Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Gastroenterología

ABSTRACTS

Hallazgos citológicos y rendimiento diagnóstico en 92 perros sometidos a aspiración pancreática con aguja fina

Cordner AP, Sharkey LC, Armstrong PJ, McAteer KD.
J Vet Diagn Invest. 2015 Mar;27(2):236-40

  • El diagnóstico de la enfermedad pancreática en perros es  complicado por los signos clínicos no específicos y las limitaciones de las pruebas de diagnóstico existentes. La citología de páncreas es una herramienta de diagnóstico potencial, pero su seguridad y el rendimiento diagnóstico que puede ofrecer no están bien caracterizados en grandes cohortes de pacientes. La hipótesis de este trabajo es que la aspiración pancreática con aguja fina (PAAF) en perros generaría con frecuencia muestras de calidad diagnóstica y los eventos médicos adversos posteriores serían raros. Se evaluaron retrospectivamente citologías pancreáticas de 92 perros que se les realizó una PAAF pancreática para obtener un  diagnóstico clínico. Las citologías fueron evaluadas por un solo patólogo clínico certificado utilizando un esquema descriptivo predeterminado. Se evaluaron los registros médicos para valorar, los  eventos adversos en las 48 h siguientes a la PAAF, los procedimientos simultáneos y diagnósticos en pacientes con eventos adversos, y los resultados histológicos. El rendimiento diagnóstico se calculó como el porcentaje de casos en el que se pudo lograr un diagnóstico citológico. En los que fue posible, se determinó la correlación con la histología o cualquier otra prueba de confirmación.
  • El rendimiento diagnóstico fue del 73,5%, y el proceso patológico principal identificado en la citología se correlacionó con pruebas de confirmación en 10 de 11 casos. En total, hubo 7 eventos adversos, todos en perros con comorbilidades o que fueron sometidos a otros procedimientos invasivos significativos.
  • Los autores concluyen que, en esta amplia serie de casos de perros, la PAAF pancreática tiene un buen rendimiento diagnóstico y una baja tasa de complicaciones clínicas. En un número limitado de casos, la correlación de la citología con la histología  fue alta.
ABSTRACTS

Seguridad de la aspiración con aguja fina del páncreas en gatos: un estudio de casos-control

Crain SK, Sharkey LC, Cordner AP, Knudson C, Armstrong PJ
J Feline Med Surg. 2015 Oct;17(10):858-63.

  • No existe mucho información actualmente sobre la seguridad de la aspiración con aguja fina (fine-needle aspiration;FNA) del páncreas en gatos. En este estudio se compara la incidencia de complicaciones después de una FNA guiada por ecografía para realizar un aspirado de páncreas (grupo PA) en 73 gatos con evidencia clínica y ecográfica de enfermedad pancreática con las complicaciones aparecidas en dos grupos de gatos control también diagnosticados con enfermedad pancreática. Un grupo donde se aspiraron otros órganos abdominales que no fueron el páncreas (FNA control, n = 63) y otros grupo en el que no se realizaron aspirados (control sin FNA, n = 61).
  • La tasa de complicaciones dentro de las 48 h desde la ecografía y/o el procedimiento de aspirado no difirió significativamente entre los gatos de los grupos PA (11%), el control FNA (14%) o el control sin FNA (8%). No hubo diferencias en la tasa de supervivencia al dar de alta los gatos (82%, 84% y 83%, respectivamente) o en la duración de la hospitalización entre los grupos. La tasa de recuperación de material citológico de las muestras de páncreas fue de 67%. La correlación con la histopatología, disponible en sólo siete casos, fue del 86%.
  • Los autores concluyen que la FNA del páncreas en gatos es un procedimiento seguro pero que requiere mayor investigación para establecer su valor diagnóstico real
ABSTRACTS

Alta prevalencia de infección encubierta por helmintos gastrointestinales en gatos

Little S, Adolph C, Downie K, Snider T, Reichard M
J Am Anim Hosp Assoc. 2015 Nov-Dec;51(6):359-364

