Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Cardiorespiratorio

ABSTRACTS

Diagnóstico y resultado de la poliposis nasal en 23 perros tratados médicamente o mediante desbridamiento endoscópico.

Bottero E, Mussi E, Raponi F, De Lorenzi D, Ruggiero P.
Can Vet J. 2021 Jul;62(7):736-742.

  • Este estudio describe las características clínicas, diagnósticas y patológicas de los pólipos nasales caninos y cómo respondieron a los tratamientos médicos, endoscópicos y quirúrgicos.
  • Se realizó una búsqueda en la base de datos de un grupo de endoscopia veterinaria multicéntrico desde 2010 hasta 2018, y se incluyeron todos los perros con un diagnóstico histológico de poliposis nasal que se sometieron a una investigación endoscópica (N = 23).
  • Los signos clínicos en el momento de la presentación fueron estornudos (91%), secreción nasal (83%), estertor (74%) y deformación frontonasal (17%). La radiografía de cráneo en 13 perros presentaba alteraciones en el 77% de los casos, incluyendo lisis de los cornetes (6/13), aumento de la radiopacidad de una (4/13) o ambas (6/13) cavidades nasales, y lisis del hueso vómer nasal (3/13).
  • La poliposis nasal tenía un aspecto endoscópico característico. Había similitudes clínicas y de diagnóstico entre esta cohorte de perros y los perros con neoplasia nasal, aunque los perros con pólipos nasales solían ser más jóvenes y el tejido polipoide era externo a la nariz. La terapia con esteroides por sí sola no fue eficaz en el tratamiento de la poliposis en perros; sin embargo, la citorreducción endoscópica con láser y fórceps, sí fue un tratamiento más efectivo.
ABSTRACTS

Importancia clínica de las concentraciones de electrolitos séricos en perros y gatos con insuficiencia cardíaca aguda: Un estudio retrospectivo.

Roche-Catholy M, Van Cappellen I, Locquet L, Broeckx BJG, Paepe D, Smets P.
J Vet Intern Med. 2021 Jun 7.

  • La hipocloremia es un fuerte factor pronóstico negativo en los seres humanos con insuficiencia cardíaca congestiva (ICC), pero en pequeños animales, las implicaciones de las anomalías en los electrolitos con ICC aguda no están claras.
  • El objetivo de este estudio era documentar las anomalías en los electrolitos evidentes en el momento del ingreso de pequeños animales con ICC aguda, y evaluar la relación entre las concentraciones en los electrolitos y la dosis de diuréticos, la duración de la hospitalización y el tiempo de supervivencia.
  • Se incluyeron 46 perros y 34 gatos con ICC aguda evaluados por primera vez. De forma retrospectiva, se valoraron las asociaciones entre las concentraciones de electrolitos y las dosis de diuréticos y la relación con la duración de la hospitalización y la supervivencia
  • La anomalía electrolítica más frecuente fue la hipocloremia, observada en el 24% (9/46 perros y 10/34 gatos) de los casos. Sólo en los perros, se identificó una correlación negativa significativa entre las concentraciones de cloro sérico en el momento del ingreso (mediana de 113 mmol/L [97-125]) y las dosis de furosemida tanto en el momento del alta (mediana de 5,2 mg/kg/día [1,72-9,57]; r = -0,59; P < 0,001) como en la fase final de la insuficiencia cardíaca (mediana de 4,7 mg/kg/día [2,02-7,28]; r = -0,62; P = 0,005). No se encontraron cocientes de riesgo significativos para la duración de la hospitalización ni para el tiempo de supervivencia para ninguna de las concentraciones de electrolitos.
  • Según los datos de este estudio, la asociación observada entre las concentraciones de cloro sérico y las dosis de diuréticos sugiere que la hipocloremia podría servir como marcador de la gravedad de la enfermedad y la respuesta terapéutica en perros con ICC aguda.
ABSTRACTS

La privación de estrógenos induce una alteración del perfil lipídico pero no una disfunción cardíaca en perras ovariohisterectomizadas.

