Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Cardiorespiratorio

ABSTRACTS

Taquicardia supraventricular en 23 gatos; comparación con 21 gatos con fibrilación auricular (2004-2014)

V.F.J. Saludo; J.M.C. Sargent; M. Brannick; V. Luis Fuentes
29 ° Congreso ECVIM-CA, 2019

  • En medicina humana y, en menor medida, en los perros están bien descritos los mecanismos causales, factores predisponentes y curso natural de la taquicardia supraventricular (TSV) y la fibrilación auricular (FA). Sin embargo, la TSV no está bien descrita en gatos, y los trabajos sobre la FA son limitados.
  •  El objetivo de este estudio retrospectivo fue describir las reseñas, los hallazgos clínicos y el resultado final en gatos con TSV versus gatos con FA. Se incluyeron 44 gatos; 23 gatos con TSV y 21 con FA. Los gatos fueron examinados entre noviembre de 2004 y abril de 2014. Los criterios de inclusión fueron la disponibilidad de un electrocardiograma de 6 derivaciones de 50 mm / s y un estudio ecocardiográfico concurrente.
  • En general, la presentación más común fue la dificultad respiratoria (10 de 44 gatos), seguida de letargo (n = 9) y colapso (n = 8). Los gatos con FA tenían una frecuencia cardíaca media más lenta (220 [rango 180-260 lpm]) en comparación con los gatos con TSV (300 [rango 150-380] lpm, p <0,0001). Todos los gatos con FA mostraban remodelación de la cámara cardíaca y solo 4 gatos con TSV no presentaban anormalidades estructurales. El diámetro auricular izquierdo fue significativamente mayor en los gatos con FA (23,7 [16,2-40,1] mm en comparación con 19,1 [12,8-31,4] mm en los gatos con TSV; p = 0,019). La mediana de supervivencia fue de 58 días (1–780) en gatos con FA en comparación con 259 días (2–2295) en gatos con TSV (p = 0,112). Los gatos que presentaron signos de fallo cardiaco tuvieron una peor supervivencia en general (p = 0,001); el diagnóstico del ritmo cardiaco, la arritmia ventricular, el tamaño de la aurícula izquierda y la frecuencia cardíaca no tuvieron ningún impacto en la tasa de supervivencia.
  • Según los datos, se concluye que la mayoría de los gatos con FA o TSV tienen una remodelación cardíaca avanzada, siendo mayor la mediana del tamaño de la aurícula izquierda en los gatos con FA que en gatos con TSV. Algunos gatos con TSV no tenían evidencia de remodelación cardíaca, lo que sugiere que la TSV en gatos no siempre es una consecuencia del agrandamiento auricular
ABSTRACTS

Bronquitis eosinofílica, granuloma eosinofílico y bronconeumopatía eosinofílica en 75 perros (2006-2016).

Johnson LR, Johnson EG, Hulsebosch SE, Dear JD, Vernau W.
J Vet Intern Med. 2019 Aug 29

  • La enfermedad pulmonar eosinofílica es una enfermedad inflamatoria de las vías respiratorias poco conocida, pero con una morbilidad sustancial. El objetivo del estudio era describir los hallazgos clínicos en perros con enfermedad pulmonar eosinofílica definida en base la evalución de imágenes radiográficas, y análisis de líquido de lavados broncoscópico y broncoalveolar (BAL). Las categorías de esta enfermedad incluyeron bronquitis eosinofílica (EB), granuloma eosinofílico (EG) y bronconeumopatía eosinofílica (EBP).
  • De forma retrospectiva se buscaron los registros médicos de perros con eosinofilia idiopática de líquido BAL. Se detectaron 75 perros de los que se obtuvo información que incluyó la duración y la naturaleza de los signos clínicos, los hallazgos broncoscópicos y los datos de laboratorio. Se evaluaron las radiografías torácicas para el patrón de infiltrado, bronquiectasia y linfadenomegalia.
  • Las radiografías torácicas fueron normales o demostraron un patrón bronquial en 31 perros que se les asignó un diagnóstico de EB. Nueve perros tenían lesiones masivas intraluminales y fueron diagnosticados con EG por broncoscopia. Los 35 perros restantes se clasificaron como que tenían EBP según los cambios radiográficos, presencia de moco verde amarillo en las vías respiratorias, cambios en la mucosa y colapso de las vías respiratorias. La edad y la duración de la tos no fueron diferentes entre los grupos. Los perros con EB tenían menos probabilidades de tener bronquiectasias o eosinofilia periférica, tenían un recuento total de células nucleadas más bajo, y un menor porcentaje de eosinófilos en el líquido BAL en comparación con los perros en los otros 2 grupos. A diferencia de informes anteriores, se documentó una supervivencia prolongada (> 55 meses) en perros con EG.
  • Los autores sugieren que los perros con enfermedad pulmonar eosinofílica pueden clasificarse según las imágenes radiográficas y los hallazgos citológicos en los análisis de líquido de lavados broncoscópico y broncoalveolar. Se necesitan más estudios para establecer la respuesta al tratamiento en cada uno de estos grupos.

