Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Infecciosas y parasitología

ABSTRACTS

Resultados de unos análisis por inmunofluorescencia en suero y PCR cuantitativa en perros afectados por Leishmania infantum: evaluación antes y después del tratamiento en diferentes estados clínicos

Bruno B, Romano A, Zanatta R, Spina S, Mignone W, Ingravalle F, Barzanti P, Ceccarelli L, Goria M.
J Vet Diagn Invest. 2019 Mar;31(2):222-227

  • En este estudio retrospectivo se compararon los resultados de unos análisis por inmunofluorescencia en suero (IFA) y PCR cuantitativa de ganglios linfáticos (qPCR) en perros clasificados como expuestos, infectados o enfermos debido a la leishmaniasis. También se evaluó como los resultados de IFA o qPCR cambiaron en respuesta al tratamiento y reflejaron diferentes mejoras clínicas y clínico-patológicas de los perros. Se incluyeron 108 perros: 12 expuestos, 25 infectados y 71 enfermos, según la clasificación del Grupo de trabajo sobre leishmaniasis canina.
  • La comparación entre grupos mostró valores más altos de IFA (p <0.01) para perros enfermos. Los valores de qPCR fueron más altos para los perros enfermos que para los infectados (p <0.01). Se creó una nueva puntuación clínica y clínico-patológica que se aplicó a 50 perros enfermos. Usando esta nueva puntuación, 41 se reclasificaron como parcialmente recuperados (PR) dentro de los 3 meses después de la presentación, y 37 como totalmente recuperados (TR) 3-6 meses después de la presentación. Se encontraron diferencias estadísticamente significativas en los valores de IFA entre los perros enfermos y los TR (p <0.01), pero no entre los perros enfermos y los PR (p = 0.98). Durante el seguimiento, la qPCR reveló una disminución progresiva en la carga del parásito, con una diferencia estadísticamente significativa en los perros enfermos versus los PR (p <0.01), enfermos versus los TR (p <0.01) y los PR versus los TR (p <0.01). Una disminución de 1 punto en la puntuación clínica se correspondió a 1.3 Leishmania / ?L de disminución en la qPCR (p <0.01) y una disminución de 1:42 en IFA (p <0.01).
  • Lo hallazgos de este estudio confirman que el estado clínico de los perros afectados por leishmaniasis está estrechamente relacionado con la carga parasitaria y el nivel de anticuerpos, tanto antes como después del tratamiento.

 

ABSTRACTS

La infección asintomática por leptospira está asociada a la enfermedad renal crónica en perros

Sant'Anna R, Vieira AS, Oliveira J, Lilenbaum W.
Comp Immunol Microbiol Infect Dis. 2019 Feb;62:64-67

  • La leptospirosis canina se caracteriza por presentar un curso agudo o crónico. Algunos perros pueden actuar como portadores asintomáticos, manteniendo el patógeno en los túbulos renales y eliminándolo en la orina durante un período prolongado. La enfermedad renal crónica (ERC) es multifactorial y su fisiopatología ya ha sido ampliamente discutida.
  • El objetivo del estudio fue investigar si en perros en regiones endémicas, la aparición de una ERC podría estar asociada con una infección asintomática de leptospira. Se realizaron serología para mediar anticuerpos y PCR en orina en 16 perros con ERC y en 48 perros sanos de un área endémica.
  • Se observó que la eliminación del patógeno por orina era más común en los perros con ERC (75%) que en los perros sin ERC (20,8%).
  • Los resultados acreditan que la infección asintomática por leptospira está asociada con la enfermedad renal crónica canina y que en perros de áreas endémicas que presentan ERC, es importante incluirla en el diagnóstico diferencial. La detección temprana de los perros que eliminan el patógeno, además del impacto obvio en la salud pública también puede ayudar a mejorar la salud animal e influenciar en el desarrollo de la ERC.

 

ABSTRACTS

Eliminación fecal de DNA de parvovirus después de una vacuna viva modificada de panleucopenia felina en gatos sanos

Bergmann M, Schwertler S, Speck S, Truyen U, Reese S, Hartmann K.
Vet Rec. 2019 Apr 30.

