Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Insuficiencia pancreática exocrina felina: un estudio retrospectivo de 150 casos

Xenoulis PG1, Zoran DL2, Fosgate GT3, Suchodolski JS4, Steiner JM4.
J Vet Intern Med. 2016 Sep 19.

  • Hasta ahora existe poca información sobre la presentación clínica y la respuesta al tratamiento de los gatos con insuficiencia pancreática exocrina (IPE). El objetivo de este estudio era describir de forma retrospectiva la reseña, los signos clínicos, las enfermedades concurrentes y la respuesta al tratamiento de 150 gatos con IPE.
  • Se enviaron cuestionarios a 261 veterinarios, y 150 (57%) fueron devueltos con datos adecuados para el análisis estadístico.
  • El promedio de edad de los gatos con IPE fue 7,7 años. La mediana de la condición corporal fue 3 sobre 9. Noventa y dos de 119 gatos (77%) tenían hipocobalaminemia. Las concentraciones séricas de folato estaban aumentadas en 56 de 119 gatos (47%) y y disminuidas en 6 de 119 gatos (5%). Los signos clínicos incluyeron pérdida de peso (91%), heces sin formar (62%), capa de pelo pobre (50%), anorexia (45%), aumento del apetito (42%), letargo (40%), diarrea acuosa (28%) y vómitos (19%). Ochenta y siete gatos (58%) tenían enfermedades concurrentes. La respuesta al tratamiento en 121 gatos valorados, fue considerada como buena en el 60%, moderada en el 27% y pobre en el 13%. Una TLI (Trypsin-like immunoreactivity) < 4 μg/L se asoció con una respuesta positiva al tratamiento (OR 3.2, IC 95%, 1.5-7.0; P =.004). Además, la suplementación con cobalamina mejoró la respuesta al tratamiento (OR, 3.0, IC 95%, 1.4-6.6; P =.006).
  • El estudio concluye que la Insuficiencia pancreática exocrina en gatos tiene a menudo una presentación clínica diferente que en los perros. El rango de edad para EPI en gatos es amplio y muchos gatos pueden tener ≤5 años de edad. La mayoría de los gatos responde bien al tratamiento apropiado para IPE, y la suplementación con cobalamina parece ser necesaria para obtener una buena respuesta
ABSTRACTS

Un estudio doble ciego, aleatorizado controlado por placebo sobre la eficacia, calidad de vida y seguridad de una inmunoterapia sublingual para alérgenos alimentarios en perros con reacciones adversas a los alimentos: un estudio piloto

Maina E, Cox E.
Vet Dermatol. 2016 Jul 18

  • La inmunoterapia sublingual para alérgenos alimentarios específicos (FA-ITSL) ha surgido como un enfoque nuevo y exitoso para desensibilizar a pacientes humanos a estos alérgenos. Como no se había investigado en perros, en este estudio se evalúa la eficacia, la calidad de vida (CV), la tolerabilidad y la seguridad de la FA-ITSL en perros con reacciones adversas a los alimentos (AFR). Se seleccionaron 13 perros con diagnóstico probado de AFR y fueron asignados aleatoriamente a un grupo con tratamiento (grupo T; n = 7) o con placebo (grupo P; n = 6), que recibieron FA-SLIT (basado en los resultados de un test de eliminación de alimentos) o solución salina glicerinada, respectivamente. Se administró el tratamiento diariamente durante 6 meses con dosis quincenales. Para evaluar el tratamiento, se valoró el prurito según la Escala Analógica Visual (PVA), el índice de dermatitis atópica canina CADESI-04 (Canine Atopic Dermatitis Extent and Severity Index), la calidad de vida, un índice de consistencia fecal, la percepción del propietario, una puntuación de tolerabilidad general y análisis de sangre.
  • En total, 11 perros completaron el estudio, dos perros en el grupo T fueron retirados por el propietario después de creer que la FA-ITSL agravaba los signos clínicos de AFR. Las pruebas estadísticas mostraron que había una mejora significativa de los signos clínicos, inducidos por los alimentos probados, después de la terapia con FA-ITSL, según la reducción en las puntuaciones en PVA y CADESI (P <0,05). No hubo diferencias entre grupos respecto a la calidad de vida. El tratamiento fue calificado como eficaz o muy eficaz por un 80% de los propietarios, mientras que el placebo fue calificado como ineficaz por todos los propietarios.
  • En este estudio, la FA-ITSL fue eficaz, bien tolerada y segura. No se registraron efectos secundarios graves; Se reportaron eritema y prurito, asociados a la administración, en sólo el 0,7% de las dosis dispensadas. Los autores concluyen que sería necesarios ensayos clínicos más grandes, con períodos más extensos de inmunoterapia de mantenimiento para obtener estimaciones más precisas de la eficacia y la frecuencia de efectos adversos.
ABSTRACTS

