Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

General

ABSTRACTS

Ecografía abdominal y hallazgos clinicopatológicos en 22 gatos con insuficiencia pancreática exocrina.

Auger M, Fazio C, Steiner JM, Penninck DG, Levine GJ, Griffin JF, Springer CM.
J Vet Intern Med. 2021 Oct 1.

  • El conocimiento de la insuficiencia pancreática exocrina (IPE) en gatos ha aumentado desde que se desarrolló el ensayo de la TLI felina (fTLI). Los hallazgos ecográficos en gatos con IPE son escasos y se han descrito como inespecíficos.
  • El objetivo del estudio era describir los hallazgos ecográficos, los signos clínicos y las enfermedades concurrentes en gatos con IPE.
  • Se planteó un estudio descriptivo retrospectivo multicéntrico que incluyó 22 gatos de propietarios con una concentración sérica de fTLI ≤8 μg/L y una ecografía abdominal realizada en las 6 semanas siguientes a la medición de fTLI. Se obtuvieron mediciones ecográficas del grosor máximo del páncreas y del diámetro máximo del conducto pancreático, así como las relaciones entre el diámetro del conducto pancreático y el grosor del páncreas. Se recogieron otros hallazgos ecográficos, condiciones concurrentes y signos clínicos.
  • El signo clínico más común fue la pérdida de peso (15/22 gatos). La enfermedad concurrente más común fue la enteropatía crónica fue (13/22 gatos). En el 39% de los gatos, el páncreas no tenía alteraciones ecográficas o eran mínimas. En 6/13 gatos se observó dilatación del conducto pancreático (>2,5 mm), tortuosidad del conducto pancreático con diámetro variable, o ambos. El parénquima pancreático era subjetivamente delgado en 6 gatos. Se encontró una relación significativa entre el parénquima pancreático subjetivamente delgado y el aumento de la ratio tamaño del conducto pancreático/grosor del páncreas (P = 0,004). Se observó una dilatación gastrointestinal difusa con contenido ecogénico en 8/22 gatos.
  • Los autores sugieren que la insuficiencia pancreática exocrina en gatos suele provocar cambios pancreáticos ecográficos mínimos o inexistentes. No obstante, los hallazgos de parénquima pancreático delgado, dilatación del conducto pancreático o dilatación difusa del intestino delgado con contenido ecogénico en gatos con pérdida de peso inexplicable o heces no formadas deberían hacer sospechar clínicamente de una IPE.
ABSTRACTS

El parvovirus canino es transmitido con poca frecuencia por los gatos que no presentan diarrea en entornos multi-gato.

Carrai M, Decaro N, Van Brussel K, Dall'Ara P, Desario C, Fracasso M, Šlapeta J, Colombo E, Bo S, Beatty JA, Meers J, Barrs VR.
Vet Microbiol. 2021 Oct;261:109204

  • Se necesitaría aclarar si la excreción subclínica de parvovirus canino (CPV) por parte de los gatos puede contribuir a la epidemiología de las infecciones caninas por CPV, especialmente en instalaciones que albergan tanto a gatos como a perros. Hasta la fecha se han reportado resultados contradictorios. Según algunos reportes. utilizando una PCR convencional (cPCR) para amplificar el gen VP2, la excreción de las variantes del CPV (CPV-2a, 2b, 2c) por parte de gatos sanos en entornos con varios gatos era común en Europa, pero rara en Australia.
  • El objetivo de este estudio era determinar si en entornos multi-gato se produce la excreción fecal de CPV de bajo nivel en Australia e Italia.
  • Se analizaron 741 muestras fecales no diarreicas procedentes de refugios en Australia (n = 263) y de refugios o colonias de gatos en Italia (n = 478) utilizando una PCR en tiempo real TaqMan para detectar el ADN del protoparvovirus 1 de los carnívoros (CPV y parvovirus felino, FPV), y un ensayo de PCR en tiempo real con sonda MGB ( minor-groove binder ) para diferenciar los tipos de FPV y CPV y para caracterizar las variantes de CPV.
  • En general, se detectó ADN de protoparvovirus carnívoro 1 en 49 de las 741 muestras (6,61%). La diferenciación fue posible en 31 muestras positivas. El FPV fue el más común entre las muestras positivas (28/31, 90,3%). El CPV se detectó en 4/31 muestras (12,9 %), incluyendo el CPV-2a en una muestra, el CPV-2b en otra y coinfecciones de FPV/CPV-2b y CPV-2a/CPV-2b en las dos muestras restantes. Se detectó una alta tasa de infección subclínica por FPV en un refugio durante un brote de panleucopenia felina, durante el cual 21 de 22 gatos asintomáticos (95,5%) muestreados estaban excretando FPV.
  • El estudio concluye que la excreción fecal de CPV por parte de los gatos en entornos multi-gato es poco común, lo que sugiere que los gatos domésticos no son reservorios significativos de CPV.
ABSTRACTS

Comparación de la calidad citológica de las muestras obtenidas con aguja fina con y sin aspiración de los ganglios linfáticos superficiales del perro.

