Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Cardiorespiratorio

ABSTRACTS

Hipertensión, retinopatía y lesión renal aguda en perros: un estudio prospectivo

Cole LP, Jepson R, Dawson C, Humm K.
J Vet Intern Med. 2020 Jul 17

  • La hipertensión sistémica (HS) es una complicación potencial de la lesión renal aguda (AKI) en perros.
  • El objetivo del estudio era describir la prevalencia de la HS y la retinopatía hipertensiva en perros con AKI, investigar la relación entre la HS y la severidad del AKI y evaluar los posibles factores asociados con la HS.
  • Se planteó un estudio observacional prospectivo que incluyó 52 perros con AKI que se presentaron a un centro de referencia que para el diagnóstico de AKI se basó en las directrices de la Sociedad Internacional de Interés Renal (IRIS). Posteriormente se evaluó la medición de la presión arterial sistólica, la relación proteína/creatinina en la orina (UPC), la producción de orina, la presencia de retinopatía hipertensiva y sobrecarga de líquidos (fluid overload: FO), la supervivencia hasta el alta y la duración de la hospitalización. Se calculó la prevalencia de la HS y se examinó la relación entre la HS y los factores registrados
  • La prevalencia de la HS (≥160 mm Hg) en el momento del ingreso o durante la hospitalización fue del 75% (39/52) y en el 56% (22/39) de los casos fue grave (≥180 mm Hg). El 16%(7/43) de los perros tenían evidencia de retinopatía hipertensiva y el 77% (24/31) de los perros tenían UPC >0.5. El 42% (22/52) de los perros tenían FO en la admisión o durante la hospitalización. No hubo asociación entre la HS y el grado AKI según IRIS, oligo/anuria, supervivencia hasta el momento de alta, duración de la hospitalización o la proteinuria. Los perros con FO en el momento de la presentación tenían más probabilidades de ser hipertensos en el momento del ingreso en comparación con los perros sin FO (P = 0,02). Los perros que no sobrevivieron al alta mostraron mayor probabilidad de tener FO (P = .007).
  • El estudio concluye que la hipertensión sistémica es común en los perros con AKI. La hipertensión sistémica podría estar asociada con el FO, que a su vez está asociado con la no supervivencia. Por lo tanto, se debería realizar la monitorización de la HS y el FO en los perros con AKI
ABSTRACTS

Presentación clínica, hallazgos cardiovasculares, etiología y evolución de la miocarditis canina en perros: 64 con diagnóstico presuntivo antemortem (26 confirmados postmortem) y 137 con sólo diagnóstico postmortem (2004-2017).

Lakhdhir S, Viall A, Alloway E, Keene B, Baumgartner K, Ward J.
J Vet Cardiol. 2020 May 29;30:44-56

  • Este estudio describe la presentación, las anomalías cardiovasculares, la etiología y la evolución de la miocarditis canina en áreas geográficas no endémicas para tripanosoma o la leishmania.
  • Se revisaron retrospectivamente los registros médicos de perros con diagnóstico clínico o histopatológico de miocarditis de dos centros de atención terciaria. Se identificaron 64 (con diagnóstico presuntivo antemortem) y 137 (con sólo diagnóstico postmortem) perros con propietario
  • Los hallazgos más comunes en los perros con diagnóstico presuntivo antemortem incluyeron fiebre (21%) y soplo cardíaco (19%). La troponina I cardíaca media fue de 12,2 ng/mL (rango: 0,2-808,0 ng/mL), y la troponina excedió el valor de 1,0 ng/mL en 26 de 29 (90%) perros en que se midió. La arritmia más común fue la ectopía ventricular (54%), mientras que la anomalía ecocardiográfica más común fue la disminución de la función sistólica del ventrículo izquierdo (56%). Se diagnosticó una etiología infecciosa en 35 de 64 (55%) perros. Las etiologías infecciosas confirmadas incluyeron sepsis bacteriana (n = 9) o extensión de endocarditis (3), toxoplasmosis o neosporosis (3), parvovirus (2), y un caso de bartonelosis, tripanosomiasis, leptospirosis y dirofilariasis cada una. La media de tiempo de supervivencia fue de 4 días (rango: 0-828 días) para todos los perros vs. 82 días para los perros que sobrevivieron al menos 2 semanas después del diagnóstico. La presencia de derrame pericárdico o azotemia fue un predictor significativo de no supervivencia. El infiltrado inflamatorio neutrofílico fue el más común en la histopatología (47%), y a 20 de 137 (14,5%) perros se les identificó endocarditis bacteriana concurrente en la necropsia.
  • En este estudio, la infección bacteriana fue la etiología más común que se pudo confirmar de miocarditis. El pronóstico de la miocarditis canina es reservado y similar al reportado para la endocarditis infecciosa.
ABSTRACTS