 

ABSTRACTS

Predictores de recurrencia de signos congestivos en perros con enfermedad de la válvula mitral mixomatosa en etapa ACVIM-C estable

Franchini; J. Abbott; B. Tyrrell; S. Rosenthal; S. Lahmers; G. Menciotti; S. Crosara; J. Häggström; M. Borgarelli
29º Congreso ECVIM-CA, 2019

  • El objetivo de este estudio fue identificar predictores de recurrencia de signos congestivos (CS) en perros con enfermedad de la válvula mitral mixomatosa (MMVD) e insuficiencia cardíaca (IC) clínicamente estable.
  • Como signos congestivos se definieron, taquipnea, disnea y tos que se resolvían con tratamiento médico para la insuficiencia cardíaca. Se revisaron los registros médicos de 5122 perros inscritos en el registro LOOK-Mitral desde el 1 de noviembre de 2015 hasta el 31 de julio de 2018 para identificar perros con MMVD en etapa ACVIM-C estable, que se definieron como perros con CS y sin cambios en el tratamiento médico durante al menos cuatro semanas desde el primer momento de la identificación de la IC. La población de estudio estaba compuesta por 186 perros, divididos posteriormente en dos grupos: grupo con recurrencia (RG, n = 66) y grupo de no recurrencia (NRG, n = 120). La recurrencia de CS se definió como frecuencia respiratoria en reposo> 40 respiraciones / minuto y / o disnea, dentro del período de estudio, que se resolvía después del aumento de furosemida.
  • En el análisis univariado se asociaron a la recurrencia de CS, el peso corporal basal (BW) (OR: 1.11, IC del 90%: 1.06–1.17), presencia de tos (OR: 1.98, IC del 90%: 1.05–3.74), relación aurícula izquierda-aorta (LA / Ao) (OR: 3.08, IC 90%: 1.38–6.86), diámetro interno del ventrículo izquierdo al final de la diástole (OR: 3.41, IC 90%: 1.22–9.50) y final de la sístole (OR: 7.61, IC 90%: 2.32–24.90) indexado al tamaño corporal, la velocidad máxima de la onda E de la válvula mitral (OR: 3,44, IC del 90%: 1,63–7,27) y la dosis diaria de furosemida (OR: 1,32, IC del 90%: 1,04–1,67). El BW (p = 0.0003) y LA / Ao (p = 0.0196) siguieron como significativos en el análisis multivariado. El aumento de 0.1 de LA / Ao o de 1 kg de peso corporal se asociaron con 1.1 mayores probabilidades de recurrencia.
  • Este estudio sugiere que el BW y la relación LA / Ao son predictores independientes de recurrencia de CS en perros con MMVD en etapa ACVIM-C estable.
ABSTRACTS

Posible efecto renoprotector de los antagonistas de los receptores de angiotensina en perros con enfermedad de la válvula mitral mixomatosa

