Abstracts

Diagnóstico por tomografía computerizada de ocho perros con infarto cerebral

Paul AE, Lenard Z, Mansfield CS.

Aust Vet J 2010;88:374-380.

 

OBJETIVOS: revisar los historiales clínicos de 8 perros que se presentaron con síntomas agudos neurológicos y que fueron diagnosticados de infarto cerebral mediante tomografía computerizada (TC).

MÉTODO: se hace una revisión de los ocho casos y se valoran los diferentes hallazgos de la TC y las características de los perros y el desenlace del proceso.

RESULTADO: la infartación isquémica en el territorio de la arteria cerebral rostral fue identificada en tres perros de raza spaniel. Todos los infartos cerebrales fueron no-hemorrágicos. Los infartos telencefálicos fueron identificados en cinco perros, en el territorio de irrigación de la arteria cerebral media (2/5) y de la arteria cerebral rostral (3/5). Uno de estos perros tenía una infartación isquémica, pero todos los demás aparecieron hemorrágicos. Todos los perros eran geriátricos (>/= 8 años) y 6 de los perros tenían otras afecciones médicas simultaneas identificadas. Uno de los perros fue eutanasiado después del diagnóstico debido a la gravedad de sus signos neurológicos y un perro fue eutanasiado a consecuencia de una enfermedad renal asociada dos meses después del diagnóstico. Seis perros estaban vivos, como mínimo, un año después del diagnóstico.

CONCLUSIONES Y SIGNIFICADO CLÍNICO: la TC es de ayuda para el diagnóstico de accidentes cerebrovasculares en perros, que pueden presentarse como un agama de imágenes con cambios tempranos en la atenuación o sutiles efectos masa detectados después del infarto. La TC es particularmente sensible en el infarto hemorrágico pero puede infrarepresentar los infartos isquémicos o lagunares si se compara con la resonancia magnética.