Boonyapakorn C, Punyapornwithaya V, Sawatphakdee G, Poolsawat N, Pongkan W.
Pol J Vet Sci. 2020 Dec;23(4):521-528

  • Estudios en medicina humana han demostrado que, además de su relación con el sistema reproductor, los estrógenos también tienen efectos cardioprotectores.
  • El objetivo del estudio era valorar si las perras ovario histerectomizadas (OVH) tendrían una mayor incidencia de disfunción cardíaca y deterioro de los perfiles lipídicos en comparación con las perras intactas.
  • Se incluyeron 30 perras sanas y se dividieron en dos grupos, 15 perras intactas y 15 perras OVH. Todas las perras fueron sometidas a un examen físico, extracción de sangre para la medición del perfil lipídico, radiografía torácica, electrocardiografía y ecocardiografía.
  • La exploración física, los parámetros electrocardiográficos, el tamaño del corazón y la función cardíaca en las perras con OVH no eran diferentes en comparación con las hembras intactas. Sin embargo, en las perras con OVH, los niveles de triglicéridos y de lipoproteínas de muy baja densidad estaban aumentados, mientras que los de lipoproteínas de alta densidad estaban significativamente disminuidos en comparación con las perras intactas (P〈0,05). Las diferencias entre los grupos en el colesterol total y la lipoproteína de baja densidad no alcanzaron significación estadística.
  • Los autores concluyen que la privación de estrógenos en las perras puede inducir un deterioro del perfil lipídico, pero no del rendimiento cardíaco 1 año después de una ovariohisterectomía.

 

ABSTRACTS

Diagnóstico de contusiones pulmonares con ecografía pulmonar y radiografía torácica en comparación con la tomografía computarizada torácica en perros con traumatismos por vehículos de motor: 29 casos (2017-2018).

Dicker SA, Lisciandro GR, Newell SM, Johnson JA.
J Vet Emerg Crit Care 2020 Nov;30(6):638-646.

  • El objetivo el estudio era determinar la precisión de la ecografía pulmonar (EP) utilizando el protocolo Veterinary Bedside Lung Ultrasound Examination (VetBLUE) y las radiografías torácicas de 3 vistas (TRX) en comparación con la tomografía computarizada torácica (TCT) para diagnosticar la presencia y la cuantificación de contusiones pulmonares (CP).
  • Se planteó un estudio de cohorte prospectivo realizado desde febrero de 2017 hasta junio de 2018 en centro privado de urgencias y referencia. Se inscribieron consecutivamente 32 perros que habían sufrido un traumatismo por vehículos de motor. Tres perros fueron excluidos del análisis estadístico. Todos los perros sobrevivieron hasta el alta hospitalaria. A las 24 horas de sufrir el traumatismo, se realizó a los perros una EP, TRX y TCT. Utilizando el protocolo VetBLUE, se puntuó la CP por EP según la presencia y el número de líneas B y líneas C, que indican agua pulmonar extravascular. Las radiografías torácicas y la TCT se puntuaron para CP según un patrón topográfico similar al del protocolo VetBLUE. La ecografía pulmonar y la TRX se compararon tomando la TCT como estándar para la presencia y cuantificación de la CP.
  • En la TCT, 21 de 29 (72,4%) perros fueron positivos y 8 de 29 (27,6%) perros fueron negativos para CP. Cuando se comparó la EP con la TCT, 19 de 21 perros fueron positivos para CP (90,5% de sensibilidad) y 7 de 8 perros fueron negativos (87,5% de especificidad) para CP. La puntuación para la CP de la EP se correlacionó fuertemente con la puntuación para la CP de la TCT (R = 0,8, P < 0,001). Cuando se comparó la TRX con la TCT, 14 de 21 perros fueron positivos para la CP (66,7% de sensibilidad) y 7 de 8 perros fueron negativos (87,5% de especificidad) para la CP. La puntuación de CP de la TRX se correlacionó fuertemente con la puntuación de CP de la TCT (R = 0,74, P < 0,001).
  • En esta población de perros con traumatismos por vehículos de motor, la EP tuvo una alta sensibilidad para el diagnóstico de CP en comparación con la TCT como prueba estándar. La EP proporciona un diagnóstico fiable de la CP después de un traumatismo. Se identificaron más pacientes con CP con la EP que con la TCT. Se necesitarían estudios adicionales para determinar si esta mayor sensibilidad es estadísticamente significativa.
ABSTRACTS

Uso de lidocaína administrada vía intravenosa para tratar la bradicardia inducida por dexmedetomidina en perros sedados y anestesiados.

