Abstracts

Tratamiento de derrame pleural crónico con shunts (comunicaciones) pleuroperitoneales en perros: 14 casos (1985 – 1999)

J Am Vet Med Assoc. 2001;219:1590-1597.

Smeak DD, Stephenj, Birchard, McLoughlin MA, Lindsey MM, Holt DE, Caywood DD, Downs MO.

Objetivo: Describir las complicaciones y la evolución del derrame pleural aséptico crónico tratado mediante shunts plueroperitoneales en perros mediante un estudio retrospectivo.

Animales: 14 perros.

Procedimiento: Se examinaron los historiales médicos en 4 escuelas de veterinaria para identificar perros con derrame pleural aséptico crónico que se trataron mediante el uso de shunts pleuroperitoneales entre 1985 y 1999. Se revisaron la reseña e historia, el examen físico, la analítica, la causa y el tipo de derrame pleural, los tratamientos médicos y quirúrgicos, las complicaciones y la evolución clínica.

Resultados: 10 de los 14 perros tenían quilotórax idiopático y a 4 perros se les identificó la etiología del derrame. Antes de colocar los shunts pleuroperitoneales, a todos los perros menos a uno con quilotórax idiopático y a uno con quilotórax debido a un tumor de la base del corazón, se les practicó la ligatura del conducto torácico sin éxito. No se observaron complicaciones durante la colocación de los shunts pleuroperitoneales. Se observaron complicaciones a corto plazo en 7 de los 13 perros, que llevaron a la extracción de los shunts en dos perros y a la eutanasia en otro. Ocho de los 11 perros a los que se hizo un seguimiento a largo plazo, desarrollaron complicaciones; el tiempo de supervivencia medio y el intervalo durante el cual los perros se mantuvieron sin sígnos clínicos de derrame pleural fueron respecticamente de 27 meses (intervalo, 1 – 108 meses) y de 20 meses (intervalo, 0,5 – 108 meses).

Conclusiones y relevancia clínica: Los shunts pleuroperitoneales pueden paliar de forma efectiva los signos clínicos asociados con el derrame pleural intratable. Hay que pensar siempres en las numerosas complicaciones, a corto y a largo plazo, asociadas con los shunts. La mayoría de estas complicaciones pueden resolverse satisfactoriamente, pero incluso cuando los shunts pleuroperitoneales funcionan correctamente, algunos fallan debido a distensión abdominal severa o a la producción de derrame pleural masivo que colapsan su capacidad funcional.