Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Endocrinología

ABSTRACTS

Signos gastrointestinales simultáneos en perros hipotiroideos

George Lubas; Eleonora Gori; Giada Paolinelli; Paola Gianella; Alessio Pierini; Veronica Marchetti
Procc ACVIM 2020

  • Hasta la fecha, se dispone de pocas observaciones sobre la prevalencia y las características de los signos gastrointestinales (GI) en perros hipotiroideos.
  • Los objetivos del estudio eran (1) evaluar los signos GI concurrentes en perros hipotiroideos; (2) analizar las características clínico-patológicas y ecográficas de los perros hipotiroideos con y sin signos GI, y (3) analizar el seguimiento de los signos GI después del tratamiento con hormonas tiroideas.
  • Se revisaron retrospectivamente los registros médicos de los perros hipotiroideos de dos hospitales veterinarios. Los perros fueron clasificados como hipotiroideos si las concentraciones de TT4 o fT4 eran bajas/normales junto a  una TSH normal/alta o una respuesta a la prueba de estimulación con TSH inadecuada. Se recogieron datos sobre la historia clínica, los signos gastrointestinales (vómitos, diarrea, estreñimiento), los parámetros hematológicos y bioquímicos y ecografía abdominal. Los perros hipotiroideos se dividieron en función de si presentaban al menos un signo gastrointestinal (grupo gastrointestinal y grupo no gastrointestinal).
  • Se incluyeron un total de 166 perros (grupo GI, n=45, 27%; grupo no GI, n=121, 73%). Los perros del grupo GI mostraron náuseas (42%), vómitos (40%), estreñimiento (22%), diarrea del intestino grueso (40%), diarrea del intestino delgado (4%) y diarrea inespecífica (40%). No se encontró ninguna diferencia significativa entre los grupos GI y no GI en cuanto a los parámetros hematológicos o bioquímicos. En la ecografía, el grupo GI tuvo una frecuencia de afectación del intestino grueso (20%) significativamente mayor que el grupo no gastrointestinal (P=0,03). Veintisiete perros del grupo GI tuvieron un revisión dentro de las 3-4 semanas desde el comienzo del tratamiento. Veintiún de los 27 perros GI tuvieron una resolución de los signos GI en la revisión (P=0.0001).
  • En este estudio, la mayoría de los perros hipotiroideos que tenían signos gastrointestinales concurrentes eran debido a la implicación del intestino grueso. Con el tratamiento, estos signos gastrointestinales concurrentes en los perros hipotiroideos parecen reducirse.
ABSTRACTS

Prevalencia y factores asociados con cultivos de orina positivos en gatos hipertiroideos que se presentaron para terapia de yodo radioactivo

Keebaugh AE, DeMonaco SM, Grant DC, Panciera DL.
J Feline Med Surg. 2020 Jun

  • Estudios previos han reportado que en gatos hipertiroideos las infecciones del tracto urinario son relativamente comunes, con tasas de prevalencia que oscilan entre el 12% y el 22%. Entre los factores que se asocian con estas infecciones del tracto urinario se encuentran la edad, la disminución del peso corporal y los sedimentos urinarios activos.
  • El propósito de este estudio fue investigar la prevalencia de los cultivos de orina positivos (COP) en gatos hipertiroideos y los factores de riesgo asociados a los COP. De forma prospectiva se realizaron cultivos de orina en muestras de cistocentesis a un total de 197 gatos hipertiroideos que se presentaban a terapia de yodo radioactivo. También se evaluaron los datos relativos a los signos clínicos, el historial de medicamentos, la edad, el peso, concentraciones sanguíneas de nitrógeno ureico, creatinina, tiroxina y análisis de orina.
  • La prevalencia de COP en esta población de gatos hipertiroideos fue del 5,1% y todos los gatos eran subclínicos. La bacteriuria microscópica se asoció significativamente con un COP (60%) en comparación con un cultivo de orina negativo (1,6%). La edad, el peso, la gravedad específica de la orina <1.020, el pH de la orina, la hematuria, la piuria, la concentración de tiroxina, la raza y el sexo no se asociaron con tener un COP.
  •  La prevalencia de COPs en esta población de gatos fue menor que estudios previos de gatos con hipertiroidismo. Los gatos con COP eran subclínicos en el momento del cultivo, independientemente de las anomalías en los sedimentos de orina. Se necesitarían más estudios para determinar la importancia clínica de la bacteriuria subclínica en gatos con hipertiroidismo
ABSTRACTS

El hipertiroidismo no es un factor de riesgo para la bacteriuria subclínica en gatos: Un estudio de cohorte prospectivo.

