Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Endocrinología

ABSTRACTS

Ceguera y otras complicaciones en perros diabéticos


PA Graham, As Nash.

17th ACVIM Forum 1997

 

Antes de empezar la insulinoterapia en animales con diabetes mellitus, los propietarios suelen solicitar información con respecto a la longevidad y las posibles complicaciones que pueden aparecer. En este estudio se evalúan los historiales de 87 perros diabéticos durante 1989 - 1994. Los perros fueron mantenidos en sus hogares en condiciones normales utilizando un régimen de una única dosis diaria de una insulina intermedia y la administración de dos comidas uniformemente divididas durante el día. Las complicaciones más frecuentes son hipoglucemias, trastornos gastrointestinales (vómitos, diarreas, colitis) e infecciones bacterianas ( piel y tracto urinario). Otras menos frecuentes son pancreatitis, queratoconjuntivitis, cirrosis y neuropatías.

De los 64 perros con una visión correcta, 21 se volvieron ciegos durante el estudio en un tiempo medio de 2.09 años. El tipo de insulina usado no afecta este tiempo medio. Se concluye que las complicaciones de la insulinoterapia a largo plazo en perros diabéticos son raras y no deben desalentar a los veterinarios para tratar estos perros. En muchos perros diabéticos, se puede conservar la visión durante varios años incluso con un régimen de una única administración de insulina al día.

ABSTRACTS

Cambios electrocardiográficos y radiográficos en gatos con hipertiroidismo: comparación de dos poblaciones evaluadas durante 1992-1993 vs. 1979-1982


 

Fox PR, Peterson ME, Broussard JD

J Am Anim Hosp Assoc 1999; 35:27-31.

 

La tirotoxicosis provoca la presentación de alteraciones cardiovasculares como taquiarritmias, alteraciones estructurales y funcionales cardiacas y fallo cardiaco. La frecuencia de los síntomas clínicos asociados, los hallazgos del examen físico y las alteraciones laboratoriales han disminuido significativamente cuando se comparan los gatos hipertiroideos evaluados entre 1979 y 1982 con los diagnosticados una década más tarde. La frecuencia de presentación de una taquicardia sinusal y del incremento de la onda R en la derivación II, la realización de exámenes radiográficos considerados clínicamente necesarios basados en la historia y el examen clínico y los casos en los que se evidenciaba en las radiografías un fallo cardiaco congestivo, disminuyeron entre los gatos hipertiroideos del grupo de 1992-1993. Las arritmias ventriculares y auriculares, así como las anomalías en la conducción intraventricular y la severidad de la cardiomegalia presente en el estudio radiográfico, no sufrieron cambios estadísticos significativos. Esto puede sugerir que el hipertiroidismo felino esta siendo diagnosticado más tempranamente y con signos clínicos menos severos o que, generalmente, se esta encontrando un grado mas suave de hipertiroidismo.

ABSTRACTS

Bocio hipotiroideo con tratamiento con trimetroprim-sulfametoxazol en un perro joven.


Seelig, D. M., Whittemore, J. C., Lappin, M. R., Myers, A. M., Avery, P. R.

J. Am. Vet. Med. Assoc. 232, 1181-1185, 2008.

 

El artículo recoge el caso de una paciente bóxer de 26 semanas que fue tratada durante 5 semanas con trimetoprim-sulfametoxazol por una neumonía por aspiración y en la que se detectaron dos masas simétricas bilaterales en el tejido subcutáneo en la zona ventral del cuello, en la región de la laringe. Los resultados de las pruebas realizadas (analítica sanguínea, citología por aspiración con aguja fina, valoración de hormona tiroidea y análisis de función tiroidea) eran compatibles con un hipotiroidismo clínico en un perro esqueléticamente inmaduro. Se suspendió el tratamiento con trimetoprim-sulfametoxazol y en tres semanas los nódulos se habían reducido significativamente y las alteraciones detectadas en la analítica sanguínea se habían reducido o estaban en rangos de normalidad.

ABSTRACTS

Aumento en las concentraciones de leptina e insulina en el hipotiroidismo canino


Vet J. 2008 Oct 1

Mazaki-Tovi M, Feuermann Y, Segev G, Klement E, Yas-Natan E, Farkas A, Kol A, Shamay A.

