Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Diferencias específicas de sexo en perfiles lipídicos plasmáticos en gatos sanos antes y después de la castración: sus relaciones con la lipidosis hepática

Valtolina C, Vaandrager AB, Favier RP, Tuohetahuntila M, Kummeling A, Jeusette I, Rothuizen J, Robben JH.
BMC Vet Res. 2017 Aug 8;13(1):231

  • En gatos, existe una relación entre el metabolismo de lípidos y enfermedad. Siendo la lipidosis hepática es un trastorno frecuente en los gatos, los autores concretan el objetivo de este estudio a evaluar el hígado y el dimorfismo de los lípidos plasmáticos en gatos sanos y los efectos de la gonadectomía en los perfiles de lípidos. Se evaluaron los perfiles lipídicos plasmáticos y hepáticos de 6 gatas y 6 gatos, antes y después de la esterilización / castración, y se compararon con 5 gatos (tres machos castrados y dos hembras castradas) con diagnóstico de lipidosis hepática.
  • Las gatas intactas tenían un nivel significativamente menor de triacilglicéridos en plasma (TAG) y un nivel más alto de ácido araquidónico (AA) en hígado, que cuando se les evaluó una vez castradas.  Los gatos, tanto machos como hembras, con lipidosis tenían unos niveles más altos de TAG en hígado, pero no en plasma y un aumento del nivel plasmático y hepático de esfingomielina en comparación con los gatos sanos.
  • En el estudio se concluye que, aunque el dimorfismo lipídico en gatos sanos se asemeja al de otras especies, las gatas intactas muestran diferencias en su configuración metabólica que puede predisponer a desarrollar lipidosis hepática. El aumento de los niveles de esfingomielina en los gatos con lipidosis le podría conceder un posible papel en la patogénesis de la lipidosis hepática felina.
ABSTRACTS

Gastritis hemorrágica necroulcerativa en un gato secundaria a la administración de peróxido de hidrógeno al 3% como agente emético

Obr TD, Fry JK, Lee JA, Hottinger HA.
J Vet Emerg Crit Care 2017 Aug 10.

  • Este trabajo describe un caso de gastritis necroulcerativa secundaria a la administración de peróxido de hidrógeno al 3% como agente emético en un gato. Se evaluó un gato doméstico de 10 años de edad, macho castrado, para una hematemesis a menos de 24 horas después de la ingestión de una pieza de espuma. El dueño de la mascota había administrado 2 dosis de 0,5-1,0 cucharadas (7,5-15 ml) de peróxido de hidrógeno al 3% para intentar inducir la emesis en casa; se logró la emesis y se evacuó el cuerpo extraño de espuma. Debido a la presencia de vómitos prolongados y hematemesis, se llevó al gato a un centro de urgencias para diagnóstico y tratamiento.
  • Se realizaron análisis de sangre e imágenes de abdomen y todo fue normal. Se realizó una laparotomía exploratoria y no reveló ningún material extraño en el tracto gastrointestinal; sin embargo, se observó ulceración grave de aproximadamente el 60% de la mucosa gástrica alrededor del cardias que se extendía desde el fundus hacia abajo a través del cuerpo del estómago a la curvatura menor. Debido a la gravedad de la ulceración y presunto mal pronóstico, el paciente fue sometido a eutanasia intraoperatoriamente. La histopatología de la pared del estómago fue consistente con una gastritis grave necroulcerativa y hemorrágica pleocellular, supuestamente secundaria a la administración de peróxido de hidrógeno al 3%, que se usó como agente emético en este caso.
  • Los autores concluyen que la administración oral de una solución de peróxido de hidrógeno al 3% en gatos puede producir gastritis necroulcerativa como posible secuela. Si bien el peróxido de hidrógeno se considera un agente emético seguro en perros, no se recomienda su uso en gatos. Por lo tanto, el uso de agentes eméticos en gatos debería limitarse a la administración, bajo vigilancia veterinaria, de agentes eméticos más seguros tales como agonistas alfa-adrenérgicos
ABSTRACTS

Comparación de dos técnicas de mínima invasión para tomar biopsias de hígado en perros