Hallazgos clínicos y seguimiento a largo plazo de 70 casos de enfermedad pulmonar eosinofílica idiopática en perros.

Casamian-Sorrosal D, Silvestrini P, Blake R, Kortum A, Watson PJ, Martínez Y, Lopez Alvarez J, Keegan S.
Vet Rec. 2020 Jul 13

  • La enfermedad pulmonar eosinofílica idiopática (ELD) canina está escasamente documentada en la literatura veterinaria.
  • En este estudio se revisaron la presentación clínica y la evolución de los perros diagnosticados con ELD (bronquitis eosinofílica o bronconeumonía eosinofílica). Se hicieron unos subgrupos basados en la cronicidad de los signos clínicos y los hallazgos de las imágenes torácicas: grupo NCI (no hay cambios en la imagen torácica), grupo BRON (patrón bronquial/peribronquial), grupo INT (broncointersticial/intersticial/alveolar). Se incluyeron 70 casos en total.
  • Hubo más perros jóvenes que adultos, más perros cruzados y más hembras. Comparados con los otros dos grupos, los perros NCI, mostraron una menor pleocitosis de líquido de lavado broncoalveolar y ausencia de eosinofilia circulante, bronquiectasia o muerte por enfermedad respiratoria. Todos los perros respondieron clínicamente a los corticosteroides. La duración media del tratamiento fue de cuatro meses. En el 60% de los pacientes se logró la remisión (ningún signo clínico después de la interrupción del tratamiento durante >un mes), y en el 51% se logró la remisión a largo plazo (>seis meses). Se produjo una recaída en el 26% de los casos después de la remisión, pero después de la remisión a largo plazo, la recaída fue poco frecuente (3%). La supervivencia de un año, dos años y cuatro años hasta la muerte por enfermedad respiratoria fue del 98%, 97% y 91%, respectivamente.
  • En este estudio, el pronóstico y la respuesta clínica inicial de la ELD fueron generalmente buenos, aunque el logro de la remisión a largo plazo sólo se observó en el 51% de los perros. No se apreciaron resultados diferentes basados en la cronicidad de los signos, la dosis de corticoesteroides, las anomalías de la imagen torácica y otras variables clínicas.
ABSTRACTS

Prevalencia y factores de riesgo asociados a la hipertensión sistémica en perros con hiperadrenocorticismo espontáneo

García San José P, Arenas Bermejo C, Clares Moral I, Cuesta Alvaro P, Pérez Alenza MD.
J Vet Intern Med. 2020 Jul 2

