Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Infecciosas y parasitología

ABSTRACTS

Anaplasmosis granulocítica en 63 perros: signos clínicos, resultados de laboratorio, terapia y curso de la enfermedad.

Chirek A, Silaghi C, Pfister K, Kohn B.
J Small Anim Pract. 2018 Feb;59(2):112-120

  • El objetivo del estudio era describir los signos clínicos, los resultados de laboratorio, la terapia y el curso de la enfermedad en perros con anaplasmosis granulocítica canina en los que se habían excluido las coinfecciones. Se evaluaron de retrospectivamente los registros médicos de los perros con infección natural por Anaplasma phagocytophilum, respecto a los signos clínicos y las anomalías de laboratorio en el momento de la presentación del perro, durante la terapia y en el curso de la enfermedad.
  • Se detectaron 974 perros con signos clínicos sospechosos de anaplasmosis granulocítica canina en los que se realizó PCR para determinar ADN de A. phagocytophilum. En 72 perros hubo un resultado positivo. Nueve de los perros positivos fueron excluidos de una evaluación adicional debido a otras enfermedades o falta de datos. Los signos clínicos más comunes en los 63 perros positivos restantes para A. phagocytophilum incluidos en el estudio, fueron letargo y reducción de la actividad (83%), fiebre (67%) e inapetencia (63%). La trombocitopenia fue la anomalía de laboratorio más común (86%), seguida del aumento de las actividades de las enzimas hepáticas y la hiperbilirrubinemia (77%), anemia (70%), hipoalbuminemia (62%) y leucocitosis (27%). De los 36 perros trombocitopénicos analizados para detectar anticuerpos fijados a las plaquetas, el 44% fue positivo. De los 63 perros infectados, 59 (97%) se recuperaron, dos perros murieron (ataques epilépticos y anemia hemolítica inmunomediada) y dos se perdieron durante el seguimiento.
  • En base a los resultados, los autroes suguieren que, en áreas dendémicas, la anaplasmosis granulocítica canina, debería considerarse como una posible causa de unos signos clínicos agudos inespecíficos o enfermedad inmunomediada, si no se ha podido excluir la exposición a las garrapatas.

 

ABSTRACTS

Uno o dos cultivos fúngicos negativos para confirmar la cura micológica en gatos de refugio tratados para dermtofitosis por Microsporum Canis: un estudio retrospectivo

Stuntebeck RL, Moriello KA.
J Feline Med Surg. 2019 Jul 3

Uno o dos cultivos fúngicos negativos para confirmar la cura micológica en gatos de refugio tratados para dermtofitosis por Microsporum Canis: un estudio retrospectivo

  • El objetivo de este estudio fue determinar con qué frecuencia un cultivo fúngico (CF) negativo era indicativo de cura micológica (CM) en comparación con dos CF negativos consecutivos en gatos tratados por dermatofitosis por Microsporum canis. Semanalmente, se revisaron retrospectivamente los datos de CF de los gatos tratados por dermatofitosis por M. canis de un refugio. Se revisaron los registros completos de 371 gatos.
  • En 335 (90.3%) gatos el primer CF negativo fue indicativo de CM. En este grupo, todos los gatos presentaban un buen estado de salud general, y o bien tenían lesiones obvias (n = 237). o no tenían ninguna lesión o había evidencia de la resolución de las lesiones (n = 98). En los restantes 36 gatos el primer cultivo negativo no fue indicativo de CM, y se observaron dos subgrupos clínicos. El primero consistió en gatos sanos, pero con lesiones (n = 19) que tuvieron un CF negativo realizado dentro de las primeras 3 semanas de tratamiento, pero seguidos por uno o más CF positivos. La explicación más probable fue el error de muestreo. Estos gatos se curaron y el siguiente CF negativo fue indicativo de CM. En el segundo grupo clínico, los gatos tenían lesiones, pero tenían problemas médicos concurrentes (n = 17). Estos gatos mostraron una buena respuesta inicial al tratamiento (resolución de la lesión y un CF inicial negativo). Sin embargo, este CF negativo fue seguido por al menos un CF fuertemente positivo (> 10 unidades formadoras de colonias / placa) antes de llegar a la curación. Estos gatos tardaron más tiempo en curarse (media 11 semanas; rango 8-28 semanas). La CM ocurrió después de la resolución de los problemas de salud concurrentes. Hubo una muy buena concordancia entre el uso de un CF negativo frente a dos CF negativos para la determinación de la CM en gatos sanos (kappa = 0.903).
  • Se conclye que en gatos donde ha habido un alto cumplimiento con la limpieza ambiental, así como con las recomendaciones de tratamiento tópico y sistémico, puede que no sea necesario tener dos CF consecutivos negativos para determinar la MC. El primer CF negativo en un gato en buen estado de salud, es indicativo de MC. Se necesita una buena técnica de muestreo para evitar resultados falsos negativos en los CF.
ABSTRACTS

