Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Infecciosas y parasitología

ABSTRACTS

¿Existe alguna correlación entre demodicosis de inicio en edad adulta y otras enfermedades?

Pinsenschaum L, Chan DHL, Vogelnest L, Weber K, Mueller RS.
Vet Rec. 2019 Dec 14;185(23):729

  • La demodicosis es un trastorno común en medicina de pequeños animales que en perros mayores se asocia a menudo con inmunosupresión y enfermedades inmunosupresoras.
  • El objetivo de este estudio fue evaluar un número elevado de perros con demodicosis de inicio en edad adulta (DEA) en los hospitales universitarios de Sydney/Australia y Munich/Alemania.
  • Se compararon las predisposiciones de razas con una población control de cada universidad.
  • De más de 20.000 perros y 15.000 en cada población hospitalaria respectiva, 54 perros en Munich y 68 perros en Sydney fueron diagnosticados con DEA a una edad media de 8 años. Se observaron predisposiciones de raza en los West Highland White Terriers en Munich (p<0,0001) y en los Terriers Malteses y Shih Tzus en Sydney (p<0,01). En aproximadamente el 40% de los perros se confirmaron enfermedades concurrentes tanto en Munich como en Sydney. Sólo se identificaron asociaciones significativas entre la DEA y el hiperglucocorticoidismo, el hipotiroidismo y (en Munich) la leishmaniosis. Las enfermedades neoplásicas no fueron significativamente más comunes en los perros con demodicosis que en la población total en ambos lugares (p>0.05).
  • El estudio concluye que los perros con DEA deberían ser evaluados para detectar hiperglucocorticoidismo e hipotiroidismo concurrentes, además de la leishmaniosis, en las áreas del mundo donde existe prevalencia.
ABSTRACTS

Investigaciones preliminares sobre la presencia del coronavirus felino en el tracto reproductivo de los machos reproductores como ruta principal de transmisión

Stranieri A, Probo M, Pisu MC, Fioletti A, Meazzi S, Gelain ME, Bonsembiante F, Lauzi S, Paltrinieri S.
J Feline Med Surg. 2020 Feb;22(2):178-185

  • La peritonitis infecciosa felina (PIF) es una enfermedad inmunológica iniciada por la infección del coronavirus felino (FCoV). Hasta la fecha, la única vía de transmisión comprobada es la fecal-oral, pero una posible localización del FCoV en el tracto reproductivo de los gatos machos reproductores sería preocupante, por la implicación que tiene el tracto reproductivo masculino durante la PIF y a la presencia de trastornos de la reproducción en los criaderos de felinos endémicos de FCoV.
  • El objetivo del estudio era investigar la presencia y localización de FCoV en el semen y/o en el tracto reproductivo de los gatos machos reproductores, y su posible asociación con la seroconversión y con la fase vírica.
  • Se obtuvieron muestras de sangre, suero, semen y/o testículos de 46 gatos machos reproductores. En 38 muestras de suero se realizó serología, en 39 muestras de sangre y en 17 muestras de semen se realizaron PCR de transcriptasa inversa anidada (nRT-PCR) y PCR cuantitativa de transcriptasa inversa (RT-qPCR), y en 39 testículos se realizaron histología, inmunohistoquímica y nRT-PCR.
  • El 63% (24/38) de las muestras de suero dieron positivo en serología. Las muestras de semen fueron negativas en RT-PCR y RT-qPCR para FCoV, mientras que todas las muestras de sangre fueron negativas en ambos métodos moleculares, excepto una muestra positiva en RT-qPCR con una carga viral muy baja. Todos los testículos fueron negativos en inmunohistoquímica, mientras que seis fueron positivos en RT-qPCR para FCoV. Los resultados de la serología y la PCR en sangre sugieren que el virus estaba presente en el ambiente, estimulando la seroconversión observada transitoria. El FCoV parece no localizarse en el semen de los gatos, lo que hace improbable la vía venérea como forma de transmisión. Aunque se encontró ARN viral en algunos testículos, no se pudo correlacionar con la fase vírica.
  • Según estos resultados preliminares, la inseminación artificial parecería más segura que el apareamiento natural, ya que se elimina el contacto directo entre los animales, disminuyendo así la probabilidad de transmisión fecal-oral del FCoV.
ABSTRACTS