  • La hipertensión sistémica (HS) es común en perros con hiperadrenocorticismo (HAC), sin embargo, no hay muchos estudios que evalúen su prevalencia y factores de riesgo.
  • El objetivo del estudio era determinar la prevalencia y severidad de la HS en perros con HAC y su asociación con los hallazgos clínicos y de laboratorio para identificar potenciales factores de riesgo
  • Se diseñó un estudio retrospectivo transversal en el que se revisaron los registros médicos de los perros con HAC. Se identificaron 66 perros con propietario con HAC espontáneo. Se les había medido la presión arterial sistólica (PAS) mediante ultrasonografía Doppler. De los registros médicos, se revisaron y analizaron los signos clínicos, los hallazgos del examen físico y los datos clinicopatológicos (hemograma, bioquímica sérica y electrolitos, análisis de orina y cultivo de orina, y pruebas de función suprarrenal).
  • La prevalencia de la HS (≥150 mm Hg) fue del 82% (54/66) y la prevalencia de la HS severa (≥180 mm Hg) fue del 46% (30/66). Todos los perros con trombocitosis tenían HS (P = .002), de forma que un recuento de plaquetas ≥438 × 103 /μL fue 100% específico y 61,1% sensible para predecir la HS (AUC = .802, P = .001). Los niveles medios de potasio fueron más bajos en los perros hipertensos (4,1 mEq/L, rango 3,1-5,4 mEq/L) que en los normotensos (4,5 mEq/L, rango 4,0-5,0 mEq/L) (P = .007). Los perros con proteinuria (UPC ≥ 0,5) tenían una mediana de PAS más alta que los que no tenían proteinuria (P = 0,03). Los perros con diabetes mellitus concurrente parecían tener un menor riesgo de HS (OR = .118, 95%CI = .022-.626, P = .02).
  • Los datos el estudio sugieren que la hipertensión sistémica es común en perros con HAC y frecuentemente es grave. De forma rutinaria, se debería evaluar la presión sanguínea en estos perros con HAC, especialmente si hay trombocitosis, proteinuria o bajas concentraciones de potasio.
ABSTRACTS

Síndrome de las vías respiratorias braquicefálicas: manejo de la complicaciones respiratorias post-operatorias en 248 perros

Lindsay B, Cook D, Wetzel JM, Siess S, Moses P.
Aust Vet J. 2020 May;98(5):173-180

  • A medida que aumenta el número de perros de razas braquicefálicas, hay un mayor incidencia de la corrección quirúrgica del síndrome de las vías respiratorias braquicefálicas (brachycephalic airway syndrome BAS).
  • El objetivo de este estudio fue describir la incidencia y las estrategias para el tratamiento de las complicaciones respiratorias postoperatorias de los perros braquicefálicos sometidos a la corrección quirúrgica de uno o más de los componentes del BAS. Se revisaron de forma retrospectiva los registros médicos de 248 perros braquicefálicos tratados quirúrgicamente por BAS para obtener información demográfica, los procedimientos realizados, las complicaciones postoperatorias y el tratamiento seguido, el tiempo de hospitalización y la necesidad de una cirugía posterior.
  • Las razas más comunes fueron Pugs, Cavalier King Charles Spaniels y Bulldog inglés. Los perros que experimentaron alguna complicación eran de mayor edad (la media fue de 5,5 años, en comparación con 4,1 años [P < 0,01]). En total, 58 perros (23,4%) tuvieron complicaciones que incluyeron: disnea manejada solamente con oxígeno suplementario (7,3%, n = 18), disnea que requirió anestesia y reintubación (8,9%, n = 22), disnea que requirió tratamiento con una traqueotomía temporal (8,9%, n = 22), neumonía por aspiración (4%, n = 10), y paro respiratorio o cardíaco (2,4%, n = 6). Cinco de los 22 perros que requirieron anestesia y reintubación empeoraron en las 12 o más horas después de la recuperación anestésica postoperatoria. La tasa de mortalidad general en este estudio fue del 2,4% (n = 6). La edad, existencia de patologías de las vías respiratorias concurrentes y la presentación en situación de emergencia fueron predictores significativos de complicaciones postoperatorias.
  • Los datos del estudio muestran la importancia de que exista una estrecha vigilancia veterinaria durante un mínimo de 24 h después de la cirugía. Se debería considerar realizar la intervención quirúrgica para los perros sintomáticos de BAS a una edad temprana y como un procedimiento electivo, para así reducir el riesgo de complicaciones postoperatorias.

