Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Cirugía

ABSTRACTS

Tratamiento del quilotórax idiopático en perros y gatos: Una revisión sistemática

Reeves LA, Anderson KM, Luther JK, Torres BT.
Vet Surg. 2020 Jan;49(1):70-79

  • El objetivo del estudio era evaluar la evidencia publicada sobre el tratamiento del quilotórax idiopático (IC) en pequeños animales.
  • Se trata de una revisión sistemática de la literatura en perros y gatos con IC. Se realizó una búsqueda bibliográfica de publicaciones sobre IC en perros y gatos en tres bases de datos bibliográficas en julio de 2018. Para los artículos que cumplían los criterios de inclusión se evaluaron el tratamiento, la supervivencia, la evolución final y el nivel de evidencia (LoE) con un sistema modificado del Nivel de evidencia de Oxford (mOLE) y GRADE ((Grading of Recommendations, Assessment, Development and Evaluations ).
  • De 313 artículos identificados, sólo 11 cumplieron con los criterios de inclusión. Solo se identificó un estudio en perros que alcanzara LoE más alto mediante el uso del sistema mOLE, mientras que usando el sistema GRADE no identificó ningún estudio superior. La cirugía fue el tratamiento primario en todos los perros y en el 93% (68/73) de los gatos. La terapia médica fuel el tratamiento primario en el 7% (5/73) de los gatos. El tratamiento quirúrgico más común en perros fue la combinación de la ligadura del conducto torácico (TDL) y la pericardiectomía subtotal (SP; 40%; 34/84) mientras que en gatos fue la TDL (51% [37/73]).
  • La principal literatura para el tratamiento de IC en pequeños animales se limitó a un estudio con un LoE superior en perros y ninguno en gatos. No se pudo llegar a una conclusión sólida con respecto a la efectividad de cualquiera de los métodos quirúrgicos en perros o gatos, y no se encontró una evidencia que respalde la terapia médica como tratamiento primario. La mejor evidencia disponible con respecto al tratamiento del IC es la que se publica en perros y proporciona un cierto apoyo para el tratamiento quirúrgico con TDL+ ablación de la cisterna del quilo o TDL + SP. Se requeriría alguna evidencia adicional más para confirmar este hallazgo.
ABSTRACTS

Supervivencia a largo plazo de los perros tratados de mucocele de la vesícula biliar mediante colecistectomía, manejo médico o ambos.

Parkanzky M, Grimes J, Schmiedt C, Secrest S, Bugbee A.
J Vet Intern Med. 2019 Sep;33(5):2057-2066

  • Los mucoceles de la vesícula biliar (GBM) generalmente se tratan mediante colecistectomía, raramente se ha reportado el tratamiento médico y además no existen comparaciones entre el tratamiento médico y quirúrgico.
  • El objetivo de este estudio era comparar la supervivencia de perros tratados por GBM mediante tratamiento médico o colecistectomía o ambos.
  • Se incluyeron 89 perros diagnosticados con GBM sometidos a colecistectomía o que recibieron tratamiento médico o ambos entre 2011 y 2017. Se recopilaron casos a partir de una base de datos de registros médicos y se recogieron datos acerca de la reseña, resultados clinicopatológicos, tratamientos e imágenes e informes ecográficos. Los perros se agruparon de acuerdo con el tratamiento recibido (manejo médico, tratamiento quirúrgico o ambos) que se eligió a discreción del veterinario a cargo del caso. Se realizó un análisis de supervivencia y se identificaron las variables pronósticas y se compararon entre los grupos de tratamiento.
  • De entre los perros que sobrevivieron al menos 14 días después del diagnóstico, los tiempos de supervivencia promedio fueron 1802 (intervalo de confianza [IC] del 95%,), 1340 (IC del 95%, 444-1340) días y 203 (95% IC, 18-525) días, para los grupos de tratamiento quirúrgico, médico y médico y luego quirúrgico, respectivamente, y difirieron significativamente (P <.0001). El tipo de mucocele de la vesícula biliar (P = .05), la actividad de la fosfatasa alcalina sérica (P = .0001) y las concentraciones séricas de creatinina (P = .002) y fósforo (P = .04) se asociaron con una disminución de la supervivencia entre los grupos. La sospecha de ruptura biliar en ecografía abdominal, según las características definidas en este estudio, se correlacionó con una mayor supervivencia en el grupo quirúrgico (p = 0,02).
  • Según este estudio, la colecistectomía para el tratamiento de GBM ofrece un resultado de mejor supervivencia a largo plazo en perros que sobreviven al período postoperatorio inmediato (14 días) en comparación con el tratamiento médico. Aunque el tratamiento médico se asocia con una supervivencia más corta en comparación con el tratamiento quirúrgico, supone una alternativa razonable cuando no se puede realizar la cirugía.
ABSTRACTS

Manejo anestésico y complicaciones de las adrenalectomías: 41 casos (2007-2017)

Acta Vet Hung. 2019 Jun;67(2):282-295
Merlin T, Veres-Nyéki K.