Peterson ME, Li A, Soboroff P, Bilbrough GE, Rishniw M.
J Vet Intern Med 2020 Apr 11

  • La bacteriuria subclínica se entiende como un urocultivo positivo en ausencia de signos clínicos de infección del tracto urinario (ITU). Diversos estudios informan que los gatos hipertiroideos sufren ITUs (en su mayoría subclínicas) con tasas de prevalencia del 12% al 22%, por lo tanto, se podría considerar que el hipertiroidismo es una factor de riesgo para el desarrollo de la bacteriuria subclínica, y existen recomendaciones de realizar un cultivo de orina cuando se evalúan los gatos hipertiroideos.
  • El objetivo del estudio era valorar la prevalencia de la bacteriuria subclínica (en base a un cultivo de orina positivo) en gatos con hipertiroidismo no tratado y comparar con la prevalencia en gatos eutiroideos de edad y sexo similares.
  • Se incluyeron prospectivamente, 393 gatos hipertiroideos presentados para tratamiento con yodo radiactivo y 131 gatos eutiroideos (≥7 años de edad) presentados para un examen de rutina. Se excluyeron los gatos con signos de enfermedad del tracto urinario inferior. A todos los gatos se les tomó muestra por cistocentesis para un análisis completo de orina y un cultivo. Se recogieron datos relacionados con la edad, el sexo, la condición corporal y las concentraciones séricas de tiroxina y creatinina, y se evaluaron los posibles factores de riesgo de la bacteriuria subclínica mediante una regresión logística
  • Los gatos hipertiroideos mostraron una baja prevalencia de bacteriuria subclínica (4,3%), que no difirió de la encontrada en los gatos eutiroideos (4,6%). De los factores evaluados, sólo el sexo femenino fue un factor de riesgo significativo (odds ratio [OR], 6.9; P = .002). Además, los cultivos de orina positivos se observaron con mayor frecuencia en muestras con concentración de orina diluida (<1.035), piuria, o bacteriuria microscópica.
  • Los autores concluyen que los gatos hipertiroideos no tienen riesgo de bacteriuria subclínica. En ausencia de signos en el tracto urinario inferior, la realización rutinaria de cultivos de orina cuando se evalúan gatos hipertiroideos, no aportaría ningún beneficio clínico.
ABSTRACTS

Ratios cortisol/creatinina y proteína/creatinina en orina en muestras de orina de perros sanos recogidas en casa y en el hospital

Citron LE, Weinstein NM, Littman MP, Foster JD.
J Vet Intern Med. 2020 Feb 13

  • Últimamente, se ha reportado que la ratio proteínas/ creatinina en orina (UPC) de las muestras de perros recogidas en casa es menor que en las recogidas en el hospital y se formuló la hipótesis de que los procedimientos que inducen al estrés y los viajes al hospital causan proteinuria prerrenal.
  • El objetivo del estudio era evaluar el estrés del paciente mediante la ratio cortisol:creatinina (UCCr) en orina y correlacionar UCCr con UPC en muestras de orina obtenidas en casa y en el hospital.
  • Se diseñó un estudio prospectivo controlado no enmascarado, que incluyó 36 perros sanos, de los que se obtuvieron dos muestras de orina de chorro, una en casa y la otra en el hospital. Se realizaron análisis completos de orina, así como UPC y UCCr. Los clientes calificaron el nivel de estrés de sus perros en casa, en el transporte, y en el hospital.
  • La UCCr fue significativamente más alta en las muestras recogidas en el hospital que en las recogidas en casa (P < .0001), sin embargo, la UPC no lo fue (P = .14). La UCCr no se correlacionó significativamente con la UPC en ninguna muestra y en los dos lugares de recolección. El tiempo de viaje y el tiempo en el hospital no se correlacionaron con el cambio en UCCr o UPC. En 8 perros con proteinuria límite o manifiesta, no se encontró una diferencia significativa en la UPC entre los dos lugares de recolección, pero la UCCr fue significativamente mayor en las muestras recogidas en el hospital.
  • Los autores concluyen que la UPC no es mayor respecto si las muestras se recogen en casa o en el hospital. La UCCr era mayor en muestras recogidas en hospital, pero la UCCr no está asociada con la UPC. El estrés, estimado por la UCCr, no afectó a la proteinuria. Se necesitarían más pruebas para apoyar la afirmación de que el estrés puede resultar en proteinuria en perros sanos.
ABSTRACTS

Manejo anestésico y complicaciones de las adrenalectomías: 41 casos (2007-2017)

Acta Vet Hung. 2019 Jun;67(2):282-295
Merlin T, Veres-Nyéki K.

