Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Evaluación de las concentraciones séricas de ácidos biliares preprandiales y dos horas posprandiales en una población de perros de un centro de referencia

Veronica Gonzalo Nadal; Rodolfo Cappello; Alenka Hrovat
BRITISH SMALL ANIMAL VETERINARY CONGRESS 2019

  • El objetivo del estudio era evaluar las concentraciones séricas de ácidos biliares preprandiales (PreSBA) y dos horas posprandiales (PostSBA) en perros remitidos para un estudio de enfermedades neurológicas, hepatobiliares y derivaciones portosistémicas (PSS).
  • Se buscaron de forma retrospectiva todos los perros con concentraciones séricas medidas de PreSBA y PostSBA desde 2014-2017. Se excluyeron los perros con aumento de la bilirrubina y con resultados incompletos de la pruebas de ácido biliares. Un total de 182 perros cumplieron los criterios de inclusión Los perros se dividieron en cuatro grupos según el diagnóstico final, es decir, enfermedad neurológica, hepatobiliar, PSS y otros.
  • En 48/182 perros se llegó a diagnosticar la enfermedad neurológica primaria. Los perros con epilepsia idiopática (n=29) y los perros con enfermedad intracraneal o espinal (n=19) mostraron una mediana de PostSBA 3.4 (rango, 0.8-31.8 µmol / L) y 12.1 (rango, 0.2-60.5 µmol / L), respectivamente. En 32/182 perros se diagnosticó enfermedad hepatobiliar, con PostSBA 19.2 (rango, 0.1–147.5 µmol / L). El PSS se diagnosticó en 21/182 perros con PostBA 140.2 (rango, 43.5–283.3 µmol / L). Un total de 81 perros presentaron otras condiciones además de enfermedad hepatobiliar y neurológica con una mediana de PostSBA 4.3 (rango, 0.1-61.6 µmol / L). Las concentraciones de PreSBA y PostSBA en perros con PSS fueron significativamente más altas (p <0.01) que en perros con enfermedades neurológicas y hepatobiliares primarias. Las concentraciones de PreSBA y PostSBA en 19/21 perros con PSS excedieron 75 µmol / L. Todos los perros con enfermedad neurológica primaria y epilepsia idiopática tenían concentraciones de PreSBA y PostSBA por debajo de 75 µmol / L.
  • Los autores concluyen que las concentraciones séricas de ácidos biliares en perros con trastornos neurológicos y hepatobiliares son significativamente más bajas que en perros con PSS. Según los resultados de este estudio, el PSS es poco probable en perros con concentraciones de PreSBA y PostSBA inferiores a 75 µmol / L.
ABSTRACTS

Tratamiento con metronidazol en la diarrea aguda en perros: un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo

Langlois DK, Koenigshof AM, Mani R.
J Vet Intern Med. 2019 Nov 19

  • Aunque el metronidazol se administra comúnmente a perros con diarrea aguda, la evidencia para apoyar esta práctica es más bien limitada.
  • El objetivo del estudio era investigar los efectos de la administración de metronidazol en perros con diarrea aguda inespecífica. Se diseñó un estudio aleatorizado y controlado donde se incluyeron 31 perros con diarrea aguda, en los que no se pudo determinar una causa específica mediante pruebas de diagnóstico fecal rutinarias. Estos perros se asignaron al azar a un grupo con tratamiento con metronidazol (10-15 mg / kg PO cada 12 h durante 7 días; población de prueba: n=14) o placebo (población control: n=17). También se realizaron cultivos fecales y caracterización de aislados de Clostridium perfringens. Los propietarios fueron haciendo unos registros de medicación y puntuación fecal, y las pruebas de diagnóstico fecal se repitieron el día 7. 
  • El tiempo medio ± DE para la resolución de la diarrea para los perros de la población de prueba (2,1 ± 1,6 días) fue menor que el de los controles (3,6 ± 2,1 días , P = 0,04). No se investigaron las posibles relaciones de C. perfringens con la patogénesis de la diarrea aguda, pero solo 3 de 13 (23.1%) perros de la población de prueba eran portadores persistentes de C. perfringens en el día 7, que era menos que los 11 de 14 (78.6%) perros control que mostraron crecimiento persistente (P = .007).
  • Los resultados del estudio sugieren que el tratamiento con metronidazol puede acortar la duración de la diarrea y disminuir la detección del cultivo fecal de C. perfringens en algunos perros con diarrea aguda no específica. Se necesitarían estudios adicionales para evaluar los beneficios y riesgos del uso rutinario de metronidazol para este propósito, porque en la mayoría de los perros se alcanza la resolución de la diarrea en varios días, independientemente del tratamiento.
ABSTRACTS