  • La flotación fecal se utiliza de forma rutinaria en la práctica clínica para identificar infecciones por helmintos en gatos, aunque es sabido, que tiene limitaciones de sensibilidad, particularmente para cestodos. Este estudio pretende determinar la prevalencia de helmintos en una población de gatos y pretende evaluar la idoneidad de la flotación fecal para detectar estas infecciones. Durante el procedimiento, se recuperaron helmintos de los tractos intestinales de 116 gatos adultos humanamente sacrificados en un refugio de animales en Oklahoma. Se compararon estos resultados con los obtenidos con los procedimientos de flotación fecal con y sin centrifugación.
  • Se identificaron  helmintos en 78/116 (67,2%) gatos, que incluían Toxocara cati (48/116; 41,4%), Ancylostoma Tubaeforme (8/116; 6,9%), Dipylidium caninum (40/116; 34,5%), y Taenia taeniaeformis (30/116; 25,9%). Los gatos con T. cati eran significativamente más susceptibles de albergar Taenia taeniaeformis (P = 0,001) que los gatos sin áscaris.
  • La flotación fecal con solución de azúcar realizada con muestra centrifugada identificó 37/48 (77,1%) gatos infectados con T. cati, 8/30 (26,7%) con Taenia taeniaeformis y ningún gato con D. caninum. Se detectaron proglótidas en examen externo en el 19,0% (12/63) de gatos con cestodos.
  • En más de la mitad de los gatos examinados en este estudio se detectaron cestodos. La mayoría de estas infecciones no fueron evidentes ni por detección de proglótidas externamente, ni por recuperación de sus etapas diagnósticas características en exámenes por flotación fecal.
ABSTRACTS

Factores que afectan la ocurrencia de la parvovirosis canina en perros

Miranda C, Carvalheira J, Parrish CR, et al
Vet Microbiol 2015

  • El Parvovirus canino (CPV) es el virus entérico que afecta cánidos más importante en todo el mundo. El propósito de este estudio fue detectar CPV en perros infectados naturalmente de varias clínicas veterinarias distribuidas por todo Portugal entre 2012 y 2014 e identificar factores de riesgo asociados con la infección por CPV. Se recogieron datos históricos y de signos clínicos de 209 perros sospechosos de estar infectados con CPV. Se analizaron las muestras fecales de estos perros por PCR para CPV, y los positivos se confirmaron por secuenciación. Se analizaron los datos para investigar las asociaciones entre cada uno de los factores predisponentes y el estado de infección por CPV.
  • De las muestras recogidas, el 77,5% fueron CPV-positivas. Los animales más viejos tenían 12 veces menos probabilidades de ser CPV-positivo que otras categorías de edad más jóvenes. El tratamiento antihelmíntico [OR = 0,45, p = 0,04] ​​y la temperatura rectal (hipotermia, [OR = 0,12, p = 0,004]) contribuían a tener una menor probabilidad de que los perros estuviesen afectados por el CPV. Por otro lado, algunos signos clínicos como la depresión [OR = 4,4; p = 0,02] y el estado de deshidratación [OR = 2,38, p = 0,001] hacían que los perros tuvieran más probabilidades de estar infectados por el CPV.
  • Los resultados indican que a pesar de que el CPV tiene una alta morbilidad, la mortalidad fue sólo el 18% de la población de perros de este estudio. Ciertos factores de riesgo identificados en este estudio no se han observado con frecuencia, sin embargo, son fáciles de obtener y pueden ser utilizados como indicadores de pronóstico
ABSTRACTS

Extracción de cuerpos extraños esofágicos: comparación entre esofagoscopia y esófagotomía en 39 perros

Deroy C, Corcuff JB, Billen F, et al.
J Small Anim Pract 2015

  • Este estudio compara las tasas de complicaciones y los resultados después de la extracción de cuerpos extraños esofágicos mediante endoscopia o por esófagotomía. Se evalúan de forma retrospectiva las historias clínicas de los perros con cuerpos extraños esofágicos tratados por endoscopia y / o esófagotomía. Se valoraron y compararon, los signos clínicos postoperatorios, el manejo, la duración de la hospitalización, el tipo y la frecuencia de complicaciones, y el intervalo de tiempo para volver a comer una dieta convencional.
  • Se incluyeron en el estudio 39 perros diagnosticados con cuerpos extraños esofágicos entre 1999 y 2011. Las razas comunes fueron West Highland Terrier blanco, Jack Russell Terrier y shih-tzu. La extracción endoscópica fue exitosa en 24 de los 32 casos (Grupo 1), mientras que la extirpación quirúrgica fue exitosa en 15 de los 15 casos (7 de los cuales tuvieron intentos fallidos en la extracción endoscópica) (Grupo 2). La duración de la hospitalización, el tiempo para la eliminación del tubo de gastrostomía y el tiempo para comer dieta convencional no fue diferente entre los grupos. Después de la extracción del cuerpo extraño, la incidencia de esofagitis, estenosis esofágica y perforación observadas durante endoscopias repetidas fueron similares entre los grupos.
  • El estudio concluye que la  extracción de cuerpos extraños esofágicos por esofagoscopia o esófagotomía ofrecen resultados similares.

