Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Endocrinología

ABSTRACTS

Eficacia de una formulación de fenofibrato micronizado y de nanocristales en el tratamiento de la hiperlipidemia en perros.

Munro MJL, Hulsebosch SE, Marks SL, Gilor C.
J Vet Intern Med. 2021 Jun 6.

  • En perros, son necesarias terapias farmacológicas seguras, eficaces y fácilmente disponibles para el tratamiento de la hiperlipidemia y sus complicaciones asociadas.
  • El objetivo el estudio era valorar la eficacia de una formulación micronizada de nanocristales de fenofibrato (Tricor®) en el tratamiento de la hiperlipidemia en perros.
  • Se incluyeron 10 perros con propietario con hiperlipidemia primaria (n = 7) y secundaria (n = 3). Todos los perros tenían hipertrigliceridemia inicial, y 3 perros también tenían hipercolesterolemia. Se realizó un ensayo prospectivo de escalada de dosis. Los perros fueron tratados con fenofibrato por vía oral una vez al día en hasta 3 ciclos de 21 días cada uno. La dosis de fenofibrato se aumentó al final de cada ciclo si la hipertrigliceridemia persistía y no se documentaban efectos adversos. De forma seriada, se realizaron análisis sanguíneos bioquímicos completos, y ratio proteína:creatinina en orina. Se compararon los parámetros iniciales (T0) con el momento de máxima reducción de las concentraciones de triglicéridos en suero (T1) y se informaron como mediana (rango).
  • Los triglicéridos se normalizaron en todos los perros (T0 = 662 mg/dL [189-2391]; T1 = 113 mg/dL [81-132]; P = 0,002). La dosis de fenofibrato en T1 fue de 6,4 mg/kg PO q24h (rango, 2,2-13,5). El momento de máxima reducción de las concentraciones de triglicéridos en suero (T1) se alcanzó a las 3 (n = 4), 6 (n = 4) y 9 (n = 2) semanas. Las concentraciones séricas de colesterol disminuyeron en 9 de 10 perros. Las únicas reacciones adversas informadas fueron un comportamiento más tranquilo y heces más duras en 1 perro. La administración de fenofibrato produjo una reducción significativa de la mediana de la actividad de la fosfatasa alcalina (P = 0,049).
  • En los perros de este estudio, la administración de Tricor durante 21 a 63 días, fue eficaz en el tratamiento de la hiperlipidemia primaria y secundaria.
ABSTRACTS

Eficacia de una formulación de fenofibrato micronizado y de nanocristales en el tratamiento de la hiperlipidemia en perros.

Munro MJL, Hulsebosch SE, Marks SL, Gilor C.
J Vet Intern Med. 2021 Jun 6.

  • En perros, son necesarias terapias farmacológicas seguras, eficaces y fácilmente disponibles para el tratamiento de la hiperlipidemia y sus complicaciones asociadas.
  • El objetivo el estudio era valorar la eficacia de una formulación micronizada de nanocristales de fenofibrato (Tricor®) en el tratamiento de la hiperlipidemia en perros.
  • Se incluyeron 10 perros con propietario con hiperlipidemia primaria (n = 7) y secundaria (n = 3). Todos los perros tenían hipertrigliceridemia inicial, y 3 perros también tenían hipercolesterolemia. Se realizó un ensayo prospectivo de escalada de dosis. Los perros fueron tratados con fenofibrato por vía oral una vez al día en hasta 3 ciclos de 21 días cada uno. La dosis de fenofibrato se aumentó al final de cada ciclo si la hipertrigliceridemia persistía y no se documentaban efectos adversos. De forma seriada, se realizaron análisis sanguíneos bioquímicos completos, y ratio proteína:creatinina en orina. Se compararon los parámetros iniciales (T0) con el momento de máxima reducción de las concentraciones de triglicéridos en suero (T1) y se informaron como mediana (rango).
  • Los triglicéridos se normalizaron en todos los perros (T0 = 662 mg/dL [189-2391]; T1 = 113 mg/dL [81-132]; P = 0,002). La dosis de fenofibrato en T1 fue de 6,4 mg/kg PO q24h (rango, 2,2-13,5). El momento de máxima reducción de las concentraciones de triglicéridos en suero (T1) se alcanzó a las 3 (n = 4), 6 (n = 4) y 9 (n = 2) semanas. Las concentraciones séricas de colesterol disminuyeron en 9 de 10 perros. Las únicas reacciones adversas informadas fueron un comportamiento más tranquilo y heces más duras en 1 perro. La administración de fenofibrato produjo una reducción significativa de la mediana de la actividad de la fosfatasa alcalina (P = 0,049).
  • En los perros de este estudio, la administración de Tricor durante 21 a 63 días, fue eficaz en el tratamiento de la hiperlipidemia primaria y secundaria.
ABSTRACTS

