Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Efectos de la suplementación oral de cobalamina en las concentraciones séricas de cobalamina en perros con insuficiencia pancreática exocrina: un estudio piloto

Toresson L, Steiner JM, Spodsberg E, Olmedal G, Suchodolski JS, Lidbury JA, Spillmann T.
Vet J. 2021 Mar;269:105619

  • El objetivo de este estudio retrospectivo era evaluar las concentraciones de cobalamina sérica antes y después de la suplementación con cobalamina oral en perros con insuficiencia pancreática exocrina y bajas concentraciones de cobalamina sérica.
  • Se incluyeron 18 perros con valores de TLI entre <1,0-2,7 μg/L (intervalo de referencia, 5,2-35 μg/L) y concentraciones de cobalamina sérica ≤350 ng/L (intervalo de referencia, 244-959 ng/L). Todos los perros fueron tratados con cianocobalamina oral según un protocolo ya descrito previamente (0,25-1,0 mg diarios, dependiendo del peso corporal).
  • En los resultados obtenidos, la mediana (rango) de las concentraciones de cobalamina en suero en el momento de la inclusión era de 188 ng/L (<111-350 ng/L), que aumentó significativamente a 1000 ng/L (794-2385 ng/L; P < 0,001) tras la administración de la suplementación de cobalamina durante 19-199 días (mediana, 41 días).
  • Según estos datos, los autores sugieren que la suplementación oral de cobalamina es una alternativa potencial a la suplementación parenteral en perros con insuficiencia pancreática exocrina.

 

ABSTRACTS

Factores de riesgo para el crecimiento de bacterias en orina en perros con shunts portosistémicos congénitos: 66 casos (1997-2019)

Tinoco-Najera A, Steiner JM, Suchodolski JS, Lidbury JA.
J Small Anim Pract. 2021 Jan 25

  • Este estudio trata de identificar los factores de riesgo de crecimiento bacteriano urinario en perros con shunts portosistémicos congénitos confirmadas en los que se realizó un cultivo de orina cuantitativo.
  • Se diseñó un estudio transversal retrospectivo, donde se revisaron los registros médicos desde 1997 hasta 2019 y se identificaron e incluyeron 66 perros . Las variables de interés evaluadas incluyeron la edad, el sexo y el estado sexual, los signos clínicos de una infección del tracto urinario, la concentración de urea en sangre, las anomalías del análisis de orina, las anomalías ecográficas del tracto urinario y existencia de tratamientos previos.
  • La edad media de los perros era de un año (rango: 0,2-11,0 años). En 50 perros (75,7%) se identificaron anomalías en la ecografía del tracto urinario (cálculos quísticos y residuos quísticos). En el análisis de orina se identificaron piuria en 9 perros (13,6%), bacteriuria en 13 perros (19,7%) y hematuria en 26 perros (39,4%). La mediana de la gravedad específica de la orina fue de 1,021 (rango: 1,004-1,052). Dieciséis perros (24,2%) tuvieron un cultivo de orina cuantitativo positivo. Según el análisis multivariable, la bacteriuria (Odds ratio, 116; IC del 95%, 9,6-1393; P = < 0,001) fue la única variable que se asoció de forma significativa con un aumento de las probabilidades de obtener un urocultivo cuantitativo positivo.
  • El estudio concluye que en perros con shunts portosistémicos congénitos pueden ocurrir bacteriuria clínica y subclínica. En este grupo de perros, la bacteriuria fue el factor de más riesgo para el crecimiento bacteriano urinario.
ABSTRACTS

Reconocimiento molecular del parvovirus, el coronavirus, el astrovirus, y el calicivirus, en perros sintomáticos

Zobba R, Visco S, Sotgiu F, Pinna Parpaglia ML, Pittau M, Alberti A.
Vet Res Commun. 2021 Jan 4:1-10

