Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Neurología

ABSTRACTS

Resultados clínicos a corto plazo de 220 perros con enfermedad del disco intervertebral tóraco-lumbar tratados con una mini-hemilaminectomía

Elliott RC, Moon C, Zeiler G, Lobetti R.
J S Afr Vet Assoc. 2020 Dec 21;91(0):

  • La extrusión del disco intervertebral tóraco-lumbar es una condición observada frecuentemente en veterinaria. Aunque existen diferentes técnicas quirúrgicas descritas para realizar la descompresión, la mayoría de estas técnicas están basadas en la preferencia o la experiencia del cirujano más que en la investigación clínica.
  • El objetivo del estudio era determinar los resultados clínicos, valorando el retorno a la deambulación y la micción, así como las tasas de complicaciones, en una gran cohorte de perros donde se realizó una mini-hemilaminectomía para la descompresión de la médula espinal con extrusiones de disco intervertebral tóraco-lumbar (IVDE) tipo Hansen I.
  • Se realizó un estudio retrospectivo sobre perros presentados con IVDE toraco-lumbar aguda que fueron sometidos a una descompresión quirúrgica. En total, se realizaron 252 cirugías de descompresión espinal.
  • Los índices de recuperación de los pacientes calificados según puntuación Frankel modificada (MFS) de 5 a 0 fueron del 100%, 99%, 100%, 96%, 86% y 64%, respectivamente. La media de días hasta la micción en todos los MFS 5-0 fue de 1,5 (desviación estándar [SD] ± 0,7), 1,8 (SD ± 1), 4,3 (SD ± 1,7), 6,4 (SD ± 2,2), 9,3 (SD 3) y 11,9 (SD ± 2,2), respectivamente. La media de días de deambulación en todos los grupos MFS 5-0 fueron 2 (DE ± 0,7), 2,6 (DE ± 1), 7,6 (DE ± 4,4), 10,1 (DE ± 2,5), 16,1 (DE ± 2,9) y 19,3 (DE ± 2,6), respectivamente. Aparecieron complicaciones postoperatorias en 32 de las cirugías, siendo una tasa de complicaciones del 13%. Las complicaciones menores representaron el 38% de todas las complicaciones, y las complicaciones mayores constituyeron el 62% de todas las complicaciones. En total, 15 perros murieron o fueron sacrificados como resultado directo de la extrusión del disco tóraco-lumbar o del procedimiento quirúrgico, con una tasa de mortalidad del 6% en todos los grupos.
  • Este estudio sugiere que los resultados clínicos obtenidos con la mini-hemilaminectomía son similares a los descritos en la literatura para otros métodos de cirugía descompresiva de la médula espinal. También los resultados a corto plazo son similares a otras técnicas quirúrgicas descompresivas descritas en el perro.
ABSTRACTS

Investigación sobre el potencial para la predicción de la aparición de convulsiones en perros con epilepsia idiopática: Reportes de los dueños sobre cambios prodrómicos y factores desencadenantes de las convulsiones

Finnegan SL, Volk HA, Asher L, Daley M, Packer RMA.
Vet Rec. 2020 Aug 22;187(4):152