Actividad de la renina plasmática y la concentración de aldosterona en plasma en perros con shunts portosistémicos adquiridos

Sakamoto Y, Sakai M, Sato K, Watari T.
J Vet Intern Med. 2019 Nov 14.

  • En humanos con hipertensión portal (HP) asociada a enfermedad hepática se activa el sistema renina-angiotensina-aldosterona (RAAS). Sin embargo, la participación del RAAS en perros con HP intrahepática no está clara.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo era medir la actividad de la renina plasmática (ARP) y la concentración de aldosterona en plasma (PAC) en perros con HP (hepatitis crónica [CH] e hipoplasia primaria de la vena porta [PHPV]), perros con shunt portosistémico congénito extrahepático (EH-CPSS), y perros sanos y para determinar si el RAAS está activado en perros con HP. Se incluyeron 27 perros con shunts portosistémicos adquiridos (APSC; 15 perros con CH, 12 perros con PHPV), 9 perros con EH-CPSS y 10 perros sanos.
  • La actividad de renina en plasma fue significativamente mayor en el grupo CH (mediana, 4.4 ng / mL / h) que en el grupo con EH-CPSS (mediana, 1.0 ng / mL / h; P <.01) y el sano (mediana, 1.1 ng / ml / h; P <.01) grupos. No se encontraron diferencias significativas entre el grupo de PHPV (mediana, 2.2 ng / mL / h) y otros grupos. La concentración de aldosterona en plasma fue significativamente mayor en los grupos CH (mediana, 111.0 pg / ml) y PHPV (mediana, 89.5 pg / ml) que en los grupos EH-CPSS (mediana, 1.0 pg / ml; P <.001, P <. 01, respectivamente) y grupos sanos (mediana, 14.5 pg / mL; P <.001, P <.05, respectivamente).
  • En base a estos resultados, los autores sugieren que la activación del RAAS contribuye a la fisiopatología de la HP intrahepática en perros, lo que sugeriría que la espironolactona, no solo puede ser eficaz para el tratamiento de la ascitis, sino también para la supresión de la HP intrahepática.
ABSTRACTS

Evaluación de las características de la ecografía abdominal en relación con la prueba Spec cPL, la gravedad de la enfermedad y la mortalidad en perros con sospecha de pancreatitis aguda canina