  • Los trastornos gastrointestinales en perros causados por virus entéricos se reportan con frecuencia en todo el mundo, con importantes tasas de mortalidad en los individuos no vacunados. 
  • En este estudio se informa de la identificación y caracterización molecular del parvovirus canino (CPV-2), el coronavirus canino (CcoV), el astrovirus canino (AstV) y el calicivirus canino (CaV) en una población de perros de un entorno típicamente mediterráneo (Cerdeña, Italia). Se recogieron muestras fecales de 39 perros que mostraban signos clínicos consistentes en enteritis virales entre 2013 y 2014.  
  • En el 92,3% de las muestras se detectó al menos una de estas especies virales. El virus CPV-2 fue el que se detectó con mayor frecuencia (87,2%), seguido del AsTV (20,5%), el CCoV-IIa (18%) y el CCoV-I (10,3%). No se detectó ni CCoV-IIb ni CaCV en ninguna muestra. En 24 muestras (66,7%), se detectó una infección única, principalmente relacionada con el CPV-2 (91,7%). Se detectaron coinfecciones en el 33,3% de las muestras, siendo constante la detección de CPV-2. El coronavirus canino sólo estaba presente en los animales coinfectados. El análisis de la secuencia VP2 de las muestras positivas a CPV-2 confirmó la presencia de todas las variantes, siendo la CPV-2b la más frecuentemente detectada. El análisis filogenético de la proteína S del CCoV-IIa permitió identificar 2 clados diferentes entre los aislados en esta región, pero no logró distinguir los virus entéricos de los pantrópicos. 

Los autores destacan que el estudio de la presencia y prevalencia de enterovirus en perros aumenta nuestro conocimiento sobre la circulación de estos patógenos en la zona del Mediterráneo, poniendo en relieve la necesidad de la vacunación como profilaxis rutinaria. Los análisis moleculares de los virus entéricos son fundamentales para evitar el fracaso de las vacunas motivados por las frecuentes mutaciones observadas en estos enterovirus.

ABSTRACTS

Los perros con ruptura biliar en base a hallazgos ecográficos pueden tener los valores séricos de bilirrubina normales

Wilson K, Powers D, Grasperge B, Liu CC, Granger LA.
Vet Radiol Ultrasound. 2020 Dec 19

  • La ausencia de hiperbilirrubinemia puede hacer que la sospecha de ruptura biliar en perros disminuya. Este retraso en la sospecha y el tratamiento consecuente podría dar lugar a un aumento de las tasas de mortalidad.
  • El objetivo de este estudio observacional retrospectivo fue describir los resultados de la ecografía y la bilirrubina sérica en un grupo de perros con un diagnóstico ecográfico de sospecha de ruptura biliar.
  • Durante el período 2007-2019 se buscaron en los registros de un solo centro los casos que tenían informes ecográficos que describían la sospecha de ruptura biliar. Se registraron los resultados clínicos de cada uno de los casos.
  • Un total de 35 perros cumplieron los criterios de inclusión y, de éstos, en 30 perros se confirmó la ruptura de las vías biliares. Se descubrió que el 40% (12/30) de los perros con ruptura de vías biliares confirmada tenían valores de bilirrubina sérica dentro del rango de referencia normal. No se encontró ninguna diferencia estadística en los valores de bilirrubina sérica entre animales con tractos biliares rotos y no rotos. Se identificó que la leucocitosis y la neutrofilia eran estadísticamente significativas entre animales con los tractos biliares rotos y no rotos. Se encontró material mucinoso, similar a la "bilis blanca" que se encuentra en la literatura humana, dentro del derrame peritoneal de seis perros con ruptura biliar, tres de los cuales también carecían de pigmento biliar.
  • Los resultados de este estudio indicaron que la normobilirrubinemia puede estar presente en algunos perros con ruptura biliar y, por lo tanto, no debe utilizarse como motivo para excluir este diagnóstico diferencial.
ABSTRACTS

Complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía en perros azotémicos: 139 casos (2015-2019)

J Small Anim Pract. 2020 Dec 1
Perondi F, Stefanescu A, Marchetti V, Gori E, Pierini A, Vitalaru BA, Lippi I.

  • El objetivo del estudio era evaluar retrospectivamente la tasa de complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía en perros azotémicos, y las influencias de la duración del tubo de esofagostomía (o-tubo) y del abordaje terapéutico (médico versus hemodiálisis) en la tasa de complicaciones.
  • Se realizó una revisión retrospectiva de registros médicos para identificar perros azotémicos a los que se les colocó un o-tubo. Se recopilaron datos relacionadas con el o-tubo acerca de la duración del o-tubo (corto plazo versus largo plazo), el tiempo de cambio de tubo o, el abordaje terapéutico (médico versus hemodiálisis), la prevalencia de complicaciones menores (malposición, relacionadas con la sutura, inflamación, secreción muco-purulenta, absceso) y mayores (hemorragia, malposición, obstrucción, desplazamiento, vómito del tubo, alimentos provenientes del estoma). Se realizaron análisis de regresión logística para identificar los factores de riesgo de las complicaciones relacionadas con el o-tubo.
  • Se reportaron complicaciones relacionadas con el tubo en 74 de 139 perros (53%). Se reportaron complicaciones menores en 66 de 74 (89%) y complicaciones mayores en ocho de 74 (11%) perros. En los perros azotémicos, el tiempo de permanencia del o-tubo (odds ratio (OR) 1,03; intervalo de confianza (IC) del 95%: 1,01 a 1,05), y el uso de la hemodiálisis (OR 40,12; IC del 95%: 9,18 a 175,20) fueron factores de riesgo para las complicaciones relacionadas con el o-tubo.
  • En este estudio, la mayoría de las complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía o fueron menores y fácilmente manejables, sin necesidad de hospitalización, extracción de los tubos o eutanasia. En perros azotémicos, el uso de la hemodiálisis se asoció fuertemente con un mayor riesgo de complicaciones relacionadas con el tubo de esofagostomía, posiblemente como consecuencia de la presencia del vendaje en el cuello.
ABSTRACTS