  • La epilepsia idiopática canina (EI) se caracteriza por una actividad convulsiva recurrente, que puede parecer impredecible e incontrolable. El propósito de este estudio fue investigar el potencial para la predicción de la aparición de convulsiones en perros, explorando las habilidades de predicción de aparición de convulsiones percibidas por el dueño, e identificando los cambios prodrómicos (cambios a largo plazo que  pueden indicar convulsiones próximas) y los desencadenantes de las convulsiones (estímulos que precipitan las convulsiones) reportados por el dueño en perros con EI.
  • Se realizó una encuesta transversal internacional on line de 229 dueños de perros diagnosticados con EI, que cumplían con los criterios de diagnóstico de nivel I según Grupo de Trabajo Internacional de Epilepsia Veterinaria.
  • Más de la mitad (59,6%) de los dueños creían que eran capaces de predecir una próxima convulsión en su perro, de los cuales casi la mitad (45,5%) fueron capaces de hacerlo al menos 30 minutos antes de que la convulsión comenzara. Los "predictores de convulsiones" más comunes fueron los cambios en el comportamiento pre-convulsivo, incluyendo el aumento del pegamiento al propietario (25,4%), inquietud (23,1%) y comportamiento temeroso (19,4%). Casi dos tercios de los propietarios informaron de cambios prodrómicos (64,9%), sobre todo de inquietud (29,2%), y casi la mitad (43,1%) informó de factores desencadenantes de las convulsiones, sobre todo de estrés (39,1%).
  • En este estudio, la prevalencia relativamente alta de los cambios prodrómicos y los desencadenantes de convulsiones comunicados por los propietarios es prometedora en cuanto a la utilización de estos métodos con el fin de ayudar a predecir las convulsiones en los perros. Esto podría dar una ventaja de tiempo disponible para intervenciones preventivas e individualizadas con drogas para impedir la aparición inminente de las convulsiones.
ABSTRACTS

Utilidad diagnóstica del análisis de líquido cefalorraquídeo en perros con sospecha de epilepsia idiopática

Gilbert SE, Cardy TJ, Bertram S, Taylor-Brown F.
Aust Vet J. 2020 Sep 7

  • La epilepsia idiopática (EI) es la causa más común de convulsiones repetidas en los perros. Las directrices de la International Veterinary Epilepsy Task Force sobre Epilepsia recomiendan realizar una resonancia magnética (RM) del cerebro y análisis de del líquido cefalorraquídeo (LCR), como parte del nivel de confianza nivel II en el diagnóstico de la EI, y estos procedimientos tienen ciertos riesgos ya documentados.
  • El objetivo de este estudio retrospectivo fue identificar la frecuencia con la que los perros con sospecha de EI presentan anormalidades en el análisis del LCR.
  • Se incluyeron perros de entre 6 meses y 6 años de edad que presentaban un historial de dos o más convulsiones con al menos 24 h entre los episodios de convulsiones, un examen neurológico normal, sin evidencia de causas tóxicas o metabólicas, una resonancia magnética normal (incluyendo la administración de contraste) y un análisis de LCR. Se identificaron e incluyeron 82 perros.
  • De los 82 perros, 9 (10.9%) mostraron anormalidades en el análisis del LCR: cinco de nueve perros (55.5%) tenían disociación albuminocítica (concentración elevada de proteínas totales y recuento de células normal) , tres de nueve perros (33.3%) tenían leves incrementos en el recuento total de células nucleadas (TNCC), y uno de nueve perros (11.1%) tuvo un leve incremento tanto en la concentración de proteínas totales como en el TNCC. La citología de los perros con un elevado TNCC reveló una pleocitosis mononuclear. Uno de los nueve perros con LCR anormal tuvo una convulsión dentro de las 24 h antes de los exámenes diagnósticos, y seis de los nueve perros tuvieron una convulsión dentro del mes antes de los exámenes diagnósticos.
  • Este estudio sugiere que el análisis del LCR puede jugar un papel importante en el abordaje diagnóstico de las causas subyacentes de las convulsiones repetidas. Sin embargo, en perros con un examen neurológico interictal y una resonancia magnética normales, raramente revela anormalidades significativas, y el riesgo de realizar una punción de LCR puede superar a la potencial ganancia en el abordaje diagnóstico.
ABSTRACTS

Toxicosis por ingesta de uvas o pasas causante de lesión renal aguda y signos clínicos neurológicos en perros

Schweighauser A, Henke D, Oevermann A, Gurtner C, Francey T.
J Vet Intern Med. 2020 Sep 7

