ABSTRACTS

Un estudio transversal sobre ser propietario de un perro, el entorno natural al aire libre y la salud.

Zijlema WL, Christian H, Triguero-Mas M, Cirach M, van den Berg M, Maas J, Gidlow CJ, Kruize H, Wendel-Vos W, Andrušaitytė S, Grazuleviciene R, Litt J, Nieuwenhuijsen MJ.
BMJ Open. 2019 May 27;9(5)

  • Los dueños de perros que caminan con su perro en entornos naturales al aire libre (natural outdoor environments: NOE) pueden beneficiarse de la actividad física que proporciona el paseo con el perro y del tiempo que pasan en la naturaleza. Sin embargo, no está claro si los dueños de perros consiguen otros beneficios adicionales de salud asociados con tener acceso a un NOE además de la propia actividad física de caminar con su perro.
  • En este estudio se investigan las asociaciones entre ser propietario de un perro, la caminata, el tiempo transcurrido en el NOE y la salud, y si estas asociaciones diferían entre aquellos con buen y mal acceso a un NOE y aquellos que viven en áreas más verdes y menos verdes.
  • Se planteó un estudio transversal con el proyecto de evaluar los efectos positivos para la salud del entorno natural al aire libre en poblaciones típicas de diferentes regiones de Europa como Barcelona (España), Doetinchem (Países Bajos), Kaunas (Lituania) y Stoke-on-Trent (Reino Unido). La muestra fue de 3586 adultos y se calculó el acceso a al NOE con mapas terrestres y a zonas verdes circundantes residenciales con datos desde satélites. Mediante cuestionarios validados se midieron el tiempo libre caminando, el tiempo pasado en el NOE y el estado general y de salud mental de los participantes.
  • Ser propietario del perro se asoció con tasas más altas de tiempo libre para caminar y de pasar más tiempo en el NOE (OR 2.17, IC del 95%: 1.86 a 2.54 y 2.37, IC del 95%: 2.02 a 2.79, respectivamente). Estas asociaciones fueron más fuertes en aquellos participantes que vivían a menos de 300 m de un NOE y en áreas más verdes. No se encontraron asociaciones consistentes entre ser propietario del perro y el estado general o mental de salud percibido.
  • Los autores concluyen que, en comparación con las personas sin perros, los dueños de perros caminaron más y pasaron más tiempo en el NOE, especialmente aquellos que vivían a menos de 300 m de un NOE y en áreas más verdes. Las implicaciones para la salud de estas relaciones deberían investigarse más a fondo. En una sociedad en gran parte físicamente inactiva, pasear perros en un NOE puede ser una forma sencilla de promover la actividad física y la salud.