Tisotti T, Valverde A, Hopkins A, O'Sullivan ML, Hanna B, Arroyo L.
Vet Anaesth Analg. 2020 Dec 23:S1467-2987(20)30279-8

  • Este estudio trata de evaluar la función cardiopulmonar en perros sedados y anestesiados a los que se les había administrado dexmedetomidina intravenosa (IV) y posteriormente lidocaína IV para tratar la bradicardia inducida por la dexmedetomidina.
  • Se llevó a cabo un estudio experimental prospectivo, aleatorio y cruzado. Se incluyeron 6 perros Beagle hembra para experimentación, con un peso de 9,1 ± 0,6 kg (media ± desviación estándar) y se asignaron aleatoriamente a uno de los tres tratamientos: dexmedetomidina (10 μg/kg IV) administrada a perros conscientes (Grupos de tratamiento SED1 y SED2) o anestesiados con isoflurano (concentración de isoflurano al final 1,19 ± 0,04%; Grupo de tratamiento ISO). Después de 30 minutos, se administró un bolo de lidocaína (2 mg/kg) por vía intravenosa en los grupos SED1 e ISO, seguido 20 minutos después por un segundo bolo (2 mg/kg) y una infusión de velocidad constante de lidocaína (L-CRI) en 30 minutos, a 50 μg/kg/minuto (grupo SED1) o 100 μg/kg/minuto (grupo ISO). Al grupo SED2, se administró un bolo de lidocaína y la infusión L-CRI (50 μg/kg/minuto) 5 minutos después de la dexmedetomidina. Se obtuvieron mediciones cardiopulmonares después de la dexmedetomidina, después del bolo de lidocaína, durante la infusión L-CRI y 30 minutos después de interrumpir la L-CRI.
  • El bolo de lidocaína y la L-CRI, administrados después de un bolo de dexmedetomidina, aumentaron significativamente la frecuencia cardíaca y el índice cardíaco, disminuyeron la presión arterial media, el índice de resistencia vascular sistémica y el índice de extracción de oxígeno, y no afectaron al índice de volumen sistólico en todos los tratamientos.
  • En este estudio, en perros de investigación sanos, la lidocaína fue un tratamiento eficaz para la bradicardia inducida por la dexmedetomidina.
ABSTRACTS

Comparación de parámetros, clínicos, de laboratorio, radiográficos y de la reseña del animal en gatos con asma felina y bronquitis crónica.

Grotheer M, Hirschberger J, Hartmann K, Castelletti N, Schulz B.
J Feline Med Surg. 2020 Jul;22(7):649-655

  • El asma felina (AF) y la bronquitis crónica felina (CB) son afecciones respiratorias comunes en los gatos, frecuentemente denominadas "enfermedad de las vías respiratorias inferiores felinas". Sin embargo, las etiologías de ambas enfermedades respiratorias inflamatorias son probablemente diferentes. Se sabe poco sobre las diferencias en la reseña del animal, los signos clínicos, las anomalías de laboratorio y las características radiográficas entre los gatos con estas dos enfermedades de las vías respiratorias. 
  • El objetivo del estudio fue investigar si ciertos parámetros pueden ayudar a diferenciar ambas enfermedades, según la citología de las vías respiratorias. 
  • Se realizó un estudio retrospectivo que incluyó 73 gatos con AF y 24 gatos con CB. Los criterios de inclusión fueron signos clínicos compatibles y una evaluación citológica del líquido de lavado broncoalveolar compatible con AF (inflamación eosinofílica) o CB (inflamación neutrofílica) sin evidencia citológica o microbiológica de infección bacteriana. Se compararon estadísticamente los parámetros de la reseña del animal, la exploración física, la hematología y las radiografías torácicas de ambos grupos de la enfermedad (P <0,05). 
  • La edad media de los gatos con AF era de 6 años, y de 7,5 años en los gatos con CB (P = 0,640). Los signos clínicos más comúnmente reportados en ambos grupos fueron tos (95% AF/96% CB; P = 1.000), sonidos auscultatorios pulmonares patológicos (82% AF/79% CB; P = 0.766) y disnea (73% AF/79% CB; P = 0.601). En radiografías, se detectaron patrones pulmonares anormales en el 94% de los gatos con AF y el 91% con CB (P = 0,629), respectivamente. La eosinofilia en sangre fue significativamente más común en los gatos con AF (40%) en comparación con la CB (27%) (P = 0,026). 
  • El estudio indica que no es posible diferenciar la AF y la CB mediante la reseña del animal, un único signo clínico, y los hallazgos hematológicos y radiográficos.
ABSTRACTS

Discriminación de transudados y exudados en perros con derrame pleural: utilidad diagnóstica de los criterios simplificados de Light en comparación con la clasificación veterinaria tradicional.

