Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Endocrinología

ABSTRACTS

Hallazgos clínicos, manifestaciones neurológicas y supervivencia de perros con insulinoma: 116 casos (2009-2020).

Ryan D, Pérez-Accino J, Gonçalves R, Czopowicz M, Bertolani C, Tabar MD, Puig J, Ros C, Suñol A.
J Small Anim Pract. 2021 Mar

  • El objetivo del estudio era revisar los hallazgos clínicos y el desenlace en perros diagnosticados de insulinoma, y evaluar qué factores pueden predecir la supervivencia global. Además, también se pretendía describir las manifestaciones neurológicas de esta población y su correlación con la supervivencia.
  • Se planteó un estudio multicéntrico retrospectivo de los casos de insulinoma canino (2009 a 2020). Se revisaron las historias clínicas y se obtuvieron la reseña del animal, la historia clínica, la exploración neurológica, los hallazgos diagnósticos, el tratamiento y el desenlace. Se utilizaron análisis univariantes y multivariantes para comparar la supervivencia global. Se incluyeron 116 casos.
  • La mediana de duración de los signos clínicos antes de la presentación fue de 1,5 meses. Los signos clínicos más comunes en el momento de la presentación fueron la debilidad (59,5%), los ataques epilépticos (33,6%) y los cambios de conciencia o comportamiento (27,6%). Se sospechó de discinesia paroxística en 3 perros. Treinta y dos perros tenían un examen neurológico anormal, que mostraron con mayor frecuencia aturdimiento (28,1%), disminución de los reflejos de retirada (21,9%) y ausencia de respuesta de amenaza (18,8%). La supervivencia global de los perros sometidos a cirugía (20 meses) fue significativamente mayor que en los tratados médicamente (8 meses; cociente de riesgo ajustado: 0,33; intervalo de confianza del 95%: 0,18, 0,59). La presencia de metástasis fue la única otra variable asociada al pronóstico (cociente de riesgo ajustado: 1,72; intervalo de confianza del 95%: 1,02, 2,91).
  • En base a los caso revisados en este estudio, se sugiere que los signos clínicos del insulinoma canino son vagos e inespecíficos. La debilidad, los ataques epilépticos y los cambios en la mentalidad o el comportamiento fueron los más comúnmente reportados en estos perros. Las principales manifestaciones neurológicas fueron la obturación mental y la neurolocalización en el cerebro anterior. Los perros sometidos a cirugía tuvieron una mayor supervivencia global en comparación con los casos tratados médicamente, y los perros con metástasis tuvieron una menor supervivencia global independientemente de la modalidad de tratamiento. Las anomalías en el examen neurológico no se correlacionaron con el pronóstico.
ABSTRACTS

Infecciones del tracto urinario en perros con hipercortisolismo espontáneo: frecuencia, síntomas y patógenos implicados

Dupont P, Burkhardt W, Boretti F, Riond B, Reusch C, Willi B, Sieber-Ruckstuhl N.
Schweiz Arch Tierheilkd. 2020 Jul;162(7):439-450

  • Los perros con hipercortisolismo están predispuestos a desarrollar una bacteriuria asociada, con signos clínicos de cistitis o sin signos clínicos (bacteriuria subclínica). De acuerdo con las directrices actuales, los perros con bacteriuria subclínica no deben ser tratados con antibióticos porque no hay evidencia de que este tratamiento mejore los resultados y porque deben evitarse los tratamientos innecesarios. Antes de la publicación de estas directrices en 2019, los perros con hipercortisolismo y bacteriuria se trataban comúnmente con antibióticos independientemente de los signos clínicos. No existen muchos datos sobre la frecuencia de la cistitis bacteriana, la bacteriuria subclínica y el resultado del tratamiento antimicrobiano en perros con hipercortisolismo.
  • Los objetivos de este estudio fueron investigar a los perros con hipercortisolismo para detectar la presencia de cistitis bacteriana y bacteriuria subclínica, valorar los patógenos implicados y evaluar el resultado del tratamiento con antibióticos.
  • Se incluyeron 161 perros con propietario a los que se les había diagnosticado recientemente hipercortisolismo entre 2005 y 2015 y de los que se disponía de un cultivo bacteriano en orina.
  • De los 161 perros, 29 (18%) mostraron bacteriuria, que fue subclínica en 24 (83%) casos. El patógeno más comúnmente aislado fue Escherichia coli (58%). La bacteriuria no se asoció con el sexo o el estado de castración. En 14 perros, había datos de seguimiento, y 13 (93%) de ellos fueron tratados con antimicrobianos durante 14 a 28 días. El cultivo bacteriano de seguimiento (de 1 a 118 días después del cese de la terapia) fue negativo en 10 (77%) de los perros tratados. La obtención de un cultivo de seguimiento negativo no se asoció con el sexo, la edad o la duración del tratamiento. La bacteriuria persistió en tres perros tratados y en uno no tratado.
  • En este estudio, la prevalencia de cultivo urinario bacteriano positivo en perros con hipercortisolismo es menor que la reportada anteriormente. En la mayoría de los perros, la bacteriuria era subclínica. La mayoría de los perros tuvieron un resultado de cultivo bacteriano negativo después del tratamiento antimicrobiano; sin embargo, se detectaron bacterias más resistentes en la orina persistentemente positiva.
ABSTRACTS

