Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

General

ABSTRACTS

Actividad diurna y nocturna en perros con epilepsia idiopática en tratamiento en comparación con los controles no afectados.

J Vet Intern Med. 2021 Jul 5
Barry M, Cameron S, Kent S, Barnes-Heller H, Grady K.

  • En los perros, es sabido que los fármacos antiepilépticos causan letargo, pero hay escasez de datos sobre los efectos de estos fármacos en los niveles de actividad y cómo afectan a la calidad del sueño.
  • El objetivo del estudio era comparar cuantitativamente los niveles de actividad y la actividad nocturna en perros previamente diagnosticados de epilepsia idiopática (EI) que reciben fármacos antiepilépticos en comparación con perros control de la misma edad y raza. Se incluyeron 72 perros con EI y 310 perros control en un estudio observacional paralelo prospectivo de 3 meses de duración. En todos los perros se utilizó un dispositivo de monitorización de la actividad para perros para medir los niveles de actividad diaria y puntuaciones de sueño.
  • Los perros con EI tratados con fármacos antiepilépticos tenían un nivel de actividad basal un 18% más bajo de media en comparación con los perros control (P = 0,005; estimación puntual = 0,82, intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,75-0,90). La combinación de fenobarbital y bromuro potásico se asoció con un descenso medio del 28% en la actividad de los perros con EI en comparación con los perros de control (P = 0,03; estimación puntual = 0,72; IC, 0,62-0,82). Las puntuaciones medias de sueño no fueron significativamente diferentes en los perros con EI que recibieron fármacos antiepilépticos en comparación con los perros de control (P = 0,43). Sin embargo, las dosis más altas de bromuro potásico se asociaron con puntuaciones de sueño más bajas (P = 0,01).
  • Los autores concluyen que los perros con EI que reciben fármacos antiepilépticos tienen niveles de actividad más bajos, pero no hay diferencias en las puntuaciones de sueño, en comparación con los controles. La combinación de fenobarbital y bromuro potásico produjo una mayor disminución de la actividad entre los grupos. Las dosis más altas de bromuro potásico pueden afectar a la actividad nocturna en los perros epilépticos.
ABSTRACTS

Diagnóstico y resultado de la poliposis nasal en 23 perros tratados médicamente o mediante desbridamiento endoscópico.

Bottero E, Mussi E, Raponi F, De Lorenzi D, Ruggiero P.
Can Vet J. 2021 Jul;62(7):736-742.

  • Este estudio describe las características clínicas, diagnósticas y patológicas de los pólipos nasales caninos y cómo respondieron a los tratamientos médicos, endoscópicos y quirúrgicos.
  • Se realizó una búsqueda en la base de datos de un grupo de endoscopia veterinaria multicéntrico desde 2010 hasta 2018, y se incluyeron todos los perros con un diagnóstico histológico de poliposis nasal que se sometieron a una investigación endoscópica (N = 23).
  • Los signos clínicos en el momento de la presentación fueron estornudos (91%), secreción nasal (83%), estertor (74%) y deformación frontonasal (17%). La radiografía de cráneo en 13 perros presentaba alteraciones en el 77% de los casos, incluyendo lisis de los cornetes (6/13), aumento de la radiopacidad de una (4/13) o ambas (6/13) cavidades nasales, y lisis del hueso vómer nasal (3/13).
  • La poliposis nasal tenía un aspecto endoscópico característico. Había similitudes clínicas y de diagnóstico entre esta cohorte de perros y los perros con neoplasia nasal, aunque los perros con pólipos nasales solían ser más jóvenes y el tejido polipoide era externo a la nariz. La terapia con esteroides por sí sola no fue eficaz en el tratamiento de la poliposis en perros; sin embargo, la citorreducción endoscópica con láser y fórceps, sí fue un tratamiento más efectivo.
ABSTRACTS

Frecuencia de los patógenos respiratorios y del SARS-CoV-2 en las muestras caninas y felinas enviadas para pruebas respiratorias a principios de 2020.