Zoia A, Petini M, Righetti D, Caldin M, Drigo M.
Vet Rec. 2020 Jul;187(1):e5

  • Este estudio trata de determinar si los criterios simplificados de Light (es decir, la concentración de deshidrogenasa láctica en el derrame pleural y la proteína total del suero) pueden identificar la fisiopatología de la formación del derrame pleural en perros, y evaluar si estos criterios pueden ser más precisos que la clasificación veterinaria tradicional basada en la proteína total del derrame pleural (TPp) y el recuento de células nucleadas (TNCCp).
  • Se trata de un estudio transversal que incluyó 100 perros con derrame pleural. Se utilizó la etiología del derrame para clasificar la fisiopatología de su formación. Los parámetros medidos incluyeron los criterios simplificados de Light, TPp y TNCCp. Se evaluó la utilidad diagnóstica de los dos métodos para clasificar la formación del derrame pleural.
  • En total, se valoraron 7 transudados por disminución de la presión osmótica coloide, 18 transudados por aumento del gradiente de presión hidrostática y 75 exudados. Los criterios simplificados de Light clasificaron erróneamente 2 de los 75 exudados (98% de precisión global). El esquema de clasificación veterinaria tradicional clasificó erróneamente 31 de los 75 exudados y 12 de los 18 transudados aumento del gradiente de presión hidrostática (57% de precisión global). La frecuencia de concordancia entre los criterios simplificados de Light y la clasificación veterinaria tradicional con la verdadera etiología del derrame pleural fue significativamente diferente (P<0,001).
  • En este estudio, los criterios simplificados de Light fueron muy precisos a la hora de discriminar los exudados de los transudados, mientras que clasificación veterinaria tradicional basada en las TPp y el TNCCp no tuvieron valor diagnóstico aceptable.
ABSTRACTS

Características clínicas y hallazgos radiográficos en gatos con inflamación eosinofílica, neutrofílica y mixta de las vías respiratorias (2011-2018).

Lee EA, Johnson LR, Johnson EG, Vernau W.
J Vet Intern Med. 2020 May;34(3):1291-1299

  • La enfermedad inflamatoria idiopática de las vías respiratorias (Idiopathic inflammatory airway disease; IAD) en los gatos a menudo se describe como asmática (eosinofílica) o bronquítica (neutrofílica), pero esta designación requiere que se haya hecho una obtención de líquido de las vías respiratorias y no tiene en cuenta a los gatos con inflamación mixta de las vías respiratorias.
  • El objetivo del estudio es identificar las características clínicas que diferenciarían los tipos de enfermedad inflamatoria.
  • Se evaluaron retrospectivamente 49 gatos con inflamación inespecífica de las vías respiratorias diagnosticados por lavado broncoalveolar (BAL) broncoscópico entre 2011 y 2018. Los gatos fueron categorizados por la citología diferencial del BAL como con inflamación eosinofílica (eosinófilos >20% con neutrófilos <14%, o eosinófilos >50%), mixta (eosinófilos 20%-50% y neutrófilos >14% o inflamación discordante en 2 lugares del BAL), o neutrofílica (neutrófilos >14% y eosinófilos <20%). Se compararon entre los grupos el tipo y la duración de las observaciones presentadas, la reseña del animal, la puntuación de la condición corporal, la frecuencia respiratoria, los resultados del hemograma, la broncoscopia, los resultados del BAL (% de recuperación, recuento total de células nucleadas, recuento diferencial de células) y los hallazgos radiográficos.
  • Se diagnosticó IAD idiopática en 49 gatos, 23 con inflamación eosinofílica en el BAL, 14 con inflamación mixta, y 12 con inflamación neutrofílica. La tos fue el síntoma predominante y no hubo diferencias en la duración de los signos entre los grupos (mediana, 5,5 meses). La frecuencia y el esfuerzo respiratorio tampoco difirieron. Los gatos con inflamación eosinofílica eran significativamente más jóvenes (4,4 ± 3,3 años) que aquellos con inflamación neutrofílica (8,0 ± 5,6 años) o mixta (7,5 ± 4,0 años; P = 0,03). Los resultados de las analíticas y la interpretación de los hallazgos radiográficos no difirieron entre los grupos.
  • El estudio concluye que existe un solapamiento sustancial en los hallazgos clínicos y radiográficos en los gatos con diversas formas de inflamación idiopática de las vías respiratorias.
ABSTRACTS

Coincidencia de las medidas ecocardiográficas bidimensionales de las dimensiones del ventrículo izquierdo con las mediciones en modo M en perros.