 

ABSTRACTS

Detección y documentación de los soplos cardíacos en cachorros clínicamente sanos en los centros veterinarios de primeria opinión en el primer control sanitario.

van Staveren MDB, Szatmári V.
Acta Vet Scand. 2020 Jun 25;62(1):37

  • Por ahora se desconoce la frecuencia con que se identifican y registran los soplos cardíacos en los centros veterinarios de primeria opinión en el primer control sanitario de los cachorros.
  • Los objetivos del estudio eran evaluar la concordancia en la detección de soplos entre los veterinarios de primera opinión, un estudiante de veterinaria capacitado y un especialista en cardiología veterinaria, y establecer si se habían registrado hallazgos anormales de auscultación en las cartillas sanitarias de cachorros clínicamente sanos.
  • Se realizó la auscultación cardíaca en 331 cachorros clínicamente sanos con propietario, atendidos en 43 centros veterinarios de primera opinión diferentes, en dos momentos: a la edad de 34-69 días por un veterinario de primera opinión y a la edad de 45-76 días (en promedio 9 días después) por un especialista en cardiología veterinaria y por un estudiante de veterinaria capacitado. De forma retrospectiva se valoraron los resultados de la auscultación registrado en las cartillas sanitarias, y se compararon prospectivamente con los resultados de la auscultación de un especialista en cardiología veterinaria. Se comparó la concordancia por la presencia de un soplo entre los tres mediante el índice kappa de Cohen (ϰ)
  • El acuerdo entre el especialista en cardiología veterinaria y los veterinarios de primera opinión fue deficiente (ϰ = 0,01) y significativamente diferente (P < 0,001). Los veterinarios de primera opinión habían registrado el soplo cardíaco en sólo 1 de los 97 cachorros en los que el especialista en cardiología veterinaria detectó un soplo. Doscientos cincuenta y dos cachorros fueron auscultados tanto por el especialista en cardiología veterinaria como por el estudiante. Su acuerdo fue moderado (ϰ = 0,40) y significativamente diferente (P = 0,024). El acuerdo entre el estudiante y un veterinario de primera opinión sobre estos 252 cachorros fue pobre (ϰ = 0,03) y significativamente diferente (P < 0,001).
  • Este estudio muestra que los soplos cardíacos leves raramente se documentan durante el primer control sanitario de los cachorros por parte de los veterinarios de primera opinión. Aunque los soplos leves pueden no ser clínicamente relevantes, encontrarlos y registrarlos es una evidencia de que se realiza una auscultación cuidadosa. No evidenciar un soplo no patológico no tiene importancia clínica; sin embargo, la no detección de un soplo patológico podría resultar perjudicial para cualquier cachorro.
ABSTRACTS

Evaluación de diferentes dosis de doxiciclina durante el tratamiento adulticida de la Dirofilaria immitis en perros

Carretón E, Morchón R, Falcón-Cordón Y, Falcón-Cordón S, Matos JI, Montoya-Alonso JA.
Vet Parasitol. 2020 Jun 2;283