Michael HT, Waterhouse T, Estrada M, Seguin MA.
J Small Anim Pract. 2021 Jan 31

  • La aparición del nuevo coronavirus de 2019 (SARS-CoV-2) ha hecho necesaria la evaluación del potencial de infección por SARS-CoV-2 en perros y gatos. Utilizando un gran conjunto de datos, este estudio evalúa la frecuencia del SARS-CoV-2 y otros patógenos respiratorios en muestras enviadas para pruebas respiratorias desde mediados de febrero hasta mediados de abril de 2020.
  • Se desarrolló y validó una PCR en tiempo real del SARS-CoV-2. Un subconjunto de muestras caninas y felinas enviadas para pruebas de panel de patógenos respiratorios a laboratorios de referencia en Asia, Europa y América del Norte también fueron analizadas para detectar el SARS-CoV-2. Se comparó la frecuencia de los patógenos respiratorios para el período febrero-abril de 2020 y 2019. 
  • Se incluyeron en el estudio muestras de 4616 pacientes y el 44% de las muestras caninas y el 69% de las felinas fueron positivas a la PCR para Mycoplasma cynos y Bordetella bronchiseptica y Mycoplasma felis y calicivirus felino, respectivamente. No se identificaron infecciones por SARS-CoV-2. Los resultados positivos de las muestras respiratorias fueron similares entre los diferentes años. 
  • Los datos de este estudio sugieren que durante la aparición de la pandemia de SARS-CoV-2 a principios de 2020, las enfermedades respiratorias en los perros y gatos de compañía analizados fueron causadas por patógenos veterinarios comunes y que las infecciones por SARS-CoV-2 en perros y gatos son raras.
ABSTRACTS

Investigación de la asociación entre el grosor de la pared de la vesícula biliar y la hipoalbuminemia en perros.

Sparago J, Rademacher N, Dehghanpir S, Post J, Liu CC, Johnston AN.
J Small Anim Pract. 2021 Jul 12

  • Mientras que con los años, en medicina humana se ha ido verificando la falta de asociación entre el grosor de la pared de la vesícula biliar y las concentraciones de albúmina sérica/plasmática, algunos trabajos en perros todavía describen esta asociación.
  • El objetivo de este estudio era evaluar la correlación entre el grosor de la pared de la vesícula biliar y las concentraciones de albúmina sérica/plasmática en perros.
  • Se realizaron búsquedas retrospectivas en las bases de datos de registros médicos de un hospital veterinario para identificar a los perros que tenían una concentración de albúmina sérica/plasmática gravemente baja (<1,5 g/dl) o evidencia ultrasonográfica de engrosamiento de la pared de la vesícula biliar (>2 mm). Se analizó el grosor de la pared de la vesícula biliar con la concentración de albúmina, el tipo de muestra (suero frente a plasma), la edad, la etiología, y la etiología de la albúmina.
  • Un total de 216 perros cumplieron los criterios de inclusión. Ciento cuarenta y seis perros tenían la pared de la vesícula biliar engrosada (Grupo 1). La mediana de la concentración de albúmina en suero/plasma para los perros de este grupo era de 2,2 g/dL (1 a 5 g/dL), y 84 perros (57,5%) tenían hipoalbuminemia (<2,5 g/dL). La búsqueda de perros con hipoalbuminemia grave (< 1,5 g/dL) identificó 70 perros (Grupo 2). En este grupo, la mediana del grosor de la pared de la vesícula biliar era de 1,3 mm (0,2 a 6,1 mm) y 17 perros (24,3%) tenían la pared de la vesícula biliar engrosada. La concentración de albúmina sérica/plasmática y el grosor de la pared de la vesícula biliar no estaban significativamente correlacionados ni para el Grupo 1 (r = 0,0044, p = 0,9580) o ni para el Grupo 2 (r = -0,1137, p = 0,3487). Se identificó una correlación negativa moderada (-0,64) entre el grosor de la pared de la vesícula biliar y la concentración de albúmina en perros con enfermedades inmunomediadas (p = 0,03).
  • En los peros de este estudio, el grosor de la pared de la vesícula biliar y la concentración de albúmina en suero/plasma fueron variables independientes.
ABSTRACTS

Dermatitis ulcerosa de la punta del oído tratada con oclacitinib en 25 perros: una serie de casos retrospectiva.

