Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Evaluación de un producto probiótico específico canino en el tratamiento de diarrea aguda o intermitente en perros: un estudio de eficacia doble ciego controlado con placebo

Gómez-Gallego C, Junnila J, Männikkö S, Hämeenoja P, Valtonen E, Salminen S, Beasley S.
Vet Microbiol. 2016 Dec 25;197:122-128

  • En este estudio doble ciego controlado con placebo se incluyeron 60 perros seleccionados a partir de un grupo de pacientes que visitaron una consulta veterinaria y se les diagnosticó diarrea aguda. Estos perros recibieron de manera aleatorizada, bien un producto a base de leche cortada que contenía tres probióticos Lactobacillus sp. en combinación de Lactobacillus fermentum VET 9A, L. rhamnosus VET 16A y L. plantarum VET 14A (2 x 10 (9) cfu / ml), o bien placebo. Se analizó la consistencia de las heces, el estado general y el número de patógenos específicos en las muestras de heces.
  • Los resultados mostraron que el tratamiento con el producto a base de leche cortada tenía un efecto de normalización en la consistencia de las heces. Además, también se mejoró el estado general del perro manteniendo el apetito, e incluso pudiendo reducir el vómito. Los perros del grupo con probióticos tenían una menor concentración de Clostridium perfringens y Enterococcus faecium, que típicamente aumentan durante episodios de diarrea en perros, en comparación con el grupo placebo.
ABSTRACTS

Palatabilidad y efectos clínicos de un líquido de recuperación oral durante la recuperación de perros con sospecha de enteritis por parvovirus canino

Tenne R, Sullivan LA, Contreras ET, Olea-Popelka F, Twedt DC, Fankhauser J, Mastrianna L, Lappin MR.
Top Companion Anim Med. 2016 Jun;31(2):68-72

  • Los perros infectados con parvovirus canino (CPV) suelen desarrollar una enteritis grave, que requiere terapia de soporte hasta que se puedan tomar alimentos de forma voluntaria y consumo de agua. La suplementación con un líquido de recuperación oral (oral recuperation fluid: ORF) podría ayudar en la recuperación general de CPV. En este estudio se valoran las hipótesis de que los perros con infección natural por CPV preferirían un ORF al agua, y que los perros que consumen el ORF tendrían un retorno más rápido al apetito voluntario y una mejor ingesta calórica durante el período inicial de recuperación, en comparación con los perros que sólo consumen agua.
  • Se incluyeron un total de 28 perros con CPV y se excluyeron los perros que aceptaban comida voluntaria o ingesta de agua en el momento del inicio del estudio. Los perros fueron asignados al azar a un grupo con ORF o a un grupo con sólo agua.  Dos veces al día se ofreció el líquido escogido y si se rechazaba este primer líquido, se ofrecía el otro una hora más tarde. Los perros también recibieron un protocolo de tratamiento de apoyo estandarizado. A partir del día 2, se ofreció una dieta gastrointestinal a todos los perros cada 8 horas intercaladas con los ensayos de ingesta de líquidos.
  • Un total de 40% (6/15) de perros con CPV consumieron el ORF como fluido escogido, y el 31% (4/13) de perros con CPV consumieron agua como fluido escogido (P = 0,71). Para los perros que rechazaron el primer líquido escogido, el 56% (5/9) de los perros que consumían ORF consumieron agua, y el 22% (2/9) de los perros que consumían agua también consumieron ORF (P = .33). Los perros que consumieron el ORF demostraron un retorno más rápido al apetito voluntario (mediana = 1,5 días [rango: 1-3]) en comparación con los que consumieron agua (mediana = 4,25 días [rango: 1,5-5,5], P = 0,01), o ningún líquido (mediana = 2 días [rango: 1,5 - 5,5], P = 0,03). Además, los perros que consumieron el ORF tuvieron una mayor ingesta calórica (mediana = 100% de requerimiento energético en reposo (RER), rango: 61% -100%] comparado con aquellos que consumieron agua (mediana = 19% RER; rango 9% -100%; P = 0,004) o ninguno de los fluidos (mediana = 37% RER, rango: 3 - 100; P = 0,05).
  • Los resultados de este estudio sugieren que algunos perros con CPV pueden consumir de forma voluntaria un ORF durante la fase de recuperación de su enfermedad, y que el consumo de un ORF puede mejorar el retorno más rápido del apetito voluntario, así como un aporte calórico mejorado. Se necesitarían estudios adicionales para evaluar también los efectos añadidos de este ORF durante la recuperación del CPV en particular.

