Se encuentra usted aquí

Abstracts

Infecciones por protozoos de la córnea o conjuntiva asociadas a enfermedad crónica de la superficie ocular e inmunosupresión vía tópica en perros

Beckwith-Cohen B, Gasper DJ, Bentley E, et al
Vet Ophthalmol 2015
  • Este estudio describe 5 casos de queratitis o conjuntivitis protozooarias en perros con enfermedad crónica de la superficie ocular preexistente y tratamiento inmunosupresor a largo plazo. Estos 5 perros desarrollaron una lesión tipo masa en la córnea o en la conjuntiva. En la base de datos del Laboratorio de Patología Ocular comparativa de Wisconsin se buscaron casos caninos diagnosticados con una infección corneal o conjuntival por protozoos. Se identificaron cinco casos, y se examinaron los tejidos con tinciones histoquímicas de rutina y especiales para Neospora caninum, Toxoplasma gondii, y Leishmania spp, y PCR en muestras de tejido para Leishmania spp, Tripanosoma cruzi, coccidios en tejidos (es decir, T. gondii / Sarcocystis / Neospora), piroplasmas, tricomonas y Acanthamoeba. Se realizó microscopía electrónica para dos casos, y serología para N. caninum y T. gondii en tres casos.
  • Las enfermedades oculares preexistentes incluyeron la queratoconjuntivitis sicca y queratitis pigmentaria (n = 4) y adenitis piogranulomatosa de la glándula de Meibomio (n = 1). Todos los perros fueron tratados con tacrolimus o ciclosporina durante al menos 1,2 años. Los perros se presentaron con masas en córnea o conjuntiva que hacían sospechar clínicamente de neoplásia (n = 4) o inmuno mediada (n = 1). El examen histológico reveló una inflamación granulomatosa con organismos protozoarios intralesionales. Se identificaron Amoeba (n = 2), T. gondii (n = 2), o Leishmania mexicana (n = 1) utilizando técnicas moleculares. Las pruebas serológicas fueron negativas.
  • El estudio concluye que la queratitis y conjuntivitis por protozoos sin afectación sistémica aparecen raramente y pueden estar asociadas a una enfermedad crónica de la superficie ocular preexistente tratada con inmunosupresión a largo plazo. En base en el aspecto clínico, las lesiones podrían confundirse con neoplasias. Este es el primer informe que describe la queratoconjuntivitis amebiana y por L. mexicana en perros en los Estados Unidos