Evaluación de la hemostasis en perros asociando la carga parasitaria de Leishmania infantum chagasi en hígado

Torres Mde M, Almeida Ado B, Paula DA, Mendonça AJ, Nakazato L, Pescador CA, Sousa VR.
Rev Bras Parasitol Vet. 2016 Jun 14;25(2):244-7

  • En este estudio se compara la carga parasitaria de Leishmania infantum chagasi en hígado con la existencia de anormalidades hemostáticas, así como con otros hallazgos clínicos, de laboratorio, e histopatológicos en perros con leishmaniasis visceral. Se evaluó La carga parasitaria del hígado mediante PCR cuantitativa en tiempo real en 30 perros infectados de forma natural con L. infantum-chagasi y los resultados se valoraron con los obtenidos en bioquímica sérica y hemostasia primaria y secundaria. También se describieron las lesiones histológicas hepáticas en estos perros.
  •  En el grupo con leishmaniasis visceral se detectó prolongación del tiempo de hemorragia, tiempo de protrombina (PT), y el tiempo de tromboplastina parcial (APTT). Once perros presentaban lesiones inflamatorias del hígado, predominando la hepatitis periportal media mononuclear multifocal. No se encontró ninguna asociación entre la presencia de parásitos y anomalías en las pruebas de screening.
  • La progresión clínica en leishmaniasis se asocia con la aparición de diátesis hemorrágica, que no sólo depende de la presencia del parásito, sino también del proceso inflamatorio, una respuesta inmunológica comprometida, e insuficiencia hepática y renal en perros sintomáticos
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del fallo hepático agudo en perros (1995-2012): 49 casos

Lester C, Cooper J, Peters RM, Webster CR.
J Vet Emerg Crit Care. 2016 May 4

  • El objetivo de este estudio es  caracterizar la presentación clínica y los resultados de perros con insuficiencia hepática aguda (acute liver failure, ALF ). Se diseñó una serie de casos retrospectiva desde enero de 1995 hasta diciembre de 2012, que incluyó 49 animales diagnosticados con ALF, definida como la aparición aguda de signos clínicos acompañados por hiperbilirrubinemia sérica y coagulopatía (tiempo de protrombina> 1,5 veces el límite superior del intervalo de referencia) con o sin signos de encefalopatía hepática. Se analizaron los registros médicos retrospectivamente para la presentación clínica, antecedentes, hallazgos en el examen físico, datos clínico-patológicos, resultados de diagnóstico por imagen, histopatología hepática, tratamiento y resultado.
  • Los signos clínicos en el momento de la presentación incluían,  anorexia (28/49, 57%), vómitos (25/49, 51%), alteraciones neurológicas (17/49, 35%), y polidipsia / poliuria (10/49, 20%). En 28/49 (57%) perros se observaron trastornos neurológicos compatibles con encefalopatía hepática, en algún momento durante la hospitalización.
  • Las alteraciones clínico-patológicas más comunes en el momento de la presentación, además de la hiperbilirrubinemia y aumento de la actividad sérica  de las enzimas hepáticas, incluyeron trombocitopenia (25/49, 51%), hipoalbuminemia (23/49, 46%), leucocitosis (17/49, 34%), anemia (14/49 , 29%), hipocalemia (13/49, 27%), e hipoglucemia (10/49, 20%).
  • Entre las causas de ALF se diagnosticaron, neoplasia (13/49, 27%), presunción de leptospirosis (4/49, 8%), e isquemia (1/49, 2%). Los casos restantes fueron de naturaleza idiopática, aunque 15 de estos perros habían tenido exposición a posibles toxinas hepáticas.
  • Las lesiones más comunes en los 35/49 (71%) perros en los que se había realizado histopatología hepática fueron necrosis (19/39, 48%), lipidosis (16/39, 41%), degeneración vacuolar (7/49, 14%), e inflamación (4/49, 8%).
  • Las complicaciones incluyeron ascitis (20/49, 41%), tendencia hemorrágica (14/49, 29%), pancreatitis (12/49, 24%), y necrosis tubular aguda (11/49, 22%). Siete (14%) perros sobrevivieron y se dieron de alta. Los animales que sobrevivieron habían tenido una mayor actividad sérica de la alanina aminotransferasa, y fueron más propensos a mantener concentraciones normales de albúmina y no desarrollar hemorragias o ascitis durante la hospitalización.
  • El estudio concluye que la ALF canina está asociada se asocia a múltiples etiologías y tiene una alta tasa de mortalidad. Sería necesario el desarrollo de estrategias para aumentar la supervivencia.
ABSTRACTS