J. Lee; W. Kim; H. Hwang; S. Jeon; C. Ahn
29º Congreso ECVIM-CA, 2019

  • El bloqueo del sistema renina-angiotensina-aldosterona es una estrategia fundamental para controlar la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC). Se cree que los bloqueadores del receptor de la angiotensina (BRA) ofrecen una supresión neurohormonal más completa en el tratamiento de la ICC al ocupar directamente los sitios del receptor de angiotensina II. Sin embargo, se desconoce si la terapia combinada de BRA con los tratamientos actuales de ICC tiene beneficios sumatorios clínicamente en perros con enfermedad valvular mitral mixomatosa (MMVD).
  • Se planteó un estudio de cohortes retrospectivo en perros con propietario con MMVD sintomático, que fueron tratados con un protocolo estándar (controles, n = 43) y con la adición de BRA al tratamiento convencional (casos, n = 29; irbesartan 6–16 mg / kg / día, n = 20; telmisartán 2–4 mg / kg / día, n = 9). De ambos grupos se recogieron datos del examen físico, un perfil completo de análisis sanguíneo (hemograma, bioquímica sérica, NT-proBNP, SDMA), datos radiográficos y ecocardiográficos. Posteriormente, se compararon los mismos índices clínicos en los tiempos en los que los BRA se habían administrado durante 3-6 meses. Además, se realizó un análisis de supervivencia utilizando curvas de Kaplan-Meier.
  • Después de 3 a 6 meses de tratamiento, el grado de aumento en los parámetros clínicos relacionados con la función renal fue significativamente mayor en el grupo control que en el grupo de casos (p <0.01): BUN (+ 11.3 ± 9.9 vs. -3.3 ± 7.9), creatinina (+ 0.5 ± 0.27 vs. + 0.1 ± 0.19), SDMA (+ 5.1 ± 2.25 vs. + 2.0 ± 5.78), niveles de sodio (+ 3.5 ± 3.31 vs. -0.8 ± 3.81). Las diferencias de la frecuencia cardíaca (+ 7.9 ± 12.2 vs. -1.5 ± 9.8) y la presión arterial (+ 14.2 ± 14.6 vs. -3.8 ± 15.9) entre el inicio y el periodo de seguimiento fueron significativamente menores en el grupo de casos (p <0.01). El incremento de los niveles de NTproBNP (1621.4 ± 1274.2 vs. 444.3 ± 619.5) también fue mayor en el grupo control (p = 0.04). Sin embargo, no se encontraron diferencias estadísticas entre los grupos en los índices radiográficos y ecocardiográficos torácicos. La comparación de las curvas de supervivencia de los dos grupos no mostró una ventaja de supervivencia en general con el tratamiento con BRA.
  • En base a estos resultados los autores sugieren que los BRA combinados con tratamientos convencionales de la ICC actuales podrían proporcionar un efecto renoprotector adicional en perros con MMVD.
ABSTRACTS

¿El derrame pleural protege contra el tromboembolismo arterial en la insuficiencia cardíaca congestiva felina?

F. Busato; A. Zoia; M. Drigo
29 ° Congreso ECVIM-CA, 2019

  • El tromboembolismo aórtico (TEA) es una complicación cardíaca frecuente en gatos, y el agrandamiento de la aurícula izquierda (LA) se considera un factor de riesgo. En perros, en todos los tipos de derrames pleurales hay una activación de la coagulación seguida de fibrinólisis, y los perros con derrame pleural de cualquier tipo o con ascitis secundaria a insuficiencia cardíaca congestiva (CHF) muestran una mayor fibrinólisis sistémica, lo que podría disminuir la formación de coágulos.
  • El objetivo de este estudio fue determinar si los gatos cardiópatas con derrame pleural tenían menos probabilidades de desarrollar tromboembolismo aórtico (TEA) que los gatos sin derrame pleural.
  • Se diseñó un estudio transversal que evaluó retrospectivamente a gatos con enfermedad cardíaca evaluados entre 2004 y 2018. A todos los gatos incluidos se les habían realizado una evaluación ecocardiográfica completa y radiografías torácicas. Los gatos se dividieron en 3 grupos: sin CHF (grupo 1), con edema pulmonar cardiogénico (grupo 2) y con derrame pleural (grupo 3) y se comparó la frecuencia de TEA entre los grupos. El diámetro de LA y la relación LA / aorta (LA: Ao) se comparó entre gatos con y sin TEA y también entre los 3 grupos En el estudio se incluyeron 629 gatos (grupo 1 = 420, grupo 2 = 71 y grupo 3 = 138).
  • En el momento de la presentación 61 gatos tenían TEA, lo que indica una prevalencia general del 9,7%. La LA en gatos con TEA (20.16 ± 4.48 mm) fue significativamente (t = 8.90, p <0.001) más grande que en gatos sin TEA (15.23 ± 4.7). La ratio LA: Ao en gatos con TEA (2.25 ± 0.49) fue significativamente (t = 8.16, p <0.001) mayor que en gatos sin TEA (1.68 ± 0.52). La frecuencia del TEA fue estadísticamente (χ2 = 47.29, p <0.001) diferente entre los 3 grupos (grupo 1, 30/420 [7.1%]; grupo 2, 23/71 [32.4%]; grupo 3, 8/138 [5.8 %]). La LA estaba aumentada significativamente (F = 79.3, p <0.001) en los gatos del grupo 2 (19.80 ± 5.31 mm) y el grupo 3 (18.17 ± 3.97 mm) en comparación con el grupo 1 (14.20 ± 3.38 mm), mientras que no hubo diferencias significativas entre los grupos 2 y 3. La ratio LA: Ao estaba aumentada significativamente (F = 66.6, p <0.001) en los gatos del grupo 2 (2.24 ± 0.55) y el grupo 3 (2.10 ± 0.51) en comparación con el grupo 1 (1.53 ± 0.43), mientras que no hubo diferencias significativas entre los grupos 2 y 3.
  • Como era de esperar, los gatos de este estudio con CHF (con edema pulmonar o derrame pleural) presentaron una LA más grande en comparación con los gatos sin CHF. Además, los gatos con TEA también mostraron una LA más grande en comparación con los gatos sin TEA. Sin embargo, cuando hay derrame pleural, el TEA es menos frecuente, a pesar de un haber agrandamiento de la LA.
ABSTRACTS

