ABSTRACTS

Signos clínicos, hallazgos en las imágenes de resonancia magnética y evolución en perros con enfermedad vestibular periférica: un estudio retrospectivo

Orlandi R, Gutierrez-Quintana R, Carletti B, Cooper C, Brocal J, Silva S, Gonçalves R.
BMC Vet Res. 2020 May 25;16(1):159

  • La disfunción vestibular es relativamente común en los perros, con una prevalencia del 0,08% registrada en los centros generalistas en el Reino Unido. Hay varios estudios que investigan cómo diferenciar entre la enfermedad vestibular periférica y la central, pero la información sobre las posibles causas subyacentes de la disfunción vestibular periférica en los perros es por ahora limitada.
  • El objetivo de este estudio era describir los signos clínicos, los resultados de las imágenes de resonancia magnética (IRM), las causas subyacentes y la evolución en una gran población de perros a los que se les había diagnosticado una enfermedad vestibular periférica.
  • Se incluyeron 188 perros con una edad media de 6,9 años (rango de 3 meses a 14,6 años). Las anormalidades neurológicas incluyeron inclinación de la cabeza (n = 185), ataxia (n = 123), parálisis facial (n = 103), nistagmo (n = 97), estrabismo posicional (n = 93) y síndrome de Horner (n = 7). El diagnóstico con mayor prevalencia fue la enfermedad vestibular idiopática (n = 128), seguida de la otitis media y/o interna (n = 49), el hipotiroidismo (n = 7), la sospecha de enfermedad vestibular congénita (n = 2), la neoplasia (n = 1) y el colesteatoma (n = 1). En el seguimiento a largo plazo se identificó persistencia de la inclinación de la cabeza (n = 50), paresia facial (n = 41) y ataxia (n = 6) en algunos casos. En 26 perros se detectó recurrencia de los signos clínicos. Un edad mayor se asoció con un leve incremento de la probabilidad de diagnóstico de síndrome vestibular idiopático en lugar de otitis media y/o interna (P = 0,022, OR = 0,866; CI 0,765-0,980). La historia de episodios vestibulares previos (P = 0.017, OR = 3.533; CI 1.251-9.981) se asoció con una mayor probabilidad de resolución de los signos clínicos, mientras que el aumento del contraste de los nervios craneales VII y/o VIII en la resonancia magnética (P = 0.018, OR = 0.432; CI 0.251-0.868) se asoció con una menor probabilidad de resolución de los signos clínicos.
  • El estudio concluye que la enfermedad vestibular idiopática es la causa más común de disfunción vestibular periférica en perros y se asocia con una edad más avanzada. La recuperación incompleta de la enfermedad vestibular periférica es común, especialmente en perros que presentan un aumento del contraste del nervio craneal en la resonancia magnética, pero mejora si hay historia previa de episodios vestibulares.