 

Este estudio compara las concentraciones de leptina e insulina entre perros normales y perros hipotiroideos. Se observa que no hay diferencias en la glucosa sérica entre perros normales y perros hipotiroideos. También se observa que los perros hipotiroideos presentan unas concentraciones de leptina y de insulina, mayores que los perros normales una vez ajustados los valores para el BCS (Body Condition Score), y que estas mayores concentraciones no pueden ser atribuidas únicamente a la existencia de obesidad

ABSTRACTS

Anticuerpos anti-insulina en perros con diabetes mellitus


Davison LJ, Ristic JM, Herrtage ME, Ramsey IK, Catchpole B

Vet Immunol Immunopathol 91:53-60 (2003)

 

El estudio determina la presencia de anicuerpos anti-insulina en las muestras de 30 perros diabéticos que reciben terapia con insulina de origen bovino y en 30 perros normoglicémicos. En 20 de los 30 perros se observó una reactividad significativa frente a la insulina de origen bovino (hetróloga) o porcino (homóloga) en comparación con los perros normales. El alto grado de correlación entre anticuerpos anti-insulina porcina y bovina indica que hay una reactividad cruzada entre ellas. El componente mas reactivo de la insulina es la cadena B, aunque en algunos casos hay reacciones a toda la molécula de insulina. Los datos de este estudio sugieren que el tratamiento de perros diabéticos con insulina bovina pude llevar a la producción de anticuerpos anti-insulina. Estos anticuerpos pueden tener reacción cruzada con insulinas homólogas (porcina) y reconocer epitopos de varios tipos

ABSTRACTS

Anormalidades hormonales y ácido-básicas en perros con diabetes mellitus de ocurrencia natural


L. L. Durocher, K. W. Hinchcliff, S. P. DiBartola, and S. E. Johnson.

J.Am.Vet.Med.Assoc. 232 (9):1310-1320, 2008.

 

El objetivo del estudio es examinar el balance ácido básico y las anormalidades hormonales en 48 perros con diabetes mellitus que se comparan con 17 perros control. Las concentraciones de cetonas y de glucosa eran mayores en los perros con diabetes que en los perros normales. No existían diferencias entre el valor del pH sanguíneo o el exceso de base entre ambos grupos. Tampoco se observaron diferencias en las concentraciones de insulina. El agujero aniónico y la diferencia de iones fuertes eran mayores en perros diabéticos. Todos los perros diabéticos con una concentración de cetonas > 1000 mcmol/L tenían unas concentraciones de insulina de

ABSTRACTS

Aislamiento de especies de Malassezia en gatos sanos y gatos con otitis


Nardoni S, Mancianti F, Rum A, Corazza M.

J Feline Med Surg. 2005 Jun;7(3):141-5.

 

Recientemente se han aislado de muestras de animales algunas especies de malassezia lípido-dependientes. La identificación de estas malassezias es importante para aclarar la epidemiología de estas levaduras lipofílicas. Se seleccionan 99 gatos con otitis externa y 52 gatos sanos y se realizan cultivos de muestras óticas. En el 63% (63/99) de gatos con otitis y en 23% (12/52) de gatos control se obtienen crecimientos de malassezia spp. La malassezia pachydermatis se aisló en el 45,2% de muestras como cultivo puro, en el 50% de muestras asociada malassezia globosa y en el 42,5% asociada a malassezia furfur. En tres gatos se aislaron simultáneamente tres especies diferentes de malassezia (dos gatos con M pachydermatis, M globosa y M furfur, y un gato con M pachydermatis, M furfur y Malassezia sympodialis). La M globosa se aisló sola en dos animales. El estudio confirma la presencia de lagunas especies de malassezia lípido-dependientes tanto en gatos con otitis externa como en sanos

ABSTRACTS

Acromegalia felina: una enfermedad infradiagnosticada?


S.J.M. Niessen, G. Petrie, F. Gaudiano, M. Khalid, J.B.A. Smyth, P. Mahoney, D.B. Church

Journal of Veterinary Internal Medicine 2007;21:899–905

 

Este estudio intenta realizar un screening de la acromegalia en gatos diabéticos. Se realizan análisis sanguíneos de IGF-I (en algunos gatos también de hormona del crecimiento) en 184 gatos diabéticos. El 32% (59/184) de gatos tenían concentraciones de IGF-I elevadas (>1,000 ng/mL; intervalo de referencia , 208–443 ng/mL). Se examinaron con Tomografia computerizada intracraneal a 18 de estos gatos y en 17 se confirmó la acromegalia. No se identificó la hipertensión como complicación en los gatos examinados, si embargo, el estridor tenia una prevalencia mayor de lo que se ha documentado. El estudio concluye que la medición de las concentraciones de IGF-I y/o de hormona del crecimiento son útiles en el diagnóstico de la acromegalia felina