Anemia, deficiencia de hierro y deficiencia en cobalamina en gatos con enfermedad gastrointestinal crónica

Hunt A, Jugan MC.
J Vet Intern Med. 2020 Nov 23

  • En los gatos con enteropatías crónicas, la deficiencia de hierro y la deficiencia de cobalamina, como secuelas de la enfermedad gastrointestinal (GI) crónica, podrían provocar anemia y un aumento de la morbilidad. El objetivo del estudio era evaluar la deficiencia de hierro en gatos con enfermedad gastrointestinal crónica y su relación con la hipocobalaminemia, la anemia y la gravedad de la enfermedad.
  • Se planteó un estudio prospectivo, transversal en el que se incluyeron 20 gatos con propietario con enfermedad gastrointestinal primaria. Los gatos se inscribieron en el momento de la evaluación de la enfermedad gastrointestinal crónica, después de excluir comorbilidades. Se realizaron análisis sanguíneos que incluyeron hemograma, con índices de reticulocitos, el metabolismo del hierro (concentraciones séricas de hierro y ferritina, capacidad total de fijación del hierro [TIBC]), concentraciones séricas de ácido metilmalónico (MMA), cobalamina y folato, lipasa pancreática y la TLI, además de la gravedad de la enfermedad.
  • Se detectó anemia (hematocrito <30%), deficiencia de hierro y deficiencia de cobalamina en 4/20, 7/20 y 8/20 gatos, respectivamente. El hematocrito (rs = -.45; P < .05) y la puntuación de la condición corporal (rs = -.60; P < .01) se correlacionaron negativamente con el MMA. La mediana de la TIBC fue más baja en los gatos que tenían MMA aumentado frente a los que tenían MMA normal (218 μg/mL; rango, 120-466 μg/mL vs 288 μg/mL; rango, 195-369 μg/mL; P = .02). El hematocrito (rs = 0,51; P = 0,02), el volumen corpuscular medio de los reticulocitos (rs = 0,52; P = 0,02), el contenido de hemoglobina de los reticulocitos (rs = 0,71; P < 0,001) y el porcentaje de saturación de la transferrina (rs = 0,79; P < 0,0001) se correlacionaron positivamente con la concentración de hierro en el suero.
  • En este estudio se concluye que la deficiencia funcional de hierro es común en gatos con enfermedad gastrointestinal crónica. Las asociaciones detectadas entre hipocobalaminemia, parámetros del metabolismo del hierro y parámetros hematológicos justificarían una mayor investigación sobre el impacto de la deficiencia de hierro en la morbilidad de la enfermedad gastrointestinal crónica en los gatos.
ABSTRACTS

Efecto de la administración combinada de omeprazol y carprofeno en la permeabilidad y la inflamación gastrointestinal en perros

Jones SM, Gaier A, Enomoto H, Ishii P, Pilla R, Price J, Suchodolski J, Steiner JM, Papich MG, Messenger K, Tolbert MK.
J Vet Intern Med. 2020 Sep 7