Rishniw M, Corda A, Spina F, Caivano D.
J Vet Cardiol. 2020 Dec 24;33:69-75

  • En la actualidad, en perros, se miden las dimensiones del ventrículo izquierdo mediante imágenes en modo M y bidimensionales, y existe poca información sobre si estos dos métodos proporcionan mediciones lo suficientemente similares como para ser intercambiables.
  • En este estudio se incluyeron 206 perros de propietarios particulares: 68 sanos, 105 con enfermedad mixomatosa de la válvula mitral, 33 con otra enfermedad cardiaca o extracardiaca. Los investigadores midieron las dimensiones diastólica y sistólica del ventrículo izquierdo a partir de imágenes archivadas en modo M y bidimensionales obtenidas en la vista paraesternal derecha de eje corto.
  • Las dimensiones diastólicas del ventrículo izquierdo no mostraron un sesgo fijo o proporcional, pero en el modelo de regresión lineal se observó que la varianza de los errores no era constante en todas las observaciones realizadas. Los límites de acuerdo del 95% para las diferencias normalizadas se aproximaron al ±10%; el 95% de las diferencias absolutas para cualquier par de mediciones fueron <3,9 mm independientemente del peso corporal y <2,7 mm para los perros de <15 kg. Las dimensiones sistólicas del ventrículo izquierdo mostraron un ligero sesgo proporcional, siendo las mediciones bidimensionales progresivamente mayores que las del modo M a medida que aumentaba el tamaño del ventrículo. Los límites de acuerdo del 95% para las diferencias normalizadas se aproximaron al ±20%; el 95% de las diferencias absolutas para cualquier par de mediciones fueron <4,6 mm independientemente del peso corporal y <3,5 mm para los perros de <15 kg. La existencia de enfermedad de la válvula mitral no afectó de forma apreciable a estos resultados.
  • Los autores concluyen que las dimensiones internas del ventrículo izquierdo en perros con y sin enfermedad cardiaca medidas a partir de imágenes bidimensionales obtenidas en una vista paraesternal derecha de eje corto son intercambiables con las medidas a partir de imágenes en modo M utilizando la misma vista.
ABSTRACTS

Dirofilarias intracardiacas en perros: Características clínicas y ecocardiográficas en 72 casos (2010-2019)

Romano AE, Saunders AB, Gordon SG, Wesselowski S.
J Vet Intern Med. 2021 Jan;35(1):88-97

  • Las Dirofilarias, una de las causas de la hipertensión pulmonar (HP) en los perros, pueden migrar desde las arterias pulmonares hasta el corazón, dando lugar a un síndrome caval (SC) potencialmente mortal.
  • El objetivo del estudio era describir las características clínicas y ecocardiográficas en perros con gusanos intracardiacos, incluyendo la carga estimada de gusanos en el corazón y la frecuencia de la HP y la pigmenturia.
  • Se realizó una búsqueda retrospectiva de registros médicos electrónicos de perros con gusanos intracardiacos que incluían hallazgos clínico-patológicos, ecocardiográficos y los  procedimientos efectuados. Se incluyeron 72 perros con propietario con gusanos en el corazón. Se excluyeron los perros con gusanos aislados en las arterias pulmonares.
  • La carga estimada de gusanos intracardiacos fue baja en 14 de 72 (19%) y alta en 58 de 72 (81%) perros. La mayoría eran de raza pequeña (54/72; 75%; 29/72; 40% chihuahuas) y tenían una alta probabilidad de sufrir HP (67/72; 93%). La pigmenturia fue el segundo hallazgo clínico más común (31/72; 43%) después del letargo (32/72; 44%). La anemia (37/55; 36%), la pigmenturia (30/58; 52%) y la bilirrubinuria (28/36; 78%) fueron significativamente más comunes en los perros con una alta carga de gusanos (P < 0,05). Basándose en la presencia de anemia, pigmenturia y signos clínicos, se consideró que 18 de 72 perros (25%) tenían síndrome caval.
  • En este estudio, aunque la mayoría de los perros con dirofilarias intracardiacas tenían una alta carga de gusanos y una alta probabilidad de HP, sólo el 25% tenía evidencia clínica de síndrome caval. La ecocardiografía es una herramienta útil para identificar los gusanos intracardiacos, detectar la probabilidad de HP, y podría ser útil para la estadificación de los perros de raza pequeña con resultados positivos a dirofilariosis en cuanto a la migración de los gusanos para pasar a intracardiacos.