  • Se ha documentado, que la ingestión de uvas o pasas puede causar lesiones renales agudas (acute kidney injury AKI) en los perros, que cursa con un cuadro clínico dominado por signos gastrointestinales tempranos y el desarrollo rápido de uremia. En algunos informes se menciona la ataxia, pero no se profundiza en ella.
  • El objetivo de este estudio era evaluar las características clínicas, de laboratorio y patológicas de los perros a los que se les ha diagnosticado toxicosis por ingesta de uvas o pasas (grape or raisin toxicosis GRT) con especial atención en las manifestaciones renales y neurológicas, en comparación con un grupo de control de perros con AKI por otras causas.
  • Se realizó un estudio retrospectivo durante un periodo de 17 meses. Se identificaron e incluyeron 15 perros con propietario con y 74 perros de control, con AKI asociado a otras causas.
  • Todos los perros con GRT se presentaron con una severa AKI (grado 4, n = 5; grado 5, n = 10). Once perros (73%) tenían marcados signos clínicos cerebrales, cerebelosos o vestibulares. Estas manifestaciones neurológicas dominaban en el cuadro clínico de algunos perros, pero no se asociaron con la gravedad de la azotemia o la presencia de hipertensión sistémica. Ocho perros (53%) sobrevivieron, y cinco perros experimentaron una recuperación neurológica completa. No se pudo relacionar las causas de la muerte con las manifestaciones neurológicas. El examen patológico del cerebro de 4 perros no identificó ninguna anormalidad estructural del sistema nervioso central. Sólo 2 perros del grupo control (3%) mostraron signos neurológicos con convulsiones no relacionadas con la AKI; 42 perros del grupo control (57%) sobrevivieron.
  • Los autores proponen que los signos cerebrales, cerebelosos o vestibulares severos pueden ser una característica importante de la GRT y ser dominantes en el cuadro clínico temprano. Las características descritas sugieren una lesión cerebral funcional que es reversible y específica de la GRT, y no relacionada con la uremia.
ABSTRACTS

Tiempo de supervivencia y tasa de recaída en perros con diagnóstico presuntivo de meningoencefalomielitis de origen desconocido tratados con prednisolona y ciclosporina: un estudio retrospectivo

Brady SL, Woodward AP, le Chevoir M.
Aust Vet J. 2020 Aug 13

  • El objetivo del estudio era analizar el resultado en perros con un diagnóstico presuntivo de meningoencefalomielitis de origen desconocido (MUO) tratados con prednisolona y ciclosporina y evaluar el efecto de una serie de variables del paciente en el tiempo de supervivencia y en la tasa de recaída. 
  • Se revisaron retrospectivamente las historias clínicas de 40 perros con propietario con un diagnóstico de MUO tratados con prednisolona y ciclosporina en un centro veterinario entre junio de 2010 y enero de 2018. Se valoraron los tiempos de supervivencia y los indicadores de pronóstico para muerte y/o recaída. El tiempo mínimo de seguimiento fue de 11 meses después del diagnóstico. 
  • La media de supervivencia fue de 1345 días (intervalo de confianza del 95%: 487-∞). No se detectaron asociaciones entre el peligro de muerte o recaída y la presencia de anormalidades en las imágenes de resonancia magnética multifocal (MRI), localización de anormalidades en la fosa caudal en la MRI, valor del recuento total de células nucleadas o proteína total del líquido cefalorraquídeo en el momento del diagnóstico, o sospecha de elevación de la presión intracraneal en el momento del diagnóstico. 
  • El estudio concluye que con una combinación de tratamiento de prednisolona y ciclosporina se puede lograr un tiempo de supervivencia prolongado. La sospecha de elevación de la presión intracraneal en el momento del diagnóstico no afectó el resultado a largo plazo en esta cohorte de perros.
ABSTRACTS

Meningoencefalitis y meningitis en perros: un análisis retrospectivo a partir dela población de un hospital veterinario

Buhmann G, Wielaender F, Rosati M, Matiasek K, Hartmann K, Fischer A.
Tierarztl Prax Ausg K Kleintiere Heimtiere. 2020 Aug;48(4):233-244