Karakitsou V, Christopher MM, Meletis E, Kostoulas P, Pardali D, Koutinas CK, Mylonakis ME.
J Small Anim Pract. 2021 Sep 30

  • El objetivo del estudio era evaluar el impacto que tenía la aspiración en la calidad citológica de las muestras obtenidas con aguja fina de los ganglios linfáticos de los perros y comparar el nivel de acuerdo del diagnóstico citológico entre las dos técnicas de muestreo.
  • Se incluyeron prospectivamente 53 perros de clientes en los que el examen citológico de los ganglios linfáticos estuba indicado en el abordaje diagnóstico. De cada perro, se tomaron muestras de dos ganglios linfáticos superficiales y accesibles a la palpación: uno por aspiración con aguja fina y el otro sin aspiración con aguja fina, utilizando una aguja de calibre 21 con o sin jeringa de 5 ml. La calidad citológica se evaluó en frotis duplicados valorados por dos observadores que calificaron la celularidad, la contaminación sanguínea, el grosor, la preservación celular y la fragmentación citoplasmática mediante un sistema de puntuación predefinido.
  • No se encontraron diferencias significativas en las puntuaciones de las dos técnicas de muestreo para ninguno de los parámetros de calidad citológica evaluados. El coeficiente kappa de Cohen fue de 0,84 (intervalo de confianza del 95%: 0,68-1,00), lo que indica un buen acuerdo de diagnóstico entre las técnicas de muestreo.
  • En este estudio, tanto la técnica de aspiración con aguja fina como la de no aspiración con aguja fina produjeron muestras de ganglios linfáticos de calidad citológica comparable y con una concordancia aceptable para el diagnóstico citológico.
ABSTRACTS

Sialocoele felino: presentación clínica, tratamiento y desenlace en 19 casos.

Bobis-Villagrá D, Rossanese M, Murgia D, Pisani G, Vallefuoco R, Matres-Lorenzo L, Bourbos A, Cantatore M, Cinti F.
J Feline Med Surg. 2021 Sep 20

  • El objetivo de este estudio observacional retrospectivo fue describir la presentación clínica, el tratamiento y el desenlace de los gatos con sialocoele.
  • Se realizaron búsquedas retrospectivas en los informes clínicos de siete hospitales de referencia para identificar gatos con sialocoele entre 2007 y 2021. Se identificaron 19 gatos.
  • Los signos clínicos más comunes fueron ptialismo, disfagia y anorexia. La localización del sialocoele fue cervical (n = 6), sublingual (n = 6), cervical/sublingual (n = 3), facial (n = 2), cervical/faríngeo (n = 1) y cigomático (n = 1). Las glándulas salivales afectadas fueron la mandibular-sublingual (n = 15), la mandibular-sublingual/parotídea (n = 1), la cigomática/parotídea (n = 1) y la parótida (n = 2). La etiología del sialocoele fue traumática en dos casos, neoplásica en un gato y desconocida en 16 gatos. Se realizó una sialoadenectomía en 11 gatos. Otros tratamientos incluyeron la marsupialización de la ránula (n = 3), el drenaje con aguja (n = 2), la incisión simple (n = 2) y la ligadura del conducto parotídeo (n = 1). La mediana del tiempo de seguimiento fue de 399 días (rango 15-1460). La única complicación observada en un gato fue un seroma postoperatorio. No se informó de ninguna recidiva.
  • El estudio concluye que los sialocoeles salivales felinos son relativamente raros y tienen un buen pronóstico. Pueden tratarse con éxito mediante sialoadenectomía, aunque con una selección adecuada de los casos, también puede utilizarse un enfoque más conservador.
ABSTRACTS

Condiciones médicas asociadas a la ulceración o erosión gastroduodenal en 168 perros: 2008-2018.

