Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Manejo de la encefalopatía hepática hiperamonémica mediante la administración de L-ornitina-L-aspartato en perros

Ahn JO, Li Q, Lee YH, Han SM, Hwang CY, Youn HY, Chung JY.
J Vet Sci. 2015 Dec 31.

  • Este informe describe la administración de L-ornitina-L-aspartato (LOLA) en perros con hiperamonemia.
  • De un total de 20 perros incluidos en el estudio, se trataron 17 perros con LOLA (grupo experimental) y 3 perros fueron tratados con lactulosa como terapia reconocida (grupo control). En los animales del grupo experimental a los que se administró LOLA, 15 perros experimentaron una disminución estadísticamente significativa (p <0,05) de los niveles de amonio  y mejora de los signos clínicos. En 2 perros, no hubo mejoría de los signos clínicos, a pesar de que el nivel de amonio también disminuyó. Por otro lado, los signos clínicos en los animales del grupo control también mejoraron y los niveles de amonio disminuyeron, pero sin significación estadística (p> 0,05).
  • Estos resultados sugieren que la LOLA es un fármaco eficaz para tratar la hiperamonemia en medicina veterinaria.
ABSTRACTS

Parotidectomía para el tratamiento del sialocele de la glándula parótida en 14 perros

Proot JL, Nelissen P, Ladlow JF, Bowlt Blacklock K, Kulendra N, de la Puerta B, Sheahan DE.
J Small Anim Pract. 2015 Dec 24

  • El objetivo de este estudio retrospectivo y multi-institucional, era describir la presentación, diagnóstico, causa, complicaciones y el resultado final en 14 perros que se presentaron con un sialocele de la glándula parótida y que fueron tratados mediante parotidectomía total.
  • Todos los perros se presentaron con una masa de tejido blando no dolorosa, fluctuante, en el aspecto lateral de la cara, en la región de la glándula salival parótida. El diagnóstico  fue hecho por sialoradiografía (3/14), TAC (3/14), ecografía (11/14) y resonancia magnética (2/14). La causa del sialocoele se pudo determinar en 8 de 14 pacientes e incluyeron: cuerpo extraño (2/14), sialolitiasis (1/14), neoplasia (3/14), lipomatosis de la glándula salival (1/14) y  traumatismo (1 / 14). En el tratamiento quirúrgico ocurrió una complicación en la peri-anestesia (regurgitación) y siete complicaciones quirúrgicas postoperatorias [formación de seroma autolimitado (2/14), hemorragia (1/14), dehiscencia de la herida (1/14), abscesos 7 meses después de la operación (1/14) y parálisis del nervio facial (2/14)]. No volvió a recurrir el sialocoele en ningún perro durante un tiempo medio de seguimiento de 14 meses.
  • Los autores concluyen que aunque la parotidectomía ha sido considerado un procedimiento técnicamente difícil, se ha demostrado que tiene una buena tasa de éxito y buena resolución a largo plazo de los síntomas clínicos.  Las complicaciones intra y postoperatorias son razonablemente comunes.
ABSTRACTS

Sialolitiasis canina: Dos casos reportados y distribución por razas, género y edad de 29 casos (1964-2010)

Han H, Mann FA, Park JY
J Am Anim Hosp Assoc. 2016 Jan-Feb;52(1):22-6

  • Este estudio se realizó para investigar los datos clínicos de dos casos de sialolitiasis  canina y analizar un total de 29 casos identificados en la base de datos de Medicina Veterinaria por año de ingreso, raza, sexo y edad. Se revisaron los registros médicos de la base de datos del Hospital Clínico de la Universidad de Missouri y se identificaron ​​dos perros diagnosticados con sialolitiasis (oxalato de calcio) entre 1990 y 2010. Los dos perros tenían sialocele cervical o faríngeo y fueron tratados con éxito mediante eliminación del sialolito y sialoadenectomía concurrente.
  • Se buscó posteriormente los perros con sialolitiasis entre 1964 y 2010 en la base de datos de Medicina Veterinaria y se observó que estaban representadas varias razas y que había una asociación significativa entre 10 y 15 años de edad con la sialolitiasis.
  • El estudio concluye que la sialolitiasis es una condición rara en medicina  veterinaria. En este estudio, los perros viejos presentaron mayor riesgo. En estos perros, fue común un sialocele concurrente y se puede esperar un buen resultado después de la extirpación quirúrgica de los sialolitos con sialoadenectomía concurrente.
ABSTRACTS

Suplementación oral con cobalamina en perros con enteropatías crónicas e hipocobalaminemia

Toresson L, Steiner JM, Suchodolski JS, Spillmann T
J Vet Intern Med. 2015 Dec 9.