Ensayo clínico aleatorio de no inferioridad comparando dos formulaciones de desoxicortona pivalato para el tratamiento del hipoadrenocorticismo primario en perros

Farr H, Mason BL, Longhofer SL.
Vet Rec. 2020 Jul 25;187(2)

  • En este ensayo clínico se comparan dos formulaciones de desoxicortona pivalato (DOCP) para tratar el déficit de mineralocorticoides en perros con hipoadrenocorticismo primario.
  • Se seleccionaron 152 perros con hipoadrenocorticismo primario de clínicas veterinarias de EE.UU. y Francia, y se asignaron al azar (3:1) para recibir tratamientos aproximadamente mensuales con el producto de prueba, Zycortal (Dechra), administrado por vía subcutánea (n=113), o el producto de control, Percorten-V (Novartis Animal Health), administrado por vía intramuscular (n=39), ambos a una dosis inicial de 2,2 mg/kg de DOCP. Los administradores del tratamiento no estaban cegados, pero sí lo estaban los veterinarios que evaluaron los signos clínicos. Los propietarios no estaban cegados hasta por lo menos el día 90, que fue el primer punto final. Los veterinarios evaluaron el resultado del tratamiento basándose en los signos clínicos, y las concentraciones séricas de sodio y potasio. Los perros recibieron un tratamiento glucocorticoide simultáneo durante todo el ensayo. Se evaluó la no inferioridad para comparar las tasas de éxito entre los grupos.
  • Las tasas de éxito en el día 90 fueron similares entre los grupos (por población de protocolo en el día 90: Zycortal 87/101, 86,2%, Percorten-V 29/34, 85,1%). El producto Zycortal no era inferior al Percorten-V, ya que el límite superior del intervalo de confianza del 95% para la diferencia entre grupos era del 13,6%. La polidipsia y la poliuria fueron las observaciones clínicas más comunes.
  • Los autores concluyen que ambos productos, en combinación con la terapia de glucocorticoides, fueron seguros y efectivos en el tratamiento del hipoadrenocorticismo primario.
ABSTRACTS

Test de estimulación con tirotropina recombinante humana en 114 perros con sospecha de hipotiroidismo: Un estudio transversal

Corsini A, Faroni E, Lunetta F, Fracassi F.
J Small Anim Pract. 2020 Dec 20

  • El objetivo de este estudio era evaluar el rendimiento diagnóstico y definir los límites para la interpretación de la prueba de estimulación con hormona estimulante de la tiroides (TSH) utilizando una dosis de TSH recombinante humana (Thyrogen, Genzyme Corporation) de 75 μg/perro administrada por vía intravenosa en perros con sospecha de hipotiroidismo.
  • Se revisaron retrospectivamente los registros médicos de los perros presentados por sospecha de hipotiroidismo. Se incluyeron animales que se les había realizado una prueba de estimulación con TSH recombinante humana de 75 μg/perro y si había un seguimiento disponible. Los perros con un nivel de tiroxina total (T4) en suero post-TSH de ≥2.2 μg/dL se consideraron eutiroideos. Los perros con un nivel de T4 post-TSH de <2,2 μg/dL se clasificaron como hipotiroideos o eutiroideos en base al seguimiento, incluyendo la respuesta a la suplementación de levotiroxina.
  • Se incluyeron un total de 114 perros. Cuarenta fueron clasificados como hipotiroideos y 74 como eutiroideos. Los cortes con niveles de T4 post-TSH en 1.3 y 1.7 μg/dL mostraron sensibilidades de 92.5 y 100% y especificidades de 97.3 y 93.2%, respectivamente. Los niveles de T4 post-TSH de >1,7 μg/dL tuvieron un valor predictivo negativo del 100%. Los niveles de T4 post-TSH de <1,3 μg/dL mostraron un valor predictivo positivo de 94,9%. El área bajo la curva ROC para la T4 post-TSH fue de 0,99.
  • En este estudio, la prueba de estimulación con TSH recombinante humana de 75 μg/perro es altamente fiable para discriminar entre perros hipotiroideos y eutiroideos, incluso en casos de enfermedad no tiroidea concurrente o administración de medicamentos. Una concentración de T4 post-estimulación de >1,7 μg/dL es sugerente de una función tiroidea normal.
ABSTRACTS

Correlación entre la medición de las hormonas tiroideas con los resultados de la prueba de estimulación con TSH en gatos tratados con yodo radioactivo.