  • Actualmente existe poca información disponible sobre el manejo de las adrenalectomías en el campo de la anestesia veterinaria.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo fue describir las técnicas anestésicas, la tasa de complicaciones y el resultado de una serie de casos. Los datos fueron recogidos de los registros de los pacientes en la base de datos del Royal Veterinary College inglés.  Se incluyeron 41 casos.
  • La edad media fue de 124.7 ± 29.4 meses y la mediana del peso corporal fue de 23.1 kg (5.3-69 kg). El diagnóstico más común fue el carcinoma (34,1%). El uso más común para la premedicación (70.7%) fue con metadona sola IV, mientras que el agente de inducción más común (39%) fue el propofol. Las técnicas analgésicas más comunes fueron una infusión de opioides (80.4%) y una inyección epidural de morfina (70.7%). La hipotensión fue la complicación observada más común (51,2%). La tasa de mortalidad fue del 14,6%. La temperatura esofágica más baja registrada se asoció estadísticamente con la incidencia de hemorragia (P = 0.025). La invasión por parte del tumor de la vena cava (P = 0.001) se asoció significativamente con complicaciones hemorrágicas. La tasa de supervivencia fue superior cuando los pacientes recibieron hidrocortisona intraoperatoriamente (P = 0.026).
  • En este estudio se destaca alguna posible asociación existente entre el manejo anestésico y el resultado final del procedimiento quirúrgico.
ABSTRACTS

Seguridad de la aspiración percutánea con aguja fina eco-guiada de las lesiones de la glándula suprarrenal: Percepción de procedimiento por los radiólogos y presentación de 50 casos

Pey P, Diana A, Rossi F, Mortier J, Kafka U, Veraa S, Groth A, MacLellan M, Marin C, Fracassi F.
J Vet Intern Med. 2020 Mar 11.

  • La aspiración percutánea con aguja fina (FNA) eco-guiada de las lesiones de la glándula suprarrenal es una situación controvertida en medicina veterinaria.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo era evaluar la percepción y la frecuencia del riesgo de este procedimiento por parte de los radiólogos y determinar la incidencia de complicaciones. Se realizó una primera encuesta online a todos los radiólogos diplomados europeos y americanos y una segunda encuesta a los radiólogos que declararon haber realizado el procedimiento al menos una vez en su carrera.
  • La primera encuesta se envió a 977 diplomados y fue respondida por 138. De los 138 diplomados, 40 realizaban el procedimiento y 98 no; 44 de los 98 dieron el riesgo de crisis hipertensiva en feocromocitoma como una razón para no realizarlo. A la segunda encuesta, 12 de 65 respondieron positivamente. En total se evaluaron 50 perros con 58 lesiones, que incluyeron 23 feocromocitomas. Se reportaron complicaciones en 4/50 perros; 3 hemorragias (1 leve y 1 moderada) y 1 muerte por síndrome de dificultad respiratoria aguda (posiblemente relacionado con parálisis laríngea). No se informaron crisis hipertensivas. No hubo relación entre el método de FNA / tipo de aguja utilizada y la aparición de complicaciones. Según lo reportado por los 65 radiólogos, que habían realizado aproximadamente 200 FNA de lesiones suprarrenales, se estimó una tasa de mortalidad de aproximadamente el 1%.
  • Los autores concluyen que la FNA percutánea eco-guiada de lesiones suprarrenales puede considerarse un procedimiento de riesgo mínimo, a pesar de la percepción negativa que asumen los radiólogos
ABSTRACTS

Resultados en perros con tumores funcionales del tiroides tratados únicamente con escisión quirúrgica

Frederick AN, Pardo AD, Schmiedt CW, Hinson WD, Youk AO, Urie BK.
J Am Vet Med Assoc. 2020 Feb 15;256(4):444-448