 

ABSTRACTS

Tromboembolismo en perros con enteropatía perdedora de proteínas con enfermedad intestinal crónica de intestino delgado de naturaleza no-neoplásica

Jacinto AM, Ridyard AE, Aroch I, Watson PJ, Morrison LR, Chandler ML, Acvim D, Kuzi S
J Am Anim Hosp Assoc. 2016 Nov 14.

  • Aunque se suele decir que los perros con enteropatía perdedora de proteínas (PLE) tienen mayor riesgo de desarrollar eventos tromboembólicos, con algunas excepciones, hay muy pocos casos reportados de tromboembolismo en estos perros.
  • Este estudio observacional retrospectivo multicéntrico describe una serie de casos de tromboembolismo (TE) en ocho perros con PLE secundaria a enfermedad intestinal crónica de intestino delgado de naturaleza no-neoplásica.
  • Siete de estos perros tenían la PLE mal controlada cuando ocurrió el evento tromboembólico. En 6 perros se produjo un tromboembolismo pulmonar (PTE), mientras que uno desarrolló una trombosis de la vena esplénica y otro los desarrolló en la vena esplénica y en la aorta concurrentemente. Seis perros murieron, todos con PTE. La actividad antitrombina estaba disminuida en uno de los dos perros en los que se midió. Las concentraciones séricas de cobalamina y folato se midieron en tres perros y la cobalamina estaba por debajo de lo normal en los tres. El magnesio sérico se midió en dos perros, y fue bajo en ambos.
  • Los autores sugieren que los perros con enfermedad crónica del intestino delgado incontrolada y PLE están en riesgo de desarrollar TE graves que amenazan la vida, principalmente el PTE
ABSTRACTS

La rifamixina es una alternativa efectiva al metronidazol para el tratamiento de la enteropatía crónica en perros : un ensayo aleatorio

Menozzi A, Dall'Aglio M, Quintavalla F, Dallavalle L, Meucci V, Bertini S.
BMC Vet Res. 2016 Oct 6;12(1):217.

  • Este ensayo clínico se llevó a cabo con el fin de evaluar la eficacia de la rifaximina (RIF), un antibiótico de amplio espectro con una absorción gastrointestinal insignificante, en comparación con el metronidazol (MET), que es un fármaco antimicrobiano comúnmente empleado, en perros con enteropatía crónica. Se seleccionaron 24 perros y se incluyeron al azar en dos grupos diferentes: grupo tratado con MET (10 perros) y el grupo con RIF (14 perros). Los perros del grupo de MET recibieron metronidazol 15 mg / kg cada 12 horas durante 21 días por vía oral, mientras que los perros del grupo de RIF, se les dio rifaximina 25 mg / kg cada 12 horas durante 21 días por vía oral. Se evaluaron los signos clínicos de la enfermedad, el día antes del comienzo de la administración del fármaco (D0), y al final del tratamiento (D21), por medio del índice CIBDAI (índice de actividad de la enfermedad inflamatoria intestinal canina). También se midieron Los niveles sanguíneos de la proteína C-reactiva (CRP) en D0 y D21, como parámetro adicional acerca de la eficacia del tratamiento. La principal medida de la eficacia fue la remisión completa en el D21, que se definió como una disminución del CIBDAI del 75% o mas. Las medidas secundarias de la eficacia fueron la variación de las puntuaciones medias del CIBDAI, de los niveles séricos de CRP, y cualquier efecto adverso observado desde D0 a D21.
  • El tratamiento con metronidazol o rifaximina, mejoró  en gran medida los signos clínicos de la enfermedad en ambos grupos: en el grupo tratado con MET se logró la remisión completa en 8 de 10 perros (80,0%), y la remisión parcial en 2 sujetos (20,0%). En el grupo de RIF, 12 de 14 perros mostraron remisión completa (85,7%), y los 2 perros restantes se encontraban en remisión parcial (14,3%). También hubo una disminución significativa de las puntuaciones del CIBDAI (P = 0,002 y P = 0,0002 para MET y RIF, respectivamente), y de los niveles de CRP (p = 0,002 y P = 0,0001 para MET y RIF, respectivamente) en comparación con los valores previos al tratamiento en ambos grupos. No se hallaron diferencias significativas, al comparar ambos grupos. No se describieron efectos secundarios relevantes durante el ensayo con ninguno de las medicaciones.
  • En este estudio se demuestra, por primera vez, que la rifaximina oral, podrían representar una alternativa eficaz al metronidazol para la inducción de la remisión clínica en perros con enteropatía crónica
ABSTRACTS

Las dietas con pequeñas cantidades de fibra o sin fibra pueden reducir la aparición de úlceras intestinales pequeñas asociadas al uso de drogas antinflamatorias en perros

J Physiol Pharmacol. 2016 Aug;67(4):563-573.
Satoh H, Kondo R, Shinoda T, Idaka S, Ishigami K, Shiotani S.

