Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Un estudio cruzado aleatorizado, controlado sobre la prevención de los signos gastrointestinales asociados a antibióticos usando una mezcla de simbióticos en perros sanos de investigación

Whittemore JC, Moyers TD, Price JM.
J Vet Intern Med. 2019 Jul;33(4):1619-1626

  • Los simbióticos disminuyen los signos gastrointestinales asociados a antibióticos en gatos, pero faltan datos que respalden su uso para mejorar los signos gastrointestinales asociados a antibióticos en perros.
  • El objetivo del estudio era determinar si la administración de simbióticos atenúa los signos gastrointestinales asociados a antibióticos en perros.
  • Se seleccionaron 22 perros de investigación sanos para un estudio cruzado aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, en 2 períodos, con un período de lavado de 8 semanas. Cada período incluyó un periodo basal de 1 semana y una fase de tratamiento de 3 semanas. Los perros recibieron enrofloxacina (10 mg / kg PO cada 24 h) y metronidazol (12,5 mg / kg PO cada 12 h), seguidos 1 hora después, por una combinación bacteriana / levaduras de simbióticos o placebo. Se compararon la ingesta de alimentos, los vómitos y la puntuación fecal
  • Un 41% (intervalo de confianza [IC] del 95%, 21-64), 77% (IC 95%, 55-92) y 100% (IC 95%, 85-100) de perros mostraron hiporexia, vómitos y diarrea, respectivamente, durante el primer período de tratamiento. Los trastornos en la ingesta de alimentos fueron menores en los dos períodos para los perros que recibieron simbióticos (valor F, 5.1; P = .04) con interacciones dependiendo del periodo de tratamiento (valor F, 6.0; P = .02). Los días de vómitos diferían con el tiempo (valor F, 4.7; P = .006). Las puntuaciones fecales aumentaron con el tiempo (valor F, 33.5; P <.001), fueron más bajas durante el período 2 (valor F, 14.5; P = .001) y hubo un efecto dependiendo del periodo de tratamiento (valor F, 4.8 ; P = .04).
  • Los autores concluyen que la administración de enrofloxacina / metronidazol se asocia con una alta frecuencia de signos gastrointestinales asociados a antibióticos. La administración de simbióticos disminuye los trastornos en la ingesta de alimentos. La presencia de signos gastrointestinales asociados a antibióticos más leves en el período 2 sugiere que los efectos clínicos de los simbióticos persisten más de 9 semanas después de su supresión, ya que se atenúan estos signos gastrointestinales en los perros tratados con antibióticos seguidos de placebo.

 

ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva de la ciclosporina en el tratamiento de la hepatitis crónica en perros

Ullal T, Ambrosini Y, Rao S, Webster CRL, Twedt D.
J Vet Intern Med. 2019 Aug 8

  • Aunque la etiología de la hepatitis crónica idiopática (ICH) en perros es poco conocida, la evidencia respalda la existencia de una patogénesis inmunomediada en algunos perros.
  • El objetivo de este estudio era describir una serie de casos de perros con una presunta ICH tratados con ciclosporina (CsA) con o sin medicamentos concurrentes y documentar, la incidencia de la remisión de parámetros bioquímicos, y los factores asociados a fracaso para lograr la remisión.
  • Se planteó una serie de casos retrospectivos en dos centros veterinarios entre 2010 y 2017, y se incluyeron 48 perros con diagnóstico presuntivo de ICH, cuyo tratamiento incluyó CsA. Todos los perros fueron tratados con CsA, con o sin medicamentos concurrentes, durante ≥2 semanas. Los datos fueron recogidos a partir de los registros médicos.
  • La remisión bioquímica (entendida como <1.1 veces el límite superior normal de la actividad de la alanina aminotransferasa) se alcanzó en el 79% de los perros (38/48). La dosis media de CsA para esta remisión fue de 7.9 mg / kg / d (rango, 2.5-12.7 mg / kg / d) y la mediana del tiempo hasta la remisión fue de 2.5 meses (rango, 0.75-18 meses). El tratamiento concomitante con hepatoprotectores no se asoció con la probabilidad de remisión. La puntuación clínica, la ascitis, la hipoalbuminemia, la hiperbilirrubinemia, los tiempos de coagulación prolongados, la dosis y la duración del tratamiento no se asociaron con la probabilidad de remisión o el tiempo para la remisión. Los efectos adversos comunes de la CsA fueron signos gastrointestinales en el 38% (18/48) e hiperplasia gingival en el 25% (12/48) de los perros tratados.
  • Los autores sugieren que un régimen de tratamiento que incluya CsA y el uso frecuente de hepatoprotectores comunes lleva a una remisión bioquímica de ICH en la mayoría de los perros. Ninguno de los factores evaluados, incluido el uso de hepatoprotectores, se asoció significativamente con la probabilidad de remisión. Serían necesarios estudios prospectivos futuros para evaluar la monoterapia con CsA en perros con ICH.
ABSTRACTS