Pavlova E, Gold RM, Tolbert MK, Lidbury JA.
J Vet Intern Med. 2021 Oct 1

  • Se cree que existen varias enfermedades que causan ulceración o erosión gastroduodenal en perros. Sin embargo, no hay pruebas de la asociación entre muchas de estas enfermedades y la ulceración o erosión gastroduodenal en los perros.
  • El objetivo del estudio era identificar las condiciones médicas asociadas con la ulceración o erosión gastroduodenal en los perros.
  • Se seleccionaron 168 perros con ulceración o erosión gastroduodenal y 168 perros de control seleccionados al azar sin evidencia de ulceración o erosión gastroduodenal, identificados en necropsias entre enero de 2008 y septiembre de 2018. Se recogió la identificación de los pacientes, las concentraciones de nitrógeno ureico en sangre (BUN) y creatinina sérica, los fármacos ulcerogénicos administrados recientemente, así como los hallazgos de la necropsia. Se evaluó la asociación entre estos hallazgos y la presencia de ulceración o erosión gastroduodenal
  • Los siguientes factores se asociaron con la ulceración o erosión gastroduodenal: administración de antiinflamatorios no esteroideos (AINE) (odds ratio [OR], 6,3; intervalo de confianza [IC] del 95%, 2,3-17,4; P = .0004), administración de glucocorticoides (OR, 3. 0; IC del 95%, 1,5-5,9; P = 0,001), neoplasia gastrointestinal (OR, 13,5; IC del 95%, 1,7-108,0; P = 0,01) y enfermedad mecánica gastrointestinal (cuerpos extraños, dilatación gástrica y vólvulo; OR, 4,8; IC del 95%, 1,2-19,7; P = 0,03). Además, las razas de perros de trabajo estaban predispuestas a padecer ulceración o erosión gastroduodenal en comparación con los perros de razas mixtas (OR, 2,8; IC del 95%, 1,1-7,4; P = 0,04). No se dispone de datos clínicos suficientes para apoyar o refutar el papel de otros factores de riesgo putativos evaluados.
  • En los perros de este estudio, la administración de AINEs o glucocorticoides y la neoplasia gastrointestinal o la enfermedad mecánica se asociaron con la ulceración o erosión gastroduodenal. La potencial predisposición de los perros de raza de trabajo a la ulceración o erosión gastroduodenal requiere más investigación.
ABSTRACTS

Datos clínicos, particularidades de las imágenes y desenlace de la enfermedad orbital inflamatoria y neoplásica en 81 perros y 16 gatos en Australia (2010-2019).

Coall SM, Premont JE, Flatz K, Hindley K, Groth A, Billson FM.
Vet Ophthalmol. 2021 Sep 23

  • El objetivo del estudio era caracterizar la presentación clínica, las particularidades de las imágenes y el desenlace de la enfermedad orbital en una población de referencia de perros y gatos a los que se les realizó una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM).
  •  Se incluyeron los animales a cargo de clientes remitidos por enfermedad orbital que se sometieron a un examen oftalmológico y a una RM o TC de la cabeza. Se compararon las características demográficas y de imagen entre los animales diagnosticados de enfermedad inflamatoria y de enfermedad neoplásica
  • Se incluyeron 97 animales (81 perros y 16 gatos). A 84 y 13 pacientes se les realizó una TC y una RMN, respectivamente. Tanto en perros (59% frente a 41%) y gatos (62% frente a 39%), se detectó con mayor frecuencia la enfermedad orbital inflamatoria que la neoplasia. La celulitis orbital fue el diagnóstico más común en perros (36/81, 44,4%) y gatos (8/16, 80%). En el 36,1% de los perros con celulitis orbital se sospechó la presencia de un cuerpo extraño, pero sólo se recuperaron 3 durante la orbitotomía. En 3 muestras se identificaron bacterias multirresistentes que influyeron en los protocolos de tratamiento. Las neoplasias más comunes fueron el sarcoma (10/30) y el carcinoma (7/30) en perros y el linfoma en gatos (3/6). Los hallazgos de imagen de osteólisis (p = 0,0002) y extensión intracraneal (p = 0,0001) se asociaron significativamente con la neoplasia en los perros. Por el contrario, la extensión de la osteólisis estaba presente en los gatos con enfermedad orbital tanto inflamatoria (7/10) como neoplásica (6/6).
  • En los animales de este estudio la enfermedad inflamatoria, particularmente la celulitis orbital, fue más común que la neoplasia en perros y gatos con enfermedad orbital. Se debería incluir el cultivo y la susceptibilidad bacteriana como parte del trabajo de diagnóstico cuando se sospecha de celulitis orbital.
ABSTRACTS

Estudio transversal de los criterios de diagnóstico y tratamiento de los perros con anemia hemolítica inmunomediada en las consultas veterinarias generalista y de referencia en el Reino Unido.