 

ABSTRACTS

Asociación entre el estado de Vitamina D y el resultado final en perros con enteropatías crónicas

Titmarsh H, Gow AG, Kilpatrick S, et al
J Vet Intern Med 2015

  • Los perros con una enteropatía crónica (EC) tienen unos niveles de vitamina D más bajos que los perros sanos. En seres humanos con enfermedad inflamatoria intestinal, el estado de la vitamina D se ha asociado con un resultado clínico negativo. El objetivo del estudio es analizar la relación entre las concentraciones séricas de la 25 hidroxivitamina D (25 (OH) D) en el momento del diagnóstico y el resultado clínico en perros con una EC. Se evaluaron retrospectivamente 41 perros diagnosticados con EC admitidos en un Hospital universitario de Pequeños Animales entre 2007 y 2013.  Se compararon las concentraciones séricas de 25 (OH) D entre los perros que estaban vivos y disponibles para seguimiento o habían muerto por causas no relacionadas con EC (sobrevivientes) y perros que murieron o fueron sacrificados debido a su EC (no sobrevivientes).
  • Las concentraciones séricas de 25 (OH) D en el momento en que fue diagnosticada la EC fueron significativamente menores en el grupo de perros no sobrevivientes (n = 15) (mediana de los no sobrevivientes de 4,36 ng / ml, rango intercuartil 1,6 a 17,0 ng / ml; mediana de los sobrevivientes (n = 26) (24,9 ng / mL rango intercuartil 15,63 a 39,45 ng / ml, p <0,001). La concentración sérica de 25 (OH) D resultó ser un predictor significativo de muerte en los perros con EC (odds ratio 1,08 [IC del 95%: 1,02 a 1,18)]).
  • El estudio concluye que las concentraciones séricas de 25 (OH) D en el momento del diagnóstico son predictivos del resultado final en perros con EC. El papel de la vitamina D en la iniciación y el resultado de las enteropatías crónicas en perros se  merecería un estudio más profundo
ABSTRACTS

Efectos del orbifloxacino en los coliformes fecales en gatos sanos: un estudio piloto

Harada K, Sasaki A, Shimizu T
J Vet Med Sci 2015

  • El objetivo de este estudio fue determinar el efecto del orbifloxacino oral (ORB) sobre la susceptibilidad antimicrobiana y en la composición de los coliformes fecales en gatos. Un total de 9 gatos se asignaron a 3 grupos al azar (tres gatos por grupo),  a dos grupos se les administró una dosis oral diaria de 2,5 y 5,0 mg / kg de ORB durante 7 días, y un grupo era de control. Se aislaron los Coliformes  de muestras de heces y se realizaron las pruebas de susceptibilidad antimicrobiana a ORB y otros 5 fármacos. Se midió la concentración de ORB en heces utilizando cromatografía líquida de alta resolución (HPLC).
  • Dos después de la administración de ORB, los coliformes fueron indetectables, aumentando su número en la mayoría de gatos después de suspender la administración. La Escherichia coli fue el único coliforme que se detectó en todos los gatos antes de la administración, y Citrobacter freundi se detectó después de suspender la administración. Los E. coli aislados mostraron una alta susceptibilidad al ORB [concentración inhibitoria mínima (CIM), </ = 0,125 microg / ml] o una susceptibilidad relativamente baja con una sola mutación gyrA (MIC, 1-2 microg / ml). Los C. freundii aislados exhibieron, en gran medida, una susceptibilidad intermedia al ORB (MIC, 4 microg / ml), resistencia a la ampicilina y cefazolina, y tenían la mutación qnrB, pero no gyrA. La HPLC reveló que los picos de concentración media de ORB eran de 61,3 y 141,0 microg / g en los grupos que recibieron 2,5 y 5,0 mg / kg, respectivamente.
  • Los hallazgos de este estudio sugieren que aunque el ORB oral puede alterar los recuentos totales y la composición de los coliformes fecales, es poco probable que pueda promover la aparición de mutaciones de E. coli y C. freundii altamente resistentes a las fluoroquinolonas en gatos, posiblemente debido a la alta concentración de la droga en las heces
ABSTRACTS