  • La deficiencia de cobalamina está asociada comúnmente con enteropatías crónicas (EC) en perros, y los protocolos de tratamiento actuales recomiendan la suplementación parenteral. En medicina humana, varios estudios han descrito una eficacia equivalente entre la administración oral y parenteral de la cobalamina. El objetivo del estudio es evaluar si la suplementación oral de cobalamina puede restaurar la normocobalaminemia en perros con EC e hipocobalaminemia. Se evaluaron de forma retrospectiva 51 perros con varios signos de EC e hipocobalaminemia a partir de una búsqueda en la base de datos de un Hospital Veterinario de Suecia en el periodo enero 2012 a marzo de 2014. Los criterios de inclusión fueron, signos de EC, una cobalamina sérica inicial ≤270 ng / L (intervalo de referencia: 234 -811 ng / L) y tratamiento oral con comprimidos de cobalamina. La cobalamina sérica de seguimiento se analizó a los 20-202 días después del inicio de la suplementación oral continua
  • Se observó que todos los perros se volvieron normocobalaminémicos con la suplementación oral de cobalamina. El incremento medio de la concentración de cobalamina sérica después del tratamiento fue de 794 ± 462 ng / L. Las concentraciones de cobalamina sérica fueron significativamente más altas después de la suplementación (media ± 1017 460 ng / L; P <0,0001) que al inicio del estudio (media de 223 ± 33 ng / L).
  • Los resultados de este estudio sugieren que la suplementación con cobalamina oral es eficaz para la normalización de las concentraciones de cobalamina sérica en perros con CE. Se deberían realizar estudios prospectivos que compararan el estado de la cobalamina a nivel celular en perros tratados con cobalamina parenteral frente a la suplementación oral.
ABSTRACTS

Rotura de la vesícula biliar no ictérica en perros: 5 casos (2007-2013)

Guess SC, Harkin KR, Biller DS.
J Am Vet Med Assoc. 2015 Dec 15;247(12):1412-4

  • Este trabajo retrospectivo describe los hallazgos clínicos, de laboratorio, y resultados quirúrgicos en una serie de casos que incluyeron 5 perros con rotura de la vesícula biliar confirmada y concentraciones séricas de bilirrubina total dentro de los límites de referencia.
  • Se evaluaron los registros de procedimientos médicos y quirúrgicos de perros identificados con ruptura de la vesícula biliar en un hospital veterinario entre noviembre de 2007 y noviembre de 2013. Se incluyeron los perros sometidos a una ecografía abdominal, con concentración de bilirrubina sérica total ≤ 0,4 mg / dl, y con cirugía exploratoria abdominal confirmando la presencia de una rotura de la vesícula biliar.
  • Se realizó laparatomía exploratoria en todos los perros donde la ecografía mostraba un derrame abdominal leve o moderado, o bien la vesícula biliar no era identificable (n = 1 perro), o mostraban una vesícula biliar distendida sospechosas de mucocele biliar (4 perros). La concentración de bilirrubina total en suero estaba dentro de los límites de referencia (mediana, 0,2 mg / dl; rango, 0,1 a 0,4 mg / dl; rango de referencia, de 0,1 a 0.4 mg / dL) en todos los perros antes de la cirugía. En 1 perro, se compararon las concentraciones de ácidos biliares en el suero y en el líquido peritoneal (48 mmol / L y 1,070 mmol / L, respectivamente) que apoyaron el diagnóstico de rotura de la vesícula biliar.
  • Los autores del estudio sugieren que, incluso cuando la concentración de bilirrubina sérica total está dentro de los límites de referencia, se debería considerar la rotura de la vesícula biliar en perros con signos agudos de dolor abdominal y una ecografía que revela sospecha de un mucocele y líquido abdominal libre. También se sugiere que la comparación de las concentraciones de ácidos biliares en suero y en fluido peritoneal puede proporcionar un apoyo adicional para el diagnóstico de la rotura de la vesícula biliar
ABSTRACTS

Pancreas exocrino en gatos con diabetes mellitus

Zini E, Ferro S, Lunardi F, Zanetti R, Heller RS, Coppola LM, Guscetti F, Osto M, Lutz TA, Cavicchioli L, Reusch CE.
Vet Pathol. 2015 Aug 28