E. Gori; A. Pierini; I. Lippi; S. Citi; T. Mannucci; V
29º Congreso ECVIM-CA, 2019

  • En la pancreatitis aguda canina (PA), la ecografía abdominal (EA) es una herramienta de diagnóstico no invasiva ampliamente utilizada en el protocolo diagnóstico. Sin embargo, no hay estudios recientes específicos sobre la relación entre las características clínicas y lo observado en EA, y la gravedad de la PA canina.
  • El objetivo del estudio fue evaluar las características de la EA en relación con la prueba Spec cPL canina, la gravedad de la enfermedad y la evolución final en los casos con sospecha de PA canina. De forma prospectiva se incluyeron en el estudio los perros con sospecha de PA que se iban hospitalizando entre 2017 y 2019. La sospecha de PA se basaba en función de parámetros clínicos y de laboratorio compatibles, y prueba SNAP cPL anormal (Idexx Laboratories) en el momento del ingreso. Se registraron datos sobre el dolor abdominal, los valores de Spec cPL y de la valoración ecográfica en el momento de la presentación, y cada 24 h hasta 2 días después de la hospitalización. La EA se consideró consistente con AP (positiva) si había páncreas hipoecoico y agrandado, con forma y márgenes irregulares, y rodeado de mesenterio hiperecoico y / o derrame abdominal. A partir de la puntuación CAPS (Canine Acute Pancreatitis Severity), los perros se dividieron en grupos (CAPS <11 y> 11), y se evaluó La tasa de mortalidad en el alta hospitalaria. Se comparó la positividad de la EA en el momento de la presentación con la presencia de dolor abdominal, tasa de mortalidad y la puntuación CAPS. También se compararon los valores obtenidos de Spec cPL con la EA positiva / negativa en el momento de la presentación.
  • En total, se incluyeron 47 perros con el consentimiento informado de los propietarios. Diecisiete perros (36%) murieron durante la hospitalización. Veinticuatro perros (51%) tenían la EA en el momento de la presentación sugestiva de PA, mientras que otros 10 perros mostraron la EA positiva dentro de los 2 días posteriores a la hospitalización (grupo EA +, n = 34). Trece perros (27%) persistieron con la EA negativa (Grupo EA). No se encontró asociación entre mortalidad y positividad en la EA. Veintidós perros (47%) presentaron dolor abdominal. Los perros que mostraron dolor abdominal tuvieron una prevalencia significativamente mayor (88%) de EA positiva que los perros sin dolor abdominal (p = 0.0014; OR 10.22). No hubo asociación entre la puntuación CAPS y la positividad en EA, aunque la puntación CAPS se asoció con mortalidad (p = 0.0021; OR 9.3). Los valores de Spec cPL no fueron significativamente diferente entre las EA positivas o negativas en el momento de la presentación. Ocho perros mostraron EA negativa en el momento del ingreso, que luego se volvieron positivas con valores Spec cPL <400 mg / L, y curiosamente, 4 perros se clasificaron el grupo EA a pesar de unos valores de Spec cPL> 400 mg / L.
  • Los autores concluyen que, en perros con AP, los cambios en la EA podrían ocurrir más tarde, durante la hospitalización. La presencia de dolor abdominal en el momento de la presentación sí que puede sugerir que haya una EA positiva. Además, la positividad de la EA parece no estar relacionada ni con los valores de Spec cPL ni con el pronóstico o la gravedad de la enfermedad.
ABSTRACTS

Evaluación de parámetros ecográficos como factores de pronóstico en gatos con pancreatitis. Un estudio retrospectivo de 42 gatos

Tierarztl Prax Ausg K Kleintiere Heimtiere. 2018 Dec;46(6):386-392
Moser K, Mitze S, Teske E, Stockhaus C.