Excreción de parvovirus canino tipo 2 (PCV-2) durante la gestación y la lactancia en perras y cachorros

D. Broussou, H. Mila; A. Grellet; A. Feugier; C. Mariani3; J. L. Pingret; C. Boucraut-Baralon; S. Chastant-Maillard
Procc ECVIM 2015

  • El Parvovirus canino tipo 2 (PCV-2) es un patógeno gastrointestinal frecuente en perros, y responsable de unas altas tasas de mortalidad en cachorros. El control de la infección mediante desinfección y aislamiento de los pacientes tiene una eficacia limitada, y se plantean interrogantes sobre las fuentes de contagio. El objetivo de este estudio fue evaluar el papel epidemiológico de la hembra reproductora en la circulación viral durante el período reproductivo.
  • Se inscribieron en el estudio un total de 73 perras (media ± desviación estándar: 4,4 ± 1,9 años) de una perrera. Todas fueron vacunadas anualmente (Nobivac DHPPi-Lepto vacuna). Cuarenta y una hembras fueron seguidas desde el apareamiento al parto y 32 hembras fueron seguidas desde el parto hasta el destete. Todos los cachorros de las 32 hembras lactantes (n = 134) fueron seguidos desde las 3 hasta las 8 semanas de edad. La excreción fecal del PCV-2 se evaluó mediante PCR en swabs rectales cada 14 días durante la gestación en madres, y  cada 7 días durante la lactancia en madres y cachorros. 
  • Se recolectaron un total de 1241 muestras. Durante el embarazo, el 80% de las perras excretaron PCV-2 al menos una vez, pero sólo uno de la muestras estaba por encima del umbral de cuantificación (2 x 10(5) copias / g de heces). Durante la lactancia, las hembras fueron positivas al menos una vez (y 3 veces de promedio) y el 64% estaban por encima del umbral de cuantificación al menos una vez. Durante la lactancia, la excreción de cargas virales fue significativamente mayor en los días D42 (5 x 10(8) / g de heces; p = 0,001), D49 (8 x 10(8)/ g de heces; p <0,001) y D56 (10(9) / g de heces; p <0,001) en comparación con el inicio de la lactancia (<10(6) copias / g de heces; D7 a D28). A pesar de que el umbral para hablar de una parvovirosis clínica es 5 x 10(8)/ g de heces, ninguna de las perras expresó ningún síntoma. En el 28% de los casos, la hembra excretaba virus antes que sus cachorros. No se halló correlación entre las cargas virales excretadas por los cachorros con las excretadas por las hembras. La proporción de los cachorros que excretaron cargas virales por encima del umbral clínico aumentó de los días D17 a D52 (del 2 al 76% por camada), con una mortalidad global de sólo el 3% (4/134).
  • Este estudio demuestra que las perras adultas vacunadas adecuadamente pueden excretar PCV-2 durante la gestación y la lactancia. Debido a la gran cantidad de PCV-2 excretado,  las hembras probablemente representen una importante fuente de contaminación para sus cachorros.  Sería interesante seguir la excreción viral de los machos y de las perras, después de la lactancia hasta el próximo período de cría, para comprender mejor el papel de los adultos en la circulación del PCV-2
ABSTRACTS

Efectos de la administración de ácido ursodesoxicólico durante 6-8 semanas en las concentraciones séricas de ácidos biliares en ayunas y postprandiales, y algunos analitos bioquímicos en perros sanos