Fernandez N, Del-Pozo J, Shaw D, Marques AIC.
J Small Anim Pract. 2017 Jul 24

  • La biopsia de alta calidad es un factor esencial para el éxito en el diagnóstico de la enfermedad hepática en perros. El objetivo de este estudio era comparar varios aspectos de las biopsias obtenidas mediante dos técnicas diferentes: lazo de ligadura pre-atado y con pinzas de biopsia en forma de copa. Se realizaron las biopsias para el diagnóstico de enfermedad hepática, por laparoscopia en 15 perros. Las biopsias se obtuvieron a partir del mismo lóbulo hepático usando las dos técnicas. Se compararon, el peso de la biopsia, el volumen, el valor histológico y el tiempo quirúrgico requerido. También se registraron las complicaciones quirúrgicas.
  • Las muestras obtenidas con el lazo fueron significativamente más pesadas y mayores en volumen que las obtenidas con pinzas de biopsia. Las muestras obtenidas con el lazo contenían significativamente más fragmentos portales y menos artefactos por aplastamiento y fragmentación. El tiempo requerido para obtener una biopsia de hígado con el lazo fue aproximadamente el doble que el requerido con las pinzas de biopsia.
  • Los autores concluyen que el uso de un lazo de ligadura pre-atado es una buena alternativa a la técnica de pinzas de biopsia en forma de copa al adquirir biopsias de hígado por laparoscopia en perros.

 

ABSTRACTS

Diarrea crónica en perros. Estudio retrospectivo de 136 casos

Volkmann M, Steiner JM, Fosgate GT, Zentek J, Hartmann S, Kohn B.
J Vet Intern Med. 2017 Jul;31(4):1043-1055

  • La diarrea crónica (CD) es trastorno frecuente en perros, donde la información existente sobre la frecuencia y la distribución de las causas primarias y secundarias es escasa. El objetivo del estudio era evaluar las causas subyacentes y algunos predictores del resultado final en perros con CD.  Se hizo una revisión retrospectiva de los registros médicos de 136 perros con CD (≥ 3 semanas de duración) de un hospital universitario entre 09 / 2009 y 07 / 2011. Se valoraron los diagnósticos finales y se compararon algunos aspectos clínicos, incluyendo la gravedad de la enfermedad y las anomalías clínico-patológicas entre los perros con remisión clínica, bien completa ( ausencia a de signos gastrointestinales) o parcial ( mejora clínica de los signos gastrointestinales y disminución y menor de duración de los episodios de diarrea)  o sin recuperación.
  •  El 90% de los perros fueron diagnosticados con una enteropatía primaria: inflamatoria (71%; de éstos, 66% con respuesta a la dieta, 23% idiopática, 11% con respuesta a antibiótico), infecciosa (13%), neoplásica (4%) , un perro con enfermedad mecánica o y uno por vasculitis sistémica. Se diagnosticaron causas secundarias en 10% de los perros: pancreática exocrina (6%), endocrino (2%) y un perro con enfermedad hepática, otro renal y otro cardiaco. En total, el 87% de los perros obtuvieron una remisión clínica, mientras que el 13% falleció o no respondió al tratamiento: La falta de recuperación se identificó frecuentemente en perros con enfermedad inflamatoria primaria (idiopática) o neoplásica, y se asoció significativamente con puntuaciones de gravedad altas (p= 0,005), anemia (hematocrito <40%, P <0,001), hipoalbuminemia severa (albúmina sérica <2,0 g / dL, P = 0,008) e hipocobalaminemia severa (concentración sérica de cobalamina <200 pg/ml, p= 0.006).
  • Los autores concluyen que las enteropatías inflamatorias y particularmente las de origen dietético fueron las causas más frecuentes de CD en perros. Estos hallazgos apoyan la utilidad del hematocrito y la concentración de albúmina sérica y cobalamina como marcadores pronósticos en perros con CD.
ABSTRACTS

Características hemodinámicas inusuales en dos perros y dos gatos con shunt portosistémico – implicaciones para distinguir entre trastornos adquiridos o congénitos