  • Actualmente existe poca información disponible sobre el manejo de las adrenalectomías en el campo de la anestesia veterinaria.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo fue describir las técnicas anestésicas, la tasa de complicaciones y el resultado de una serie de casos. Los datos fueron recogidos de los registros de los pacientes en la base de datos del Royal Veterinary College inglés.  Se incluyeron 41 casos.
  • La edad media fue de 124.7 ± 29.4 meses y la mediana del peso corporal fue de 23.1 kg (5.3-69 kg). El diagnóstico más común fue el carcinoma (34,1%). El uso más común para la premedicación (70.7%) fue con metadona sola IV, mientras que el agente de inducción más común (39%) fue el propofol. Las técnicas analgésicas más comunes fueron una infusión de opioides (80.4%) y una inyección epidural de morfina (70.7%). La hipotensión fue la complicación observada más común (51,2%). La tasa de mortalidad fue del 14,6%. La temperatura esofágica más baja registrada se asoció estadísticamente con la incidencia de hemorragia (P = 0.025). La invasión por parte del tumor de la vena cava (P = 0.001) se asoció significativamente con complicaciones hemorrágicas. La tasa de supervivencia fue superior cuando los pacientes recibieron hidrocortisona intraoperatoriamente (P = 0.026).
  • En este estudio se destaca alguna posible asociación existente entre el manejo anestésico y el resultado final del procedimiento quirúrgico.
ABSTRACTS

Evaluación clínica de la analgesia postoperatoria, parámetros cardiorrespiratorios y cambios en tests de función renal y hepática del paracetamol comparado con meloxicam y carprofeno en perros

Hernández-Avalos I, Valverde A, Ibancovichi-Camarillo JA, Sánchez-Aparicio P, Recillas-Morales S, Osorio-Avalos J, Rodríguez-Velázquez D, Miranda-Cortés AE.
PLoS One. 2020 Feb 14;15(2)

  • En medicina veterinaria, la administración de analgésicos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) para el control del dolor postquirúrgico en perros y gatos es común debido a los efectos antiinflamatorios, analgésicos y antipiréticos de estos fármacos.
  • En este estudio se compararon los cambios de parámetros bioquímicos en suero y los efectos analgésicos postoperatorios de paracetamol, meloxicam y carprofeno en perras sometidas a una ovariohisterectomía utilizando las escalas de puntuación de dolor DIVAS (Dynamic Interactive Visual Analog Scale) y UMPS ( Pain Scale de la Universidad de Melbourne).
  • Se incluyeron 30 perras de diferentes razas que se sometieron a ovariohisterectomías rutinarias y se asignaron aleatoriamente a uno de los tres grupos de tratamiento: un grupo de paracetamol [15 mg/kg intravenoso (IV)], un grupo de carprofeno (4 mg/kg IV) y un grupo meloxicam (0.2 mg/kg IV). Todos los tratamientos se administraron 30 minutos antes de la cirugía. El paracetamol se administró cada 8 horas después de la operación durante 48 horas en total, mientras que el carprofeno y el meloxicam se administraron por vía intravenosa cada 24 horas. Se realizó una evaluación del dolor posquirúrgico con el DIVAS y el UMPS. La primera medición del dolor posquirúrgico se realizó 1 hora después de la cirugía y luego 2, 4, 6, 8, 12, 16, 20, 24, 36 y 48 horas después de la cirugía.
  • Todos los grupos exhibieron una reducción gradual del dolor a lo largo del período postoperatorio en ambas escalas de dolor; pero durante las 48 horas postoperatorias, ninguna escala de dolor difirió significativamente entre los tres grupos de tratamiento (P> 0.05).
  • En este estudio, el paracetamol fue tan efectivo como el meloxicam y el carprofeno para la analgesia postquirúrgica en perras sometidas a ovariohisterectomía electiva. El presente estudio demuestra que el paracetamol puede considerarse una herramienta para el tratamiento efectivo del dolor perioperatorio agudo en perros. Además, el paracetamol no produjo reacciones adversas o cambios en los parámetros evaluados en el presente estudio, lo que revela su seguridad.
ABSTRACTS