Efectos de alimentar y suprimir alimentación en la microbiota del intestino delgado canino

Kasiraj AC, Harmoinen JA, Isaiah A, Westermarck E, Steiner JM, Spillmann T, Suchodolski JS.
Kasiraj AC, Harmoinen JA, Isaiah A, Westermarck E, Steiner JM, Spillmann T, Suchodolski JS.

  • Una falta prolongada de alimentación enteral tiene un impacto negativo sobre la fisiología intestinal. Se cree que posiblemente a través de la modulación de la microbiota. Los objetivos de este estudio fueron investigar el impacto de los cambios en ayunas y en postprandial en la microbiota yeyunal canina. Para estudiar los efectos postprandiales, se analizaron cepillados del yeyuno en 8 perros sanos (a los que había realizado una fistulación)  15 minutos antes de la alimentación (punto de base) y cada hora, durante 8 horas después de la alimentación. Para estudiar los efectos de la supresión de alimentos (withholding food: WF), se recogieron muestras diarias de 5 perros durante 15 días. Los primeros 5 días (PRE) los perros fueron alimentados con dieta regular. Seguidamente se suprimió la comida durante los próximos 5 días (días 6-10) y se introdujo la dieta original para los días 11-15 (POST).
  • En el estudio postprandial, no se observaron cambios en la estructura del microbioma después de la alimentación (Analysis of similarities (ANOSIM), p = 0,28), pero las Betaproteobacterias (p = 0,04) y Bacteroidales disminuyeron en comparación con el punto de base. La riqueza en especies disminuyó a los 300 minutos (p = 0,04). Durante el periodo WF, la estructura de la microbiota difirió de los periodos PRE y POST (p = 0,001). Durante el WF, la riqueza de especies no varió con el tiempo (p = 0,69).
  • El estudio concluye que un período prolongado de supresión de alimentos produce una alteración de la microbiota yeyunal. Cómo estos cambios afectan el metabolismo de la microbiota merecería estudios adicionales.
ABSTRACTS

Complicaciones periantésicas que amenazan la vida en 5 gatos sometidos a cirugía del tracto biliar: una serie de casos

Monticelli P, Stathopoulou TR, Lee K, Adami C.
J Feline Med Surg. 2016 Apr 20

  • El objetivo de esta serie de casos fue describir las complicaciones intra- y post anestésicas iniciales que ocurrieron en cinco gatos sometidos a cirugía mayor que involucraban la vesícula biliar y el árbol biliar. Los cinco casos de esta serie fueron ingresados ​​en un hospital veterinario durante el 2015, y fueron supervisados ​​por el mismo anestesista de alto nivel.
  • Una  pancreatitis preexistente fue un hallazgo común. Los eventos peligrosos persistentes fueron, hipotensión no-responsiva en ausencia de una pérdida de sangre importante, que tuvo lugar principalmente durante la manipulación quirúrgica de la vía biliar, e insuficiencia renal postoperatoria.
  • Los autores concluyen que la cirugía biliar conlleva unas complicaciones potenciales que amenazan la vida de los gatos. La patogénesis de tales morbilidades es probable que sea multifactorial. El uso en la anestesia de una solución de hemoglobina como base transportadora de oxígeno podría ser considerada como una opción de tratamiento alternativo cuando existe hipotensión que no responde a fluidos ni a los tradicionales fármacos inotrópicos positivos y a vasopresores

