ABSTRACTS

Amoxicilina-clavulánico en perros con diarrea aguda: Alteración mínima de la composición del microbioma intestinal

Melanie Werner; Alison Manchester; Jan Suchodolski; Jonathan Lidbury; Jörg Steiner; Katrin Hartmann; Stefan Unterer
Procc ACVIM 2019

  • Frecuentemente se usa un tratamiento antibiótico a corto plazo con amoxicilina-clavulánico en perros con diarrea aguda. Estudios anteriores ya han mostrado disbiosis significativas inducidas por tilosina y metronidazol, sin embargo, el impacto de amoxicilina-clavulánico en la microbiota intestinal no se ha expuesto todavía por completo.
  • Este estudio evaluó la influencia de amoxicilina-clavulánico en el microbioma intestinal de perros con diarrea aguda.
  • Se asignaron aleatoriamente 16 perros con diarrea aguda a un grupo de tratamiento (AG; amoxicilina-clavulánico 12.5–25 mg / kg PO q12h durante 7 días) o grupo placebo (PG; lactosa en polvo q12h durante 7 días). Durante 10 días se evaluaron unas puntuaciones fecales. Las muestras fecales se recogieron los días 0, 6 y 30. Mediante biología molecular se analizaron las bacterias totales y 8 grupos bacterianos específicos (Faecalibacterium, Fusobacterium, Turicibacter, E. coli, Streptococcus, Blautia, C. hiranonis). Se calculó un valor numérico, el Índice de Disbiosis (ID). Los resultados se compararon entre los grupos AG, PG y 8 perros sanos (HG).
  • En el día 0, los perros con diarrea mostraron menor abundancia de Faecalibacterium en comparación con los perros sanos (p = 0.027). No hubo diferencias significativas en el ID entre perros con diarrea (mediana [rango]: -1.44 [-5.31 a +5.45]) y la HG (-4.58 [-7.49 a +1.95]; p> 0.999). Al comparar los grupos de perros con diarrea, no se observaron diferencias en el ID (p> 0,999), los taxones bacterianos evaluados (p> 0,949) o las puntuaciones fecales (p> 0,999) entre AG y PG. Los perros con diarrea aguda tratados con amoxicilina-clavulánico no mostraron una mejoría más rápida de la consistencia de las heces en comparación con el grupo placebo (PG).
  • Los perros con diarrea mostraron unas alteraciones mínimas de la microbiota intestinal, pero el tratamiento con amoxicilina-clavulánico no influyó significativamente en el microbioma de las bacterias intestinales.