Abstracts

Excreción de parvovirus canino tipo 2 (PCV-2) durante la gestación y la lactancia en perras y cachorros

D. Broussou, H. Mila; A. Grellet; A. Feugier; C. Mariani3; J. L. Pingret; C. Boucraut-Baralon; S. Chastant-Maillard
Procc ECVIM 2015
  • El Parvovirus canino tipo 2 (PCV-2) es un patógeno gastrointestinal frecuente en perros, y responsable de unas altas tasas de mortalidad en cachorros. El control de la infección mediante desinfección y aislamiento de los pacientes tiene una eficacia limitada, y se plantean interrogantes sobre las fuentes de contagio. El objetivo de este estudio fue evaluar el papel epidemiológico de la hembra reproductora en la circulación viral durante el período reproductivo.
  • Se inscribieron en el estudio un total de 73 perras (media ± desviación estándar: 4,4 ± 1,9 años) de una perrera. Todas fueron vacunadas anualmente (Nobivac DHPPi-Lepto vacuna). Cuarenta y una hembras fueron seguidas desde el apareamiento al parto y 32 hembras fueron seguidas desde el parto hasta el destete. Todos los cachorros de las 32 hembras lactantes (n = 134) fueron seguidos desde las 3 hasta las 8 semanas de edad. La excreción fecal del PCV-2 se evaluó mediante PCR en swabs rectales cada 14 días durante la gestación en madres, y  cada 7 días durante la lactancia en madres y cachorros. 
  • Se recolectaron un total de 1241 muestras. Durante el embarazo, el 80% de las perras excretaron PCV-2 al menos una vez, pero sólo uno de la muestras estaba por encima del umbral de cuantificación (2 x 10(5) copias / g de heces). Durante la lactancia, las hembras fueron positivas al menos una vez (y 3 veces de promedio) y el 64% estaban por encima del umbral de cuantificación al menos una vez. Durante la lactancia, la excreción de cargas virales fue significativamente mayor en los días D42 (5 x 10(8) / g de heces; p = 0,001), D49 (8 x 10(8)/ g de heces; p <0,001) y D56 (10(9) / g de heces; p <0,001) en comparación con el inicio de la lactancia (<10(6) copias / g de heces; D7 a D28). A pesar de que el umbral para hablar de una parvovirosis clínica es 5 x 10(8)/ g de heces, ninguna de las perras expresó ningún síntoma. En el 28% de los casos, la hembra excretaba virus antes que sus cachorros. No se halló correlación entre las cargas virales excretadas por los cachorros con las excretadas por las hembras. La proporción de los cachorros que excretaron cargas virales por encima del umbral clínico aumentó de los días D17 a D52 (del 2 al 76% por camada), con una mortalidad global de sólo el 3% (4/134).
  • Este estudio demuestra que las perras adultas vacunadas adecuadamente pueden excretar PCV-2 durante la gestación y la lactancia. Debido a la gran cantidad de PCV-2 excretado,  las hembras probablemente representen una importante fuente de contaminación para sus cachorros.  Sería interesante seguir la excreción viral de los machos y de las perras, después de la lactancia hasta el próximo período de cría, para comprender mejor el papel de los adultos en la circulación del PCV-2