  • La pancreatitis se ha descrito en gatos con diabetes mellitus, aunque el número de estudios disponibles en la actualidad es muy limitado. Además, se ha planteado la hipótesis de que la cetoacidosis podía estar asociada con una pancreatitis en los gatos diabéticos. Los objetivos de este estudio fueron investigar si los gatos diabéticos tenían pancreatitis y determinar si la pancreatitis era más frecuente había cetoacidosis. Se recogieron muestras de páncreas post-mortem de 37 gatos diabéticos, incluyendo 15 con cetoacidosis, y 20 gatos control emparejados por edad, sexo, raza, y el peso corporal. Las secciones fueron teñidas con hematoxilina y eosina,  doble marcado para insulina / CD3, insulina / CD20, insulina / mieloperoxidasa,  insulina / PCNA, y  glucagón / Ki67, y de marcaje único para Iba1. Para caracterizar la  pancreatitis se utilizó una puntuación semicuantitativa ya propuesta anteriormente, junto con los recuentos de células inflamatorias.
  • Las puntuaciones de pancreatitis y el número de neutrófilos, macrófagos y linfocitos en el páncreas exocrino no difirieron entre los gatos diabéticos y de control o entre los gatos diabéticos con y sin cetoacidosis. Es importante recalcar que  las células acinares PCNA-positivas estaban incrementadas (P = 0,002) en los gatos diabéticos, en particular en los islotes más cercanos (P <.001). Las células acinares Ki67 positivas se incrementaron solamente cerca de los islotes (P = 0,038). La cetoacidosis no estaba vinculada a la proliferación.
  • Los resultados de este estudio sugieren que, en los gatos diabéticos, la evidencia histopatológica de pancreatitis puede que no sea más frecuente, y que la cetoacidosis puede no estar asociada con la pancreatitis en el momento de la muerte. El aumento de células acinares PCNA positivas podría indicar una mayor proliferación debido a una pancreatitis crónica. La razón de porqué de esta prevalencia de la proliferación de las células acinares que rodean los islotes pancreáticos merecería una mayor investigación.
ABSTRACTS

Hallazgos citológicos y rendimiento diagnóstico en 92 perros sometidos a aspiración pancreática con aguja fina

Cordner AP, Sharkey LC, Armstrong PJ, McAteer KD.
J Vet Diagn Invest. 2015 Mar;27(2):236-40

  • El diagnóstico de la enfermedad pancreática en perros es  complicado por los signos clínicos no específicos y las limitaciones de las pruebas de diagnóstico existentes. La citología de páncreas es una herramienta de diagnóstico potencial, pero su seguridad y el rendimiento diagnóstico que puede ofrecer no están bien caracterizados en grandes cohortes de pacientes. La hipótesis de este trabajo es que la aspiración pancreática con aguja fina (PAAF) en perros generaría con frecuencia muestras de calidad diagnóstica y los eventos médicos adversos posteriores serían raros. Se evaluaron retrospectivamente citologías pancreáticas de 92 perros que se les realizó una PAAF pancreática para obtener un  diagnóstico clínico. Las citologías fueron evaluadas por un solo patólogo clínico certificado utilizando un esquema descriptivo predeterminado. Se evaluaron los registros médicos para valorar, los  eventos adversos en las 48 h siguientes a la PAAF, los procedimientos simultáneos y diagnósticos en pacientes con eventos adversos, y los resultados histológicos. El rendimiento diagnóstico se calculó como el porcentaje de casos en el que se pudo lograr un diagnóstico citológico. En los que fue posible, se determinó la correlación con la histología o cualquier otra prueba de confirmación.
  • El rendimiento diagnóstico fue del 73,5%, y el proceso patológico principal identificado en la citología se correlacionó con pruebas de confirmación en 10 de 11 casos. En total, hubo 7 eventos adversos, todos en perros con comorbilidades o que fueron sometidos a otros procedimientos invasivos significativos.
  • Los autores concluyen que, en esta amplia serie de casos de perros, la PAAF pancreática tiene un buen rendimiento diagnóstico y una baja tasa de complicaciones clínicas. En un número limitado de casos, la correlación de la citología con la histología  fue alta.
ABSTRACTS

Seguridad de la aspiración con aguja fina del páncreas en gatos: un estudio de casos-control

Crain SK, Sharkey LC, Cordner AP, Knudson C, Armstrong PJ
J Feline Med Surg. 2015 Oct;17(10):858-63.