Factores pronóstico y esperanza de vida en leishmaniosis canina

Pereira MA, Santos R, Oliveira R, Costa L, Prata A, Gonçalves V, Roquette M, Vala H, Santos-Gomes G.
Vet Sci. 2020 Sep 4;7(3):

  • La leishmaniosis canina (CanL) es una enfermedad crónica y potencialmente mortal. El pronóstico que le otorga a la CanL depende de la gravedad de los signos clínicos y las anomalías clínico-patológicas que presente el perro en el momento del diagnóstico.
  • El objetivo de este estudio era estimar el tiempo de supervivencia de los perros con CanL, determinando el valor pronóstico que pudieran tener de diferentes parámetros clínicos y clinicopatológicos.
  • Se examinaron retrospectivamente los registros médicos de 99 perros diagnosticados con CanL en cinco centros veterinarios de la región del Alentejo (Portugal). En el momento del diagnóstico la mayoría de los perros presentaban hiperproteinemia, anemia normocítica normocrómica moderada, niveles normales de urea y creatinina en sangre y fueron clasificados en la fase 1 según las directrices de la Sociedad de Interés Internacional (IRIS).
  • La gravedad de la anemia, la presencia de enfermedades infecciosas concomitantes en el momento del diagnóstico y la terapia contra la leishmaniosis se correlacionaron con el tiempo de supervivencia. La influencia de la disfunción renal se evaluó mediante curvas ROC (Receiver Operating Characteristic) y análisis de supervivencia. El análisis de supervivencia demostró que los pacientes clasificados como IRIS 1 en el momento del diagnóstico sobrevivieron más de cuatro años, en contraste con los perros clasificados como IRIS 2 que sobrevivieron alrededor de dos años y medio y los perros clasificados como IRIS 3-4 que sobrevivieron alrededor de un mes. En un tercio de los perros la etapa IRIS progresó durante el curso de CanL y fue la principal causa de muerte o eutanasia en una alta proporción de animales. En algunos casos, los perros no fueron tratados contra la leishmaniosis o abandonaron los seguimientos veterinarios, lo que puede tener repercusiones considerables en el bienestar de los animales y la salud pública.
  • Los resultados de este estudio refuerzan el valor que tienen los niveles de urea y creatinina en sangre como factores de pronóstico en la CanL.
ABSTRACTS

Evaluación experimental de una combinación de fipronil/permetrina en la prevención de la transmisión de Leishmania infantum en condiciones naturales en perros

Papadopoulos E, Angelou A, Madder M, Lebon W, Beugnet F.
Vet Parasitol X. 2020 May 18