Ricciardi M.
Open Vet J. 2017;7(2):86-94

  • En pequeños animales, el shunt porto-sistémico extrahepático (PSS) puede ser congénito (CPSS) o adquirido (APSS) como consecuencia de la hipertensión portal (PH), y se distinguen en base a sus patrones anatómicos. Ya que requieren un enfoque terapéutico diferente, la evaluación precisa de la imagen morfológica, junto con los hallazgos clínicos e histopatológicos, son importantes para distinguir a los pacientes con PH de aquellos con PSS congénitos. Los hallazgos esperados en pacientes con HP son la presencia de ascitis, APSS múltiple y una causa confirmada de obstrucción del flujo portal. Por otro lado, un PSS único, ausencia de ascitis y ausencia de trastornos en vena porta, vena cava caudal o hepáticos son hallazgos típicos de los pacientes con CPSS.
  • En este trabajo se describen cuatro casos de PSS en los que la combinación de los hallazgos de la tomografía computarizada no coincide con los estándares de APSS ni CPSS: un perro tenía hepatitis crónica causando PH y ascitis, y un SPS splenoazygos, hasta la fecha considerado como patrón de CPSS. Un perro mostró un PSS splenogonadal izquierda y varices porto-cavales, hasta la fecha consideradas como patrón de APSS, sin ascitis, obstrucción de la vena porta, trastornos hepáticos estructurales primarios ni evidencia de PH. Dos gatos, con y sin trastornos estructurales hepáticos difusos, respectivamente, tenían un único PSS esplenogonadal izquierdo sin ascitis.
  • Esto hace que ahora mismo existan posibles interpretaciones de estas condiciones hemodinámicas inusuales y diferentes repercusiones clínicas, especialmente para la orientación de la elección del tratamiento
ABSTRACTS

Impacto de los márgenes quirúrgicos en la supervivencia en 37 perros con carcinoma hepatocelular masivo

Matsuyama A, Takagi S, Hosoya K, Kagawa Y, Nakamura K, Deguchi T, Takiguchi M.
N Z Vet J. 2017 Apr 26:1-12

  • En este estudio se compara la supervivencia de perros con carcinoma hepatocelular masivo (HCC) en los que hizo una resección completa con la de perros en los que el CHC se eliminó de forma incompleta. Se realizó un estudio retrospectivo de cohortes en el que se incluyeron perros sometidos a la extirpación quirúrgica de HCC masivo entre noviembre de 2006 y abril de 2015. Se excluyeron los perros que murieron en el período perioperatorio o que fueron perdidos en el seguimiento dentro de los 2 meses posteriores a la cirugía. Se recogieron los datos de los expedientes médicos y un solo patólogo examinó todas las preparaciones histológicas disponibles para confirmar el diagnóstico de HCC. Se definieron márgenes quirúrgicos completos si no se observaban células neoplásicas en el borde de los tejidos extirpados, a partir de los informes histopatológicos originales. Se comparó la supervivencia libre de progresión (Progression free survival: PFS) y la supervivencia global (overall survival: OS) entre los perros con márgenes quirúrgicos completos (CM) y aquellos con márgenes incompletos (IM)
  • De los 37 perros incluidos en el estudio, 25 fueron asignados al grupo CM y 12 al grupo IM. Después de la cirugía, se desarrolló enfermedad progresiva local en tres perros en el grupo de CM y siete perros en el grupo de IM. Tres perros en el grupo de CM y cinco perros en el grupo de IM murieron debido a la progresión del tumor. La mediana de la PFS fue mayor para los perros del grupo CM (1.000 (IC del 95% = 562-1.438) días) en comparación con los perros del grupo IM (521 (IC 95% = 243-799) días; p = 0,007).  La OS fue también más larga para los perros en el grupo de CM (> 1,836 días) en comparación con los del grupo de IM (mediana 765 (IC del 95% = 474-1,056) días, p = 0,02).
  • Los autores concluyen que, en comparación con la resección completa, la resección incompleta disminuye las PFS y OS en perros con HCC masivo. Los perros con HCC con resección incompleta ​​deben ser monitoreados de cerca para la recurrencia local, aunque la mediana de OS fue > 2 años después de la resección. Se deberían realizar algunos estudios prospectivos para confirmar estos hallazgos
ABSTRACTS

Factores clinicopatológicos y de pronóstico en perros con enteropatía con pérdida de proteínas que sobrevivieron a corto y largo plazo

Gianella P, Lotti U, Bellino C, Bresciani F, Cagnasso A, Fracassi F, D'angelo A, Pietra M.
Schweiz Arch Tierheilkd. 2017 Mar;159(3):163-169