  • No existe mucho información actualmente sobre la seguridad de la aspiración con aguja fina (fine-needle aspiration;FNA) del páncreas en gatos. En este estudio se compara la incidencia de complicaciones después de una FNA guiada por ecografía para realizar un aspirado de páncreas (grupo PA) en 73 gatos con evidencia clínica y ecográfica de enfermedad pancreática con las complicaciones aparecidas en dos grupos de gatos control también diagnosticados con enfermedad pancreática. Un grupo donde se aspiraron otros órganos abdominales que no fueron el páncreas (FNA control, n = 63) y otros grupo en el que no se realizaron aspirados (control sin FNA, n = 61).
  • La tasa de complicaciones dentro de las 48 h desde la ecografía y/o el procedimiento de aspirado no difirió significativamente entre los gatos de los grupos PA (11%), el control FNA (14%) o el control sin FNA (8%). No hubo diferencias en la tasa de supervivencia al dar de alta los gatos (82%, 84% y 83%, respectivamente) o en la duración de la hospitalización entre los grupos. La tasa de recuperación de material citológico de las muestras de páncreas fue de 67%. La correlación con la histopatología, disponible en sólo siete casos, fue del 86%.
  • Los autores concluyen que la FNA del páncreas en gatos es un procedimiento seguro pero que requiere mayor investigación para establecer su valor diagnóstico real
ABSTRACTS

Alta prevalencia de infección encubierta por helmintos gastrointestinales en gatos

Little S, Adolph C, Downie K, Snider T, Reichard M
J Am Anim Hosp Assoc. 2015 Nov-Dec;51(6):359-364

  • La flotación fecal se utiliza de forma rutinaria en la práctica clínica para identificar infecciones por helmintos en gatos, aunque es sabido, que tiene limitaciones de sensibilidad, particularmente para cestodos. Este estudio pretende determinar la prevalencia de helmintos en una población de gatos y pretende evaluar la idoneidad de la flotación fecal para detectar estas infecciones. Durante el procedimiento, se recuperaron helmintos de los tractos intestinales de 116 gatos adultos humanamente sacrificados en un refugio de animales en Oklahoma. Se compararon estos resultados con los obtenidos con los procedimientos de flotación fecal con y sin centrifugación.
  • Se identificaron  helmintos en 78/116 (67,2%) gatos, que incluían Toxocara cati (48/116; 41,4%), Ancylostoma Tubaeforme (8/116; 6,9%), Dipylidium caninum (40/116; 34,5%), y Taenia taeniaeformis (30/116; 25,9%). Los gatos con T. cati eran significativamente más susceptibles de albergar Taenia taeniaeformis (P = 0,001) que los gatos sin áscaris.
  • La flotación fecal con solución de azúcar realizada con muestra centrifugada identificó 37/48 (77,1%) gatos infectados con T. cati, 8/30 (26,7%) con Taenia taeniaeformis y ningún gato con D. caninum. Se detectaron proglótidas en examen externo en el 19,0% (12/63) de gatos con cestodos.
  • En más de la mitad de los gatos examinados en este estudio se detectaron cestodos. La mayoría de estas infecciones no fueron evidentes ni por detección de proglótidas externamente, ni por recuperación de sus etapas diagnósticas características en exámenes por flotación fecal.
ABSTRACTS

Factores que afectan la ocurrencia de la parvovirosis canina en perros

Miranda C, Carvalheira J, Parrish CR, et al
Vet Microbiol 2015

  • El Parvovirus canino (CPV) es el virus entérico que afecta cánidos más importante en todo el mundo. El propósito de este estudio fue detectar CPV en perros infectados naturalmente de varias clínicas veterinarias distribuidas por todo Portugal entre 2012 y 2014 e identificar factores de riesgo asociados con la infección por CPV. Se recogieron datos históricos y de signos clínicos de 209 perros sospechosos de estar infectados con CPV. Se analizaron las muestras fecales de estos perros por PCR para CPV, y los positivos se confirmaron por secuenciación. Se analizaron los datos para investigar las asociaciones entre cada uno de los factores predisponentes y el estado de infección por CPV.
  • De las muestras recogidas, el 77,5% fueron CPV-positivas. Los animales más viejos tenían 12 veces menos probabilidades de ser CPV-positivo que otras categorías de edad más jóvenes. El tratamiento antihelmíntico [OR = 0,45, p = 0,04] ​​y la temperatura rectal (hipotermia, [OR = 0,12, p = 0,004]) contribuían a tener una menor probabilidad de que los perros estuviesen afectados por el CPV. Por otro lado, algunos signos clínicos como la depresión [OR = 4,4; p = 0,02] y el estado de deshidratación [OR = 2,38, p = 0,001] hacían que los perros tuvieran más probabilidades de estar infectados por el CPV.
  • Los resultados indican que a pesar de que el CPV tiene una alta morbilidad, la mortalidad fue sólo el 18% de la población de perros de este estudio. Ciertos factores de riesgo identificados en este estudio no se han observado con frecuencia, sin embargo, son fáciles de obtener y pueden ser utilizados como indicadores de pronóstico