Identificación de los factores de riesgo para la recurrencia de una peritonitis séptica secundaria siguiente a un tratamiento quirúrgico inicial de una peritonitis séptica secundaria

Fink O, Buysse A, Drobatz KJ, Bentley A.
J Vet Emerg Crit Care (San Antonio). 2020 Feb 24

  • La peritonitis séptica secundaria (SSP) se define como una peritonitis resultante de una fuente de infección intraperitoneal identificable.
  • En este estudio se informa de la incidencia y los factores de riesgo para el desarrollo de una recurrencia de la peritonitis séptica secundaria (peritonitis séptica secundaria recurrente: RSSP) en perros y del resultado de perros tratados quirúrgicamente para esta RSSP.
  • A partir de la base de datos de un hospital universitario, se revisaron retrospectivamente los registros médicos de perros que se trataron quirúrgicamente por SSP. De 149 perros que cumplieron con los criterios de inclusión, 15 (10.1%) perros desarrollaron RSSP después de la cirugía y 134 (89.9%) no.
  • Los perros con RSSP tenían una albúmina significativamente más baja antes de la primera cirugía para tratar SSP (mediana 18 g / L [1.8 g / dL] vs 22 g / L [2.2 g / dL], P = 0.005) y un hematocrito más alto antes de la primera cirugía para tratar SSP (mediana 52% vs 45%, P = 0.028). Los perros con peritonitis séptica de origen gastrointestinal (GI) fueron significativamente más propensos a desarrollar peritonitis recurrente que aquellos con sepsis de una fuente no GI (odds ratio [OR], 4.4, IC 95%: 0.95-20, P = 0.041). Dentro de los perros con sepsis de origen GI, los que la sepsis fue debida a un cuerpo extraño tuvieron significativamente más probabilidades de desarrollar RSSP que aquellos con sepsis gastrointestinal por una causa que no fue un cuerpo extraño (OR, 7.2, IC 95%: 1.6-43, P = 0.0018). De los 15 perros en el grupo RSSP, 8 fueron sacrificados sin tratamiento adicional. En los 7 casos restantes se realizó una relaparotomía; 3 de estos (42,9%) sobrevivieron.
  • En este estudio se identificó una tasa de 10.1% de RSSP después de la primera cirugía para tratar SSP. En el preoperatorio, los perros que desarrollaron recurrencia mostraron una albúmina significativamente menor y el hematocrito significativamente mayor. Los perros con sepsis gastrointestinal tenían un mayor riesgo de recurrencia y, entre los perros con sepsis gastrointestinal, la presencia de un cuerpo extraño era un factor de riesgo adicional para la recurrencia.
ABSTRACTS

Evaluación multicéntrica retrospectiva de perforaciones ileocecocólicas asociadas a la endoscopia de tracto gastrointestinal inferior en perros y gatos

J Vet Intern Med. 2020 Feb 18
Woolhead VL, Whittemore JC, Stewart SA.

  • Cada vez más se realizan ileoscopias en perros y gatos con signos gastrointestinales, y sin embargo todavía no se han descrito perforaciones ileocecocólicas iatrogénicas (ICC) .

El objetivo del estudio era caracterizar las perforaciones endoscópicas ICC en perros y gatos.

En una revisión retrospectiva se identificó una serie de casos de 13 perros y 2 gatos. Se recopilaron y revisaron la reseña, la presentación, el equipo endoscópico, la preparación del colon, el nivel de experiencia del endoscopista, la técnica de intubación ileal, el método de diagnóstico, la ubicación de la perforación, la histopatología, el manejo y los resultados.