Wakeling J, Hall T, Williams TL.
J Vet Intern Med. 2020 Oct 12

  • Después del tratamiento con yodo radiactivo I131 (RAI) en gatos hipertiroideos puede desarrollarse un hipotiroidismo y puede diagnosticarse mediante la prueba de estimulación con hormona estimulante de la tiroides (TSH). 
  • Los objetivos de este estudio eran 1) evaluar el efecto de enfermedades no críticas en los resultados de la prueba de estimulación con TSH en gatos eutiroideos y en gatos tratados con RAI 2) evaluar la correlación entre bajas concentraciones de tiroxina-total (tT4) y tiroxina-libre (fT4) y altas concentraciones de TSH con los resultados de la prueba de estimulación con TSH.
  • Se incluyeron 33 gatos adultos eutiroideos y 118 gatos con propietario previamente tratados con RAI. Se midieron tT4, fT4 y TSH, y se realizó un test de estimulación con TSH en todos los gatos. Los gatos eutiroideos de control fueron divididos en dos grupos, uno de gatos aparentemente sanos y otro de gatos con enfermedades no críticas. Los gatos tratados con RAI se dividieron en 3 grupos de 1) hipotiroidismo post RAI (tT4 ≤ 1.5 μg/dL después de la estimulación), 2) eutiroideos post RAI (tT4 ≥ 2.3 μg/dL después de la estimulación ó tT4 1.5-2.3 μg/dL después de la estimulación y ratio tT4 antes/ después de la estimulación > 1.5), y 3) grupo con resultados equívocos post RAI (tT4 1.5-2.3 μg/dL después de la estimulación y ratio tT4 antes/ después de la estimulación < 1.5). 
  • Las enfermedades no críticas no afectaron significativamente a la tT4 tras la estimulación de TSH en gatos eutiroideos (P = 0,38) o gatos tratados con RAI (P = 0,54). Veintiún gatos se encuadraron en el grupo con resultados equívocos post RAI. Veintidós (85%) gatos con hipotiroidismo post RAI (n = 26) y 10/71 (14%) de los gatos eutiroideos post RAI tenían una TSH alta (≥0.3 ng/mL). Veintitrés (88%) de los gatos con hipotiroidismo post RAI tenían un fT4 baja (<0,70 ng/dL). De los 5 (7%) gatos eutiroideos post RAI con baja fT4, sólo uno también tenía alta TSH. Sólo 5/26 (19%) gatos con hipotiroidismo post RAI tuvieron tT4 por debajo del intervalo de referencia del laboratorio (<0,78 μg/dL).
  • El estudio concluye que el inmunoensayo de fT4 por quimioluminiscencia específico para veterinarios y el inmunoensayo de TSH específica canina se pueden utilizar para ayudar en el diagnóstico del hipotiroidismo iatrogénico en gatos.

 

ABSTRACTS

Valoración ecográfica del tamaño de la glándula adrenal en dos categorías de peso corporal de gatos adultos sanos

Pérez-López L, Wägner AM, Saavedra P, Jaber JR, Melián C.
J Feline Med Surg. 2020 Nov 25