Colombo S, Cornegliani L, Vercelli A, Fondati A.
Vet Dermatol. 2021 Aug;32(4):363-e100

  • La dermatitis ulcerosa de la punta de la oreja (Ear tip ulcerative dermatitis; ETUD) es un patrón de reacción clínica poco común en la dermatología canina. Las lesiones sugieren un daño vascular que puede ser causado por enfermedades inflamatorias o no inflamatorias, y a menudo son idiopáticas. Las opciones terapéuticas para la ETUD incluyen glucocorticoides tópicos o tacrolimus, pentoxifilina, vitamina E, doxiciclina, tetraciclina y niacinamida, sulfonamidas, glucocorticoides, ciclosporina y corrección quirúrgica.
  • Los objetivos de esta serie de casos retrospectiva fueron describir las características clínicas e informar de la respuesta al tratamiento con oclacitinib en perros con ETUD idiopática y crónica. El estudio se concentra en los casos de ETUD que no respondieron bien a la terapia convencional y que posteriormente fueron tratados con oclacitinib. Se incluyeron 25 perros con propietario con ETUD unilateral o bilateral. En todos los casos se realizaron pruebas de anticuerpos frente a leishmaniosis, en 2 casos se realizó un examen histopatológico.
  • En todos los perros, los resultados serológicos para la leishmaniosis fueron negativos. En dos casos se documentaron cambios histopatológicos consistentes con necrosis trombovascular proliferativa del pabellón auricular. El oclacitinib, utilizado en el rango de dosis estándar recomendado para el tratamiento de la dermatitis atópica canina, resolvió eficazmente la ETUD en 22 de 25 perros en un plazo de uno a tres meses. Varios de los perros requirieron un uso prolongado de la dosis dos veces al día.
  • Los autores sugieren que el oclacitinib debería incluirse entre las opciones terapéuticas para la ETUD, una vez descartadas las enfermedades infecciosas.
ABSTRACTS

Precisión de la evaluación táctil de la temperatura de la nariz canina para identificar la hipertermia e hipotermia rectal en perros que se presentan en urgencias.

Kennedy CR, Babyak JM, Rozanski EA.
Can J Vet Res. 2021 Jul;85(3):205-209.

  • Los objetivos de este estudio eran evaluar si se podría identificar una nariz caliente frente a una nariz fría con solo el tacto, examinar la correlación entre las temperaturas de la nariz medidas termográficamente y las temperaturas medidas vía rectal, y calcular la precisión de la evaluación táctil de la temperatura de la nariz para detectar la hipertermia y la hipotermia medidas vía rectal en los perros.
  • Se inscribieron de forma prospectiva un total de 100 perros que acudieron a un servicio de urgencias. La evaluación táctil de la nariz se llevó a cabo durante el triaje. Las narices se clasificaron subjetivamente como cálidas, frías o intermedias (ni cálidas ni frías). Se registraron las temperaturas de la nariz mediante una cámara de imagen térmica. La evaluación táctil clasificó las narices como cálidas, intermedias o frías (P < 0,01).
  • No hubo correlación entre la temperatura nasal medida termográficamente y la temperatura medida vía rectal (r = 0,02). La evaluación táctil de la nariz como cálida tuvo una sensibilidad del 29,4% y una especificidad del 79,5% para detectar la hipertermia medida vía rectal; la precisión calculada de la prueba fue del 71%. La evaluación táctil de la nariz como fría tuvo una sensibilidad del 54,5% y una especificidad del 62,9%; la precisión calculada de la prueba fue del 62%.
  • El estudio concluye que la temperatura de la nariz no se correlaciona con la temperatura medida vía rectal. La evaluación táctil de la temperatura de la nariz es inexacta para identificar la hipertermia o hipotermia medida vía rectal.
ABSTRACTS

Evaluación de la administración subcutánea frente a la intravenosa de apomorfina para la inducción de la emesis en perros.