Deitz KL, Makielski KM, Williams JM, et al.
Vet Clin Pathol 2015

  • El ácido ursodesoxicólico (AUDC) se utiliza comúnmente para el tratamiento de enfermedad hepatobiliar, se detecta en el ensayo de ácidos biliares y se desconoce su efecto sobre algunos analitos bioquímicos.  El objetivo de este estudio fue determinar el efecto de 6-8 semanas de administración de AUDC en las concentraciones de ácidos biliares en suero (SBA), en ayunas y postprandiales,  colesterol, triglicéridos, bilirrubina, y las actividades de las enzimas hepáticas en perros sanos. Se seleccionaron 20  perros sanos que recibieron AUDC durante 6-8 semanas. En estos perros se realizaron hemograma, perfil bioquímico, análisis de orina, SBA, en ayunas y postprandiales y ecografía hepatobiliar, antes de iniciar el AUDC (T0) y después de 6-8 semanas de tratamiento, mientras los animales seguían recibiendo AUDC (T1). Se compararon los valores obtenidos en T0 y T1. Se volvieron a medir los SBA 72 horas después de la interrupción de AUDC.
  • Solo la media de SBA en ayunas del T1 aumentó significativamente (P = 0,03) respecto al T0 (2,26 mcmol / L en T0 y 3,81 mcmol / L en T1), pero sin sobrepasar el intervalo de referencia normal (0-9 mcmol / L). Dos perros tenían unos SBA en ayunas del T1 por encima del intervalo de referencia (10 y 11,7 mcmol / L). Un perro tenía unos SBA postprandiales en T1 por encima del intervalo de referencia en 20,1 mcmol / L (intervalo de referencia de 0-17 mcmol / L). Los valores de SBA a las 72 horas después de la interrupción del AUDC fueron normales.
  • Los autores concluyen que la administración a largo plazo del AUDC en  perros sanos pueden aumentar los valores de SBA en ayunas por encima de los valores previos al tratamiento (pero normalmente se quedan dentro del intervalo de referencia). La administración a largo plazo de AUDC en perros sanos no altera ni de las actividades de las enzimas hepáticas ni de las concentraciones de  bilirrubina, colesterol, o triglicéridos
ABSTRACTS

Caracterización de la disfagia canina en un hospital universitario

Cecily Bonadio, Stanley Marks, Philip Kass, Rachel Pollard, Diane Cheney
ACVIM 2015 Proceedings

  • La disfagia es un trastorno relativamente común en perros y suele ser el resultado de una anormalidad en cualquiera de las fases de deglución, oral, faríngea, o faringoesofágica. El objetivo de este estudio era evaluar retrospectivamente las causas más comunes de la disfagia en perros y al mismo tiempo determinar las asociaciones entre la disfagia y algunos datos del animal como la reseña, los signos clínicos, pruebas diagnósticas o procedimientos diagnósticos.
  • Se hizo una evaluación exhaustiva de las historias clínicas de todos los pacientes caninos diagnosticados con disfagia durante un período de 10 años (enero de 2003 a enero 2013) en el hospital de la Universidad de California, Davis VMTH. Los perros con disfagia directamente atribuibles a la fase oral de la deglución (enfermedades dentales, estomatitis, paladar hendido) fueron excluidos de la cohorte investigada. Todos los perros incluidos en el estudio tenían radiografías torácicas como criterio de inclusión. Se incluyeron 742 perros de los cuales 474 (63,9%) fueron sometidos a videofluoroscopia.
  • Las edades de los perros oscilaron entre 0,5 a 217 meses (mediana 56 - 52 meses). Las razas más comúnmente afectadas fueron el Labrador Retriever, Golden Retrievers y los Pastores Alemanes. Las causas más comunes de disfagia incluían megaesófago (n = 274, 38,3%); reflujo gastroesofágico (RGE) (n = 66, 8,9%); cuerpo extraño esofágico (N = 63, 8,5%); hernia de hiato (n = 54, 7,3%); y disfagia cricofaríngea (n = 34, 4,6%). En 131 perros se diagnosticó regurgitación crónica de causa desconocida (17,7%).  La videofluoroscopia fue más útil para el diagnóstico de RGE, hernia de hiato, debilidad faríngea, estenosis esofágica, acalasia cricofaríngea e hipomotilidad esofágica. No se identificó la causa específica de la disfagia en el 17,7% de perros y se necesitarían otros estudios para dilucidar la causa de disfagia en estos animales.
  • Este estudio es útil para la elaboración de un abordaje diagnóstico de la disfagia en perros, y constata el uso de la videofluoroscopia como prioritario en los estudios de la deglución.