  • La pancreatitis en gatos puede presentar diferentes cursos clínicos y se han descrito unos rangos de signos clínicos que pueden ser desde asintomáticos o leves e inespecíficos, a enfermedad grave con disfunción multiorgánica o incluso muerte. A veces es difícil evaluar el pronóstico de estos gatos en base a los hallazgos clínicos, diagnósticos de laboratorio y diagnóstico por imagen. No existen muchos estudios donde se hayan examinado el resultado y los factores pronósticos para los gatos con pancreatitis. En los gatos que presentan signos de pancreatitis, se utilizan con frecuencia la fPLI (inmunorreactividad de la lipasa pancreática felina) y la ecografía, en la que se han descrito diferentes parámetros ecográficos asociados con pancreatitis, para establecer un diagnóstico.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo fue determinar si ciertos parámetros ecográficos se correlacionan con la gravedad y la evolución final de los gatos con pancreatitis.
  • Se incluyeron 42 gatos, con al menos dos signos clínicos consistentes con pancreatitis y valores de fPLI aumentados (> 5.3 µg / l). De su información, se examinaron los siguientes parámetros ecográficos: espesor, superficie y ecogenicidad del páncreas, ecogenicidad del tejido adiposo peripancreático y la presencia de ascitis. Los gatos que sobrevivieron los primeros 30 días fueron clasificados como sobrevivientes y aquellos que murieron dentro de los 30 días se clasificaron como no sobrevivientes.
  • Se encontraron cambios ecográficos en 33/42 gatos (79%). Las anormalidades ecográficas más frecuentes fueron grasa peripancreática hiperecoica (55%), tejido pancreático hipoecoico (45%) y un páncreas engrosado (36%). No hubo correlación significativa entre los cambios ecográficos y la evolución final de los gatos. No se encontraron diferencias significativas en la concentración de fPLI entre los dos grupos. La concentración de fPLI se correlacionó significativamente con el pronóstico.
  • Los autores sugieren que ni la presencia ni la intensidad de los cambios ecográficos se correlacionan con la evolución final de los gatos con pancreatitis. Contrariamente a esto, el valor de fPLI sí que es un factor pronóstico negativo, como ya se había descrito anteriormente en otros estudios.
ABSTRACTS

Asociación entre la anemia hemolítica inmunomediada (IMHA) y la pancreatitis aguda en perros

Gianesini; M. Drigo; A. Zoia
29º Congreso ECVIM-CA, 2019 G.

  • En humanos, ratas y gatos existen evidencias que sugieren que la pancreatitis aguda es una complicación de la hemólisis, incluida la hemólisis que ocurre en la anemia hemolítica inmunomediada (IMHA). Este estudio investiga la asociación entre IMHA y pancreatitis en perros. 
  • Se diseñó un estudio retrospectivo que incluyó 3 grupos de 95 perros emparejados por edad, raza y estado sexual: perros con IMHA (grupo-1), perros clínicamente sanos (grupo-2), perros enfermos sin IMHA (grupo- 3). Los criterios para incluir los perros en el grupo 1 eran un hematocrito <30% (intervalo de referencia [RI], 38.6–54.5%) y test de Coomb’s positivo. El diagnóstico de pancreatitis aguda se basó en concentraciones de amilasa y lipasa por encima del rango de referencia (> 1101 mg / dl y > 725 mg / dl, respectivamente), concentración de Proteína C reactiva > 3.0 mg / dl (RR, 0.01–0.22), y anorexia y / o vómitos. Se comparó la frecuencia de la pancreatitis entre los tres grupos. Los perros con IMHA con y sin pancreatitis tuvieron un seguimiento de 7 días, después de la admisión. Cuando algún perro con IMHA sin pancreatitis desarrolló pancreatitis, se cambió al grupo IMHA con pancreatitis y también con un seguimiento de 7 días después del evento de pancreatitis. Se calculó la hemoglobina plasmática libre (Hbpf) en los perros con IMHA con pancreatitis (en el momento del diagnóstico de pancreatitis) y sin pancreatitis (en el momento de la presentación) (Hbfp = Hbtot - [RBC x CHCM x MCV] / 1000) y se comparó entre los grupos. Mediante el análisis de curva ROC se trató de identificar el mejor valor de corte de Hbfp para discriminar a los perros IMHA con y sin pancreatitis. Se calculó el riesgo relativo (RR) de desarrollar pancreatitis en perros con IMHA y ≥ el índice de Youden de la concentración de Hbfp. Finalmente, se evaluó la mortalidad a los 7 días entre perros IMHA con y sin pancreatitis. 
  • En la presentación, la frecuencia de pancreatitis fue significativamente (p = 0.0013) mayor en perros con IMHA (12/95) en comparación con los perros control (0/95 grupo-2 y 5/95 grupo-3, respectivamente). Durante el período de seguimiento de 7 días, otros 9 perros con IMHA desarrollaron pancreatitis. Los perros IMHA con pancreatitis (n = 21) tuvieron una Hbpf significativamente (p = 0.0067) más alta (mediana = 0.17 g / dL, rango, 0.0– 1.55) en comparación con los perros IMHA sin pancreatitis (n = 74; mediana = 0.0 g / dL, rango, 0.0–2.89). El índice de Youden para Hbpf fue de 0.08 g / dL (sensibilidad = 61.9%, especificidad = 75.7%; AUC = 0.672, IC 95%, 0.569-0.765; p = 0.0096). En perros con IMHA, una concentración de Hbpf ≥0.08 g / dL resultó en un mayor riesgo de pancreatitis (RR = 2.54, IC 95%, 1.51–4.29). No hubo diferencias en la mortalidad (p = 0.211) entre perros IMHA con (8/21) y sin (18/74) pancreatitis. 
  • Los autores sugieren que los perros con IMHA tienen un mayor riesgo de pancreatitis. Varios perros desarrollaron pancreatitis después de ser diagnosticados con IMHA, esto puede sugerir que IMHA puede causar pancreatitis y que la Hbfp podría ser un desencadenante de esta pancreatitis.
ABSTRACTS