  • La bacteria endosimbiótica Wolbachia desempeña un papel importante en la patogénesis y en la respuesta inmunológica inflamatoria a la infección por Dirofilaria immitis en los perros. La doxiciclina se utiliza para reducir la Wolbachia de todas las etapas de la vida del gusano y así evitar grandes liberaciones de la bacteria durante la muerte de los gusanos. Sin embargo, la dosis y la duración del tratamiento recomendadas actualmente se han extrapolado del tratamiento de otras infecciones rickettsiales.
  • El objetivo del estudio era valorar la dinámica de los anticuerpos IgG anti-Wolbachia en los perros infectados por Dirofilaria immitis bajo tratamiento adulticida utilizando diferentes dosis de doxiciclina.
  • Se reclutaron 49 perros infectados por Dirofilaria immitis. El día 0 (diagnóstico) se prescribió ivermectina mensual (6 μg/kg), así como doxiciclina diaria durante 30 días, a 10 mg/kg/12 h (n = 13), 5 mg/kg/12 h (n = 19) y 10 mg/kg/24 h (n = 17). Los perros se sometieron a un tratamiento de adulticida y se recogieron muestras de sangre los días 0, 30, 90 y 120. Todos los perros tenían anticuerpos contra la proteína de superficie recombinante de la Wolbachia (rWSP), lo que confirma el importante papel de la bacteria en la enfermedad causad por Dirofilaria immitis. No se encontraron diferencias significativas en la respuesta anti-rWSP por la presencia/ausencia de microfilarias, o por la carga parasitaria en el día 0. En todos los grupos tratados, la respuesta de anticuerpos anti-rWSP no fue significativamente diferente entre los días 0 y 30, pero fue significativamente menor entre los días 0 y 120 (p < 0,05).
  • Los resultados del presente estudio sugieren que la administración de una dosis inferior a la recomendada actualmente es suficiente para lograr una reducción significativa de la Wolbachia en los perros infectados por Dirofilaria immitis.
ABSTRACTS

Neumonía felina: Un estudio retrospectivo de 10 años

Jonathan D. Dear; Johnson Eric; William Vernau; Sean Hulsebosch; Lynelle Johnson
Proceedings ACVIM 2020

  • La neumonía es una enfermedad que todavía está mal descrita en los gatos.
  • Los objetivos de este estudio fueron describir las características clínico-patológicas, radiográficas y microbiológicas de gatos afectados de neumonía.
  • Se investigaron las historias clínicas del Hospital Veterinario de UC Davis para identificar a gatos con un diagnóstico clínico de bronconeumonía (BP) o neumonía por aspiración (AP). Las características que se valoraron incluyeron, la reseña del animal, hallazgos en los pruebas diagnósticas, detalles de la historia clínica y la presencia de condiciones sospechosas de ser factores de riesgo para la aspiración. Se valoraron los resultados diagnósticos de hemogramas, análisis del lavado broncoalveolar (BALF) y cultivo microbiano. Las radiografías fueron calificadas por un solo radiólogo en ciego.  Se identificaron 60 gatos que incluyeron 32 con AP y 28 con BP. Se obtuvieron muestras de las vías respiratorias en 32 gatos con BP y 6 con AP. Se usaron 44 gatos con enfermedad inflamatoria de las vías respiratorias (IAD) como controles.
  • La duración y la prevalencia de la tos fueron significativamente menores en los gatos con AP (13 días, 8/32; p=0,02) en comparación con los gatos con BP (240 días, 27/28, p<0,0001) y la frecuencia respiratoria fue mayor (43 versus 26, p=0,007). La enfermedad gastrointestinal fue el factor de riesgo más común asociado con la AP. Radiográficamente, 57 gatos mostraron evidencias de neumonía. Los gatos con AP tenían más probabilidades de tener un patrón alveolar y una puntuación total más alta que los gatos con PA o IAD y menos probabilidades de tener un patrón bronquial. En gatos con BP los organismos más frecuentemente cultivados a partir del BALF fueron las especies de micoplasma (12).
  • Estos resultados sugieren que en gatos con tos e infiltrados radiográficos severos se debe sospechar de una neumonía bacteriana
ABSTRACTS

Evaluación de biomarcadores séricos y de la proteinuria para la detección temprana de daño renal en perros con Dirofilariosis (Dirofilaria immitis)

Carretón E, Falcón-Cordón Y, Rodon J, Matos JI, Morchón R, Montoya-Alonso JA.
Vet Parasitol. 2020 Jun 1;283