Evaluación de la tiroxina total en suero en pacientes felinos críticamente enfermos.

Gori E, Pierini A, Bartolomeo E, Ceccherini G, Pasquini A, Marchetti V.
Vet Sci. 2021 Jan 27;8(2):21

  • Este estudio retrospectivo de casos y controles comparó las concentraciones séricas de tiroxina total (tT4) en gatos clasificados en dos grupos, gatos críticos hospitalizados y gatos no hospitalizados con enfermedades crónicas no tiroideas (grupo crónico). También se evaluó la relación entre la concentración sérica de tT4 de los gatos críticos y la inflamación sistémica (síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS)), la gravedad de la enfermedad (Acute Patient Physiologic and Laboratory Evaluation (APPLEfast)) y el pronóstico.
  • Se excluyeron los gatos con sospecha o diagnóstico previo de enfermedad tiroidea. Se evaluó la tT4 sérica en muestras de suero sobrantes en el momento del ingreso de los gatos críticos y en el grupo crónico. Se calculó la puntuación APPLEfast del grupo de gatos críticos en el momento del ingreso. El síndrome de respuesta inflamatoria sistémica (SIRS) en los gatos críticos se determinó utilizando los criterios propuestos. Los gatos se dividieron en supervivientes y no supervivientes según el resultado del alta. Se incluyeron 49 gatos de forma retrospectiva.
  •  Veintisiete gatos murieron durante la hospitalización. El grupo crónico estaba compuesto por 37 gatos. El grupo de gatos críticos mostró una tT4 significativamente más baja en comparación con el en el grupo crónico (1,3 ± 0,7 frente a 2 ± 0,9; p < 0,0001). Entre el SIRS, el APPLEfast y la tT4, sólo la tT4 se asoció con la mortalidad (p = 0,04). El punto de corte de tT4 para la mortalidad fue de 1,65 μg/dL (sensibilidad 81%, especificidad 57%, odds ratio (OR) 5,6). Veinticinco gatos (51%) tenían un SIRS que no se pudo asociar a la tT4.
  • En base a estos datos, el estudio sugiere que el síndrome de enfermedad no tiroidea puede ocurrir en gatos críticamente enfermos y la evaluación de la tT4 en gatos hospitalizados podría añadir información valiosa para el pronóstico.
ABSTRACTS

Función plaquetar en gatos con hipertiroidismo

Hiebert EC, Panciera DL, Boes KM, Bartl L.
J Feline Med Surg. 2020 Dec;22(12):1214-1218