  • Con frecuencia, los inhibidores de la bomba de protones (p. ej., el omeprazol) se administran comúnmente de forma simultánea a los antiinflamatorios no esteroideos (AINE; p. ej., el carprofeno) como profilaxis para reducir el riesgo de lesiones gastrointestinales (GI). Sin embargo, la evidencia que apoya esta práctica es más bien débil y se podría exacerbar la disbiosis y la inflamación.
  • El objetivo del estudio era evaluar el efecto del carprofeno solo o combinado con omeprazol en perros. Se valoró la hipótesis de que la coadministración de omeprazol y carprofeno aumentaría significativamente la permeabilidad gastrointestinal y el índice de disbiosis (DI) en comparación con ningún tratamiento o con el carprofeno solo.
  • Se incluyeron 6 perros sabuesos adultos sanos de una colonia en un diseño prospectivo en 3 períodos. En el primer período de 7 días, los perros no recibieron ninguna intervención (valor basal). Durante el segundo período, los perros recibieron 4 mg/kg de carprofen q24h PO durante 7 días. En el 3er período, los perros recibieron 4 mg/kg de carprofeno q24h y 1 mg/kg de omeprazol q12h PO durante 7 días. Se evaluaron la permeabilidad y la inflamación gastrointestinal mediante la concentración de lipopolisacáridos séricos (LPS), la concentración de iohexol en plasma, el DI fecal y la concentración de calprotectina fecal. Las pruebas de permeabilidad gastrointestinal se realizaron al final de cada período.
  • Las concentraciones séricas de LPS y de iohexol en plasma no difirieron entre los tratamientos, mientras sí lo hicieron las concentraciones de calprotectina fecal (P = 0,03). El DI varió a lo largo del tiempo según el tratamiento recibido (P = 0,03). La coadministración de omeprazol y carprofeno aumentó significativamente la concentración de calprotectina fecal y el DI en comparación con los valores basales y el carprofeno solo.

Se concluye que la profilaxis con omeprazol, cuando se coadministra con carprofeno a perros sanos, sin otros factores de riesgo de hemorragia digestiva, induce una disbiosis fecal y aumenta los marcadores inflamatorios intestinales.

ABSTRACTS

Cuerpos extraños esofágicos en gatos: HaIlazgos clínicos y anatómicos

Abd Elkader NA, Emam IA, Farghali HA, M DS, Salem NY.
PLoS One. 2020 Jun 2;15(6):

  • El modelo anatómico felino puede ayudar a comprender las relaciones entre los hallazgos clínicos y las características anatómicas, y el curso de los cuerpos extraños que pasan por el esófago. Este estudio tiene dos objetivos 1) evaluar los cuerpos extraños del esófago en felinos mediante un examen físico, radiológico y endoscópico, y cómo su ubicación influye en los planes de tratamiento y las complicaciones. 2) Cómo el ángulo agudo anatómico del esófago felino contribuye al alojamiento de cuerpos extraños.
  • Se incluyeron 35 gatos, de los cuales 30 de ellos estaban clínicamente enfermos con cuerpo extraño esofágico y 5 se utilizaron para el estudio anatómico. Los gatos con signos clínicos compatibles con fueron sometidos a un completo examen clínico y radiológico. La endoscopia se realizó sólo en cinco casos.
  • El sitio con mayor incidencia de alojamiento de cuerpos extraños fue la entrada del esófago, caudal a la faringe (63,3%), seguido de la entrada torácica (26,7%) y la región cervical media del esófago (10%). Se identificaron dos tipos de cuerpos extraños: agujas de coser (25/30) y hueso (5/30). La radiografía permitió identificar la ubicación y la naturaleza del cuerpo extraño en los 30 gatos afectados. Los planes terapéuticos aplicados estuvieron de acuerdo con la naturaleza y la ubicación del cuerpo extraño y las complicaciones asociadas. La eliminación del cuerpo extraño se logró mediante clamp arterial Rochester en 17/30 casos, mediante una intervención quirúrgica completa en 8/30 casos y durante la endoscopia en 5/30 casos. En general, la tasa de complicaciones en este estudio fue baja (6/30).
  • Los resultados de este estudio sugieren que la localización del cuerpo extraño está fuertemente relacionada con la combinación del tipo de cuerpo extraño ingerido y las características anatómicas del esófago del gato. El esófago felino tiene una variedad de ángulos agudos que facilitan el atrapamiento de cuerpos extraños rígidos lineales y angulares. Las imágenes radiográficas siguen siendo la modalidad de diagnóstico más frecuentemente utilizada para determinar el lugar de alojamiento y la naturaleza de los cuerpos extraños radiopacos.
ABSTRACTS

Uso de dietas hidrolizadas en perros con vómitos y/o diarrea en gatos que atienden centros veterinarios de atención primaria

Kathrani A, Church DB, Brodbelt DC, Pegram C(2), O'Neil DG.
J Small Anim Pract. 2020 Sep 7

