ABSTRACTS

La respuesta de anticuerpos contra la saliva de Phlebotomus perniciosus en gatos con exposición natural al mosquito está positivamente asociada con la infección por Leishmania

Pereira A, Cristóvão JM, Vilhena H, Martins Â, Cachola P, Henriques J, Coimbra M, Catarino A, Lestinova T, Spitzova T, Volf P, Campino L, Maia C.
Parasit Vectors. 2019 Mar 26;12(1):128.

  • La leishmaniosis causada por el protozoo Leishmania infantum, es una zoonosis y un problema de salud pública y animal en Asia, América Central y del Sur, Oriente Medio y la cuenca del Mediterráneo. Varias especies de mosquitos del subgénero Larroussius son vectores de L. infantum. Algunos datos de perros que viven en áreas endémicas de leishmaniosis recomiendan el uso de la respuesta de anticuerpos a la saliva del mosquito como biomarcador epidemiológico para controlar la exposición del vector.
  • El objetivo de este estudio fue analizar la exposición de los gatos a estos mosquitos mediante la detección de anticuerpos IgG contra la saliva de Phlebotomus perniciosus. También se investigó la asociación entre la exposición al mosquito y la presencia de infección por Leishmania.
  • De los 350 gatos evaluados en el estudio, se detectaron anticuerpos IgG contra la saliva de P. perniciosus en 167 (47.7%). Se observaron mayores niveles de anticuerpos en los sueros recolectados durante el período de actividad estacional del mosquito (Ratio Odds (OR) = 19.44, IC 95%: 9.84-38.41). Los gatos de 12 a 35 meses tenían unos niveles de anticuerpos más altos que los gatos más jóvenes (OR = 3.56, IC 95%: 1.39-9.16); esta diferencia también fue significativa para los gatos mayores (entre 36-95 meses de edad, OR = 9.43, IC 95%: 3.62-24.48; y mayores de 95 meses, OR = 9.68, IC 95%: 3.92-23.91).. Se detectó ADN de Leishmania spp en la sangre de 24 gatos (6,9%), mientras que en tres (0,9%) se detectaron anticuerpos contra L. infantum. Sólo un gato fue positivo a Leishmania por ambas técnicas. Los gatos que presentaban anticuerpos IgG contra P. perniciosus tenían un riesgo significativamente mayor de ser positivos para la infección por Leishmania.
  • Los autores exponen que este es el primer estudio que demuestra anticuerpos contra la saliva del mosquito en gatos. La evaluación del contacto de esta especie animal con el vector es importante para el desarrollo de medidas profilácticas dirigidas a los gatos, con el objetivo de reducir la prevalencia de infección en un área endémica. Por lo tanto, los estudios que evalúan si el uso de collares de imidacloprid / flumetrina reduce la frecuencia de mordeduras de P. perniciosus en gatos son necesarios. También es importante evaluar si existe una correlación entre el número de picaduras de los mosquitos y los niveles de anticuerpos IgG.