Versión para impresiónVersión para impresión

Abstracts

Hallazgos en Tomografía computerizada en 205 perros con signos clínicos compatibles con enfermedad del oído medio: un estudio retrospectivo

Belmudes A, Pressanti C, Barthez PY, Castilla-Castaño E, Fabries L, Cadiergues MC.
Vet Dermatol. 2017 Oct 10
  • La tomografía computarizada (TC) es considerada como el método de referencia para evaluar las estructuras del oído medio. El objetivo de este estudio es evaluar la presencia y la gravedad de los cambios de la TC en el oído medio y establecer si algunas presentaciones clínicas específicas están asociadas con la otitis media. Se valoraron retrospectivamente los registros médicos de animales remitidos para TC con antecedentes y signos clínicos consistentes con enfermedad del oído medio. Se valoraron las TC de bullas timpánicas realizadas durante un período de seis años. Se revisaron los registros médicos para las reseñas, signos clínicos y evaluación citológica del conducto auditivo externo. Los perros se dividieron en tres grupos clínicos: otitis externa crónica (Grupo 1), trastorno vestibular periférico (Grupo 2) y otras presentaciones clínicas (Grupo 3).
  • En el Grupo 1: De las 214 orejas, 87 (40.7%) presentaron anomalías en la TC: 38 de 87 (17.7%) presentaban bullas llenas de material, 42 de 87 (19.6%) tenían las paredes de las bullas más espesas y 7 de 87 (3.2%) tenían lisis de la bulla. Las anomalías fueron significativamente más frecuentes en los perros con otitis supurativa que en la otitis eritematosa-ceruminosa (57% y 23%, respectivamente; P = 0,003). La otitis proliferativa, particularmente en los bulldogs franceses, se asoció con otitis media grave. En el Grupo 2: de las 106 orejas, 91 (85.8%) tenían bullas timpánicas normales. En el Grupo 3: De las 26 orejas de los perros sordos, 17 mostraban las bullas llenas ; Los nueve perros afectados fueron Cavalier King Charles spaniels. Todos los perros con síndrome de Claude Bernard Horner o inclinación de la cabeza tenían bullas timpánicas normales.
  • Los autores concluyen que la TC es un procedimiento muy útil para la otitis externa crónica canina, en particular en los casos de otitis supurativa o proliferativa, incluso en ausencia de signos neurológicos asociados.