  • La transmisión de enfermedades transmitidas por vectores en perros puede reducirse con el uso regular de insecticidas repelentes. 
  • El objetivo de este estudio experimental de un año de duración fue evaluar la eficacia de una formulación tópica de fipronil/permetrina (Frontline Tri-Act®) para prevenir la transmisión de la Leishmania infantum por los mosquitos. 
  • Este ensayo clínico se llevó a cabo en Xanthi (norte de Grecia), una zona altamente endémica de leishmaniosis canina, desde abril del 2018 hasta marzo del 2019. Para este estudio, se incluyeron 40 perros Beagle de experimentación con resultados negativos para la L. infantum antes del inicio del estudio, y consistió en tres fases: la fase 1 (fase de exposición) tuvo lugar del día 0 al 196. Los perros fueron asignados al azar a dos grupos, el grupo 1 (tratamiento falso con agua estéril) y el grupo 2 (tratamiento tópico con Frontline Tri-Act®). Los perros de ambos grupos fueron alojados en dos subunidades de una perrera al aire libre durante un período de 7 meses, durante la temporada de transmisión de Leishmania. Todos los perros fueron tratados o falsamente tratados los días 0, 28, 56, 84, 112, 140 y 168. Se realizaron exámenes clínicos, análisis de PCR de hisopos conjuntivales y pruebas serológicas, mensualmente. Se recogieron los mosquitos cada dos semanas, durante un período de 12 horas durante la noche, utilizando trampas de luz. Cada colección de mosquitos se colocaba en un contenedor y se mantenía refrigerada hasta que se pudiera realizar la especiación y el análisis PCR. En la segunda fase del estudio, del día 197 al 252, los perros fueron trasladados a un entorno protegido a prueba de insectos (fase de entorno protegido). Se activaron trampas de luz CDC (U.S. Centers for Disease Control) cada 2 semanas dentro y fuera de las perreras para asegurar la no existencia de vectores en la instalación. Se continuaron los exámenes clínicos mensuales, incluyendo análisis de PCR y pruebas serológicas. Al final de la fase 2, se recogieron muestras de médula ósea de todos los perros. La fase 3 (el último control posterior al invierno) tuvo lugar del día 253 al 350. Los perros fueron liberados y adoptados por particulares el día 253. Los análisis de seguimiento incluyeron la recolección de sangre para las pruebas de anticuerpos e hisopos conjuntivales para PCR en los días 304 y 350. Además, también se realizaron recolecciones de muestra de médula ósea en el día 350.
  • La presencia de mosquitos sólo fue observada en el período de exposición de la fase 1, y se recogieron 1714 (1427 hembras y 287 machos). Se identificaron dos especies, Phlebotomus perniciosus var. tobbi y Phlebotomus neglectus. De las 62 muestras agrupadas de mosquitos evaluadas por PCR, tres se consideraron positivas (4,8%). Al final del estudio, el 35% de los perros del grupo 1 (7/20) dieron positivo en base a la PCR (hisopos de conjuntiva y médula ósea) y el 30% (6/20) en base a las pruebas de anticuerpos SNAP/IFI y ELISA, mientras que todos los perros del grupo 2 tratados con Frontline Tri-Act® siguieron siendo negativos en todas las pruebas (G1 vs. G2, p = 0,008). Todas las pruebas identificaron a los mismos animales positivos, y la PCR permitió la detección adicional de un perro infectado. 
  • ​En este ensayo clínico de campo se demuestra que la administración mensual de Frontline Tri-Act® a perros expuestos a la infección por Leishsmania en una zona de altamente endémica proporciona una eficacia preventiva del 100 % contra la transmisión de L. infantum
ABSTRACTS

Seguimiento clínico y hematológico de la terapia oral a largo plazo con interferón de tipo I en gatos con infección natural con el virus de la leucemia felina o el virus de la inmunodeficiencia felina.

Gomez-Lucia E, Collado VM, Miró G, Martín S, Benítez L, Doménech A.
Animals (Basel). 2020 Aug 20;10(9):

  • El virus de la leucemia felina (FeLV) y el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV), dos de los patógenos más importantes de los gatos, producen enfermedades sistémicas crónicas que cursan con deterioro progresivo de las células implicadas en la respuesta inmunitaria, que finalmente conducen a la muerte. Los inmunoestimulantes son una de las pocas alternativas al tratamiento sintomático.
  • En este estudio, se incluyeron 27 gatos infectados naturalmente por el FeLV (FeLV+) y 31 gatos infectados naturalmente por el FIV (FIV+) a los que se les administró por vía oral, por sus dueños, 60 UI/día de interferón alfa recombinante humano (rHuIFN-α) durante cuatro meses en semanas alternas. Se evaluó el estado clínico y se recogieron muestras de sangre en cuatro visitas o meses diferentes (M): pretratamiento (M0), mitad del tratamiento (M2), fin del tratamiento (M4), y 4-8 meses después del fin del tratamiento (M10).
  • La mayoría de los gatos mejoraron ostensiblemente su estado clínico, y muchos se volvieron asintomáticos. El tratamiento de rHuIFN-α mejoró los procesos anémicos observados en M0 (al menos en los gatos con anemia leve o moderada) y los recuentos de leucocitos, así como una proporción más favorable de CD4+/CD8+. Se observó un aumento en la concentración de gammaglobulina sérica en el 80% de los gatos. Después de la interrupción del tratamiento (M10), incluso habiendo observado un evidente progreso favorable en los valores clínicos, biopatológicos y CD4+/CD8+ durante el tratamiento, todos los parámetros analizados empeoraron casi invariablemente.
  • En base a estos resultados, los autores sugieren que se debería ampliar el protocolo del interferón-α o incluir ciclos adicionales para obtener un beneficio más duradero en los gatos FeLV+ y FIV+.
ABSTRACTS