  • El objetivo del estudio era describir los hallazgos clínicos y los tiempos de supervivencia en perros con tumores tiroideos funcionales tratados únicamente con cirugía e investigar posibles factores pronósticos en el resultado en estos pacientes.
  • Se revisaron los registros médicos de 9 centros veterinarios para identificar perros con hipertiroidismo secundario a neoplasia tiroidea que fueron tratados únicamente con cirugía entre 2005 y 2015.  Se identificaron 27 perros en 8 de los 9 centros. Se recopilaron datos sobre la reseña del animal, hallazgos en el examen físico y hematológico, resultados de estadificación del tumor, tiempo desde el diagnóstico hasta el tratamiento, procedimiento quirúrgico realizado, hallazgos histológicos, evidencia de recurrencia o enfermedad metastásica, y fecha de muerte o del último seguimiento. Se evaluaron la mediana del tiempo de supervivencia y las tasas de supervivencia a 1, 2 y 3 años, así como las asociaciones entre las variables de interés y el resultado de la muerte.
  • La mediana de edad al diagnóstico fue de 10 años (rango, 8 a 13 años). Golden Retrievers y Labrador Retrievers fueron las razas más comunes (5 perros cada uno). La poliuria con polidipsia (15/27 [56%]) y pérdida de peso (12 [44%]) fueron los signos clínicos más comunes; 2 perros sin signos clínicos tenían hipertiroidismo que se detectó por análisis hematológicos de rutina. Un perro tenía enfermedad metastásica en el momento del diagnóstico. La mayoría de los tumores (23/27 [85%]) eran malignos. El tiempo medio de supervivencia estimado fue de 1.072 días. No se identificaron factores pronósticos significativos.
  • Los perros con tumores tiroideos funcionales resecables evaluados en este estudio, tuvieron un buen pronóstico con únicamente la escisión quirúrgica. Los tiempos de supervivencia para estos perros fueron similares a los reportados en estudios previos que incluyen perros con tumores tiroideos no funcionales.
ABSTRACTS

Efectos de los signos clínicos, endocrinopatías, momento de la cirugía, hiperlipidemia e hiperbilirrubinemia en el resultado final en perros con mucocele de la vesícula biliar

Jaffey JA, Pavlick M, Webster CR, Moore GE, McDaniel KA, Blois SL, Brand EM, Reich CF, Motschenbacher L, Hostnik ET, Su D, Lidbury JA, Raab O, Carr SV, Mabry KE, Fox-Alvarez W, Townsend S, Palermo S, Nakazono Y, Ohno K, VanEerde E, Fieten H, Hulsman AH, C
Vet J. 2019 Sep;251

  • El mucocele de la vesícula biliar (GBM) es un síndrome biliar extrahepático común en perros con tasas de mortalidad que oscilan entre el 7 y el 45%.
  • El objetivo de este estudio fue identificar la asociación entre la supervivencia y algunas variables que podrían utilizarse para mejorar las decisiones clínicas.
  • Se planteó un estudio retrospectivo donde se incluyeron un total de 1194 perros con un diagnóstico macroscópico e histopatológico de GBM de 41 hospitales de referencia veterinaria.
  • Los perros con GBM que mostraron signos clínicos anormales tenían probabilidades significativamente mayores de muerte que los perros subclínicos (OR, 4.2; IC 95%, 2.14-8.23; P <0.001). La detección de ictericia por el propietario (OR, 2.12; IC del 95%, 1.19-3.77; P = 0.011), hiperadrenocorticismo concurrente (OR 1.94; IC del 95%, 1.08-3.47; P = 0.026), y la raza Pomerania (OR, 2.46; IC del 95%: 1.10-5.50; P = 0.029) se asociaron con mayores probabilidades de muerte, mientras que el vómito se asoció con una menor probabilidad de muerte (OR, 0.48; IC del 95%, 0.30-0.72; P = 0.001). La concentración de bilirrubina total en suero o plasma (OR, 1.03; IC del 95%, 1.01-1.04; P <0.001) y la edad (OR, 1.17; IC del 95%, 1.08-1.26; P <0.001), se asociaron con mayores probabilidades de muerte. La utilidad clínica de la concentración total de bilirrubina en suero o plasma como biomarcador para predecir la muerte no fue apropiada, con una sensibilidad de 0.61 (IC 95%, 0.54-0.69) y una especificidad de 0.63 (IC 95%, 0.59-0.66).
  • En este estudio se identifican varias variables de pronóstico en perros con GBM, incluida la concentración total de bilirrubina en suero o plasma, edad, signos clínicos, hiperadrenocorticismo concurrente y la raza Pomerania. La presencia de hipotiroidismo o diabetes mellitus no afectó al resultado en este estudio.
ABSTRACTS

Hallazgos clínicos y clínico-patológicos en perros con hiperadrenocorticismo espontáneo canino no complicado diagnósticado en clínicas de atención primaria (2013-2014)

Bennaim M, Centola S, Ramsey I, Seth M.
J Am Anim Hosp Assoc. 2019 Jul/Aug;55(4):178-186

El objetivo de este estudio fue informar anormalidades clínicas y clínico-patológicas en el hiperadrenocorticismo espontáneo canino (HAC) y evaluar la relación entre el tamaño de los perros y esas anormalidades.