Uso de patrones de carbapenem en perros y gatos en hospitales veterinarios generalistas

Smith A, Wayne AS, Fellman CL, Rosenbaum MH.
J Vet Intern Med. 2019 May 22

  • En medicina humana, los carbapenems son una clase de antimicrobianos reservados para infecciones resistentes o personas con enfermedades sistémicas, sin embargo, en pequeños animales, no se han revisado la extensión y el contexto en el que se recetan estos antibióticos.
  • El objetivo del estudio era describir casos en perros y gatos tratados con carbapenems para establecer unos datos de referencia con respecto a los tipos de infecciones, la evolución de los casos, y perfiles de resistencia de las infecciones objetivo. La hipótesis de trabajo era que las prácticas de prescripción de carbapenemes en los hospitales veterinarios generalistas no cumplirían con las pautas de uso recomendadas en medicina humana. Se llevó a cabo un estudio retrospectivo de los registros médicos veterinarios de todos los perros y gatos que recibieron carbapenems entre el 1 de mayo de 2016 y el 30 de abril de 2017.
  • Se identificaron un total de 81 infecciones (71 en perros y 10 en gatos) que representan 68 animales (58 perros y 10 gatos) con uso de carbapenem. Se realizaron cultivos en 65/81 (80%) infecciones, y se redujo o se suspendió el uso de antimicrobianos en 10/81 (12%) infecciones. La duración promedio del tratamiento fue de 27.5 días y varió de 1 a 196 días. Se identificaron resistencias a más de 3 clases de antimicrobianos en 57/115 (50%) aislamientos. Se encontró resistencia a los carbapenems en 2/64 (3%) de los aislamientos bacterianos con susceptibilidad reportada de carbapenem previa.
  • Por los datos del estudio, se observa que la mayor parte del uso de los carbapenems en los hospitales veterinarios generalistas se prescribieron por un cultivo y determinación de antibiograma, en una minoría de casos se redujo o suspendió el uso, y la duración del tratamiento fue más prolongada que la recomendada en medicina humana.
ABSTRACTS

Resultados de unos análisis por inmunofluorescencia en suero y PCR cuantitativa en perros afectados por Leishmania infantum: evaluación antes y después del tratamiento en diferentes estados clínicos

Bruno B, Romano A, Zanatta R, Spina S, Mignone W, Ingravalle F, Barzanti P, Ceccarelli L, Goria M.
J Vet Diagn Invest. 2019 Mar;31(2):222-227

  • En este estudio retrospectivo se compararon los resultados de unos análisis por inmunofluorescencia en suero (IFA) y PCR cuantitativa de ganglios linfáticos (qPCR) en perros clasificados como expuestos, infectados o enfermos debido a la leishmaniasis. También se evaluó como los resultados de IFA o qPCR cambiaron en respuesta al tratamiento y reflejaron diferentes mejoras clínicas y clínico-patológicas de los perros. Se incluyeron 108 perros: 12 expuestos, 25 infectados y 71 enfermos, según la clasificación del Grupo de trabajo sobre leishmaniasis canina.
  • La comparación entre grupos mostró valores más altos de IFA (p <0.01) para perros enfermos. Los valores de qPCR fueron más altos para los perros enfermos que para los infectados (p <0.01). Se creó una nueva puntuación clínica y clínico-patológica que se aplicó a 50 perros enfermos. Usando esta nueva puntuación, 41 se reclasificaron como parcialmente recuperados (PR) dentro de los 3 meses después de la presentación, y 37 como totalmente recuperados (TR) 3-6 meses después de la presentación. Se encontraron diferencias estadísticamente significativas en los valores de IFA entre los perros enfermos y los TR (p <0.01), pero no entre los perros enfermos y los PR (p = 0.98). Durante el seguimiento, la qPCR reveló una disminución progresiva en la carga del parásito, con una diferencia estadísticamente significativa en los perros enfermos versus los PR (p <0.01), enfermos versus los TR (p <0.01) y los PR versus los TR (p <0.01). Una disminución de 1 punto en la puntuación clínica se correspondió a 1.3 Leishmania / ?L de disminución en la qPCR (p <0.01) y una disminución de 1:42 en IFA (p <0.01).
  • Lo hallazgos de este estudio confirman que el estado clínico de los perros afectados por leishmaniasis está estrechamente relacionado con la carga parasitaria y el nivel de anticuerpos, tanto antes como después del tratamiento.