  • Raramente se ha evaluado el tamaño de la glándula suprarrenal y su asociación con el peso corporal en gatos.
  • El objetivo de este estudio era evaluar la asociación entre el peso corporal y el grosor de las glándulas suprarrenales, y para proponer unos intervalos de referencia (RIs) para el grosor de las glándulas suprarrenales en gatos sanos.
  • Se diseñó un estudio transversal en el que se incluyeron 39 gatos sanos. Los gatos se dividieron en dos categorías de peso, clasificadas como ⩽4.0 kg y >4-8 kg de peso corporal ideal (con 13 y 26 gatos en cada grupo, respectivamente). Se realizó una ecografía desde una posición subcostal en la que se midió el grosor máximo dorsoventral de las glándulas suprarrenales izquierda (MTL) y derecha (MTR) en un plano sagital. Utilizando las pautas de la Sociedad Americana de Patología Clínica Veterinaria sobre RIs se obtuvieron los RIs para el grosor máximo (MT), que incluía los MTL y MTR de cada gato (con los intervalos de confianza del 90%).
  • No se observaron diferencias estadísticas para el grosor de las glándulas suprarrenales entre las glándulas suprarrenales izquierda y derecha (P = 0,543) o entre gatos machos y hembras (P = 0,943). El MT media fue significativamente mayor en el grupo de gatos que pesaban >4-8 kg en comparación con el grupo de gatos que pesaban ⩽4 kg (3,7 ± 0,6 vs 3,2 ± 0,4 mm; P <0,005). El límite inferior del RI para MT fue de 2,4 mm (rango 2,2-2,6 mm) en el grupo que pesaba ⩽4 kg y de 2,6 mm (rango 2,4-2,8 mm) en el grupo que pesaba >4-8 kg. El límite superior del RI para el MT fue de 3,9 mm (rango 3,7-4,1 mm) en el grupo de gatos que pesaban ⩽4 kg y 4,8 mm (rango 4,6-5,1 mm) en el grupo de gatos que pesaban >4-8 kg.

El uso de RIs basados en dos tamaños de grupo permite una evaluación ecográfica más precisa del grosor de la glándula suprarrenal en los gatos. El máximo grosor normal de las glándulas suprarrenales es menor en los gatos más pequeños (3,9 mm para los que pesan ⩽4 kg y 4,8 mm para los que pesan >4-8 kg).

ABSTRACTS

Concentraciones séricas de tirotropina y tiroxina disminuyen con la gravedad de enfermedad no tiroidea s y predicen la evolución de la supervivencia a 30 días en gato

Peterson ME, Davignon DL, Shaw N, Dougherty E, Rishniw M, Randolph JF.
J Vet Intern Med. 2020 Oct 1

  • En los gatos, la enfermedad no tiroidea afecta a las concentraciones séricas de hormona tiroidea. Las concentraciones séricas de tiroxina (T4 ) y triyodotironina (T3 ) suelen disminuir, mientras que las concentraciones de T4 libre (fT4 ) varían de manera impredecible. La información existente sobre los efectos en las concentraciones séricas de tirotropina (hormona estimulante de la tiroides [TSH]) en gatos con síndrome de enfermedad no tiroidea (SENT) es muy limitada.
  • El objetivo del estudio era caracterizar las alteraciones de la función tiroidea que se desarrollan en los gatos con SENT y correlacionar estas alteraciones con la gravedad y el resultado de la enfermedad no tiroidea.
  • En un estudio prospectivo, transversal, se incluyeron 222 gatos con SENT y 380 gatos clínicamente normales de edad y sexo similares. A todos los gatos se les midieron las concentraciones séricas de T4, T3, T4 libre y TSH. Los gatos se agruparon en base a la gravedad de la enfermedad y la supervivencia a 30 días.
  • Los gatos con SENT tenían concentraciones séricas de T4 y T3 más bajas que los gatos normales (P < 0,001). Las concentraciones séricas de fT4 y TSH no difirieron entre los grupos. Las concentraciones séricas de T4, T3 y fT4 disminuyeron progresivamente con el aumento de la gravedad de la enfermedad (P < .001). A los 30 días habían muerto 56 gatos. Estos gatos tenían concentraciones de T4, T3 y TSH más bajas que los 166 supervivientes, sin diferencias en la concentración de fT4. Según un modelo de regresión, las concentraciones séricas de T4 y TSH predijeron la supervivencia (P < 0,02).
  • Los autores concluyen que los gatos con SENT comúnmente muestran concentraciones séricas bajas de T4, T3 y TSH, cuya prevalencia y magnitud aumenta con la gravedad de la enfermedad. En la clínica, se debería considerar la posibilidad de evaluar la función tiroidea en los gatos con SENT grave, ya que ello podría ayudar a determinar la probabilidad de respuestas exitosas al tratamiento antes de invertir tiempo, esfuerzo y recursos económicos considerables en el tratamiento de la enfermedad subyacente.
ABSTRACTS

Respuesta de anticuerpos a la vacunación con parvovirus canino en perros con hiperadrenocorticismo tratados con trilostano

Bergmann M, Freisl M, Hartmann K, Speck S, Truyen U, Zablotski Y, Mayr M, Wehner A.
Vaccines (Basel). 2020 Sep 19;8(3):E547