  • Se ha descrito que gatos con hipertiroidismo pueden desarrollar tromboembolismo, con y sin anormalidades ecocardiográficas consistentes con el hipertiroidismo. 
  • El objetivo de este estudio era comparar la función plaquetaria en gatos con hipertiroidismo con gatos eutiroideos de la misma edad. Se valoró si los gatos con hipertiroidismo tenían los tiempos de cierre de la membrana de colágeno y adenosina difosfato (C-ADP) más cortos, medidos con el analizador de función plaquetaria PFA-100, en comparación con los controles sanos emparejados por edad. 
  • Se reclutaron dieciséis gatos hipertiroideos y nueve eutiroideos sanos de más de 7 años de edad de la población de un hospital universitario. Se midió la función plaquetaria, medida mediante el tiempo de cierre de la membrana con C-ADP por el PFA-100, y el recuento de plaquetas en los gatos sanos eutiroideos y los gatos con hipertiroidismo.
  • La media ± SD de los tiempos de cierre no fue significativamente diferente entre los gatos de control (66,3 ± 9,6 s) y los hipertiroideos (65,9 ± 11,5 s; P = 0,75). La media ± SD de los tiempos de cierre de los gatos hipertiroideos que no fueron tratados o que recibieron metimazol durante ⩽3 semanas (n = 6; media 68,5 ± 15,4 s) no fue diferente de la de los gatos tratados durante >3 semanas (n = 10; media 64,3 ± 8,9 s; P = 0,57). La media del recuento automático de plaquetas fue mayor en el grupo hipertiroideo que en el grupo de control (P = 0,023). 
  • En este grupo de gatos, la función plaquetaria, medida en el PFA 100 utilizando C-ADP como agonista, no se vio afectada por el hipertiroidismo. Se necesitarían más investigaciones para determinar si pude existir un estado hipercoagulable en los gatos hipertiroideos y el papel potencial que pudieran tener tanto las plaquetas como el factor von Willebrand.
ABSTRACTS

Insulina glargina 300 U/ml para el tratamiento la diabetes mellitus felina

Linari G, Fleeman L, Gilor C, Giacomelli L, Fracassi F.
J Feline Med Surg. 2021 May 19

  • El objetivo de este estudio era evaluar la eficacia y seguridad de la insulina glargina 300 U/ml (IGla-U300) en gatos con diabetes mellitus (DM) de duración variable.
  • Se realizó un estudio prospectivo que incluyó 13 gatos con propietario con DM. Cuatro gatos eran altamente sospechosos de hipersomatotropismo y fueron excluidos de la evaluación de la eficacia de la insulina. Todos los gatos fueron tratados con IGla-U300 SC a una dosis inicial de 0,5 U/kg q12h y alimentados con una dieta baja en carbohidratos. Los gatos fueron monitorizados durante 8 semanas con una curva semanal de glucosa en sangre de 16 horas (BGC) en casa y un cuestionario que evaluaba la presencia de signos clínicos relacionados con la DM. Dentro de los 3 días de la primera, tercera, sexta y octava BGC se realizaron evaluaciones en la clínica, que incluyeron la medición de la fructosamina sérica. La variabilidad glucémica se evaluó calculando la Desviación Estándar de cada BGC.
  • Excluyendo los cuatro gatos con sospecha de hipersomatotropismo, en el momento de la octava BGC, se reportó mejora o ausencia de poliuria, polidipsia, polifagia, pérdida de peso, letargia y mejora o comportamiento general normal en 8/9 (88%), 8/9 (88%), 7/9 (77%), 7/9 (77%), 7/9 (77%) y 8/9 (88%) gatos, respectivamente. Dos gatos alcanzaron la remisión después de 29 y 53 días. Otros dos gatos entraron en remisión después del final del estudio (días 82 y 96). Todos los gatos que alcanzaron la remisión eran diabéticos recién diagnosticados. La mediana (rango) de la concentración de fructosamina en suero disminuyó significativamente al comparar el momento de la inscripción (604 [457-683] µmol/l) con la octava semana de tratamiento (366 [220-738] µmol/l) (P = 0,02). En los 13 gatos, se detectó hipoglucemia bioquímica (glucosa en sangre <60 mg/dl; <3,3 mmol/l) en 13 de las 104 BGC (12,5%), aunque no se reportaron signos clínicos que sugirieran episodios de hipoglucemia. La variabilidad glucémica fue significativamente menor en la quinta BGC cuando se compararon los gatos que alcanzaron la remisión con los que no la alcanzaron (P = 0,02).
  • Según los resultados de este estudio, la IGla-U300 parece eficaz y segura para el tratamiento de la diabetes felina. Se necesitarían más ensayos clínicos comparativos y a largo plazo.
ABSTRACTS

Hallazgos clínicos, manifestaciones neurológicas y supervivencia de perros con insulinoma: 116 casos (2009-2020).