Hallazgos diagnóstcios, tratamiento, y evolución final en perros con enteropatía perdedora de proteínas

Salavati Schmitz S, Gow A, Bommer N, Morrison L, Mellanby R.
J Vet Intern Med. 2019 Aug 5.

  • La enteropatía perdedora de proteínas (PLE) debida a una enteropatía inflamatoria crónica (CIE) en perros se trata a menudo con una combinación de glucocorticoides y con una segunda linea de inmunosupresores (SLI), pero esta terapia combinada podría no ser necesaria en todos los perros.
  • El objetivo del estudio era describir las características del diagnóstico y los resultados de los perros con PLE tratados con glucocorticoides solos (grupo P) o con glucocorticoides y SLI (grupo S). A partir de la base de datos de un hospital de 2015 a 2017, se incluyeron 31 perros con PLE, y se les valoró retrospectivamente los datos de la reseña, procedimientos de diagnóstico, tratamiento y resultados finales de perros con CIE / PLE. Los perros que presentaban hipoalbuminemia y CIE también se incluyeron. En base a un algoritmo de tratamiento por etapas, los perros fueron asignados al grupo P o S. Se recogieron datos acerca del tiempo para alcanzar concentraciones de albúmina sérica ≥20 g / L y datos de supervivencia. También se clasificaron los perros por sus concentraciones séricas de albúmina y cobalamina
  • En total, se incluyeron 17 en el grupo P y 14 en el grupo S. La puntuación histológica (según WSAVA) del duodeno fue diferente entre los grupos (P = 0,05), pero no lo fue en ninguno de los otros datos examinados. La mediana del tiempo hasta que la albúmina sérica alcanzó> 20 g / L fue de 13 días. La mediana del tiempo de supervivencia después del inicio del tratamiento fue de 85 días (rango, 13-463 días) en el grupo P y 166 días (rango, 8-390 días) en el grupo S.
  • Se concluye que, en este estudio, ninguna prueba diagnóstica de rutina fue predictiva de la respuesta clínica, clasificación en grupo de tratamiento o resultado final. El tratamiento únicamente con glucocorticoides podría ser apropiado en perros con PLE.
ABSTRACTS

Medición de anticuerpos específicos alimentarios en saliva y suero en perros con alergia alimentaria y en perros sanos

Udraite Vovk L, Watson A, Dodds WJ, Klinger CJ, Classen J, Mueller RS.
Vet J. 2019 Mar;245:1-6

  • Normalmente el estándar de referencia para diagnosticar reacciones adversas a los alimentos (AFR) en perros es una dieta de eliminación (DE) seguida de un re-desafío alimentario, pero normalmente este procedimiento supone un reto llevarlo a cabo.
  • En este estudio se investigó la fiabilidad diagnóstica de una prueba basada en la medición de IgA e IgM específicas de alimentos en saliva y una prueba ELISA para IgE específica de alimentos en suero. Se evaluaron tres grupos de perros. El grupo 1 (n = 11) incluyó perros con AFR previamente diagnosticados y controlados; el grupo 2 (n = 15) incluyó perros con dermatitis alérgica al inicio de su DE; y el grupo 3 (n = 16) estaba compuesto por perros de investigación clínicamente sanos. De todos los grupos se obtuvieron muestras de saliva y sólo del grupo 1 y del grupo 3 se obtuvieron muestras de sangre. Se compararon los resultados clínicos de los re-desafíos con componentes individuales de alimentos con los resultados de ambas pruebas de medición de inmunoglobulinas.
  • En total, 41 perros completaron el estudio y un perro se perdió para el seguimiento. Hubo un total de 163 re-desafíos. En la mayoría de los casos, la sensibilidad, el valor predictivo positivo y el cociente de probabilidad, la especificidad, el valor predictivo negativo y los cocientes de probabilidad no fueron satisfactorios para todas las pruebas, excepto para las pruebas de IgM salivar en el grupo 2, que tuvo una especificidad moderada. No hubo una diferencia clara en el número de reacciones positivas en los re-desafíos entre los perros alérgicos y los perros sanos.
  • En base a estos resultados, ni la medición de IgA e IgM específicas de alimentos en saliva y ni el ELISA para IgE específica de alimentos en suero fueron fiables para diagnosticar reacciones adversas de alimentos en perros. Hasta que haya más datos disponibles, las dietas de eliminación siguen siendo el estándar de referencia en el diagnóstico de estas reacciones adversas a los alimentos
ABSTRACTS