Comparación de la reseña del animal, hallazgos clínicos y laboratoriales en gatos con asma felino y bronquitis crónica

Grotheer M, Hirschberger J, Hartmann K, Castelletti N, Schulz
J Feline Med Surg. 2019 Sep 4

  • El asma felino (FA) y la bronquitis crónica felina (CB) son afecciones respiratorias comunes en los gatos, a menudo denominadas "enfermedad felina de las vías respiratorias inferiores", aunque las etiologías de ambas enfermedades inflamatorias respiratorias son probablemente diferentes. Poco se sabe sobre las diferencias en la reseña, los signos clínicos, las anormalidades de laboratorio y las características radiográficas entre los gatos con estas dos enfermedades de las vías respiratorias.
  • El objetivo del estudio era investigar si ciertos parámetros podrían ayudar a diferenciar entre ambas enfermedades, similar a lo que hace la citología de las vías respiratorias.
  • De forma retrospectiva se seleccionaron 73 gatos con FA y 24 gatos con CB, y se incluyeron en el estudio. Los criterios de inclusión fueron, tener signos clínicos compatibles y una evaluación citológica del líquido de lavado broncoalveolar indicativo de FA (inflamación eosinofílica) o CB (inflamación neutrofílica), sin evidencia citológica o microbiológica de infección bacteriana.
  • La edad media de los gatos con FA fue de 6 años y la de los gatos con CB fue de 7,5 años (P = 0,640). Los signos clínicos más comúnmente descritos en ambos grupos de gatos fueron tos (95% FA / 96% CB; P = 1,000), sonidos pulmonares patológicos en la auscultación (82% FA / 79% CB; P = 0.766) y disnea (73% FA / 79% CB; P = 0,601). Se detectaron patrones pulmonares radiográficos anormales en el 94% de los gatos con FA y el 91% con CB (P = 0,629), respectivamente. La eosinofilia en sangre fue significativamente más común en gatos con FA (40%) en comparación con CB (27%) (P = 0.026).
  • En base a los datos del estudio, los autores indican que no sería posible diferenciar FA y CB en base a la reseña del animal, un solo signo clínico y los hallazgos hematológicos y radiográficos.
ABSTRACTS

Hallazgos en la ecografía pulmonar en perros con varias causas subyacentes de tos

Ward JL, Lisciandro GR, Ware WA, Miles KG, Viall AK, DeFrancesco TC.
J Am Vet Med Assoc. 2019 Sep 1;255(5):574-583