  • Los recientes avances en las técnicas endoscópicas han revelado que los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) causan a menudo úlceras en el intestino delgado en humanos, y no existe actualmente una terapia eficaz. En este estudio, se investigan los efectos que puedan tener el tipo de alimentación y la cantidad de fibra en la dieta (DF) en la formación de úlceras gastrointestinales inducidas por AINEs en perros. Se alimentaron a unos perros con varios tipos de dietas con porcentajes diversos de DF. Se administró indometacina (1 ó 3 mg / kg, PO), ketoprofeno (2 mg / kg, sc) o fulnixina (1 mg / kg, sc) una vez al día, a las 10 de la mañana después de una comida matutina o sin comida matutina, durante 3 - 7 días. 24 h después de la última dosis de estos fármacos se examinaron las lesiones gastrointestinales.
  • Cuando se administró la indometacina (3 mg / kg), durante 7 días después de una comida por la mañana se observaron muchas lesiones en el intestino delgado. Sin embargo, cuando se administró en ayunas, sin la comida de la mañana, las lesiones disminuyeron marcadamente. Todos los AINE administrados después de alimentar a los animales con unas comidas secas regulares que contenían 6% de DF, una vez al día durante 3 días, produjeron muchas lesiones en el intestino delgado. Las lesiones disminuían en perros que recibían dietas con baja DF (1,1%) y aumentaban cunado las dietas tenían alta DF (15,4%). Además, no se observaron lesiones en perros que recibieron una dieta enlatada con DF muy baja (<0,1%), y sí que había lesiones en los perros con dieta enlatada suplementada con celulosa (3 o 10%) pero no con pectina (10%).
  • Los resultados de este estudio sugieren que tanto el estado de alimentación (ayuno o no), como la DF insoluble, como la celulosa en la dieta, desempeñan un papel importante en la formación de lesiones intestinales inducidas por AINES. Además, también se sugiere que una dieta con cantidades escasas de DF puede disminuir los efectos secundarios gastrointestinales asociado con el uso de AINEs.

 

 

ABSTRACTS

Función adrenal en gatos con enfermedad hepática colestásica

Buckley FI, Mahony O, Webster CR.
J Vet Diagn Invest. 2016 Nov 15

  • Los gatos con enfermedad hepática colestásica sufren morbilidades y mortalidades significativas cuando se someten a procedimientos invasivos bajo anestesia. Aunque esto se podría explicar por una respuesta adrenal inadecuada, hasta ahora no ha sido bien documentada la función suprarrenal en estos gatos con enfermedad hepática colestásica. El objetivo de este estudio fue describir la función suprarrenal en estos gatos.
  • Se seleccionaron 27 gatos con una bilirrubina sérica> 230 μmol / L (3 mg / dl) y una alanina aminotransferasa sérica > 2 veces el límite superior normal y se les determinó los valores de cortisol antes y 60 minutos después de la administración de 5 μg / kg de cosintropina por vía intravenosa
  • Se calculó el cambio en las concentraciones de cortisol (delta cortisol). Se compararon los valores de las concentraciones de cortisol antes y después de la ACTH con los valores de referencia. Se compararon los valores pre-ACTH, post-ACTH y delta cortisol entre los gatos que sobrevivieron al alta o durante 30 días después del alta. Los valores medios de cortisol pre-ACTH (205 ± 113 nmol / L [7,4 ± 4,2 μg / dL]) y los niveles de cortisol post-ACTH (440 ± 113 nmol / L [15,9 ± 4,1 g / dL]) fueron significativamente mayores que los valores de referencia en gatos clínicamente normales. No hubo asociación del cortisol previo o posterior a la ACTH con la supervivencia. Los gatos con un delta cortisol < 179 nmol / l (6,5 μg / dL) tuvieron mayor probabilidad de no sobrevivir a los 30 días posteriores al alta (p = 0,037) que los gatos con un delta cortisol > 179 nmol / L (6,5 μg / dL ).
  • Los resultados de este estudio indican que los gatos con colestasis tienen altos valores tanto de cortisol basal y como de pots estimulación con ACTH. Un delta cortisol < 179 nmol / L (6,5 μg / dL) señaló en este estudio una población de gatos que tuvo una supervivencia menor a los 30 días.
ABSTRACTS

Insuficiencia pancreática exocrina felina: un estudio retrospectivo de 150 casos

Xenoulis PG1, Zoran DL2, Fosgate GT3, Suchodolski JS4, Steiner JM4.
J Vet Intern Med. 2016 Sep 19.