  • En perros, se han reportado resultados positivos de parvovirus canino (CPV) en muestras fecales después de la vacunación con virus vivos modificados (MLV).
  • El objetivo de este estudio fue investigar la eliminación fecal del virus de la panleucopenia felina (VFP) en gatos adultos clínicamente sanos, recientemente vacunados, y evaluar los factores relacionados.
  • Se incluyeron 40 gatos que fueron vacunados con una vacuna FPV MLV. Se analizaron las heces de estos gatos por PCR cuantitativa para detectar la presencia de ADN de parvovirus en los días 7, 14, 21 y 28. En las muestras positivas se llevó a cabo una secuenciación parcial del gen VP2. Si se disponía de cantidades suficientes de heces se realizaba un aislamiento del virus. Se midieron los títulos de anticuerpos séricos por inhibición de la hemaglutinación en los días 0, 7 y 28.
  • En general, el 30,0% (12/40; IC del 95%: 18,0 a 45,6) de los gatos eliminaron ADN del parvovirus. La secuenciación reveló ADN del virus de la vacuna FPV en tres gatos, ADN del virus de campo de FPV en cuatro gatos y ADN del virus de campo de CPV en un gato. La eliminación de virus se asoció significativamente con la falta de títulos de anticuerpos antes de la vacunación (40) (P = 0.016; O: 6.44; IC del 95%: 1.44 a 28.89) y con unos aumentos de títulos de anticuerpos (x4) después de la vacunación (P = 0.029; O: 5.00; IC del 95%: 1.17 a 21.39).
  • Los autores concluyen que la eliminación de ADN de virus de campo o vacunal parece ser común en gatos sanos, lo que puede ser una preocupación en refugios y criaderos. Se deberían desarrollar algunas herramientas de diagnóstico para facilitar la diferenciación entre eliminación de virus vacunal y virus de campo.
ABSTRACTS

Efecto de dos tratamientos en los cambios de las concentraciones séricas de las proteínas de fase aguda en perros con leishmaniosis clínica

Daza González MA, Fragío Arnold C, Fermín Rodríguez M, Checa R, Montoya A, Portero Fuentes M, Rupérez Noguer C, Martínez Subiela S, Cerón JJ, Miró G.
Vet J. 2019 Mar;245:22-28

  • El objetivo de este estudio fue comparar los cambios en las concentraciones séricas de proteínas de fase aguda (APP) y paraoxanasa (PON-1) en respuesta a dos tratamientos en perros con leishmaniosis (CanL).  
  • Se seleccionaron 20 perros con CanL y se asignaron a dos grupos de tratamiento: un antimonial más alopurinol (Grupo G, n = 12) y miltefosina más alopurinol (Grupo M, n = 8). Durante un período de 3 meses después del tratamiento se controlaron las concentraciones séricas de PON-1 y APP que incluyeron la proteína C reactiva, la haptoglobina (Hp), la ferritina (Ft) y la albúmina.
  • Al inicio del estudio (día 0), la mayoría de los perros presentaban anomalías en las APP. Ninguna de las variables difirió significativamente entre los grupos en la primera visita o en las posteriores. Hubo una disminución significativamente mayor de la Ft sérica en el Grupo G que en el Grupo M desde el día 0 hasta el día 30 (P = 0,0085), y también desde el día 0 hasta el día 90 (P = 0,0214). Hubo un mayor aumento en la PON-1 sérica en el Grupo G que en el Grupo M desde el día 0 hasta el día 30 (P = 0.0039), y también desde el día 0 hasta el día 90 (P = 0.0404).
  • Este estudio es el primer informe de APPs en perros con leishmaniosis clínica adquirida naturalmente tratados con miltefosina. En general, hubo una resolución más rápida de las concentraciones séricas de APP en perros tratados con antimoniales (P <0.05).
ABSTRACTS

Estudio de la sensibilidad antimicrobiana de los patógenos bacterianos aislados en perros y gatos con infección del tracto respiratorio en toda Europa: resultados ComPath

Moyaert H de Jong A, Simjee S, Rose M, Youala M, Garch FE, Vila T, Klein U, Rzewuska M, Morrissey I.
J Appl Microbiol. 2019 Apr 7