  • El objetivo del presente estudio era investigar las diferencias en las características de perros con enteropatía con pérdida de proteínas (PLE) que sobrevivieron a corto y largo plazo, e identificar factores que pudieran predecir su resultado. Se revisaron retrospectivamente los registros médicos de 59 perros con diagnóstico de PLE en tres hospitales diferentes entre enero de 2009 y noviembre de 2013. Los perros fueron clasificados en dos grupos, supervivencia a corto plazo (= 6 meses, STs) o a largo plazo (> 6 meses ; LTs). ). Diecinueve perros fueron clasificados como STs y 40 como LTs y se investigaron las variables clínicas y clínico-patológicas entre ambos grupos.
  • El peso corporal y las concentraciones sanguíneas de urea fueron significativamente mayores en los STs en el momento del diagnóstico (P <0,05). Al mes de iniciado un tratamiento inmunosupresor (T1), el índice de actividad clínica de enteropatía canina crónica (chronic canine enteropathy clinical activity index: CCECAI) fue mayor (P <0,01) y las concentraciones de albúmina, proteína total y colesterol total fueron menores (P <0,01) en los perros STs. El análisis de la curva ROC mostró que un CCECAI> 5 evaluado en T1 fue el que mejor predecía un mal resultado.
  • Aunque la gravedad de los signos clínicos y la mayoría de los hallazgos clínico-patológicos en el momento del diagnóstico no influyeron en el resultado, el tiempo de supervivencia fue más corto en los perros con altas puntuaciones del CCECAI en T1 y que no respondieron al tratamiento.
ABSTRACTS

Concentraciones séricas de gastrina, cortisol y proteína C reactiva en un grupo de perros de trineo noruegos durante el entrenamiento y después de una carrera: un estudio prospectivo

Fergestad ME, Jahr TH, Krontveit RI, Skancke E..
Acta Vet Scand. 2016 Apr 26;58:24.

  • En perros los perros de trineo que participan en carreras de resistencia se observan altas incidencias de gastritis y ulceración gástrica, y los posibles factores contribuyentes que han surgido son los aumentos inducidos por el ejercicio de hormonas como la gastrina y el cortisol. También se ha observado un aumento en la proteína C reactiva (CRP) en perros durante el ejercicio físico. El objetivo de este estudio fue evaluar el efecto de las carreras de larga distancia en la concentración sérica de gastrina, cortisol y CRP en un grupo de perros de trineo, comparando los resultados obtenidos en el inicio de la temporada de entrenamiento y después de participar en una carrera de larga distancia (la Femundløpet). Los perros que sólo entrenaron para la carrera, pero no compitieron en ella, fueron utilizados como perros control. Sesenta y cinco perros de trineo participaron en el estudio; 46 perros competieron en la carrera (25 completaron la carrera y 21 no la completaron) y 19 perros de control. Las muestras de sangre fueron recolectadas en octubre de 2012 y febrero de 2013.
  • Se detectaron unas concentraciones séricas significativamente elevadas de gastrina, cortisol y CRP después de la carrera en los perros que participaron en la carrera (tanto en los perros que la completaron como en los que no) en comparación con los perros que solo entrenaron. No se observaron diferencias significativas en los perros control entre las dos fechas de muestreo. También se compararon los resultados después de la carrera de los perros que la completaron y los que no y se observó una elevación significativa de la gastrina en los perros que no la completaron frente a los que sí, y una elevación significativa del cortisol en los que la completaron en comparación con los que no.
  • Los resultados del estudio muestran que la participación en una carrera de larga distancia está asociado a un aumento significativo de la gastrina sérica, cortisol y PCR en perros de trineo.
ABSTRACTS

Colecistocentesis percutánea en gatos con sospecha de enfermedad hepatobiliar.

