ABSTRACTS

El parvovirus canino es transmitido con poca frecuencia por los gatos que no presentan diarrea en entornos multi-gato.

Carrai M, Decaro N, Van Brussel K, Dall'Ara P, Desario C, Fracasso M, Šlapeta J, Colombo E, Bo S, Beatty JA, Meers J, Barrs VR.
Vet Microbiol. 2021 Oct;261:109204

  • Se necesitaría aclarar si la excreción subclínica de parvovirus canino (CPV) por parte de los gatos puede contribuir a la epidemiología de las infecciones caninas por CPV, especialmente en instalaciones que albergan tanto a gatos como a perros. Hasta la fecha se han reportado resultados contradictorios. Según algunos reportes. utilizando una PCR convencional (cPCR) para amplificar el gen VP2, la excreción de las variantes del CPV (CPV-2a, 2b, 2c) por parte de gatos sanos en entornos con varios gatos era común en Europa, pero rara en Australia.
  • El objetivo de este estudio era determinar si en entornos multi-gato se produce la excreción fecal de CPV de bajo nivel en Australia e Italia.
  • Se analizaron 741 muestras fecales no diarreicas procedentes de refugios en Australia (n = 263) y de refugios o colonias de gatos en Italia (n = 478) utilizando una PCR en tiempo real TaqMan para detectar el ADN del protoparvovirus 1 de los carnívoros (CPV y parvovirus felino, FPV), y un ensayo de PCR en tiempo real con sonda MGB ( minor-groove binder ) para diferenciar los tipos de FPV y CPV y para caracterizar las variantes de CPV.
  • En general, se detectó ADN de protoparvovirus carnívoro 1 en 49 de las 741 muestras (6,61%). La diferenciación fue posible en 31 muestras positivas. El FPV fue el más común entre las muestras positivas (28/31, 90,3%). El CPV se detectó en 4/31 muestras (12,9 %), incluyendo el CPV-2a en una muestra, el CPV-2b en otra y coinfecciones de FPV/CPV-2b y CPV-2a/CPV-2b en las dos muestras restantes. Se detectó una alta tasa de infección subclínica por FPV en un refugio durante un brote de panleucopenia felina, durante el cual 21 de 22 gatos asintomáticos (95,5%) muestreados estaban excretando FPV.
  • El estudio concluye que la excreción fecal de CPV por parte de los gatos en entornos multi-gato es poco común, lo que sugiere que los gatos domésticos no son reservorios significativos de CPV.