 

ABSTRACTS

La infección asintomática por leptospira está asociada a la enfermedad renal crónica en perros

Sant'Anna R, Vieira AS, Oliveira J, Lilenbaum W.
Comp Immunol Microbiol Infect Dis. 2019 Feb;62:64-67

  • La leptospirosis canina se caracteriza por presentar un curso agudo o crónico. Algunos perros pueden actuar como portadores asintomáticos, manteniendo el patógeno en los túbulos renales y eliminándolo en la orina durante un período prolongado. La enfermedad renal crónica (ERC) es multifactorial y su fisiopatología ya ha sido ampliamente discutida.
  • El objetivo del estudio fue investigar si en perros en regiones endémicas, la aparición de una ERC podría estar asociada con una infección asintomática de leptospira. Se realizaron serología para mediar anticuerpos y PCR en orina en 16 perros con ERC y en 48 perros sanos de un área endémica.
  • Se observó que la eliminación del patógeno por orina era más común en los perros con ERC (75%) que en los perros sin ERC (20,8%).
  • Los resultados acreditan que la infección asintomática por leptospira está asociada con la enfermedad renal crónica canina y que en perros de áreas endémicas que presentan ERC, es importante incluirla en el diagnóstico diferencial. La detección temprana de los perros que eliminan el patógeno, además del impacto obvio en la salud pública también puede ayudar a mejorar la salud animal e influenciar en el desarrollo de la ERC.

 

ABSTRACTS

Eliminación fecal de DNA de parvovirus después de una vacuna viva modificada de panleucopenia felina en gatos sanos

Bergmann M, Schwertler S, Speck S, Truyen U, Reese S, Hartmann K.
Vet Rec. 2019 Apr 30.

  • En perros, se han reportado resultados positivos de parvovirus canino (CPV) en muestras fecales después de la vacunación con virus vivos modificados (MLV).
  • El objetivo de este estudio fue investigar la eliminación fecal del virus de la panleucopenia felina (VFP) en gatos adultos clínicamente sanos, recientemente vacunados, y evaluar los factores relacionados.
  • Se incluyeron 40 gatos que fueron vacunados con una vacuna FPV MLV. Se analizaron las heces de estos gatos por PCR cuantitativa para detectar la presencia de ADN de parvovirus en los días 7, 14, 21 y 28. En las muestras positivas se llevó a cabo una secuenciación parcial del gen VP2. Si se disponía de cantidades suficientes de heces se realizaba un aislamiento del virus. Se midieron los títulos de anticuerpos séricos por inhibición de la hemaglutinación en los días 0, 7 y 28.
  • En general, el 30,0% (12/40; IC del 95%: 18,0 a 45,6) de los gatos eliminaron ADN del parvovirus. La secuenciación reveló ADN del virus de la vacuna FPV en tres gatos, ADN del virus de campo de FPV en cuatro gatos y ADN del virus de campo de CPV en un gato. La eliminación de virus se asoció significativamente con la falta de títulos de anticuerpos antes de la vacunación (40) (P = 0.016; O: 6.44; IC del 95%: 1.44 a 28.89) y con unos aumentos de títulos de anticuerpos (x4) después de la vacunación (P = 0.029; O: 5.00; IC del 95%: 1.17 a 21.39).
  • Los autores concluyen que la eliminación de ADN de virus de campo o vacunal parece ser común en gatos sanos, lo que puede ser una preocupación en refugios y criaderos. Se deberían desarrollar algunas herramientas de diagnóstico para facilitar la diferenciación entre eliminación de virus vacunal y virus de campo.
ABSTRACTS

Efecto de dos tratamientos en los cambios de las concentraciones séricas de las proteínas de fase aguda en perros con leishmaniosis clínica

Daza González MA, Fragío Arnold C, Fermín Rodríguez M, Checa R, Montoya A, Portero Fuentes M, Rupérez Noguer C, Martínez Subiela S, Cerón JJ, Miró G.
Vet J. 2019 Mar;245:22-28