J Am Vet Med Assoc. 2021 Aug 1;259(3):283-287
Fischer C, Drobatz KJ, Thawley VJ.

  • El objetivo del estudio era comparar de forma prospectiva la eficacia y los posibles efectos adversos de la apomorfina administrada por vía subcutánea (SC) o intravenosa (IV) para la inducción de la emesis en perros.
  • Se incluyeron 42 perros con propietario. Los perros, para los que la inducción de la emesis fue considerada apropiada por el clínico que los atendió, fueron aleatorizados prospectivamente para recibir apomorfina (0,03 mg/kg) bien por vía SC (n = 20) o IV (22). Los datos recogidos incluían si la emesis se había inducido con éxito, el tiempo transcurrido desde la administración del fármaco hasta la emesis, el número de eventos eméticos y los eventos adversos (por ejemplo, sedación, vómitos prolongados u otros).
  • De los 20 perros a los que se les administró apomorfina SC, 16 (80%) vomitaron. De los 22 perros que recibieron apomorfina IV, 18 (82%) vomitaron. Con respecto a la vía de administración, el número de perros en los que se indujo la emesis no difirió significativamente. La mediana del tiempo transcurrido hasta el primer episodio emético fue de 13,5 minutos (rango, 3 a 32 minutos) en el grupo de tratamiento SC y de 2 minutos (rango, 1 a 5 minutos) en el grupo de tratamiento IV; la diferencia fue significativa. No hubo diferencias significativas en el número de eventos eméticos o en la frecuencia de eventos adversos entre los 2 grupos.
  • En los perros de este estudio, la apomorfina administrada por vía SC o IV indujo de forma efectiva la emesis en perros. En comparación con la administración de apomorfina SC, el tiempo desde la administración del fármaco hasta la emesis asociado a la administración IV fue significativamente más corto, un hallazgo que tiene importancia clínica
ABSTRACTS

Otitis por Malassezia que no responde a un tratamiento primario estándar: resultados en 59 perros.

Boone JM, Bond R, Loeffler A, Ferguson EA, Hendricks A.
Vet Dermatol. 2021 Jun 29

  • La otitis externa (OE) es un trastorno frecuente en perros. La infección por la levadura comensal Malassezia pachydermatis puede dar lugar a una enfermedad crónica que puede no responder a un tratamiento primario estándar. La OE infecciosa crónica puede estar asociada a la otitis media (OM).
  • El objetivo del estudio era informar sobre el tratamiento médico, los resultados clínicos y la frecuencia de afectación del oído medio, en perros con otitis por Malassezia que no responden a un tratamiento primario estándar.
  • Se realizó un análisis retrospectivo de las historias clínicas de los perros remitidos con otitis crónica y tratados por otitis por Malassezia en un hospital veterinario de referencia desde enero de 2007 hasta septiembre de 2018. Se incluyeron 59 perros.
  • La otitis crónica por Malassezia se trató con éxito en el 91% de los oídos, y en el 87% de estos casos, con una sola intervención de lavado de oídos. La mediana de tiempo hasta la resolución fue de 27 días después de la intervención de lavado del oído. Ni la duración de la otitis, ni la presencia de neutrófilos en la secreción auricular ni la administración de itraconazol oral afectaron al resultado clínico. La OM por Malassezia se produjo de forma bilaeral en el 17% de los oídos.
  • Los hallazgos de este estudio ayudan a los clínicos en la toma de decisiones al documentar que la mayoría de los casos de otitis por Malassezia canina, que no se han resuelto con un tratamiento primario estándar, pueden ser tratados con éxito con un plan de tratamiento médico bien escalonado e intenso. Debe sospecharse que la OM por Malassezia se produce de forma bilateral en alrededor de una quinta parte de los oídos afectados.
ABSTRACTS

Un estudio retrospectivo de los efectos adversos de la administración de micofenolato mofetilo a perros con enfermedades inmunomediadas.

