En los galgos, la mayoría de las lesiones afectaban las almohadillas de los dedos tercero y cuarto, presentaron una apariencia histológica consistente y sin evidencia de inflamación, fueron negativos para el virus del papiloma, y hubo una respuesta insatisfactoria al tratamiento. En las otras razas, las lesiones a menudo afectaban a las almohadillas de los dedos que no soportan peso, había evidencia histológica de inflamación, fueron positivas para el virus del papiloma, y respondían al tratamiento quirúrgico.

Importancia clínica: Los resultados del estudio sugieren que las lesiones verrugosas que afectan a las almohadillas de los galgos son una entidad clínica diferente con características semejantes a la poroqueratosis plantaris discreta en humanos. En Galgos, estas lesiones no están asociadas a una etiología viral subyacente y, por lo tanto, no deberían considerarse como verrugas plantares. Deberían investigarse tratamientos alternativos porque los tratamientos actuales no suelen tener éxito en Galgos. En las otras razas, estas lesiones verrugosas de las almohadillas están asociadas a menudo con el virus del papiloma, y la escisión quirúrgica parece curativa