  • El objetivo de este estudio fue comparar los cambios en las concentraciones séricas de proteínas de fase aguda (APP) y paraoxanasa (PON-1) en respuesta a dos tratamientos en perros con leishmaniosis (CanL).  
  • Se seleccionaron 20 perros con CanL y se asignaron a dos grupos de tratamiento: un antimonial más alopurinol (Grupo G, n = 12) y miltefosina más alopurinol (Grupo M, n = 8). Durante un período de 3 meses después del tratamiento se controlaron las concentraciones séricas de PON-1 y APP que incluyeron la proteína C reactiva, la haptoglobina (Hp), la ferritina (Ft) y la albúmina.
  • Al inicio del estudio (día 0), la mayoría de los perros presentaban anomalías en las APP. Ninguna de las variables difirió significativamente entre los grupos en la primera visita o en las posteriores. Hubo una disminución significativamente mayor de la Ft sérica en el Grupo G que en el Grupo M desde el día 0 hasta el día 30 (P = 0,0085), y también desde el día 0 hasta el día 90 (P = 0,0214). Hubo un mayor aumento en la PON-1 sérica en el Grupo G que en el Grupo M desde el día 0 hasta el día 30 (P = 0.0039), y también desde el día 0 hasta el día 90 (P = 0.0404).
  • Este estudio es el primer informe de APPs en perros con leishmaniosis clínica adquirida naturalmente tratados con miltefosina. En general, hubo una resolución más rápida de las concentraciones séricas de APP en perros tratados con antimoniales (P <0.05).
ABSTRACTS

Estudio de la sensibilidad antimicrobiana de los patógenos bacterianos aislados en perros y gatos con infección del tracto respiratorio en toda Europa: resultados ComPath

Moyaert H de Jong A, Simjee S, Rose M, Youala M, Garch FE, Vila T, Klein U, Rzewuska M, Morrissey I.
J Appl Microbiol. 2019 Apr 7

  • El objetivo de este estudio era presentar las sensibilidades antimicrobianas para bacterias de perros y gatos con infección del tracto respiratorio (ITR) en toda Europa en 2013-2014 y compararlo con datos de 2008-2010. Se determinaron las CMI (concentración mínima inhibitoria) para 464 aislamientos siguiendo los estándares CLSI utilizando antibióticos aprobados para el tratamiento de ITR. Cuando fue posible, se determinó la sensibilidad utilizando puntos de corte preferentemente procedentes de humanos, mientras que para algunos antibióticos no había puntos de corte.
  • En perros, el principal agente patógeno fue Staphylococcus pseudintermedius que fue > 90% sensible a fluoroquinolonas y oxacilina (92.5%; seis aislamientos confirmados como mecA-positivos) y 53.8%, 80% y 88.8% sensibles a tetraciclina, penicilina y trimetoprim / sulfametoxazol respectivamente. También se aislaron Estreptococos, Escherichia coli, Bordetella bronchiseptica, Staphylococcus aureus y Pseudomonas aeruginosa. Los estreptococos eran completamente sensibles a la penicilina, ampicilina y pradofloxacina. Ninguno fue resistente a la enrofloxacina, pero el 31,4% tenía una sensibilidad intermedia. El agente menos activo contra los estreptococos fue la tetraciclina (51.4% susceptible). Para E. coli, 90.9% fueron sensibles a la amoxicilina / ácido clavulánico; la sensibilidad a otros antibióticos varió de 63.6 – 81.8%. No hubo puntos de corte para B. bronchiseptica y P. aeruginosa. Para S. aureus, la sensibilidad a la penicilina fue baja (34,8%), y para otros antibióticos entre 87.0 - 100%. 
  • En gatos, el principal patógeno fue Pasteurella multocida, donde solo la pradofloxacina tuvo puntos de corte (100% sensibles). La sensibilidad de los estafilococos coagulasa negativos osciló entre 66,7% (penicilina) y 97,2% (pradofloxacina). Los estreptococos de los gatos fueron 100% sensibles a todos los antibióticos, excepto enrofloxacina y tetraciclina (ambos 65,2% sensibles). 
  • En líneas generales, en los perros y gatos con RTI de este estudio,  la resistencia antimicrobiana fue baja a media, aunque la sensibilidad fue muy variada entre los patógenos estudiados. Se recuerda que el uso responsable de los antibióticos es crucial para mantener la sensibilidad y que es muy importante la monitorización continua de las resistencias para apoyar este objetivo. También se defiende la necesidad de establecer unos puntos de corte específicos de ITR para patógenos en perros y gatos.