  • El objetivo de este estudio era presentar las sensibilidades antimicrobianas para bacterias de perros y gatos con infección del tracto respiratorio (ITR) en toda Europa en 2013-2014 y compararlo con datos de 2008-2010. Se determinaron las CMI (concentración mínima inhibitoria) para 464 aislamientos siguiendo los estándares CLSI utilizando antibióticos aprobados para el tratamiento de ITR. Cuando fue posible, se determinó la sensibilidad utilizando puntos de corte preferentemente procedentes de humanos, mientras que para algunos antibióticos no había puntos de corte.
  • En perros, el principal agente patógeno fue Staphylococcus pseudintermedius que fue > 90% sensible a fluoroquinolonas y oxacilina (92.5%; seis aislamientos confirmados como mecA-positivos) y 53.8%, 80% y 88.8% sensibles a tetraciclina, penicilina y trimetoprim / sulfametoxazol respectivamente. También se aislaron Estreptococos, Escherichia coli, Bordetella bronchiseptica, Staphylococcus aureus y Pseudomonas aeruginosa. Los estreptococos eran completamente sensibles a la penicilina, ampicilina y pradofloxacina. Ninguno fue resistente a la enrofloxacina, pero el 31,4% tenía una sensibilidad intermedia. El agente menos activo contra los estreptococos fue la tetraciclina (51.4% susceptible). Para E. coli, 90.9% fueron sensibles a la amoxicilina / ácido clavulánico; la sensibilidad a otros antibióticos varió de 63.6 – 81.8%. No hubo puntos de corte para B. bronchiseptica y P. aeruginosa. Para S. aureus, la sensibilidad a la penicilina fue baja (34,8%), y para otros antibióticos entre 87.0 - 100%. 
  • En gatos, el principal patógeno fue Pasteurella multocida, donde solo la pradofloxacina tuvo puntos de corte (100% sensibles). La sensibilidad de los estafilococos coagulasa negativos osciló entre 66,7% (penicilina) y 97,2% (pradofloxacina). Los estreptococos de los gatos fueron 100% sensibles a todos los antibióticos, excepto enrofloxacina y tetraciclina (ambos 65,2% sensibles). 
  • En líneas generales, en los perros y gatos con RTI de este estudio,  la resistencia antimicrobiana fue baja a media, aunque la sensibilidad fue muy variada entre los patógenos estudiados. Se recuerda que el uso responsable de los antibióticos es crucial para mantener la sensibilidad y que es muy importante la monitorización continua de las resistencias para apoyar este objetivo. También se defiende la necesidad de establecer unos puntos de corte específicos de ITR para patógenos en perros y gatos.

 

ABSTRACTS

La respuesta de anticuerpos contra la saliva de Phlebotomus perniciosus en gatos con exposición natural al mosquito está positivamente asociada con la infección por Leishmania

Pereira A, Cristóvão JM, Vilhena H, Martins Â, Cachola P, Henriques J, Coimbra M, Catarino A, Lestinova T, Spitzova T, Volf P, Campino L, Maia C.
Parasit Vectors. 2019 Mar 26;12(1):128.

  • La leishmaniosis causada por el protozoo Leishmania infantum, es una zoonosis y un problema de salud pública y animal en Asia, América Central y del Sur, Oriente Medio y la cuenca del Mediterráneo. Varias especies de mosquitos del subgénero Larroussius son vectores de L. infantum. Algunos datos de perros que viven en áreas endémicas de leishmaniosis recomiendan el uso de la respuesta de anticuerpos a la saliva del mosquito como biomarcador epidemiológico para controlar la exposición del vector.
  • El objetivo de este estudio fue analizar la exposición de los gatos a estos mosquitos mediante la detección de anticuerpos IgG contra la saliva de Phlebotomus perniciosus. También se investigó la asociación entre la exposición al mosquito y la presencia de infección por Leishmania.
  • De los 350 gatos evaluados en el estudio, se detectaron anticuerpos IgG contra la saliva de P. perniciosus en 167 (47.7%). Se observaron mayores niveles de anticuerpos en los sueros recolectados durante el período de actividad estacional del mosquito (Ratio Odds (OR) = 19.44, IC 95%: 9.84-38.41). Los gatos de 12 a 35 meses tenían unos niveles de anticuerpos más altos que los gatos más jóvenes (OR = 3.56, IC 95%: 1.39-9.16); esta diferencia también fue significativa para los gatos mayores (entre 36-95 meses de edad, OR = 9.43, IC 95%: 3.62-24.48; y mayores de 95 meses, OR = 9.68, IC 95%: 3.92-23.91).. Se detectó ADN de Leishmania spp en la sangre de 24 gatos (6,9%), mientras que en tres (0,9%) se detectaron anticuerpos contra L. infantum. Sólo un gato fue positivo a Leishmania por ambas técnicas. Los gatos que presentaban anticuerpos IgG contra P. perniciosus tenían un riesgo significativamente mayor de ser positivos para la infección por Leishmania.
  • Los autores exponen que este es el primer estudio que demuestra anticuerpos contra la saliva del mosquito en gatos. La evaluación del contacto de esta especie animal con el vector es importante para el desarrollo de medidas profilácticas dirigidas a los gatos, con el objetivo de reducir la prevalencia de infección en un área endémica. Por lo tanto, los estudios que evalúan si el uso de collares de imidacloprid / flumetrina reduce la frecuencia de mordeduras de P. perniciosus en gatos son necesarios. También es importante evaluar si existe una correlación entre el número de picaduras de los mosquitos y los niveles de anticuerpos IgG.
ABSTRACTS