  • El objetivo de este estudio era caracterizar los hallazgos de la ecografía pulmonar (LUS) en perros con un motivo primario de consulta de tos.
  • En 100 perros con tos se les realizó un examen LUS, estandarizado para todos los perros, para cuantificar el número de líneas B ecográficas e identificar anormalidades subpleurales en 4 sitios en cada hemitórax. El diagnóstico clínico final se determinó mediante la revisión de registros médicos, y se determinó la sensibilidad y especificidad de la LUS para el diagnóstico de causas específicas de tos.
  • Las causas subyacentes comunes de tos incluyeron colapso dinámico de las vías respiratorias (n = 37), edema pulmonar cardiogénico (CPE; 12) y bronquitis (10). En comparación con los perros con otras causas de tos, los perros con neumonía bacteriana (n = 7) tenían más probabilidades de tener signos de límites irregulares subpleural, mientras que los perros con neoplasia pulmonar (4) tenían más probabilidades de tener signos de nódulos subpleurales. Los perros con CPE tuvieron puntuaciones totales de líneas B más altas y un mayor número de sitios en la LUS muy positivos para las líneas B (> 3 líneas B / sitio) que otros perros. Unos criterios en la LUS de puntuación total de líneas B ≥ 10 y la presencia de ≥ 2 sitios muy positivos para las líneas B fueron 92% sensibles y 94% específicos para el diagnóstico de CPE. En particular, el 18% (16/88) de los perros con causas no cardíacas de tos habían sido tratados previamente con diuréticos debido a un diagnóstico erróneo previo de CPE.
  • Los autores concluyen que los perfiles de la LUS en perros con tos diferían según la causa subyacente. En perros con antecedentes clínicos de tos, la ecografía pulmonar podría ser útil para el diagnóstico, particularmente para ayudar a excluir la posibilidad de CPE subyacente
ABSTRACTS

Utilidad de la ecografía en el punto de atención valorando marcadores cardíacos del lado derecho como método de screening para detectar hipertensión pulmonar de moderada a grave en perros

Vientós-Plotts AI, Wiggen KE, Lisciandro GR, Reinero CR.
Vet J. 2019 Aug;250:6-13

Los perros con enfermedad respiratoria pueden desarrollar hipertensión pulmonar (HP), una comorbilidad que puede afectar la terapia y el pronóstico. Sin una confirmación utilizando los criterios estándar de ecocardiografía, esta complicación se puede pasar por alto. La ecografía en el punto de atención (Point-of-care ultrasound: POCUS) es una prueba de detección simple y no invasiva que podría sugerir la existencia de HP.

  • En este estudio se planteó la hipótesis de que, en perros, una POCUS de los marcadores cardíacos del lado derecho (right-sided cardiac markers: R-SCM) desde la posición subxifoidea predeciría una HP de moderada a severa que se confirmaría luego por ecocardiografía. 
  • Se incluyeron 43 perros con propietario que se sometieron a una evaluación respiratoria y en los que se incluyeron POCUS y ecocardiografía. La POCUS R-SCM evaluada en la vista subxifoidea valoró la distensión subjetiva de la vena cava caudal (CVCsx), CVCsx> 1 cm, edema de la pared de la vesícula biliar y ascitis. La HP se definió por el gradiente de presión de regurgitación tricuspídea (TRPG) como leve (30-49.9 mmHg), moderado (50-74.9 mmHg) o severo (> 75 mmHg). Las POCUS en vista subxifoidea se evaluaron ciegamente post hoc y se compararon con la ecocardiografía. Se evaluaron las correlaciones entre POCUS R-SCM y el diagnóstico ecocardiográfico de HP moderada a severa. 
  • Se incluyeron un total de 26 perros con HP y 17 perros sin HP. No hubo diferencias significativas en cuanto a la presencia o ausencia de cualquier R-SCM entre perros con y sin HP. Cuandose agruparon los perros sin HP y con HP leve y se compararon con perros con HP moderada a severa (es decir, perros en los que se recomendaría el tratamiento para la HP), no se observaron diferencias significativas en los R-SCM. 
  • Los autores concluyen que la POCUS R-SCM valorando la CVCsx no se puede considerar una prueba de detección sensible para identificar HP en esta población de perros

 

ABSTRACTS

Factores de riesgo, características y evolución de síndrome de dificultad respiratoria aguda en perros y gatos:54 casos

J Vet Emerg Crit Care 2019 Mar;29(2):173-179
Boiron L, Hopper K, Borchers A.