  • Se identificaron 6 perforaciones ileales, 5 cecales y 4 colónicas entre 2012 y 2019. Los perros pesaron 2.4-26 kg (mediana, 10.3 kg) y los gatos 4.6-5.1 kg (mediana, 4.9 kg). La endoscopia se realizó en perros con vómitos (n = 4), así como diarreas de intestino grueso (n = 5), delgado (n = 1) y diarreas mixtas (n = 4)). Los gatos tenían diarrea de intestino grueso. Los endoscopistas las realizaron 1 interno supervisado, 9 residentes de medicina interna supervisados ​​(2 de primer año, 6 de segundo año, 1 de tercer año) y 5 diplomados de medicina interna. El diagnóstico de la perforación fue posterior al procedimiento en 5 perros, ocurriendo 1-5 días después de la endoscopia (mediana, 3 días); los perros se presentaron nuevamente con inapetencia (n = 4), letargo (n = 4), dolor abdominal (n = 3), arcadas (n = 2) y síncope (n = 1). Todos los animales fueron sometidos a corrección quirúrgica. La histopatología no identificó lesiones en el sitio de perforación en ningún animal. Dos perros requirieron una segunda cirugía; 1 falleció 12 horas después de la cirugía. La supervivencia para el momento del alta fue del 93%, con un 78% de supervivencia ≥8 meses.
  •  Según los datos del estudio, la perforación endoscópica ICC iatrogénica no es indicativa de la existencia de una enfermedad subyacente y se asocia con un buen pronóstico. En ocasiones el diagnóstico es posterior al procedimiento. Por lo tanto, esta perforación debería considerarse en el diagnóstico diferencial para animales con deterioro clínico después de una endoscopia.
ABSTRACTS

Síndrome de las vías respiratorias de perros braquiocefálicos: manejo y complicaciones respiratorias post-operatorias en 248 perros

Lindsay B, Cook D, Wetzel JM, Siess S, Moses P.
Aust Vet J. 2020 Feb 9

  • A medida que aumenta el número perros de razas braquiocefálicas, se están realizando cada vez más la corrección quirúrgica de los diversos aspectos del síndrome de las vías respiratorias de perros braquiocefálicos (brachycephalic airway síndrome; BAS).
  • El objetivo de este estudio fue describir la incidencia y las estrategias para el manejo de las complicaciones respiratorias postoperatorias en perros braquicéfalos sometidos a corrección quirúrgica de uno o más aspectos del BAS.
  • Se revisaron de forma retrospectiva los registros médicos de 248 perros braquicefálicos tratados quirúrgicamente de algún aspecto del BAS para obtener información sobre la demografía, procedimientos realizados, complicaciones postoperatorias y tratamiento implementado, tiempo de hospitalización y necesidad de cirugía adicional.
  • Las razas más representadas fueron Pugs, Cavalier King Charles Spaniels y British Bulldogs. Los perros que experimentaron alguna complicación fueron significativamente mayores (la media fue de 5,5 años, en comparación con 4,1 años [P <0,01]). Cincuenta y ocho perros (23.4%) tuvieron complicaciones que incluyeron: disnea que se pudo manejar con oxígeno suplementario solo (7.3%, n = 18), disnea que requirió anestesia y re-intubación (8.9%, n = 22), disnea que requirió un tratamiento con una traqueotomía temporal (8.9%, n = 22), neumonía por aspiración (4%, n = 10) y paro respiratorio o cardíaco (2.4%, n = 6). Cinco de los 22 perros que requirieron anestesia y re-intubación se deterioraron 12 o más horas después de la recuperación anestésica posquirúrgica. La tasa de mortalidad general en este estudio fue del 2,4% (n = 6). La edad, alguna patología concurrente de las vías aéreas y la presentación en situación de emergencia predijeron la ocurrencia complicaciones postoperatorias de forma significativa.
  • Los datos de este estudio muestran la importancia que tiene el poder realizar un seguimiento minucioso durante un mínimo de 24 h después de la cirugía por un veterinario o un técnico veterinario experimentado. Para reducir el riesgo de complicaciones postoperatorias, la intervención quirúrgica en perros sintomáticos con BAS debería considerarse a una edad más temprana, incluso como un procedimiento electivo,
ABSTRACTS

Efectos de la posición del fémur en la evaluación radiográfica de la totalidad de la escisión de la cabeza y el cuello femoral en gatos

Howser AL, Vinayak A, Ward MP, Kim J, Vogel PL, Ikuta CL.
Vet Comp Orthop Traumatol. 2020 Jan 30