  • Hasta ahora existe poca información sobre la presentación clínica y la respuesta al tratamiento de los gatos con insuficiencia pancreática exocrina (IPE). El objetivo de este estudio era describir de forma retrospectiva la reseña, los signos clínicos, las enfermedades concurrentes y la respuesta al tratamiento de 150 gatos con IPE.
  • Se enviaron cuestionarios a 261 veterinarios, y 150 (57%) fueron devueltos con datos adecuados para el análisis estadístico.
  • El promedio de edad de los gatos con IPE fue 7,7 años. La mediana de la condición corporal fue 3 sobre 9. Noventa y dos de 119 gatos (77%) tenían hipocobalaminemia. Las concentraciones séricas de folato estaban aumentadas en 56 de 119 gatos (47%) y y disminuidas en 6 de 119 gatos (5%). Los signos clínicos incluyeron pérdida de peso (91%), heces sin formar (62%), capa de pelo pobre (50%), anorexia (45%), aumento del apetito (42%), letargo (40%), diarrea acuosa (28%) y vómitos (19%). Ochenta y siete gatos (58%) tenían enfermedades concurrentes. La respuesta al tratamiento en 121 gatos valorados, fue considerada como buena en el 60%, moderada en el 27% y pobre en el 13%. Una TLI (Trypsin-like immunoreactivity) < 4 μg/L se asoció con una respuesta positiva al tratamiento (OR 3.2, IC 95%, 1.5-7.0; P =.004). Además, la suplementación con cobalamina mejoró la respuesta al tratamiento (OR, 3.0, IC 95%, 1.4-6.6; P =.006).
  • El estudio concluye que la Insuficiencia pancreática exocrina en gatos tiene a menudo una presentación clínica diferente que en los perros. El rango de edad para EPI en gatos es amplio y muchos gatos pueden tener ≤5 años de edad. La mayoría de los gatos responde bien al tratamiento apropiado para IPE, y la suplementación con cobalamina parece ser necesaria para obtener una buena respuesta
ABSTRACTS

Un estudio doble ciego, aleatorizado controlado por placebo sobre la eficacia, calidad de vida y seguridad de una inmunoterapia sublingual para alérgenos alimentarios en perros con reacciones adversas a los alimentos: un estudio piloto

Maina E, Cox E.
Vet Dermatol. 2016 Jul 18

  • La inmunoterapia sublingual para alérgenos alimentarios específicos (FA-ITSL) ha surgido como un enfoque nuevo y exitoso para desensibilizar a pacientes humanos a estos alérgenos. Como no se había investigado en perros, en este estudio se evalúa la eficacia, la calidad de vida (CV), la tolerabilidad y la seguridad de la FA-ITSL en perros con reacciones adversas a los alimentos (AFR). Se seleccionaron 13 perros con diagnóstico probado de AFR y fueron asignados aleatoriamente a un grupo con tratamiento (grupo T; n = 7) o con placebo (grupo P; n = 6), que recibieron FA-SLIT (basado en los resultados de un test de eliminación de alimentos) o solución salina glicerinada, respectivamente. Se administró el tratamiento diariamente durante 6 meses con dosis quincenales. Para evaluar el tratamiento, se valoró el prurito según la Escala Analógica Visual (PVA), el índice de dermatitis atópica canina CADESI-04 (Canine Atopic Dermatitis Extent and Severity Index), la calidad de vida, un índice de consistencia fecal, la percepción del propietario, una puntuación de tolerabilidad general y análisis de sangre.
  • En total, 11 perros completaron el estudio, dos perros en el grupo T fueron retirados por el propietario después de creer que la FA-ITSL agravaba los signos clínicos de AFR. Las pruebas estadísticas mostraron que había una mejora significativa de los signos clínicos, inducidos por los alimentos probados, después de la terapia con FA-ITSL, según la reducción en las puntuaciones en PVA y CADESI (P <0,05). No hubo diferencias entre grupos respecto a la calidad de vida. El tratamiento fue calificado como eficaz o muy eficaz por un 80% de los propietarios, mientras que el placebo fue calificado como ineficaz por todos los propietarios.
  • En este estudio, la FA-ITSL fue eficaz, bien tolerada y segura. No se registraron efectos secundarios graves; Se reportaron eritema y prurito, asociados a la administración, en sólo el 0,7% de las dosis dispensadas. Los autores concluyen que sería necesarios ensayos clínicos más grandes, con períodos más extensos de inmunoterapia de mantenimiento para obtener estimaciones más precisas de la eficacia y la frecuencia de efectos adversos.
ABSTRACTS