Byfield VL, Callahan Clark JE, Turek BJ, Bradley CW, Rondeau MP.
J Feline Med Surg. 2017 Jan 1

  • El objetivo de este estudio fue evaluar la seguridad y utilidad diagnóstica de la colecistocentesis guiada por ecografía percutánea (PUC) en gatos con sospecha de enfermedad hepatobiliar. Se revisaron retrospectivamente los registros médicos de 83 gatos con sospecha de enfermedad hepatobiliar que se les realizó una PUC. En el momento de la PUC, se realizó, al menos un procedimiento adicional en 79/83 gatos, que incluyeron aspiración hepática y/o biopsia (n = 75) y aspiración esplénica (n = 18).
  • Aparecieron complicaciones en 14/83 casos, que incluyeron aumento del líquido abdominal (n = 11), oclusión de la punta de aguja (n = 1), fallo en el primer intento de penetración en la pared vesical (n = 1) y neumoperitoneo (n = 1). No hubo historias de ruptura de la vesícula biliar, peritonitis biliar o hipotensión que hubieran requerido tratamiento con medicación vasopresora. Se administraron derivados sanguíneos a 7/83 (8%) gatos. Setenta y dos gatos (87%) sobrevivieron hasta darles el alta. De los gatos que fueron sacrificados (9/83) o fallecieron (2/83), ninguno se informó como que había sido una consecuencia directa de la PUC. Se identificaron bacterias citológicamente en 10/71 muestras (14%), y todos ellos (10) obtuvieron cultivo bacteriano aeróbico positivo. El cultivo de bilis fue positivo en 11/80 muestras (14%). De los casos en los que se obtuvo un cultivo biliar positivo, la descripción citológica de las bacterias se correspondió con el organismo cultivado en menos del 50% de los casos. El diagnóstico citológico más frecuente fue lipidosis hepática (49/66). El diagnóstico histopatológico más frecuente fue colangitis (10/21).
  • Los autores concluyen que, en este grupo de gatos con sospecha de enfermedad hepatobiliar, la PUC fue segura. Las complicaciones aparecidas estuvieron más asociadas probablemente con procedimientos auxiliares realizados en el momento de la PUC. El análisis de la bilis llevó a un resultado anormal en casi un tercio de los gatos con sospecha de enfermedad hepatobiliar. En este estudio no se obtuvo una buena correspondencia entre la citología biliar y el cultivo, por lo que estarían justificados estudios adicionales de correlación entre la citología biliar y el cultivo de bilis.
ABSTRACTS

Características colonoscópicas e histológicas de masas rectales en perros: 82 casos ( 1995-2012)

Adamovich-Rippe KN, Mayhew PD, Marks SL, Selmic LE, Culp WT, Youello AM, Runge JJ, Holt DE, Kass PH, Peauroi JR.
J Am Vet Med Assoc. 2017 Feb 15;250(4):424-430

  • Este estudio trata de evaluar las características colonoscópicas e histológicas de las masas rectales en perros. Se diseñó un estudio retrospectivo de una serie de casos, que mediante la revisión de sus registros médicos, incluyó a 82 perros sometidos a colonoscopia y con masas rectales. Se registraron sus antecedentes, reseñas, signos clínicos, resultados del examen físico, hallazgos diagnósticos de imágenes y resultados de la colonoscopia (incluyendo complicaciones). Cuando fue posible, se obtuvieron muestras de tejido durante la colonoscopia y/o mediante biopsia quirúrgica, y fueron revisadas por un único patólogo certificado. Se compararon las características histológicas y el grado del tumor de las muestras de tejido obtenidas durante la colonoscopia versus la biopsia quirúrgica.
  • En 6 de los 82 perros se observaron múltiples masas rectales durante la colonoscopia, y no se visualizaron lesiones en la unión colorrectal. Los resultados de la evaluación histológica de las muestras por biopsia quirúrgica fueron consistentes con un diagnóstico de neoplasia epitelial en 58 de 64 perros, de los cuales 71% fueron clasificados como adenoma benigno o pólipo, y el 29% como adenocarcinoma in situ o adenocarcinoma. En 3 de 82 perros ocurrieron complicaciones propias de la colonoscopia, pero se consideraron menores. En 5 de 16 perros, de los que había muestras disponibles para la revisión histológica, tanto de biopsia quirúrgica como de colonoscopia, se produjo una discrepancia en el diagnóstico
  • Los resultados de este estudio sugieren que las masas rectales múltiples no son frecuentes en perros y en este estudio no se encontraron lesiones secundarias en la unión colorrectal. La colonoscopia se asoció con pocas complicaciones, pero la necesidad de que esta población de pacientes necesite una evaluación colonoscópica de todo el colon de debería reevaluar