Los perros con síndrome de diarrea hemorrágica aguda que no reciben antibióticos tienen un buen pronóstico a pesar de una alta pucntuación AHDS inicial e inflamación sistémica

F.S. Moberg; C.R. Bjørnvad; C. Lorentzen; N.M. Zyskind; L.R. Jessen;
29 ° Congreso ECVIM-CA, 2019

El síndrome de diarrea hemorrágica aguda (AHDS) en perros, se trata a menudo con antibióticos debido al riesgo potencial de translocación bacteriana del tracto gastrointestinal al torrente sanguíneo. Sin embargo, estudios recientes indican que los antibióticos no son siempre necesarios. De acuerdo con las guías danesas de uso de antibióticos para animales de compañía del 2012, no se recomiendan los antibióticos para el tratamiento de rutina de AHDS, sino que solo están indicados en perros hospitalizados con afección general grave y signos de inflamación sistémica (SIRS) / sepsis.

  • El objetivo de este estudio fue evaluar la gravedad de la enfermedad y el resultado final en perros hospitalizados con diarrea hemorrágica aguda que no recibieron antibióticos.
  • Se diseñó un estudio retrospectivo, observacional basado en la información obtenida de registros médicos de perros con diarrea hemorrágica aguda de etiología desconocida, hospitalizados en el Hospital Universitario durante el período febrero 2014 a octubre 2018. Para cada paciente, se valoró su reseña, enfermedades concurrentes, la clínica de la enfermedad en el momento de la hospitalización y durante los días consecutivos, el tratamiento antes y durante la hospitalización, los días de hospitalización / eutanasia y los resultados de laboratorio. La enfermedad clínica se calificó de acuerdo con el sistema de puntuación AHDS de 0 a 18 y se registraron el número de criterios de SIRS (taquicardia [HR> 120], taquipnea [RR> 40], hiper o hipotermia [T> 39.0 ° C o <37.5 ° C ], leucocitosis [WBC> 18 x 109 / L], leucopenia [WBC < 5 x 109 / L], neutrófilos en banda y / o hipoglucemia [glucosa <4 mmol / L]). Se excluyeron 162 perros debido a la sospecha de enfermedad inducida por fármacos (vacuna (s) [N = 4], anestésicos [N = 5], corticosteroides o AINE [N = 81]), cuerpo extraño alimentario (N = 5) o tratamiento con antibióticos durante la hospitalización (N = 128). Se incluyeron 128 perros donde no se encontró una causa obvia de la diarrea y que solo recibieron tratamiento de soporte (fluidoterapia intravenosa N = 128; antieméticos N = 98; gastroprotectores N = 107). 
  • El 98% (125/128) de los perros sobrevivió al alta. Dos perros fueron sacrificados debido a limitaciones financieras y la renuencia del propietario a continuar con el tratamiento debido a la edad avanzada y un perro braquicéfalo sufrió una crisis respiratoria con paro respiratorio que no respondió a la reanimación. Los 125 perros sobrevivientes fueron hospitalizados durante un promedio de 1.7 días (rango 1-4 días) con una puntuación media de AHDS de 12 en el momento de la hospitalización (rango 4-16). La puntuación media de AHDS después de 24 horas de hospitalización fue de 5,5 (rango 0-14). El 29% (37/128) de los perros cumplieron ≥ 2 SIRS criterios durante la hospitalización. Ninguno de los 128 perros presentó desviación izquierda degenerativa de los neutrófilos. 
  • Los resultados de este estudio sugieren que la terapia antimicrobiana en perros con diarrea hemorrágica aguda no es siempre necesaria, incluso cuando se cumplen 2 o más criterios de SIRS.
ABSTRACTS