Fukushima K, Lappin M, Legare M, Veir J.
J Vet Intern Med. 2021 Jul 6.

  • El objetivo de este estudio era evaluar los tipos y la frecuencia de los posibles efectos adversos del MMF en perros con enfermedades inmunomediadas.
  • Se planteó un estudio retrospectivo en el que se revisaron las historias clínicas para encontrar perros con presuntas enfermedades inmunomediadas tratados con MMF, y agrupar los efectos adversos sospechosos en categorías gastrointestinales (GI), hematológicas y otras. Se identificaron e incluyeron 131 perros. Se analizó la edad, la dosis, el peso corporal y el sexo entre los perros con y sin efectos adversos.
  • La mediana de la dosis inicial de MMF fue de 17,5 mg/kg/día (rango intercuartil [IQR] = 15,1-20,6 mg/kg/día) y la mediana de la duración del tratamiento fue de 56 días (IQR = 14-236 días). El micofenolato mofetilo se prescribió para la anemia hemolítica inmunomediada (n = 31), la trombocitopenia inmunomediada (n = 31), el pénfigo foliáceo (n = 15), la poliartritis inmunomediada (n = 12) y otros (n = 42). En general, se observaron posibles efectos adversos del MMF en 34 de 131 perros (GI 24,4% [31/127], neutropenia 4% [3/76], anemia 4% [1/25], trombocitopenia 4,0% [1/25], y dermatológicos 1,5% [2/131]). No hubo diferencias significativas entre los perros con (n = 37) o sin efectos adversos potenciales (n = 94) con respecto al sexo, la edad, el peso corporal o la dosis de MMF (P = 0,06, 0,13, 0,24 y 0,26, respectivamente).
  • En los perros de este estudio a los que se les administró MMF, los efectos adversos gastrointestinales fueron los más comunes. Dado que en unos pocos perros se produjeron posibles efectos adversos hematológicos y dermatológicos, se deberían tener en cuenta estas posibles apariciones a la hora de prescribir MMF a perros con enfermedades inmunomediadas.
ABSTRACTS

Xenodiagnóstico en cuatro gatos domésticos infectados naturalmente por Leishmania infantum.

Vioti G(1), da Silva MD, Galvis-Ovallos F, Alves ML(1), da Silva DT, Leonel JAF, Pereira NWB, Benassi JC, Spada JCP, Maia C, Galati EAB, Starke-Buzetti WA, Ferreira de Sousa Oliveira TM.
Transbound Emerg Dis. 2021 Jul 6

  • La leishmaniosis es una enfermedad tropical que plantea un grave problema de salud pública. Aunque durante mucho tiempo se ha considerado a los perros como los principales reservorios de Leishmania infantum, la implicación de los gatos domésticos en el ciclo zoonótico de la leishmaniasis visceral ha cobrado importancia progresivamente.
  • En este estudio se evalúan 240 gatos por signos clínicos y cambios hematológicos/bioquímicos compatibles con la leishmaniosis y fueron diagnosticados por técnicas serológicas, moleculares y parasitológicas. De estos animales, cuatro gatos infectados naturalmente por L. infantum fueron sometidos a xenodiagnóstico. Un total de 203 hembras de Lutzomyia longipalpis fueron dejadas para alimentarse de estos cuatro gatos. Todas las hembras completaron la comida de sangre. Se realizaron ensayos parasitológicos y moleculares para evaluar la presencia de L. infantum en el intestino medio de los flebótomos.
  • Se observaron promastigotes en 10 hembras (6,5%) que se alimentaron de un gato, y se detectó ADN de L. infantum en 17 (8,4%) hembras que se alimentaron de dos gatos.
  • Estos resultados refuerzan la evidencia de que los gatos infectados de forma natural son capaces de transmitir L. infantum a los flebótomos