 

ABSTRACTS

La respuesta de anticuerpos contra la saliva de Phlebotomus perniciosus en gatos con exposición natural al mosquito está positivamente asociada con la infección por Leishmania

Pereira A, Cristóvão JM, Vilhena H, Martins Â, Cachola P, Henriques J, Coimbra M, Catarino A, Lestinova T, Spitzova T, Volf P, Campino L, Maia C.
Parasit Vectors. 2019 Mar 26;12(1):128.

  • La leishmaniosis causada por el protozoo Leishmania infantum, es una zoonosis y un problema de salud pública y animal en Asia, América Central y del Sur, Oriente Medio y la cuenca del Mediterráneo. Varias especies de mosquitos del subgénero Larroussius son vectores de L. infantum. Algunos datos de perros que viven en áreas endémicas de leishmaniosis recomiendan el uso de la respuesta de anticuerpos a la saliva del mosquito como biomarcador epidemiológico para controlar la exposición del vector.
  • El objetivo de este estudio fue analizar la exposición de los gatos a estos mosquitos mediante la detección de anticuerpos IgG contra la saliva de Phlebotomus perniciosus. También se investigó la asociación entre la exposición al mosquito y la presencia de infección por Leishmania.
  • De los 350 gatos evaluados en el estudio, se detectaron anticuerpos IgG contra la saliva de P. perniciosus en 167 (47.7%). Se observaron mayores niveles de anticuerpos en los sueros recolectados durante el período de actividad estacional del mosquito (Ratio Odds (OR) = 19.44, IC 95%: 9.84-38.41). Los gatos de 12 a 35 meses tenían unos niveles de anticuerpos más altos que los gatos más jóvenes (OR = 3.56, IC 95%: 1.39-9.16); esta diferencia también fue significativa para los gatos mayores (entre 36-95 meses de edad, OR = 9.43, IC 95%: 3.62-24.48; y mayores de 95 meses, OR = 9.68, IC 95%: 3.92-23.91).. Se detectó ADN de Leishmania spp en la sangre de 24 gatos (6,9%), mientras que en tres (0,9%) se detectaron anticuerpos contra L. infantum. Sólo un gato fue positivo a Leishmania por ambas técnicas. Los gatos que presentaban anticuerpos IgG contra P. perniciosus tenían un riesgo significativamente mayor de ser positivos para la infección por Leishmania.
  • Los autores exponen que este es el primer estudio que demuestra anticuerpos contra la saliva del mosquito en gatos. La evaluación del contacto de esta especie animal con el vector es importante para el desarrollo de medidas profilácticas dirigidas a los gatos, con el objetivo de reducir la prevalencia de infección en un área endémica. Por lo tanto, los estudios que evalúan si el uso de collares de imidacloprid / flumetrina reduce la frecuencia de mordeduras de P. perniciosus en gatos son necesarios. También es importante evaluar si existe una correlación entre el número de picaduras de los mosquitos y los niveles de anticuerpos IgG.
ABSTRACTS

Infecciones por parásitos intestinales en perros con linfoma multicéntrico de alto grado y sometidos a quimioterapia

Cervone M, Gavazza A, Zbriger A, Mancianti F, Perrucci S.
Comp Immunol Microbiol Infect Dis. 2019 Apr;63:81-86

  • En este estudio se evalúa la prevalencia y la combinación de especies de parásitos intestinales en perros con linfoma multicéntrico de alto grado y sometidos a quimioterapia, y se compara con perros control sanos.
  • La prevalencia global de infecciones parasitarias intestinales fue del 33,3%. En los perros con linfoma, la prevalencia de infecciones por protozoos (46,7%) fue significativamente mayor (p <0,05) que la de las infecciones por helmintos (6,7%) y se identificaron Giardia duodenalis, Cryptosporidium spp., Neospora caninum, Cystoisospora ohioensis-complex, Entamoeba sp. y Spirocerca lupi. En el grupo control, solo 3/15 perros (20%) fueron positivos y no se encontraron diferencias estadísticamente significativas con respecto a las infecciones por helmintos (anquilostomas y Toxocara canis) y protozoos (G. duodenalis).
  • Los resultados de este estudio pueden sugerir una potencial mayor prevalencia de protozoos intestinales oportunistas, incluidas algunas especies potencialmente zoonóticas, en perros afectados por linfoma multicéntrico de alto grado, resaltando la necesidad de monitorizar a los perros afectados por linfoma para estos protozoos, especialmente aquellos que reciben quimioterapia.