  • El objetivo de este estudio fue determinar el efecto de la posición femoral en la evaluación radiográfica de la totalidad de la escisión de la cabeza y el cuello femoral (femoral head and neck excision, FHNE) en gatos.
  • El estudio incluyó 20 fémures de gatos adultos. Se realizó una FHNE completa en 10 fémures y se realizó una escisión incompleta (escisión inadecuada del cuello femoral medial a nivel distal) en 10 fémures. En todos los fémures se mantuvo el trocánter menor. Cada fémur se colocó en un conjunto de formas predeterminadas de ocho vistas radiográficas sobre el eje largo. Para cada posición femoral se calcularon la sensibilidad (SE), la especificidad (SP) y la precisión.
  • Las vistas craneocaudales del fémur en rotación externa (30° y 45°) tuvieron la mayor SE, SP y precisión (SE: 97.5% y 97.5%; SP: 92.5% y 95%; y precisión: 95% y 96% respectivamente) seguido de una rotación externa de 15° (SE: 92.5%, SP: 87.5% y precisión: 90%) en relación con las vistas radiográficas estándar craneocaudal (SE: 57.5%, SP: 72.5%, precisión: 65%) y lateromedial (SE: 2.5 %, SP: 0%, precisión: 1%).
  • El estudio concluye que la evaluación de las vistas radiográficas craneocaudales con los fémures en rotación externa puede aumentar la capacidad de evaluar la adecuación de una FHNE realizada en gatos.
ABSTRACTS

Escisión quirúrgica complete versus drenaje con Penrose para el tratamiento del higroma en el codo en 19 perros (1997 – 2014)

Angelou V, Papazoglou LG, Tsioli V, Psalla D, Anagnostou T, Chatzimisios K, Pavlidis L.
J Small Anim Pract. 2020 Feb 11

  • En este estudio se informa sobre los resultados de la escisión quirúrgica y el drenaje con Penrose para el tratamiento de higromas de codo en perros.
  • Se realizó una revisión retrospectiva de los registros clínicos de 19 perros con higromas de codo tratados con drenaje con Penrose o escisión quirúrgica entre 1997 y 2014. Los datos recuperados de los registros incluían raza, sexo, edad, duración de los signos clínicos, peso, datos históricos, hemograma completo y bioquímica sérica, hallazgos del examen físico, diámetro del higroma, citología de los aspirados, método de tratamiento, hallazgos histológicos, complicaciones posquirúrgicas y su manejo y resultado final.
  • Se trataron 21 higromas en 19 perros. Once eran del lado derecho, seis eran del lado izquierdo y cuatro eran bilaterales. El tratamiento de primera línea fue la colocación del drenaje Penrose en 12 y la escisión quirúrgica completa en nueve. Los higromas bilaterales se intervinieron simultáneamente. Cuatro de los 12 higromas manejados con drenaje Penrose recurrieron y uno desarrolló ulceración sobre el olécranon. Los higromas recurrentes fueron tratados por escisión quirúrgica. En casos donde apareció ulceración se extirpó quirúrgicamente y se reconstruyó con un colgajo de patrón axial toracodorsal. No aparecieron otras complicaciones. Todos los perros estaban clínicamente sanos después de una mediana de seguimiento de 16 meses.
  • Los autores concluyen que la escisión quirúrgica del higroma del codo canino es una técnica efectiva que parece tener menos complicaciones postoperatorias que la colocación del drenaje Penrose
ABSTRACTS

La historia natural de luxación rotuliana medial oculta de grado II canina: un estudio observacional.

Hamilton L, Farrell M, Mielke B, Solano M, Silva S, Calvo I.
J Small Anim Pract. 2020 Jan 31

  • El objetivo del estudio era determinar el riesgo de cojera y el porcentaje de cirugías posteriores de luxación rotuliana medial en perros que presentan luxación rotuliana medial oculta de grado II.
  • Se realizó una revisión de registros clínicos de perros adultos diagnosticados con luxación rotuliana medial de Grado II que inicialmente eran asintomáticos y se manejaron de manera no quirúrgica con un mínimo de 4 años de seguimiento. Se realizaron encuestas retrospectivas al propietario. Se identificaron los perros que posteriormente desarrollaron cojera y requirieron cirugía en la rodilla previamente asintomática. 
  • Se incluyeron 38 perros con un seguimiento promedio de 51 meses. Diecisiete perros se presentaron para una cirugía de luxación rotuliana medial contralateral no programada en un promedio de 15 meses después de la presentación inicial. Otros dos perros tenían cojera contralateral crónica después de un promedio de 33 meses después de la cirugía inicial y podrían ser potenciales candidatos quirúrgicos. 
  • En el estudio se concluye que el 50% de los perros adultos que se presentaron con luxación rotuliana medial oculta de grado II desarrollaron cojera crónica o requirieron alguna cirugía posterior.