Ryan D, Pérez-Accino J, Gonçalves R, Czopowicz M, Bertolani C, Tabar MD, Puig J, Ros C, Suñol A.
J Small Anim Pract. 2021 Mar

  • El objetivo del estudio era revisar los hallazgos clínicos y el desenlace en perros diagnosticados de insulinoma, y evaluar qué factores pueden predecir la supervivencia global. Además, también se pretendía describir las manifestaciones neurológicas de esta población y su correlación con la supervivencia.
  • Se planteó un estudio multicéntrico retrospectivo de los casos de insulinoma canino (2009 a 2020). Se revisaron las historias clínicas y se obtuvieron la reseña del animal, la historia clínica, la exploración neurológica, los hallazgos diagnósticos, el tratamiento y el desenlace. Se utilizaron análisis univariantes y multivariantes para comparar la supervivencia global. Se incluyeron 116 casos.
  • La mediana de duración de los signos clínicos antes de la presentación fue de 1,5 meses. Los signos clínicos más comunes en el momento de la presentación fueron la debilidad (59,5%), los ataques epilépticos (33,6%) y los cambios de conciencia o comportamiento (27,6%). Se sospechó de discinesia paroxística en 3 perros. Treinta y dos perros tenían un examen neurológico anormal, que mostraron con mayor frecuencia aturdimiento (28,1%), disminución de los reflejos de retirada (21,9%) y ausencia de respuesta de amenaza (18,8%). La supervivencia global de los perros sometidos a cirugía (20 meses) fue significativamente mayor que en los tratados médicamente (8 meses; cociente de riesgo ajustado: 0,33; intervalo de confianza del 95%: 0,18, 0,59). La presencia de metástasis fue la única otra variable asociada al pronóstico (cociente de riesgo ajustado: 1,72; intervalo de confianza del 95%: 1,02, 2,91).
  • En base a los caso revisados en este estudio, se sugiere que los signos clínicos del insulinoma canino son vagos e inespecíficos. La debilidad, los ataques epilépticos y los cambios en la mentalidad o el comportamiento fueron los más comúnmente reportados en estos perros. Las principales manifestaciones neurológicas fueron la obturación mental y la neurolocalización en el cerebro anterior. Los perros sometidos a cirugía tuvieron una mayor supervivencia global en comparación con los casos tratados médicamente, y los perros con metástasis tuvieron una menor supervivencia global independientemente de la modalidad de tratamiento. Las anomalías en el examen neurológico no se correlacionaron con el pronóstico.
ABSTRACTS

Infecciones del tracto urinario en perros con hipercortisolismo espontáneo: frecuencia, síntomas y patógenos implicados

Dupont P, Burkhardt W, Boretti F, Riond B, Reusch C, Willi B, Sieber-Ruckstuhl N.
Schweiz Arch Tierheilkd. 2020 Jul;162(7):439-450

  • Los perros con hipercortisolismo están predispuestos a desarrollar una bacteriuria asociada, con signos clínicos de cistitis o sin signos clínicos (bacteriuria subclínica). De acuerdo con las directrices actuales, los perros con bacteriuria subclínica no deben ser tratados con antibióticos porque no hay evidencia de que este tratamiento mejore los resultados y porque deben evitarse los tratamientos innecesarios. Antes de la publicación de estas directrices en 2019, los perros con hipercortisolismo y bacteriuria se trataban comúnmente con antibióticos independientemente de los signos clínicos. No existen muchos datos sobre la frecuencia de la cistitis bacteriana, la bacteriuria subclínica y el resultado del tratamiento antimicrobiano en perros con hipercortisolismo.
  • Los objetivos de este estudio fueron investigar a los perros con hipercortisolismo para detectar la presencia de cistitis bacteriana y bacteriuria subclínica, valorar los patógenos implicados y evaluar el resultado del tratamiento con antibióticos.
  • Se incluyeron 161 perros con propietario a los que se les había diagnosticado recientemente hipercortisolismo entre 2005 y 2015 y de los que se disponía de un cultivo bacteriano en orina.
  • De los 161 perros, 29 (18%) mostraron bacteriuria, que fue subclínica en 24 (83%) casos. El patógeno más comúnmente aislado fue Escherichia coli (58%). La bacteriuria no se asoció con el sexo o el estado de castración. En 14 perros, había datos de seguimiento, y 13 (93%) de ellos fueron tratados con antimicrobianos durante 14 a 28 días. El cultivo bacteriano de seguimiento (de 1 a 118 días después del cese de la terapia) fue negativo en 10 (77%) de los perros tratados. La obtención de un cultivo de seguimiento negativo no se asoció con el sexo, la edad o la duración del tratamiento. La bacteriuria persistió en tres perros tratados y en uno no tratado.
  • En este estudio, la prevalencia de cultivo urinario bacteriano positivo en perros con hipercortisolismo es menor que la reportada anteriormente. En la mayoría de los perros, la bacteriuria era subclínica. La mayoría de los perros tuvieron un resultado de cultivo bacteriano negativo después del tratamiento antimicrobiano; sin embargo, se detectaron bacterias más resistentes en la orina persistentemente positiva.
ABSTRACTS