Uso de la cefovecina en perros y gatos que asisten a centros veterinarios generalista en Australia

Hardefeldt L, Hur B, Verspoor K, Baldwin T, Bailey KE, Scarborough R, Richards S, Billman-Jacobe H, Browning GF, Gilkerson J.
Vet Rec. 2020 Aug 21

  • La cefovecina es una cefalosporina de tercera generación de acción prolongada que se utiliza comúnmente en medicina veterinaria. Las cefalosporinas de tercera generación son antimicrobianos de importancia crítica que sólo deben utilizarse después de un cultivo y de una prueba de susceptibilidad.
  • Este estudio describe las situaciones en que más se usa la cefovecina en perros y gatos, y la frecuencia de los cultivos y las pruebas de susceptibilidad.
  •  Se realizó un estudio transversal utilizando registros clínicos extraídos de VetCompass Australia para identificar los registros que contenían cefovecina. Se registró el motivo del uso de cefovecina.
  • En un período de seis meses (febrero y septiembre de 2018), en 5180 (0,4%) de las consultas se administró cefovecina, de las cuales se excluyeron 151. A los gatos se les administró cefovecina con mayor frecuencia que a los perros (1,9% de las consultas de gatos y 0,1% de las de perros). Las razones más comunes para la administración de cefovecina a los gatos fueron las lesiones y abscesos de peleas entre gatos (28%) y la dermatitis (13%). En el caso de los perros, las razones más comunes para la administración de cefovecina fueron la profilaxis quirúrgica (24%) y dermatitis (19%). Se identificaron cultivos y pruebas de susceptibilidad en 16 casos (0,3%).
  • El estudio concluye que la cefovecina se utiliza en muchos casos en perros y gatos en los que los antimicrobianos podrían no estar indicados o en los que se debería recomendar un antimicrobiano de menor importancia para la salud humana
ABSTRACTS

Eficacia del afoxolaner más milbemicina oxima y del afoxolaner solo como tratamientos para la sarna sarcóptica en perros naturalmente infestados.

Romero-Núñez C, Bautista-Gómez LG, Sheinberg G, Martín-Cordero A, Flores-Ortega A, Heredia-Cárdenas R.
Can J Vet Res. 2020 Jul;84(3):212-216.

  • La sarna sarcóptica es una enfermedad cutánea pruriginosa, contagiosa y producida por un ectoparásito que afecta a los mamíferos, incluido el perro.
  • El objetivo de este estudio fue evaluar y comparar la eficacia del afoxolaner más milbemicina oxima (NexGard Spectra) y del afoxolaner solo (NexGard) como tratamientos para la sarna sarcóptica en perros naturalmente infestados.
  • Se evaluaron un total de 142 perros infestados naturalmente con Sarcoptes scabiei. Los perros fueron diagnosticados por medio de exámenes microscópicos de raspados de piel y se asignaron a dos grupos: 96 perros fueron tratados con una dosis combinada de 2,50 a 5,36 mg/kg de peso corporal (BW) de afoxolaner y 0,50 a 1,07 mg/kg de BW de oxima de milbemicina y 46 perros fueron tratados únicamente con 2,50 mg/kg de BW de afoxolaner. Los días 7, 14, 21, 28 y 56 después de recibir el tratamiento se evaluó la presencia o ausencia de prurito y lesiones mediante una escala análoga y se analizaron estadísticamente los datos obtenidos.
  • El tratamiento oral único de afoxolaner más milbemicina oxima resultó en una reducción significativa del prurito del 87,4% a los 28 d después del tratamiento (P ≤ 0,05). La resolución de las lesiones después del tratamiento fue variable, con una disminución significativa (P ≤ 0,05) observada dentro de los primeros 14 d, aunque este parámetro siguió mejorando hasta el final del estudio el día 28, cuando se observó una disminución del 96%.
  • Al final del estudio, una sola dosis del afoxolaner solo o de afoxolaner combinado con milbemicina oxima fue eficaz para reducir muy significativamente los signos asociados con la sarna sarcóptica durante un período de evaluación de 56 días.
ABSTRACTS