El hipotiroidismo y su asociación con enfermedades biliares hepáticas adicionales en perros: un estudio retrospectivo de casos y controles

A.R. Codea; C. Popovici; A. Mureşan; D. Neagu; A. Biris; D.I. Marcutan; R. Lăcătuş; I. Cimpoieş; O. Sarpataki; I.M. Cismaru; M.V. Mircean
29 ° Congreso ECVIM-CA, 2019

El hipotiroidismo puede tener una implicación importante en el retraso del vaciamiento de la vesícula biliar y se debería investigar su papel en la patogénesis del mucocele de la vesícula biliar y otras enfermedades biliares extrahepáticas.

El objetivo de este estudio es evaluar la incidencia de enfermedades biliares extrahepáticas en perros hipotiroideos.

  • ​Se examinaron retrospectivamente los registros médicos de 63 perros diagnosticados con hipotiroidismo para detectar la presencia o ausencia de enfermedad biliar extrahepática (mucocele, colecistitis, colelitiasis y masas de vesícula biliar). 
  • En 49 perros (77.7%) se detectaron elevaciones séricas de gamma glutamil transferasa, fosfatasa alcalina, alanina aminotransferasa y bilirrubina total, vesículas biliares agrandadas, patrones vesiculares de estriado fino o estrellado inmóvil, paredes de la vesícula biliar engrosadas, presencia de barro biliar o masa hiperecogénica en vesícula biliar. Los perros mayores y las razas pequeñas estaban sobrerrepresentados. La mayoría de los perros presentaron signos clínicos no específicos, como vómitos, anorexia y letargo, diarrea y / o fiebre. Después de exámenes ecográficos, y valoración macroscópica / histológica y cultivos bacterianos, se diagnosticó enfermedad biliar extrahepática en 34 perros (53,9%) entre las que se incluyeron mucocele de la vesícula biliar (n = 21 perros), colelitiasis (n = 8 perros) y colecistitis (n = 5 perros) La incidencia del mucocele de la vesícula biliar fue la más alta (33,3%) seguida de colelitiasis (12,6%) y colecistitis (7,9%).

Este estudio sugiere que los perros hipotiroideos que se presentan por enfermedad aguda con evidencia laboratorial de enfermedad hepatobiliar deben someterse a una evaluación más extensa para detectar la presencia de enfermedades biliares extrahepáticas como el mucocele biliar, la colelitiasis y la colecistitis.