Infecciones por parásitos intestinales en perros con linfoma multicéntrico de alto grado y sometidos a quimioterapia

Cervone M, Gavazza A, Zbriger A, Mancianti F, Perrucci S.
Comp Immunol Microbiol Infect Dis. 2019 Apr;63:81-86

  • En este estudio se evalúa la prevalencia y la combinación de especies de parásitos intestinales en perros con linfoma multicéntrico de alto grado y sometidos a quimioterapia, y se compara con perros control sanos.
  • La prevalencia global de infecciones parasitarias intestinales fue del 33,3%. En los perros con linfoma, la prevalencia de infecciones por protozoos (46,7%) fue significativamente mayor (p <0,05) que la de las infecciones por helmintos (6,7%) y se identificaron Giardia duodenalis, Cryptosporidium spp., Neospora caninum, Cystoisospora ohioensis-complex, Entamoeba sp. y Spirocerca lupi. En el grupo control, solo 3/15 perros (20%) fueron positivos y no se encontraron diferencias estadísticamente significativas con respecto a las infecciones por helmintos (anquilostomas y Toxocara canis) y protozoos (G. duodenalis).
  • Los resultados de este estudio pueden sugerir una potencial mayor prevalencia de protozoos intestinales oportunistas, incluidas algunas especies potencialmente zoonóticas, en perros afectados por linfoma multicéntrico de alto grado, resaltando la necesidad de monitorizar a los perros afectados por linfoma para estos protozoos, especialmente aquellos que reciben quimioterapia.

 

 

ABSTRACTS

Producción de Interferón-? por leishmania infantum en sangre de gatos estimulados que viven en áreas endémicas de leishmaniosis canina

Priolo V, Martínez-Orellana P, Pennisi MG, Masucci M, Prandi D, Ippolito D, Bruno F, Castelli G, Solano-Gallego L.
Parasit Vectors. 2019 Mar 26;12(1):133

  • La leishmaniosis felina causada por Leishmania infantum es considerada una enfermedad rara en áreas endémicas, pero las infecciones subclínicas son comunes. La respuesta inmune desempeña un papel clave durante el curso de la infección por L. infantum en otras especies huésped, y en gatos aún no se ha investigado la respuesta inmune celular a la infección por L. infantum.
  • El objetivo de este estudio era determinar la respuesta inmune celular específica de L. infantum mediante la valoración de interferón (IFN)-? en sangre de gatos que viven en áreas endémicas (66 en Sicilia y 113 en Cataluña) y comparar esta respuesta con los niveles de anticuerpos contra L. infantum (por ELISA e IFI), la carga del parásito en sangre y el estado de infecciones retrovirales.
  • La mayoría de los gatos (n = 140) fueron negativos para anticuerpos contra L. infantum y solo 22% (n = 39) fueron positivos. Solo el 9 y 2% de los gatos analizados tenían infección por el virus de inmunodeficiencia felina (FIV) o por el virus de la leucemia felina (FeLV), respectivamente. Treinta y dos gatos de 179 (18%) produjeron IFN-? después de la estimulación con antígeno soluble de L. infantum (LSA), mientras que la mayoría de los gatos (93%) produjeron IFN-? después de la estimulación con concanavalina A (ConA). Seis gatos productores de IFN-? por LSA fueron seropositivos (tres en ELISA y cinco en IFI) pero fueron negativos en PCR, mientras que solo un gato fue positivo para anticuerpos y PCR. Se identificaron correlaciones positivas significativas entre las concentraciones de IFN-? después de la estimulación con LSA y con ConA, y entre las pruebas de serología y PCR. No se encontró asociación entre el estado FIV y la producción IFN-? por LSA o ConA. Al combinar la PCR, la serología y los resultados específicos de la concentración de IFN-?, se observó que el 36% de los gatos estudiados estaban expuestos a L. infantum.
  • Como era de esperar, los gatos de áreas endémicas producen IFN-? después de la estimulación sanguínea ex vivo con LSA y, por lo tanto, son capaces de activar una respuesta inmune celular adaptativa contra el parásito que está asociado de manera variable con positividades a anticuerpos o PCR en sangre. La asociación de este ensayo IFN-? a las pruebas serológicas y moleculares proporcionaría una mejor estimación de la exposición del gato a L. infantum.
ABSTRACTS