Swann JW, Tayler S, Hall H, Sparrow R, Skelly BJ, Glanemann B.
PLoS One. 2021 Sep 20;16(9):e0257700

  • Este estudio trata determinar si los veterinarios de las consultas generalistas y los clínicos diplomados abordan el tratamiento de los perros con anemia hemolítica inmunomediada de forma similar, y si los profesionales con más experiencia tratan de forma similar a los que tienen menos experiencia.
  • Se llevó a cabo un estudio transversal mediante la distribución de un cuestionario a los clínicos diplomados y a los veterinarios generalistas. El cuestionario incluía preguntas directas y una serie de escenarios clínicos destinados a recoger los criterios de tratamiento de problemas comunes.
  • Se recibieron respuestas al cuestionario por parte de 241 veterinarios, de los cuales 216 pertenecían eran generalistas y 25 a diplomados. Los veterinarios de ambos grupos utilizaron pruebas similares para el diagnóstico de la anemia hemolítica inmunomediada, pero los diplomados realizaron más pruebas para excluir las causas subyacentes de la enfermedad "asociada". Todos los veterinarios informaron del uso de dosis iniciales similares de glucocorticoides (mediana de 2 mg/kg por día en ambos grupos, p = 0,92), pero las utilizadas por los profesionales más experimentados fueron más altas que las de los menos experimentados. La mayoría de los veterinarios tuvieron en cuenta el peso de los perros, utilizando dosis más bajas de prednisolona en cuadros clínicos de perros de 40 kg en comparación con perros de 9 kg (p = 0,025 para generalistas, p = 0,002 para diplomados). Los diplomados informaron de un mayor uso de combinaciones de fármacos inmunosupresores (p<0,0001) y de fármacos antitrombóticos (p<0,0001); el uso de fármacos antitrombóticos también fue menos común entre los profesionales más experimentados en comparación con los menos experimentados.
  • En este estudio, los criterios de tratamiento de los perros con anemia hemolítica inmunomediada difieren entre los diplomados y los de generalistas. Estas diferencias pueden afectar al diseño e implementación de futuros estudios de investigación y guías clínicas.
ABSTRACTS

Prioridades en el tratamiento y seguimiento de los gatos diabéticos desde el punto de vista de los propietarios.

Albuquerque CS, Bauman BL, Rzeznitzeck J, Caney SM, Gunn-Moore DA.
J Feline Med Surg. 2020 Jun;22(6):506-513

  • Los objetivos de este estudio eran evaluar las percepciones y prioridades de los propietarios sobre el tratamiento y seguimiento de la diabetes mellitus (DM) felina; la efectividad percibida de la comunicación entre veterinarios y clientes en relación con el manejo de la enfermedad; y el impacto que la DM tiene en la vida cotidiana de los propietarios y en los vínculos entre humanos y mascotas. 
  • Se invitó a los propietarios de gatos con DM a rellenar un cuestionario inicial, y luego un segundo cuestionario adaptado que estaban disponibles en vetprofessionals.com.
  • Se completaron un total de 748 cuestionarios. En el momento del diagnóstico, menos de la mitad de los veterinarios hablaron de cómo reconocer una diabetes inestable (46%) o de la monitorización de la glucemia en casa (40%). Los propietarios se mostraron decepcionados porque no se habló de la importancia de la dieta en la remisión/estabilización de la diabetes ni de la monitorización de la glucemia en casa. Sólo el 49% de los encuestados fueron supervisados por un veterinario/enfermera veterinaria durante la primera aplicación e inyección de la insulina a su gato. Los sitios web/foros on line que los propietarios encontraron fueron los más útiles a la hora de aprender sobre la diabetes de su gato (el 76% estuvo de acuerdo). Más de un tercio de los gatos (39%) no fueron alimentados con una dieta "diabética" pero, sorprendentemente, el 71% de los propietarios utilizaron la monitorización de la glucemia en casa. Las preocupaciones iniciales sobre los costes, el cuidado, el efecto en su vida diaria y el potencial impacto negativo en el vínculo humano-mascota se redujeron significativamente después de iniciar el tratamiento (P <0,0001). 
  • El cuidado de un gato diabético requiere un compromiso significativo por parte del propietario, además del apoyo del equipo veterinario para el propietario y su gato. Es difícil discutir todos los aspectos de esta compleja enfermedad con el propietario en una sola consulta; por lo tanto, es importante involucrar a todo el equipo veterinario en la educación del propietario y proporcionarle material informativo (por ejemplo, sitios web útiles, folletos). Entender las prioridades y los miedos de los propietarios, y qué métodos de seguimiento han ayudado a otros propietarios, es primordial para lograr el cumplimiento y la satisfacción del propietario, y así mejorar la salud y el bienestar de los gatos diabéticos. 
ABSTRACTS

Efectos del famciclovir en gatos con enfermedad del tracto respiratorio superior adquirida de forma espontánea.