  • La glomerulonefropatía asociada a la Dirofilaria immitis es relativamente frecuente en los perros infectados.
  • Dada la importancia y la escasez de estudios centrados en su prevalencia y diagnóstico, el objetivo de este era determinar la prevalencia de la proteinuria y los indicadores funcionales de la tasa de filtración glomerular en perros con Dirofilariosis y discutir su utilidad en la detección de la insuficiencia renal.
  • En un laboratorio de referencia se analizaron, para suero y orina, los siguientes parámetros de 47 perros infectados Dirofilaria immitis: urea, creatinina, proteínas plasmáticas, SDMA y ratio creatinina/proteína en orina (UPC). Se evaluaron además los perros para detectar la presencia/ausencia de microfilarias, hipertensión pulmonar y sistémica, y se evaluó la carga parasitaria.
  • Los resultados mostraron que el 19,1 % de los perros presentaban proteinuria (UPC > 0,5) y el 17 % presentaba una proteinuria limítrofe (UPC 0,2-0,5). La creatinina y la SDMA estaban elevadas (>1,8 mg/dl y ≥18 μg/dl, respectivamente) en el 4,2% de los perros. La UPC estaba aumentada significativamente en los perros con una alta carga parasitaria y en los perros con microfilariemia (p < 0,05). Los perros con hipertensión pulmonar también mostraron un mayor aumento de la proteinuria, lo que probablemente se debió a la cronicidad de la infección. No se encontraron diferencias significativas respecto a la presión arterial sistémica. A pesar de las limitaciones de este estudio, la proteinuria o proteinuria limítrofe estaban presentes en el 36,2 % de los perros con Dirofilariosis, y esto podría deberse a la enfermedad glomerular.
  • El estudio concluye que, la detección de la proteinuria, junto con otros biomarcadores renales en los protocolos de diagnóstico, podría ayudar a identificar las alteraciones renales o el riesgo de daño renal en la Dirofilariosis.
ABSTRACTS

Trastorno del eje cardiovascular-renal y proteínas de fase aguda en gatos con enfermedad cardiaca congestiva causad por cardiomiopatía primaria

Liu M, Köster LS, Fosgate GT, Chadwick CC, Sanz-González Í, Eckersall PD, Wotton PR, French AT.
J Vet Intern Med. 2020 May 12

  • Actualmente, la patogénesis de la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) en los gatos no se comprende del todo.
  • El objetivo del estudio era identificar nuevos biomarcadores para la ICC en gatos, causada por una miocardiopatía primaria, y particularmente relacionada con el desorden del eje cardiovascular-renal y la respuesta inflamatoria sistémica.
  • Se incluyeron 25 gatos con ICC causada por miocardiopatía primaria, 12 gatos con miocardiopatía preclínica y 20 controles sanos. Se llevó a cabo una series de casos- controles y observacionales, y se compararon los siguientes biomarcadores séricos entre los 3 grupos de gatos: un perfil cardiorenal que incluía NT-proBNP, la dimetilarginina simétrica (SDMA), la creatinina sérica y un perfil inflamatorio que incluía 7 proteínas de fase aguda (APP).
  • Todos los biomarcadores cardiorenales se correlacionaron positivamente y fueron más altos en los gatos con ICC. Unos valores altos de NT-proBNP y SDMA se asociaron con un resultado clínico pobre. Los gatos con ICC tenían concentraciones significativamente más altas de alfa-2-glicoproteína 1 rica en leucina, amiloide sérico A, y ceruloplasmina, y estas APP estaban positivamente correlacionadas con el NT-proBNP y el tamaño de la aurícula izquierda. En un análisis de supervivencia multivariable, la concentración de alfa-1 glicoproteína ácida (P = 0,01), el peso corporal (P = 0,02) y la ratio aurícula izquierda /raíz aórtica (LA:Ao )(P = 0,01) fueron factores de pronóstico independientes para la ICC en estos gatos.
  • El estudio concluye que, en gatos, la ICC es un trastorno inflamatorio y la evolución de esta ICC puede estar determinada por el grado de inflamación y posiblemente la cantidad de función renal residual. Estos nuevos biomarcadores tienen un uso potencial para el manejo clínico, el pronóstico y la investigación futura de la ICC y la cardiomiopatía en los gatos.