Parasitemia y su variación diaria en leishmaniosis canina

Di Pietro S, Crinò C, Falcone A, Crupi R, Francaviglia F, Vitale F, Giudice E.
Parasitol Res. 2020 Aug 15:1-8

  • El objetivo de este estudio era evaluar, mediante qPCR, la prevalencia de la parasitemia en perros de refugio enfermos de leishmaniosis canina por infección natural. También se realizó una evaluación de los cambios diarios de la carga parasitaria en sangre periférica.
  • Se realizó un examen clínico exhaustivo y la recogida de varias muestras (sangre, nódulos linfáticos, piel y conjuntiva) en 140 perros que vivían en una zona endémica. De todos ellos, sólo se incluyeron los perros con leishmaniosis clínicamente evidente (39/140; 27,9%).
  • Doce (30,8%) de los 39 perros presentaron parasitemia por qPCR con una carga baja (mediana: 4 Leishmaniosis/ml) a pesar de tener una carga alta de parásitos en los ganglios linfáticos (mediana: 4000 Leishmaniosis/ml) y títulos altos de IFI (≥ 1:640). Se tomaron muestras de siete perros enfermos cada 4 h durante 6 veces en un período de 24 h. Sólo en uno (14,3%) de los siete perros muestreados se detectó ADN de Leishmania en la sangre periférica. Sorprendentemente, se detectó ADN de Leishmania en sangre periférica de perros asintomáticos, negativos tanto en la serología como en la PCR realizada en muestras distintas a las de sangre (6/101; 5,9%).
  • En este estudio, se confirma que en leishmaniosis canina la parasitemia es poco común e incluso transitoria. El examen microscópico, aunque pueda ser recomendado, se confirma como un método de baja sensibilidad con una utilidad diagnóstica menor que la qPCR en la leishmaniosis canina. Además, se puede detectar ADN de Leishmania circulante incluso en perros sanos. Este hallazgo es importante en la práctica clínica porque en áreas endémicas sugiere que existen riesgos respecto a las transfusiones y una posible transmisión del vector
ABSTRACTS

Respuesta clínica a 2 protocolos de gentamicina en aerosol en 46 perros con infección por Bordetella bronchiseptica (2012- 2018)

Morgane Canonne A, Roels E, Menard M, Desquilbet L, Billen F, Clercx C.
J Vet Intern Med. 2020 Aug 13