ABSTRACTS

Consecuencias a largo plazo del síndrome de diarrea hemorrágica aguda en perros

29º Congreso ECVIM-CA, 2019
E. Kaufmann; K. Busch; J.S. Suchodolski; B.D. Ballhausen; F. Neuerer; K. Hartmann; S. Unterer

  • La destrucción de la barrera intestinal y la disbiosis en la microbiota, especialmente alrededor del momento del destete, representan mecanismos importantes para la sensibilización alérgica. Debido a ello, el 42% de los perros jóvenes que sobreviven a una infección por parvovirus canino (CPV) desarrollan trastornos gastrointestinales crónicos más adelante en sus vidas, pero se desconoce si los perros adultos con lesiones intestinales graves también tienen un mayor riesgo de desarrollar trastornos gastrointestinales crónicos.
  • El objetivo de este estudio fue evaluar si los perros con síndrome de diarrea hemorrágica aguda (AHDS) tienen una mayor prevalencia de enteropatías crónicas más adelante en sus vidas. Se incluyeron 40 perros diagnosticados con AHDS, para los cuales había disponible un seguimiento de al menos 12 meses. También se incluyó un grupo de control histórico de 67 perros sin antecedentes de gastroenteritis para determinar la evaluación del riesgo. Se pidió a los dueños de los perros que completaran un cuestionario y se compararon los porcentajes de perros con signos de enteropatías crónicas en ambos grupos.
  • No hubo diferencias significativas entre los perros con AHDS y los perros control con respecto al desarrollo de enteropatías crónicas (AHDS 22.5%; controles 12.0%; p = 0.177) durante el tiempo de observación (AHDS: mediana 4 años, rango 1-12 años; controles: mediana 5 años, rango 1–12 años).
  • Los resultados de este estudio sugieren que los perros que experimentan un episodio de AHDS no tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad gastrointestinal crónica más adelante en sus vida, que es diferente al riesgo que tiene los perros jóvenes con infección por CPV. Por lo tanto, el momento de la vida en el que ocurre la disfunción de la barrera intestinal podría representar un factor de riesgo principal
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva de factores asociados con el grado de esofagitis, tratamiento, y evolución en perros que se presentaron para la extracción de cuerpos extraños esofágicos (2004-2014):114 casos

Bongard AB, Furrow E, Granick JL.
J Vet Emerg Crit Care (San Antonio). 2019 Aug 26

  • El objetivo de este estudio era caracterizar una población de perros que se presentaron para la extracción de cuerpos extraños esofágicos y evaluar los factores asociados con el grado de esofagitis y complicaciones menores y mayores que existieron. 
  • Se hizo una evaluación retrospectiva de los perros que se sometieron a extracción de un cuerpo extraño esofágico entre enero de 2004 y diciembre de 2014 de la base de datos de un Hospital universitario. Los datos recopilados de 114 perros incluyeron reseña del animal, historia clínica, signos clínicos, hallazgos del examen físico, duración y ubicación del cuerpo extraño, grado de esofagitis, éxito de extracción de cuerpo extraño, colocación de sonda de alimentación y resultados clínicos. Se contactó a los propietarios para obtener algunos datos de resultados no disponibles en el registro médico. Los datos se analizaron para la predisposición de raza, si la duración o el tipo de cuerpo extraño se asociaba con el grado de esofagitis o las complicaciones, y los factores asociados con la colocación de la sonda de alimentación.
  • La tasa de éxito general para la extracción de cuerpos extraños mediante esofagoscopia fue del 95% con una tasa de complicaciones del 22%. Los perros de raza pequeña estaban sobrerrepresentados. Los perros con la presencia de un cuerpo extraño durante> 24 h tuvieron significativamente más probabilidades de tener esofagitis grave (P <0.001) y complicaciones mayores (P = 0.0044). El tipo de cuerpo extraño no predijo el grado de esofagitis o complicaciones, aunque los anzuelos mostraron una mayor probabilidad de requerir extirpación quirúrgica (P = 0.033). Se colocaron sondas de alimentación (15 gastrostomía, 1 nasoesofágica) en el 14% de los perros y la probabilidad de colocar las sondas fue mayor si el cuerpo extraño estuvo presente durante más de 24 h (P <0,001).
  • Los resultados de este estudio concuerdan con estudios previos en que los cuerpos extraños esofágicos, adecuadamente identificados y extirpados endoscópicamente, tienen un buen pronóstico, particularmente si han estado presentes durante ≤24 h