  • Este estudio trata de caracterizar las características clínicas del síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), los factores de riesgo y el resultado final en perros y gatos. Además, también trata de evaluar los criterios clínicos actuales para el diagnóstico de SDRA comparándolos con los hallazgos en necropsia.
  • Se diseñó un estudio retrospectivo con 54 animales, 46 perros y 8 gatos.  Se revisaron las historias clínicas de los pacientes con diagnóstico de SDRA según los criterios clínicos consensuados anteriormente o el diagnóstico en necropsia. Se registraron  datos acerca de la reseña del animal,  hallazgos clínicos y resultados. Los animales se agruparon de acuerdo con un diagnóstico clínico o de necropsia: a 43/54 (80%) se les diagnosticó SDRA según los criterios clínicos (grupo 1) y a 11/54 (20%) se les diagnosticó SDRA según únicamente la necropsia (grupo 2). 
  • En el grupo 1, 22/43 (51%) se les realizó una necropsia, que confirmó SDRA en 12/22 (54%). En perros, las causas directas (pulmonares) de SDRA fueron más comunes que las causas indirectas, mientras que los gatos tuvieron una incidencia similar de causas directas e indirectas. En perros, los factores de riesgo más comunes identificados fueron la neumonía por aspiración (42%), el síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS) (29%) y el shock (29%). Todos los gatos diagnosticados clínicamente con SDRA tenían SIRS ( Síndrome de respuesta inflamatoria sitémica) con o sin sepsis. De los anales con diagnóstico clínico de SDRA, el 49% recibió ventilación mecánica y el 58% recibió tratamiento (con o sin ventilación mecánica) durante 24 horas o más. La tasa general de mortalidad fue del 84% en perros y del 100% en gatos.
  • Al igual que se describe en la literatura humana, la neumonía fue el factor de riesgo más común en perros con SDRA, mientras que en gatos fue el SIRS. La alta tasa de mortalidad y la discrepancia entre el diagnóstico clínico y los hallazgos de la necropsia podrían destacar las limitaciones de los criterios clínicos para el diagnóstico de SDRA y por lo tanto, para el tratamiento, en perros y gatos.
ABSTRACTS

Evaluación rápida don examen físico en gatos disneicos: el estudio RAPID CAT (Rapid assessment with physical examination in dyspnoeic cat)

Dickson D, Little CJL, Harris J, Rishniw M.
J Small Anim Pract. 2018 Feb;59(2):75-84

  • El objetivo de este estudio era determinar la prevalencia de la enfermedad subyacente en la disnea aguda felina y examinar al mismo tiempo, si los hallazgos en la historia clínica y en exámenes clínicos podían diferenciar entre la disnea aguda cardíaca y la no cardíaca en gatos en la clínica de atención primaria.
  • De forma prospectiva, se registraron los gatos que por primera vez presentaban disnea a una clínica de atención primaria entre el 1 de junio de 2011 y el 31 de octubre de 2016. Se recopilaron datos clínicos, históricos y de reseña del animal mediante un formulario estándar. Los casos fueron evaluados por los veterinarios que los atendieron en la primera visita y luego fue confirmado por los autores. Se excluyeron los registros que carecían de datos críticos. Se examinaron las relaciones entre variables históricas o clínicas y la etiología de la disnea considerando disnea cardíaca y no cardíaca.
  • En el estudio se incluyeron 108 gatos y se llegó a un diagnóstico definitivo en 92 casos; 60 fueron cardíacos (65%), 15 respiratorios (16%), 10 neoplásicos (11%) y 7 traumáticos (8%). De los gatos con disnea cardíaca, el 25% habían tenido antecedentes de tos. El ritmo de galope, una temperatura rectal inferior a 37,5 ° C, una frecuencia cardíaca superior a 200 lpm y una frecuencia respiratoria superior a 80 por minuto fueron útiles para predecir la disnea cardíaca. A partir de estos datos, se diseñó un algoritmo que utilizaba la combinación de estos resultados para optimizar el diagnóstico rápido de una posible disnea cardíaca.
  • Los autores concluyen que es probable que los gatos disneicos que se presentan en la práctica con hipotermia, taquicardia, ritmo de galope o taquipnea profunda tengan una causa cardíaca subyacente a su disnea. Aunque el diagnóstico requiere confirmación, en base a estos hallazgos, los veterinarios podrían ya estratificar el riesgo y priorizar el tipo de procedimiento de investigación adicional.