Un estudio de eficacia a largo plazo del collar Seresto® en la prevención de la transmisión de Babesia Canis a perros infestados por garrapatas Dermacentor reticulatus

Fourie JJ, de Vos C, Crafford D, Pollmeier M, Schunack B.
Parasit Vectors. 2019 Mar 22;12(1):139

  • Recientemente se ha descrito que un collar de imidacloprid / flumetrina (Seresto®) previene la infección con Babesia canis, transmitida por Dermacentor reticulatus, en perros hasta 1 mes después de su colocación.
  • Este estudio evaluó la prevención de la transmisión a lo largo del período de eficacia anunciado, que es de 8 meses. Se incluyeron 8 animales al azar en los grupos 1 (control negativo) y 2 (collar Seresto®). A los animales del grupo 2 se les colocó el collar Seresto® el día 0. Se infestaron con garrapatas mensualmente desde el 2 ° hasta el 8 ° mes. Los criterios de evaluación incluyeron los recuentos in situ de garrapatas 48 horas después de la infestación con garrapatas y se realizaron análisis sanguíneos para Babesia canis mediante PCR e IFI. Cada vez que a los perros se les diagnosticaba babesiosis, se les trataba, se excluían y reemplazaban. En consecuencia, se introdujeron 24 animales de reemplazo en varios puntos temporales del estudio en el grupo de control, y al finalizar el estudio, había datos de un total de 32 perros en este grupo.  
  • La eficacia acaricida para los recuentos in situ fue del 93% en el día 30, y se extendió del 97 al 100% a partir de entonces. No se detectaron ADN o anticuerpos específicos de B. canis en ningún perro tratado con Seresto® en ningún momento del estudio. En 2 perros control se detectó ADN y en 6 anticuerpos específicos de Babesia canis después de cada infestación, lo que confirma la validez del modelo del estudio.
  • Se concluye que el collar Seresto® fue altamente efectivo contra los desafíos con garrapatas de D. reticulatus por un periodo de hasta 8 meses. La alta eficacia acaricida sostenida durante este período impidió la transmisión de B. canis, protegiendo así a los perros contra la infección en este modelo experimental de infestación
ABSTRACTS

Caracterización de la microbiota bacteriana ótica en perros con otitis externa comparada con la de perros sanos

Korbelik J, Singh A, Rousseau J, Weese JS.
Vet Dermatol. 2019 Mar 4

  • La otitis externa es una enfermedad multifactorial común en perros. En perros enfermos, parece que la diversidad de la microbiota cutánea tiende a disminuir. Sin embargo, poco se sabe sobre la microbiota del oído canino y cómo se altera por enfermedad.
  • El objetivo de este estudio es describir la microbiota bacteriana ótica en perros sanos y compararla con la de perros con otitis externa. Se recogieron muestras de 18 perros con pruebas clínicas y citológicas indicativas de otitis externa y ocho perros clínicamente normales sin evidencias citológicas de otitis externa. Se aisló el DNA de cada muestra y se realizó la secuenciación de la región hipervariable V4 de los amplicones del gen 16S rRNA.
  • Se identificaron bacterias de 27 filos diferentes. Las orejas afectadas mostraban una disminución significativa de la diversidad alfa (hábitat local) en comparación con las orejas sanas. La estructura de la comunidad bacteriana y las especies también diferían entre los dos grupos. Se identificaron 153 unidades taxonómicas operativas (OTU) que eran diferencialmente abundantes. Once OTUs estaban sobre representadas en los oídos afectados, incluyendo Staphylococcus, Pseudomonas y Parvimonas.
  • Los autores concluyen que la microbiota bacteriana ótica es mucho más compleja de lo que se había identificado en estudios previos basados ​​en cultivos. La otitis externa se acompaña de amplias y complejas diferencias en la microbiota