Evaluación de la hemostasis en perros asociando la carga parasitaria de Leishmania infantum chagasi en hígado

Torres Mde M, Almeida Ado B, Paula DA, Mendonça AJ, Nakazato L, Pescador CA, Sousa VR.
Rev Bras Parasitol Vet. 2016 Jun 14;25(2):244-7

  • En este estudio se compara la carga parasitaria de Leishmania infantum chagasi en hígado con la existencia de anormalidades hemostáticas, así como con otros hallazgos clínicos, de laboratorio, e histopatológicos en perros con leishmaniasis visceral. Se evaluó La carga parasitaria del hígado mediante PCR cuantitativa en tiempo real en 30 perros infectados de forma natural con L. infantum-chagasi y los resultados se valoraron con los obtenidos en bioquímica sérica y hemostasia primaria y secundaria. También se describieron las lesiones histológicas hepáticas en estos perros.
  •  En el grupo con leishmaniasis visceral se detectó prolongación del tiempo de hemorragia, tiempo de protrombina (PT), y el tiempo de tromboplastina parcial (APTT). Once perros presentaban lesiones inflamatorias del hígado, predominando la hepatitis periportal media mononuclear multifocal. No se encontró ninguna asociación entre la presencia de parásitos y anomalías en las pruebas de screening.
  • La progresión clínica en leishmaniasis se asocia con la aparición de diátesis hemorrágica, que no sólo depende de la presencia del parásito, sino también del proceso inflamatorio, una respuesta inmunológica comprometida, e insuficiencia hepática y renal en perros sintomáticos
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del fallo hepático agudo en perros (1995-2012): 49 casos

Lester C, Cooper J, Peters RM, Webster CR.
J Vet Emerg Crit Care. 2016 May 4

  • El objetivo de este estudio es  caracterizar la presentación clínica y los resultados de perros con insuficiencia hepática aguda (acute liver failure, ALF ). Se diseñó una serie de casos retrospectiva desde enero de 1995 hasta diciembre de 2012, que incluyó 49 animales diagnosticados con ALF, definida como la aparición aguda de signos clínicos acompañados por hiperbilirrubinemia sérica y coagulopatía (tiempo de protrombina> 1,5 veces el límite superior del intervalo de referencia) con o sin signos de encefalopatía hepática. Se analizaron los registros médicos retrospectivamente para la presentación clínica, antecedentes, hallazgos en el examen físico, datos clínico-patológicos, resultados de diagnóstico por imagen, histopatología hepática, tratamiento y resultado.
  • Los signos clínicos en el momento de la presentación incluían,  anorexia (28/49, 57%), vómitos (25/49, 51%), alteraciones neurológicas (17/49, 35%), y polidipsia / poliuria (10/49, 20%). En 28/49 (57%) perros se observaron trastornos neurológicos compatibles con encefalopatía hepática, en algún momento durante la hospitalización.
  • Las alteraciones clínico-patológicas más comunes en el momento de la presentación, además de la hiperbilirrubinemia y aumento de la actividad sérica  de las enzimas hepáticas, incluyeron trombocitopenia (25/49, 51%), hipoalbuminemia (23/49, 46%), leucocitosis (17/49, 34%), anemia (14/49 , 29%), hipocalemia (13/49, 27%), e hipoglucemia (10/49, 20%).
  • Entre las causas de ALF se diagnosticaron, neoplasia (13/49, 27%), presunción de leptospirosis (4/49, 8%), e isquemia (1/49, 2%). Los casos restantes fueron de naturaleza idiopática, aunque 15 de estos perros habían tenido exposición a posibles toxinas hepáticas.
  • Las lesiones más comunes en los 35/49 (71%) perros en los que se había realizado histopatología hepática fueron necrosis (19/39, 48%), lipidosis (16/39, 41%), degeneración vacuolar (7/49, 14%), e inflamación (4/49, 8%).
  • Las complicaciones incluyeron ascitis (20/49, 41%), tendencia hemorrágica (14/49, 29%), pancreatitis (12/49, 24%), y necrosis tubular aguda (11/49, 22%). Siete (14%) perros sobrevivieron y se dieron de alta. Los animales que sobrevivieron habían tenido una mayor actividad sérica de la alanina aminotransferasa, y fueron más propensos a mantener concentraciones normales de albúmina y no desarrollar hemorragias o ascitis durante la hospitalización.
  • El estudio concluye que la ALF canina está asociada se asocia a múltiples etiologías y tiene una alta tasa de mortalidad. Sería necesario el desarrollo de estrategias para aumentar la supervivencia.