  • El objetivo del estudio era describir las respuestas de los gatos a los que se les había prescrito una dieta hidrolizada con o sin medicación concomitante para vómitos y/o diarrea crónicos de etiología indeterminada.
  • A partir de la base de datos de VetCompass, se buscaron registros anónimos de 512.213 gatos que atendieron a cuidado veterinario en el Reino Unido en 2016 usando términos de busca relevantes para dietas hidrolizadas. Se identificaron 5569 gatos con evidencia de recibir una dieta hidrolizada y se revisaron aleatoriamente los registros de 5000 (90%) acerca de indicaciones gastrointestinales, medicación previa y concurrente, y respuesta después de la intervención con dieta hidrolizada. Se definió como respuesta deficiente la evidencia de haber tenido que administrar tratamiento antibiótico o glucocorticoide para los vómitos/diarrea en las visitas posteriores al inicio de la dieta o la muerte por signos gastrointestinales durante al menos 6 meses de seguimiento. Quedaron 977 gatos a los que se les prescribió una dieta hidrolizada para el vómito/diarrea crónica
  • De los 977 gatos, a 697 (71%) se les prescribió primero la dieta sin antibióticos o glucocorticoides concurrentes mientras que 280 (29%) recibieron la dieta con estos medicamentos al inicio. El 34% de los gatos del primer grupo y el 61% del segundo tuvieron una respuesta deficiente. Los gatos mayores de 6 años y los gatos a los que se les recetó antibiótico y/o glucocorticoides para el vómito/diarrea antes y simultáneamente con la dieta tuvieron mayores probabilidades de una respuesta deficiente.
  • Aunque este estudio esté sujeto a muchas variaciones en las observaciones que podrían ser reflejo de la gravedad de los signos clínicos o los hábitos de prescripción de los veterinarios, el estudio sugiere que en gatos con vómitos/diarrea crónicos es conveniente probar primero una dieta hidrolizada como única terapia cuando el abordaje diagnóstico no revela una causa, antes de recurrir a la terapia con antibióticos y/o glucocorticoides para los casos que responden mal.
ABSTRACTS

Hepatitis asociada a la acumulación del cobre: Un estudio retrospectivo de 17 casos

Rodrigues A, Leal RO, Girod M, Dally C, Guery E, Gomes E, Hernandez J.
Open Vet J. 2020 Aug;10(2):128-134

  • La hepatitis asociada a la acumulación del cobre (HAC) es una enfermedad hepática crónica bien documentada en los perros. En algunas razas, la enfermedad es el resultado de un defecto hereditario en el metabolismo del cobre. En otras, no está claro si su acumulación es una condición primaria o secundaria. Cada vez hay más informes sobre la acumulación de cobre en las razas de perros que no están genéticamente predispuestas.
  • El objetivo del estudio era describir la epidemiología, los hallazgos clínicos y de laboratorio, las técnicas de biopsia hepática y la respuesta al tratamiento en perros con HAC.   Se realizó un estudio retrospectivo, basado en los registros médicos de perros con HAC en un Hospital de Referencia Veterinaria en París, Francia. El diagnóstico de HAC estaba confirmado por tinción positiva de rodanina en el tejido hepático obtenido por medio de biopsia. De los registros médicos se extrajeron los siguientes datos: edad en el momento de la presentación, sexo, raza, motivo de consulta, resultados de la ecografía abdominal (US) y patrón de tinción con rodanina.
  • Se identificaron un total de 17 perros. La edad media de presentación fue de 8 años (4-11). No se encontró ninguna predisposición sexual. Los Terriers (4/17) y los Pastores Alemanes (3/17) estuvieron sobre representados. Se identificaron 2 American Staffordshire Terriers y y 2 Beauceron, que no habían aparecido anteriormente en otros informes de casos de HAC. Los signos clínicos de los perros afectados no eran específicos. En 5/17 perros se identificaron aumento de las enzimas hepáticas de forma circunstancial. En la ecografía se observó con frecuencia (5/17) un hígado heterogéneo y moteado. Se realizaron biopsias de hígado percutáneas ecoguiadas en 10/17 perros, por laparoscopia en 6/17 y por laparotomía en 1/17. El patrón de tinción de rodanina fue centrilobular (zona 3) en 8/17 perros y periportal (zona 1) en 3/17 perros. En 6/17 perros se consideró multifocal.
  • El estudio sugiere que un aumento de las enzimas hepáticas circunstancial puede ser el único hallazgo clínico en perros con hepatitis asociada al cobre, lo que refleja la progresión silenciosa de esta enfermedad. En la mayoría de los casos el patrón de tinción de rodanina fue centrilobular, sugiriendo la condición primaria de la enfermedad. Los resultados de este estudio son consistentes con la literatura actual existente, que informa que los Terriers y las Pastores Alemanes están predispuestos a la HAC. Esta es la primera descripción de la HAC en los perros Beauceron y American Staffordshire Terrier.