Kopecny L, Maggs DJ, Leutenegger CM, Johnson LR.
J Feline Med Surg. 2020 Jun;22(6):492-499

  • El objetivo de este estudio fue evaluar los efectos de la administración de famciclovir en gatos con enfermedad aguda del tracto respiratorio superior adquirida de forma espontánea.
  • Se incluyeron 24 gatitos con signos clínicos de enfermedad aguda del tracto respiratorio superior y fueron asignados al azar para recibir doxiciclina sola (5 mg/kg PO q12h n=12) o con famciclovir (90 mg/kg PO q12h; n = 12) durante un máximo de 3 semanas. La gravedad clínica de la enfermedad se puntuó al inicio del estudio y luego diariamente. Se recogieron hisopos óculo-orofaríngeos al inicio y al final del estudio y se evaluaron mediante PCR cuantitativa para herpesvirus felino tipo 1 (FHV-1), calicivirus felino (FCV), Chlamydia felis, Bordetella bronchiseptica y Mycoplasma felis.
  • La edad media (rango) de los gatos era de 1,5 (1-6) meses en el grupo con doxiciclina sola frente a 1,6 (1-5) meses en el grupo doxiciclina con famciclovir (P = 0,54). Los patógenos detectados en los hisopos oculo-orofaríngeos al inicio del estudio incluían FCV (n = 13/24; 54%), M felis (n = 8/24; 33%), FHV-1 (n = 7/24; 29%), C felis (n = 7/24; 29%) y B bronchiseptica (n = 3/24; 12%). La mediana (rango) de la duración de los signos clínicos fue de 11,5 (3-21) días en el grupo doxiciclina con famciclovir y de 11 (3-21) días en el grupo doxiciclina sola (P = 0,75). La mediana (rango) de la puntuación total de la enfermedad al final del estudio no difirió entre los grupos (grupo doxiciclina sola 1 [1-1] frente a grupo doxiciclina con famciclovir 1 [1-3]; P = 0,08).
  • Este estudio no reveló ninguna diferencia significativa en la respuesta al tratamiento entre los gatos tratados con doxiciclina sola o con famciclovir; los gatos mejoraron rápidamente en ambos grupos. La identificación del ADN del FHV-1 no fue habitual y se necesitarían ensayos clínicos centrados en gatos infectados por FHV-1 para evaluar mejor la eficacia del famciclovir.
ABSTRACTS

Detección y distribución de anticuerpos antileptospira entre los perros y sus cuidadores.

Goh SH, Khor KH, Ismail R, Megat Abdul Rani PA, Mohd Mohidin TB, Bahaman AR, Khairani-Bejo S, Radzi R, Alashraf AR, Sabri AR, Lau SF.
Trop Biomed. 2020 Dec 1;37(4):1074-1082

  • La incidencia de la leptospirosis parece ir en aumento y podría ser un alarmante indicio indirecto de una re-emergecia a nivel mundial. Se trata de una amenaza potencial para la salud pública. Se sospecha que los perros están implicados en la transmisión de la leptospirosis ya que el perro puede ser portador de Leptospira spp. y puede diseminarla en el medio ambiente.
  • El objetivo de este estudio en Malasia era detectar anticuerpos antileptospira entre los perros y sus cuidadores.
  • Se recogieron muestras de sangre de 266 perros aparentemente sanos y 194 cuidadores de perros en cuatro organizaciones de perros de trabajo y cuatro refugios para perros. Las muestras de suero se analizaron mediante MAT contra 20 serovares de leptospira con un título de corte >=1:100 (perro) y >=1:50 (cuidadores).
  • Setenta perros (70/266; 26,3%) fueron seropositivos, principalmente frente a los serovares Icterohaemorrhagiae, Ballum, Bataviae y Javanica (los títulos oscilaron entre 1:100 y 1:800). Sesenta y siete cuidadores de perros (67/194; 34,5%) fueron seropositivos principalmente frente a los serovares Grippotyphosa, Icterohaemorrhagiae y Malaysia (los títulos oscilaron: 1:50-1:200). Los perros eran seropositivos debido a la exposición, la vacunación o la infección activa. Los perros seropositivos podrían indicar exposición o infección activa.
  • Los datos de este estudio demuestran el potencial de los perros para mantener y propagar la infección de leptospira. Debido al riesgo laboral que supone el contacto frecuente con los perros y la exposición a entornos contaminados, los cuidadores de perros deben ser conscientes de esta enfermedad zoonótica.