Uso del factor recombinante estimulante de colonias de granulocitos caninos para aumentar el número de leucocitos en perros con infección natural por Parvovirus Canino

Armenise A, Trerotoli P, Cirone F, De Nitto A, De Sario C, Bertazzolo W, Pratelli A, Decaro N.
Vet Microbiol. 2019 Apr;231:177-182

  • El parvovirus canino (CPV) es una de las causas más importantes de mortalidad en perros jóvenes y no existe un tratamiento específico. Ya que la leucopenia prolongada aumenta considerablemente el riesgo de muerte en los cachorros infectados, en este estudio se investigan algunas estrategias para contrarrestar esta disminución.
  • El objetivo del estudio es comparar resultados en cachorros con infección natural de CPV y tratados con el factor recombinante estimulante de colonias de granulocitos caninos (rcG-CSF), junto a la terapia de rutina, con cachorros infectados de manera similar pero no tratados con rcG-CSF.
  • Se realizó un ensayo clínico prospectivo no aleatorizado en 62 cachorros infectados por CPV con recuentos leucocitarios <3000 células / ?l y se seleccionaron dos grupos diferentes en base a un enfoque no aleatorizado. Los perros del grupo A (31/62) recibieron 5 ?g / Kg de rcG-CSF diariamente desde el día de hospitalización hasta que los leucocitos alcanzaron el rango de referencia (3-5 días) y el grupo B (31/62) recibió 1 ml de inyección de placebo.
  • Todos los perros en el grupo A se recuperaron, mientras que 5 perros en el grupo B murieron. El tratamiento con rcG-CSF demostró un efecto estadísticamente significativo en los recuentos de glóbulos blancos (p <0,0001) y, sorprendentemente, también en los recuentos de linfocitos y monocitos (p <0,0001). No hubo un efecto significativo del tratamiento sobre el recuento de neutrófilos (p = 0,5502).
  • En este estudio se destaca que, aunque los linfocitos y los monocitos no son un objetivo específico para rcG-CSF, el protocolo con rcG-CSF utilizado puede mejorar los parámetros hematológicos respecto a los perros no tratados. Se detectó un claro aumento en el número de leucocitos, como se ha descrito en humanos tratados con la molécula homóloga.

 

ABSTRACTS

Gastritis enfisematosa canina y felina puede diferenciarse del enfisema gástrico clínicamente en base a signos clínicos y hallazgos de imagen: 5 casos

Thierry F, Ferreira MF, Paterson GK, Liuti T, Del-Pozo J.
Vet Radiol Ultrasound. 2019 Mar;60(2):136-144

  • La neumatosis gástrica es un hallazgo de imagenología, definido como la presencia de focos de gas en la pared gástrica. En los seres humanos, esta característica puede deberse a una de dos entidades clínicas diferentes: gastritis enfisematosa potencialmente mortal o enfisema gástrico clínicamente benigno.
  • Este estudio retrospectivo de series de casos describe las características clínicas y de imagen en cinco animales diagnosticados con neumatosis gástrica espontánea sin la presencia de dilatación gástrica-vólvulo. Se identificaron tres casos caninos y dos felinos de neumatosis gástrica espontánea en exámenes radiográficos y ecográficos.
  • Además de la neumatosis gástrica, un perro y dos gatos presentaron signos sistémicos concomitantes como letargo, hematemesis, anemia o leucocitosis. Estos animales se eutanasiaron debido a un deterioro clínico y el diagnóstico de gastritis enfisematosa. Dos perros permanecieron asintomáticos o presentaron signos gastrointestinales leves. En dos perros y un gato se describió gas venoso portal intrahepático, y en un perro, neumoperitoneo. Estas características no fueron consideradas clínicamente significativas. La neumatosis gástrica de los dos perros sin signos sistémicos se resolvió durante el tratamiento médico sin tratamiento con antibióticos. Estos últimos casos fueron interpretados como consistentes con enfisema gástrico.
  • Los hallazgos del estudio actual indicaron que puede ocurrir la neumatosis gástrica sin dilatación gástrica-vólvulo en perros y gatos y que una combinación de características clínicas y de imagen puede ayudar a diferenciar entre la gastritis enfisematosa potencialmente mortal y el enfisema gástrico relativamente benigno. Se necesitarían más estudios para determinar la etiología y los factores de riesgo asociados con estas condiciones.