A unos cuantos veterinarios de atención primaria se les proporcionó un cuestionario para recopilar información sobre los casos diagnosticados con HAC canino espontáneo. Los criterios de inclusión fueron una prueba de estimulación de ACTH y / o una prueba de supresión de dexametasona a dosis bajas compatible con HAC. Los criterios de exclusión incluyeron enfermedades sistémicas concurrentes, cualquier signo clínico no asociado típicamente con HAC, una ratio cortisol:creatinina en orina dentro del intervalo de referencia, administración de esteroides durante los 3 meses previos al diagnóstico, tratamiento con cualquier fármaco que produzca signos clínicos de HAC, y tratamiento para HAC canino espontáneo en curso. Se identificaron 72 casos

  • Las prevalencias de varios signos clínicos fueron muy similares a los ya reportadas históricamente. No se identificó asociación entre el peso del paciente y los signos clínicos. El recuento de plaquetas se correlacionó negativamente con el peso (P = .005, r2 = 0.3). Las actividades de alanina aminotransferasa (P = .016, r2 = 0.17) y fosfatasa alcalina (P = .05, r2 = 0.0014) se correlacionaron positivamente con la relación de los signos clínicos.
  • En este grupo de perros, los signos clínicos no fueron significativamente diferentes entre perros ≤20 kg y perros> 20 kg. Las prevalencias de varios hallazgos clínicos parecen ser similares a las reportadas históricamente. Los perros con más signos clínicos tienden a tener mayores actividades de alanina aminotransferasa y fosfatasa alcalina.
ABSTRACTS

Administración de Insulina Lispro junto a electrolitos para el tratamiento de la cetoacidosis diabética en gatos

Anderson JD, Rondeau DA, Hess RS.
J Vet Intern Med. 2019 Jul;33(4):1593-1601

  • Actualmente faltan protocolos para la corrección de deficiencias de electrolitos en gatos con cetoacidosis diabética (CAD) y no existen datos acerca de la infusión intravenosa a ritmo continuo (Intravenous continuous rate infusion IVCRI) de lispro a una dosis inicial de 0.09 U / kg / h y el uso de cloruro de sodio al 0.9% (NaCl) para la reanimación con fluidos en gatos con CAD.
  • El objetivo del estudio era caracterizar el uso de IVCRI de lispro a una dosis inicial de 0.09 U / kg / h y el uso de NaCl para la reanimación, y al mismo tiempo explorar protocolos para la suplementación de electrolitos en gatos con CAD.
  • Se seleccionaron 12 gatos con CAD de una población de gatos de un hospital universitario para un estudio aleatorizado, controlado, y ciego. Se asignaron al azar 6 gatos a cada grupo, un grupo de tratamiento con insulina lispro (LITG) y un grupo de tratamiento con insulina regular (RITG). Todos los gatos recibieron reanimación con fluidos en IVCRI con NaCl. Para tratar las deficiencias de electrolitos, se utilizaron soluciones con concentraciones de electrolitos superiores a las publicadas en reportes anteriores.
  • La mediana del tiempo hasta alcanzar la concentración de glucosa en sangre (BG) <250 mg / dL fue significativamente menor en los gatos del grupo LITG (mediana de 7 horas, 2-10 horas) que el RITG (mediana de 12.5 horas, 8-20 horas; P = .02 ) Dos gatos tenían hipoglucemia no clínica (BG = 40 mg / dL). El cambio más rápido en 157 mediciones de las concentraciones de sodio corregido fue de 0.7 mmol / L / h. Las concentraciones bajas de sodio, potasio, fósforo y magnesio en suero fueron más de 3 veces más comunes que las concentraciones de estos electrolitos por encima de lo normal, a pesar de la suplementación con fluidos con altas concentraciones de electrolitos.
  • Los autores concluyen que la administración de Lispro en una dosis inicial de 0.09 U / kg / h junto a NaCl administrado para reanimación con fluidos son seguros y efectivos para el tratamiento de CAD en gatos.