Ensayo clínico aleatorio de no inferioridad comparando dos formulaciones de desoxicortona pivalato para el tratamiento del hipoadrenocorticismo primario en perros

Farr H, Mason BL, Longhofer SL.
Vet Rec. 2020 Jul 25;187(2)

  • En este ensayo clínico se comparan dos formulaciones de desoxicortona pivalato (DOCP) para tratar el déficit de mineralocorticoides en perros con hipoadrenocorticismo primario.
  • Se seleccionaron 152 perros con hipoadrenocorticismo primario de clínicas veterinarias de EE.UU. y Francia, y se asignaron al azar (3:1) para recibir tratamientos aproximadamente mensuales con el producto de prueba, Zycortal (Dechra), administrado por vía subcutánea (n=113), o el producto de control, Percorten-V (Novartis Animal Health), administrado por vía intramuscular (n=39), ambos a una dosis inicial de 2,2 mg/kg de DOCP. Los administradores del tratamiento no estaban cegados, pero sí lo estaban los veterinarios que evaluaron los signos clínicos. Los propietarios no estaban cegados hasta por lo menos el día 90, que fue el primer punto final. Los veterinarios evaluaron el resultado del tratamiento basándose en los signos clínicos, y las concentraciones séricas de sodio y potasio. Los perros recibieron un tratamiento glucocorticoide simultáneo durante todo el ensayo. Se evaluó la no inferioridad para comparar las tasas de éxito entre los grupos.
  • Las tasas de éxito en el día 90 fueron similares entre los grupos (por población de protocolo en el día 90: Zycortal 87/101, 86,2%, Percorten-V 29/34, 85,1%). El producto Zycortal no era inferior al Percorten-V, ya que el límite superior del intervalo de confianza del 95% para la diferencia entre grupos era del 13,6%. La polidipsia y la poliuria fueron las observaciones clínicas más comunes.
  • Los autores concluyen que ambos productos, en combinación con la terapia de glucocorticoides, fueron seguros y efectivos en el tratamiento del hipoadrenocorticismo primario.
ABSTRACTS

Test de estimulación con tirotropina recombinante humana en 114 perros con sospecha de hipotiroidismo: Un estudio transversal