 

ABSTRACTS

Barro en la vesícula biliar: Hallazgos clínicos y ecográficos

Cook AK, Jambhekar AV, Dylewski AM.
J Am Anim Hosp Assoc. 2016 Mar 23

  • A menudo, se observa algún contenido luminal ecogénico durante el examen ecográfico de la vesícula biliar (gallbladder: GB) en perros. Por ahora la importancia que tiene la presencia de barro biliar no está bien entendida. En este estudio se valoran los contenidos de la GB observados en 200 exploraciones ecográficas secuenciales realizadas en un hospital veterinario. Se graduó la cantidad de barro usando una escala de 1-5. Se revisaron los registros médicos para determinar datos demográficos del paciente, los hallazgos clínico-patológicos y  los diagnósticos o trastornos.
  • La mayoría de los perros (66,5%) tenía un poco de material hiperecoico dentro de la GB. Cuatro perros fueron diagnosticados con un mucocele. A efectos estadísticos, se compararon los perros con bilis no ecogénica distribuida  uniformemente o con una cantidad mínima de barro (80,5%) con perros que tenían más de un 25% de barro biliar (17,5%). Los perros con más de un 25% de barro biliar tenían mayor edad que los que tenían una cantidad mínima de barro (8 frente a 11 años). No se encontró ningún tipo de asociación entre las concentraciones de colesterol y bilirrubina sérica y actividades de la fosfatasa alcalina y gamma-glutamil transferasa  con la presencia de barro biliar en la GB. Los perros con hiperadrenocorticismo espontáneo o hipotiroidismo eran más propensos a tener más de un 25% de barro biliar (odds ratio: 5,04). Además, la presencia de  más de un 25% de barro biliar se asoció con un aumento del volumen de la GB, lo que sugiere que algunos cambios en la función o contractilidad de la GB pueden afectar la formación de este barro biliar en perros
ABSTRACTS

Presentación clínica, tratamiento y evolución en 31 perros con un presunto linfoma colorectal primario (2001 – 2013)

Desmas I, Burton JH, Post G, Kristal O, Gauthier M, Borrego JF, Di Bella A, Lara-Garcia A.
Vet Comp Oncol. 2016 Mar 29

  • El objetivo de este estudio retrospectivo multicéntrico era describir la presentación clínica, tratamiento y la evolución en 31 perros con un presunto linfoma colorectal primario (primary colorectal lymphoma: PCRL), y  al mismo tiempo determinar los factores de pronóstico.
  • Las características predominantes del PCRL fueron un alto grado e inmunofenotipo B (n = 18 y 24, respectivamente). La mayoría de los perros estaban en subestadío b (n = 25) con una mayor prevalencia de hematoquecia (n=20). Sólo en un perro se realizó cirugía únicamente. A 30 perros se les administró quimioterapia, en 13 de ellos se realizó cirugía o radioterapia.
  • La supervivencia libre de progresión (Progression free survival: PFS) de la enfermedad fue de 1318 días y el tiempo medio de supervivencia (median survival time: MST) relacionado con la enfermedad fue de 1845 días. Catorce perros estaban vivos al final del estudio con un tiempo de seguimiento medio de 684 días (3-4678 días). Los perros más jóvenes tuvieron la PFS (P = 0,031) y la MST relacionada con la enfermedad (p = 0,01) más largas. La presencia de hematoquecia se correspondió con una PFS más larga (P = 0,02). Además, la adición del tratamiento local a la quimioterapia no mejoró el resultado de forma  significativa (p = 0,584).
  • En conjunto, el estudio concluye que el PCRL canino tiene una PFS y MST considerablemente más largos que otras formas de linfoma no Hodgkin.
ABSTRACTS

