Se encuentra usted aquí

Abstracts

Influencia de la estimulación sexual y la la administración de gonadotropina coriónica humana en las concentraciones plasmáticas de testosterona en perros.

Santana M, Batista M, Alamo D, et al.
Reprod Domest Anim 2012;47: e43-e46

Introducción: En este estudio se evalúa la influencia de la estimulación sexual y la la administración de gonadotropina coriónica humana (hCG) en las concentraciones de testosterona en plasma en cinco Beagles machos. Cada perro fue expuesto a tres tratamientos experimentales: tratamiento C (control, sin estimulación), tratamiento hCG (administración SC con 1000 UI de hCG) y un tratamiento de estimulación sexual (SS), donde se recoge el esperma de los machos. Todos los perros fueron expuestos a todos los tratamientos, uno por semana durante tres semanas consecutivas, con una semana de descanso entre los tratamientos. Las muestras de sangre fueron tomadas con los mismos intervalos de tiempo (0, 10, 30, 60 y min 120) en relación a los tratamientos.
Resultados: En los animales del grupo control, los niveles plasmáticos de testosterona no mostraron cambios significativos durante el periodo de prueba (valores medios que oscilaron entre 2,8 y 4,7 ng / ml), el grupo hCG presentaron un aumento significativo (p <0,05) en los niveles de testosterona en plasma después de 30 min de la administración de hCG y mostraron el valor más alto (8,7 ng / ml) a los 120 min después de la hCG. Finalmente, el grupo SS mostró una ligera disminución en la concentración de testosterona inmediatamente después de la eyaculación, pero los valores se mantuvieron casi inalterados hasta 120 min después de la recolección del semen. Cuando los grupos se compararon, los animales del grupo hCG mostraron mayores valores plasmáticos de testosterona (p <0,05) que tenían los animales control y del grupo SS, empezando a los 30 min y siguiendo hasta el final de la toma de muestras.
Importancia clínica: En este estudio se demuestra que la estimulación sexual asociada con la recolección de semen no produce modificaciones transitorias en las concentraciones plasmáticas de testosterona