  • En la actualidad, se desconoce cómo responden a la vacunación los perros con hiperadrenocorticismo (HAC).
  • En este estudio se midieron los anticuerpos contra el parvovirus canino (CPV) en perros con HAC tratados con trilostano antes y después de la vacunación contra el CPV, y se comparó la respuesta inmunológica con la de los perros sanos.
  • Se vacunaron 11 perros con HAC, y 31 perros de control sanos de la misma edad con una vacuna viva modificada contra el CPV y se determinaron los anticuerpos en los días 0, 7 y 28 por inhibición de la hemaglutinación y se comparó la respuesta inmunológica de los perros con HAC y los perros sanos.
  • En el 100% de los perros con HAC (11/11; 95% CI: 70.0-100) y en el 93.5% de los perros sanos (29/31; 95% CI: 78.3-99.2) se detectaron anticuerpos de pre-vacunación (≥10). No se observó un aumento del título de anticuerpos (≥4) en perros con HAC, lo que sí se observó en el 22,6% de los perros sanos con un aumento del título de ≥4 (7/31; IC del 95%: 11,1-40,1). En el 54,5% de los perros con HAC (6/11; IC del 95%: 28,0-78,8) y en el 29,0% de los perros sanos (9/31; IC del 95%: 15,9-46,8) se detectaron eventos adversos leves asociados a la vacunación. No hubo una diferencia significativa en la presencia de anticuerpos pre-vacunación (p = 1.000), ni en la respuesta a la vacunación (p = 0.161), ni en la aparición de eventos adversos leves asociados a la vacunación (p = 0.158).
  • Los autores concluyen que la función inmunológica de los perros con HAC tratados con trilostano parece comparable a la de los perros sanos.
ABSTRACTS

Hallazgos clínicos y evolución de tumores de tiroides funcional en 70 perros

Scharf VF, Oblak ML, Hoffman K, Skinner OT, Neal KM, Cocca CJ, Duffy DJ, Wallace ML.
J Small Anim Pract. 2020 Aug;61(8):504-511

  • El objetivo de este estudio era describir las características clínicas y el resultado de los tumores funcionales de la tiroides en perros.
  • Se llevó a cabo un estudio multi-institucional retrospectivo que identificó 70 perros diagnosticados con masa tiroidea e hipertiroidismo concurrente. Se recuperaron datos clínicos sobre la presentación, el tratamiento, el resultado y el estado funcional de la tiroides.
  • La mediana de la supervivencia general de los perros con tumores de tiroides funcional fue de 35,1 meses y las tasas de supervivencia a 1 y 3 años fueron del 83 y 49%, respectivamente. El tiempo medio de supervivencia fue de 72,6 meses para los perros tratados con escisión quirúrgica y de 15,7 meses para los perros que no fueron operados. De los 50 perros tratados con cirugía y de los que se conoció el estado funcional de la tiroides después del tratamiento, el 64% desarrolló hipotiroidismo después de la cirugía. En el 3% de los perros se confirmó metástasis histopatológicamente.
  •  Se concluye que los perros con tumores funcionales de la tiroides pueden sobrevivir mucho tiempo después de la escisión quirúrgica, aunque el hipotiroidismo post-operatorio es un hallazgo frecuente.
ABSTRACTS

Estimación de la supervivencia y factores pronóstico en perros con diabetes mellitus de diagnóstico reciente tratados en un hospital universitario

Tardo AM, Del Baldo F, Dondi F, Pietra M, Chiocchetti R, Fracassi F.
Vet Rec. 2019 Dec 7;185(22):692

  • La diabetes mellitus (DM) es uno de los trastornos endocrinos más comunes en los perros, pero aún se desconocen en gran medida los factores de pronóstico.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo de series de casos de un solo centro fue determinar el tiempo de supervivencia global en perros con DM de diagnóstico reciente e identificar el valor pronóstico de varias variables clínicas y clínico-patológicas.
  • A partir de los registros médicos electrónicos de un centro de referencia se identificaron 68 perros con DM que fueron incluidos en el estudio y se analizaron las variables asociadas con la supervivencia.
  • La mediana del tiempo de supervivencia fue de 964 días (rango 22-3140). La supervivencia fue significativamente más corta para los perros con un valor de hematocrito más alto (cociente de riesgos (CR) 1,06, intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,00 a 1,13) y concentraciones séricas de fosfato más altas (CR 1,83, IC del 95%: 1,13 a 2,97). Las concentraciones séricas de fosfato fueron superiores al intervalo de referencia en 24 de los 65 (37%) perros.
  • Se concluye que los perros diabéticos tienen una buena esperanza de vida. La hiperfosfatemia es un hallazgo relativamente común en los perros con DM de diagnóstico reciente y representa un factor de pronóstico negativo. La presencia de pancreatitis podría no estar asociada con un resultado desfavorable