Síndrome de vómitos biliosos en perros: un estudio retrospectivo (2002-2012)

Ferguson L, Wennogle SA, Webb CB.
J Am Anim Hosp Assoc. 2016 Mar 23

  • El síndrome de vómitos biliosos (Bilious vomiting syndrome: BVS) es una condición históricamente asociada con vómitos de bilis por la mañana temprano, pero que aún no está del todo bien caracterizada. Se piensa que el vómito es el resultado de un reflujo de fluido duodenal en la luz gástrica que causa irritación de la mucosa.
  • Los autores de este trabajo realizaron una búsqueda en los registros médicos del hospital veterinario de la Universidad de Colorado de los términos "canina" y "síndrome de vómitos biliosos" entre 2002 y 2012. El diagnóstico de BVS se confirmaba por inspección visual dentro de la historia clínica de cada caso.
  • Se pudo realizar el diagnóstico en 17 casos. La terapia implicaba tomas de comidas frecuentes y comer más tarde, hacia la noche, productos para la disminución del ácido gástrico, procinéticos y protectores gástricos. Doce perros mejoraron con el tratamiento. Cinco perros no mejoraron o se perdieron durante el seguimiento. El diagnóstico de BVS fue cambiado en tres casos con adenocarcinoma gástrico, indiscreción alimentaria y hepatopatía.
  • El paciente con más probabilidad para el diagnóstico de BVS sería un perro macho joven, castrado, de raza mixta, con una historia crónica de vómitos de bilis. La respuesta al tratamiento sugiere que una motilidad gastrointestinal anormal, gastritis local, el pH gástrico, o la estimulación del centro de la emesis pueden ser factores importantes en el BVS. 
ABSTRACTS

Evolución espontánea del barro biliar en un periodo de 12 meses en perros identificados con barro biliar por ecografía

DeMonaco SM, Grant DC, Larson MM, Panciera DL, Leib MS.
J Vet Intern Med. 2016 Mar 16

  • El barro biliar se asocia con una dismotilidad de la vesícula biliar  (gallbladder :GB) y con hipersecreción de moco, sugiriendo que existe un vínculo entre la presencia de barro biliar y la formación de mucoceles  en la vesícula biliar. Si el barro biliar progresara a mucocele en la vesícula biliar, estaría justificado un tratamiento  para reducir la producción de barros y su progresión El objetivo de este estudio observacional prospectivo era determinar el curso de barro biliar en 67 perros sanos ≥ 4 años de edad a los que se examinó para barro biliar y entre los que se identificaron a 45 perros afectados.
  • Se realizaron exámenes ecográficos seriados a los 3, 6, 9, y 12 meses para monitorizar el grado de la presencia de barro biliar en base a la proporción de GB que estaba llena (leve [0,01-24,4%], moderada [24,5-49,4%], de moderada a grave [49.5 -74,4%], grave [74,5-100%]), la influencia de la gravedad en el barro, y las dimensiones de la GB.
  • Después de 1 año de seguimiento, el grado de barro en general fue leve (34%), moderado (47%), de moderado a severo (13%), grave (3%) o ausente (3%). No hubo diferencia significativa en la mediana del grado de barro en 1 año (P = 0,36). No hubo cambios significativos en la dependencia del barro respecto a la gravedad en 1 año. Un subconjunto de perros, el 24%, con barro dependiente de la gravedad desarrolló una combinación de barros dependientes y no dependientes. Al final del estudio en un 2% de perros se había resuelto el trastorno del barro, en el 19% hubo una disminución, la situación estuvo estática en el 40%,  aumentó en el 29%, o se volvió recurrente en el 10%.
  • El estudio concluye que la presencia de barro biliar era una situación frecuente, los perros afectados permanecieron asintomáticos, y raramente se convierten en perros sanos en el período de 1 año. Algunos perros desarrollan barros no dependientes de la gravedad en el plazo de 1 año, lo que podría indicar cambios en la consistencia de este barro.