  • La infección por Bordetella bronchiseptica (Bb) es una causa común de enfermedades respiratorias en los perros. La gentamicina administrada en aerosol maximiza la administración local de la droga sin absorción sistémica, pero todavía existe incerteza sobre la respuesta clínica a los protocolos.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo era comparar la respuesta clínica a 2 protocolos de administración de gentamicina en aerosol para el tratamiento de la bordetelosis.
  • Se incluyeron 46 perros con infección por Bb confirmada por cultivo o por PCR cuantitativa en un lavado broncoalveolar y que se les había administrado gentamicina en aerosol durante ≥10 minutos q12h durante ≥3 semanas usando 4 mg/kg diluido con solución salina (grupo 1) o solución al 5% sin diluir (grupo 2). Los datos demográficos fueron similares entre ambos grupos. La respuesta clínica se evaluó, en primer lugar, después de 3 a 4 semanas de tratamiento, y si no se alcanzaba la curación el tratamiento seguía en incrementos de 3 semanas. La curación se definió como la ausencia de tos que persistiera al menos una semana después de la interrupción del tratamiento.
  • La curación clínica a las 3-4 semanas se observó con mayor frecuencia con el uso de solución no diluida (19/33 vs 3/13 perros, P = .03) además de mostrar una duración media más corta del tratamiento (4 vs 6 semanas, P = .01). Los perros del grupo 2 que tenían menos de 1000 células/μL en el lavado broncoalveolar también tuvieron más probabilidades de curarse a las 3-4 semanas que los perros con más de 1000 células/μL [9/9 vs 10/19, P = .006] y también se redujo la duración media del tratamiento en ese subgrupo de animales con menos de 1000 células/μL en el lavado broncoalveolar (3 vs 5 semanas, P = .02).
  • El estudio concluye que la administración de gentamicina en aerosol parece ser efectiva para la curación clínica en la infección por Bb. La respuesta clínica parece ser mejor usando una solución no diluida al 5%, particularmente en el subgrupo de perros que tienen menos de 1000 células/μL en el lavado broncoalveolar.
ABSTRACTS

Primer reporte del aislamiento de Leptospira spp patógenas en la orina y riñones de gatos con infección natural

Alashraf AR, Lau SF, Khairani-Bejo S, Khor KH, Ajat M, Radzi R, Roslan MA, Abdul Rahman MS.
PLoS One. 2020 Mar 10;15(3):

  • La leptospirosis es una de las enfermedades zoonóticas más extendidas y puede infectar tanto a los seres humanos como a los animales. Es probable que, debido a la falta de signos clínicos evidentes asociados a la infección por Leptospira spp. en gatos, se subestime la importancia del gato sano como posible fuente de exposición para los seres humanos.
  • El objetivo del estudio era determinar la exposición, la excreción y el estado de portador de Leptospira spp. en los gatos de un refugio de Malasia utilizando métodos serológicos, moleculares y bacteriológicos.
  • Se tomaron muestras de 82 gatos sanos de dos refugios. Se realizaron análisis de sangre, orina y de los riñones mediante la prueba de aglutinación microscópica (MAT), PCR y cultivo bacteriano.
  • Teniendo en cuenta los resultados de todas las técnicas ( serológicas, moleculares y/o cultivo), la detección total de infección por Leptospira spp fue del 29,3% (n = 24/82). En cuanto a los cultivos, el 16,7% (n = 4/24) de los gatos que dieron positivo eran portadores de Leptospira spp con cultivos de riñón positivos, y un gato dio positivo en el cultivo de orina y riñón. Mediante métodos serológicos y moleculares se identificaron los aislamientos de Leptospira spp. como L. interrogans serovar Bataviae patógeno. En cuanto a la MAT, el 87,5% (n = 21/24) tenía títulos de anticuerpos positivos (100-1600) y la mayor parte del serogrupo Bataviae (n = 19/21). En cuanto a la PCR, el 16,7% (n = 4/24) de los gatos tenían ADN patógeno de Leptospira spp. en su orina. Además, tres de cada cuatro gatos con cultivos positivos fueron negativos en la MAT.
  • Este estudio informa por primera vez de la recuperación de Leptospira spp. patógenas de orina y riñones obtenidos de gatos con infección naturalmente adquirida, y por lo tanto evidencia un posible papel de los gatos infectados naturalmente en la transmisión de Leptospira spp. Además, como la infección por Leptospira spp. se produce de forma subclínica en los gatos, y se han obtenido aislamientos en los cultivos, se sugiere que los gatos sanos podrían ser reservorios de la infección por Leptospira spp. Esta información debería promover el desarrollo de estrategias de prevención de la enfermedad para la población felina.