 

ABSTRACTS

Estudio multicéntrico para la investigación de trastornos de la hemostasis en 15 perros con Pancreatitis Aguda:

Nielsen L, Holm J Rozanski E Meola D, Price LL, de Laforcade A.
J Vet Emerg Crit Care 2019 Apr 29

  • El objetivo de este estudio era caracterizar los perfiles hemostáticos en perros con pancreatitis aguda.
  • Se diseñó un estudio prospectivo y observacional en centros de referencia y se incluyeron 15 perros con pancreatitis aguda que se diagnosticaron y evaluaron entre el 1 de diciembre de 2011 y el 1 de junio de 2012. Se recogieron muestras de sangre en el momento del ingreso y se midieron el número de plaquetas, hematocrito, tromboelastografía (TEG), antitrombina, tiempo de protrombina, tiempo de Tromboplastina parcial activada, dímeros D, factor von Willebrand y concentraciones de fibrinógeno. Se compararon los valores obtenidos con los intervalos de referencia procedentes de perros sanos
  • En base a los resultados de la TEG, los perros con pancreatitis aguda eran globalmente hipercoagulables en comparación con los intervalos de referencia. Los perros con pancreatitis aguda tenían los valores de dímeros D (1.144 ?g / L frente a 251 ?g / L [6264.5 vs 1374.5 nmol / L]; P = 0.001), fibrinógeno (837 vs 232 mg / dL [8.37 vs 2.32 g / L] ; P <0,001), y factor de von Willebrand (92,9% frente a 65,1%; P = 0,02), significativamente más altos, y los valores de antitrombina (85,7% frente a 120%; P <0,001) y valores de tiempo de protrombina (3,8 vs 7,6 segundos; P < 0.001) significativamente más bajos que los intervalos de referencia.
  • En el estudio se concluye que en perros con pancreatitis aguda existe evidencia de hipercoagulabilidad según las pruebas de laboratorio. La TEG puede ser útil en perros con pancreatitis aguda para controlar la respuesta al tratamiento y orientar las intervenciones terapéuticas.
ABSTRACTS

Utilidad de la ecografía abdominal en perros con diarrea

Mapletoft EK, Allenspach K, Lamb CR.
J Small Anim Pract. 2018 Jan;59(1):32-37

  • El objetivo de este estudio era evaluar la utilidad de la ecografía abdominal en el abordaje diagnóstico de los perros con diarrea.
  • Se diseñó un estudio transversal retrospectivo basado en una población de perros con diarrea. Se examinaron las asociaciones entre los signos clínicos, el uso de la ecografía abdominal, los resultados de la ecografía abdominal y el trabajo posterior que se llevó a cabo. La utilidad de la ecografía abdominal se calificó como alta, moderada, ninguna o contraproducente según la revisión de los historiales médicos.
  1. Se revisaron los registros médicos de 269 perros con diarrea, de los cuales en 149 (55%) se realizaron ecografías abdominales. El resultado más frecuente fue la ausencia de anomalías ecográficas que afecten al intestino en 65 (44%) perros. Los resultados de la ecografía se asociaron con un procedimiento posterior de la siguiente manera: (1) no se detectaron anomalías y se procedió a ensayos dietéticos; (2) engrosamiento focal de la pared intestinal, pérdida de capas de la pared intestinal o ganglios linfáticos abdominales agrandados y se procedió a aspirados con aguja fina eco-guiados (3) engrosamiento difuso de la pared intestinal o estrías hiperecoicas en la mucosa del intestino delgado y endoscopia consecuente; y (4) cuerpo extraño del intestino delgado y coeliotomía. La ecografía abdominal se consideró diagnóstica sin pruebas adicionales en solo cuatro (3%) perros: dos tenían una derivación portosistémica identificada por ecografía, uno tenía un cuerpo extraño lineal y uno tenía una úlcera pilórica perforada. La ecografía abdominal tuvo una utilidad moderada en 56 (38%) perros y no tuvo utilidad en 79 (53%) perros. La ecografía abdominal se consideró contraproducente en 10 (7%) perros porque los resultados fueron, falsos negativos o falsos positivos.
  • En base a estos resultados, los autores proponen que se debería reconsiderar el uso rutinario de la ecografía abdominal en perros con diarrea.