Corsini A, Faroni E, Lunetta F, Fracassi F.
J Small Anim Pract. 2020 Dec 20

  • El objetivo de este estudio era evaluar el rendimiento diagnóstico y definir los límites para la interpretación de la prueba de estimulación con hormona estimulante de la tiroides (TSH) utilizando una dosis de TSH recombinante humana (Thyrogen, Genzyme Corporation) de 75 μg/perro administrada por vía intravenosa en perros con sospecha de hipotiroidismo.
  • Se revisaron retrospectivamente los registros médicos de los perros presentados por sospecha de hipotiroidismo. Se incluyeron animales que se les había realizado una prueba de estimulación con TSH recombinante humana de 75 μg/perro y si había un seguimiento disponible. Los perros con un nivel de tiroxina total (T4) en suero post-TSH de ≥2.2 μg/dL se consideraron eutiroideos. Los perros con un nivel de T4 post-TSH de <2,2 μg/dL se clasificaron como hipotiroideos o eutiroideos en base al seguimiento, incluyendo la respuesta a la suplementación de levotiroxina.
  • Se incluyeron un total de 114 perros. Cuarenta fueron clasificados como hipotiroideos y 74 como eutiroideos. Los cortes con niveles de T4 post-TSH en 1.3 y 1.7 μg/dL mostraron sensibilidades de 92.5 y 100% y especificidades de 97.3 y 93.2%, respectivamente. Los niveles de T4 post-TSH de >1,7 μg/dL tuvieron un valor predictivo negativo del 100%. Los niveles de T4 post-TSH de <1,3 μg/dL mostraron un valor predictivo positivo de 94,9%. El área bajo la curva ROC para la T4 post-TSH fue de 0,99.
  • En este estudio, la prueba de estimulación con TSH recombinante humana de 75 μg/perro es altamente fiable para discriminar entre perros hipotiroideos y eutiroideos, incluso en casos de enfermedad no tiroidea concurrente o administración de medicamentos. Una concentración de T4 post-estimulación de >1,7 μg/dL es sugerente de una función tiroidea normal.
ABSTRACTS

Correlación entre la medición de las hormonas tiroideas con los resultados de la prueba de estimulación con TSH en gatos tratados con yodo radioactivo.

Wakeling J, Hall T, Williams TL.
J Vet Intern Med. 2020 Oct 12

  • Después del tratamiento con yodo radiactivo I131 (RAI) en gatos hipertiroideos puede desarrollarse un hipotiroidismo y puede diagnosticarse mediante la prueba de estimulación con hormona estimulante de la tiroides (TSH). 
  • Los objetivos de este estudio eran 1) evaluar el efecto de enfermedades no críticas en los resultados de la prueba de estimulación con TSH en gatos eutiroideos y en gatos tratados con RAI 2) evaluar la correlación entre bajas concentraciones de tiroxina-total (tT4) y tiroxina-libre (fT4) y altas concentraciones de TSH con los resultados de la prueba de estimulación con TSH.
  • Se incluyeron 33 gatos adultos eutiroideos y 118 gatos con propietario previamente tratados con RAI. Se midieron tT4, fT4 y TSH, y se realizó un test de estimulación con TSH en todos los gatos. Los gatos eutiroideos de control fueron divididos en dos grupos, uno de gatos aparentemente sanos y otro de gatos con enfermedades no críticas. Los gatos tratados con RAI se dividieron en 3 grupos de 1) hipotiroidismo post RAI (tT4 ≤ 1.5 μg/dL después de la estimulación), 2) eutiroideos post RAI (tT4 ≥ 2.3 μg/dL después de la estimulación ó tT4 1.5-2.3 μg/dL después de la estimulación y ratio tT4 antes/ después de la estimulación > 1.5), y 3) grupo con resultados equívocos post RAI (tT4 1.5-2.3 μg/dL después de la estimulación y ratio tT4 antes/ después de la estimulación < 1.5). 
  • Las enfermedades no críticas no afectaron significativamente a la tT4 tras la estimulación de TSH en gatos eutiroideos (P = 0,38) o gatos tratados con RAI (P = 0,54). Veintiún gatos se encuadraron en el grupo con resultados equívocos post RAI. Veintidós (85%) gatos con hipotiroidismo post RAI (n = 26) y 10/71 (14%) de los gatos eutiroideos post RAI tenían una TSH alta (≥0.3 ng/mL). Veintitrés (88%) de los gatos con hipotiroidismo post RAI tenían un fT4 baja (<0,70 ng/dL). De los 5 (7%) gatos eutiroideos post RAI con baja fT4, sólo uno también tenía alta TSH. Sólo 5/26 (19%) gatos con hipotiroidismo post RAI tuvieron tT4 por debajo del intervalo de referencia del laboratorio (<0,78 μg/dL).
  • El estudio concluye que el inmunoensayo de fT4 por quimioluminiscencia específico para veterinarios y el inmunoensayo de TSH específica canina se pueden utilizar para ayudar en el diagnóstico del hipotiroidismo iatrogénico en gatos.