 

ABSTRACTS

Impactación colónica en perros: un estudio retrospectivo de 58 casos (1996-2014)

Tzimtzimis E, Papazoglou L, Patsikas M, Tsioli V, Kouti V, Konstantinidis A, Rallis T.
J Small Anim Pract. 2019 Apr 2

  • El objetivo del estudio era describir los hallazgos clínicos, el manejo y el resultado final de la impactación colónica en perros e informar de la efectividad del tratamiento médico.
  • De forma retrospectiva, se revisaron los registros médicos de un hospital veterinario, se detectaron 58 perros con impactación colónica y se contactó telefónicamente con los propietarios para evaluar el resultado a largo plazo.
  • Un total de 29 perros (50%) eran de raza mixta, y 45 (78%) eran machos enteros. La edad media de presentación fue de 7 años y el peso corporal medio fue de 22 kg. El grado de distensión radiográfica del colon no se estimó que estaba relacionado con el resultado a largo plazo. En total, 55 perros (95%) recibieron tratamiento médico incluyendo enemas solos, laxantes hiperosmóticos y / o formadores de volumen y / o lubricantes, enemas combinados con laxantes o enemas y / o laxantes combinados con evacuación manual de material fecal bajo anestesia. El tiempo medio de supervivencia de los 58 perros fue de 2 años. En general, 36 de los 41 perros con seguimiento a largo plazo disponible tuvieron un resultado favorable.
  • Los autores concluyen que el tratamiento médico de la impactación colónica en perros con un solo agente o una combinación de agentes tiene una alta tasa de éxito. La dilatación colónica marcada no es necesariamente indicativa de megacolon en perros
ABSTRACTS

Hallazgos ecográficos de un presunto edema de la pared gástrica en 14 perros con pancreatitis

Murakami M, Heng HG, Lim CK, Parnell NK, Rancilio NJ, Lin TL, Sola M.
J Vet Intern Med. 2019 Apr 22.

El edema de la pared gástrica no está todavía descrito como una complicación de la pancreatitis aguda en perros.

El objetivo de este estudio era describir las características ecográficas del engrosamiento de la pared gástrica en perros con pancreatitis aguda.

Se realizó una búsqueda retrospectiva en los registros médicos de un hospital universitario entre el periodo 2014 a 2016 para identificar perros con evidencia ecográfica de pancreatitis aguda, con aumento del grosor de la pared gástrica (> 5 mm) y con diagnóstico clínico de pancreatitis aguda. Se incluyeron 14 perros. Se registraron los cambios en la pared gástrica, como el grosor, el aspecto de las capas, la ecogenicidad, la distribución de las lesiones y los cambios perigástricos. Si estaban disponibles, también se registraron la exploración ecográfica seriada y los hallazgos histopatológicos.

  • El grosor medio de la pared gástrica fue de 9.9 ± 4.0 mm (SD). En 2 perros se observó una pérdida completa de capas de pared y en 12 perros se observó engrosamiento de la capa submucosa, observando en 5 de ellos un engrosamiento concurrente de la capa muscular. La ecogenicidad de la capa submucosa engrosada se valoró como hiperecoica intermedia El engrosamiento fue focal en 12 perros y adyacente al páncreas enfermo. En ecografías de seguimiento, 3 perros mostraron una resolución del engrosamiento de la pared gástrica (rango 3-28 días). A un perro se le realizó la necropsia y se confirmó histológicamente un edema de la pared gástrica.
  • Los hallazgos de este estudio indicaron que el engrosamiento de la pared gástrica, presumiblemente debido a un edema, podría ser una complicación de la pancreatitis aguda en perros