  • El objetivo de este estudio era caracterizar la etiología de la meningoencefalitis y la meningitis en perros a partir de la valoración de la población de un hospital veterinario.
  • Se llevó a cabo un estudio retrospectivo (2011-2016) con evaluación de los datos clínicos y diagnósticos de perros con pleocitosis (> 5/µl) en líquido cefalorraquídeo (LCR) Sólo se incluyeron perros con una evaluación citológica completa del LCR o examen patológico del SNC. Se revisaron los resultados de la citología y análisis de enfermedades infecciosas del LCR. Un total de 62 perros cumplieron los criterios de inclusión.
  • El 14,5% (n = 9) se clasificaron como pleocitosis reactiva del LCR debido a otra enfermedad estructural del SNC, como una neoplasia o un infarto. Se diagnosticó meningoencefalitis o meningitis de origen desconocido en el 56,5 % (n = 35). En el 29,0 % (n = 18), las investigaciones sobre enfermedades infecciosas o la presencia de bacterias en la citología del LCR (n = 5) indicaron una etiología infecciosa. Asumir esta etiología infecciosa según los resultados de los exámenes, pareció fiable en 6 perros (9,7%), sólo se sospechó de meningoencefalitis o meningitis infecciosas en 9 perros (14,5%) y en 3 perros (4,8%) los resultados fueron de una importancia incierta.
  • El estudio concluye que la causa más común de la pleocitosis del LCR fue la meningoencefalitis o meningitis de origen desconocido. Sin embargo, en el 29% de los perros había evidencia de una posible etiología infecciosa. Para un diagnóstico fiable, es importante evaluar la citología del LCR y llevar a cabo investigaciones sobre enfermedades infecciosas. Ya que la meningoencefalitis o meningitis de origen desconocido requiere una terapia inmunosupresora, la citología del LCR y las investigaciones para enfermedades infecciosas son importantes para excluir la meningoencefalitis o meningitis infecciosa.
ABSTRACTS

La enfermedad vestibular en perros que atienden a consultorios veterinarios de atención primaria en Reino Unido: Epidemiología y manejo clínico

Radulescu SM, Humm K, Eramanis LM, Volk HA, Church DB, Brodbelt D, O'Neill DG.
J Vet Intern Med. 2020 Aug 10

  • La enfermedad vestibular (VD), central o periférica, puede ser una presentación bastante dramática en consultorios veterinarios de atención primaria. Los estudios actuales describen principalmente perros examinados en centros de referencia.
  • El objetivo del estudio era describir la prevalencia, la presentación, el manejo clínico y los resultados de la VD en perros que atienden los consultorios veterinarios de atención primaria del Reino Unido que participan en VetCompass. Se planteó un estudio retrospectivo de cohorte y de 905 544 perros que se examinaron clínicamente durante 2016, se identificaron 759 casos posibles casos de VD de los que se recopiló información sobre la reseña, signos clínicos en la presentación, tratamientos y resultados. Se valoraron los factores asociados con la VD.
  • La prevalencia general de la enfermedad vestibular fue de 8 por cada 10.000 perros (95% CI = 7-9). La edad media en el primer diagnóstico fue de 12,68 años (rango intercuartil [IQR], 11,28-14,64). En comparación con los perros mestizos, las razas con las mayores probabilidades de diagnóstico de VD fueron los Bulldogs franceses (odds ratio [OR] = 9,25, 95% CI = 4,81-17,76, P < 0,001), los Bulldogs (OR = 6,53, 95% CI = 2,66-16,15, P < . 001), King Charles Spaniels (OR = 4.96, 95% CI = 2.52-9.78, P < .001), Cavalier King Charles Spaniels (OR = 3.56, 95% CI = 2.50-5.06, P < .001), y Springer Spaniels (OR = 3.37, 95% CI = 2.52-4.52, P < .001). Los signos clínicos más comunes en la presentación fueron la inclinación de la cabeza (69,8%), el nistagmo (68,1%) y la ataxia (64,5%). Los tratamientos más frecuentes fueron los antieméticos (43,2%), los glucocorticoides sistémicos (33,1%), los antimicrobianos (25%) y la propentofilina (23,25%). Hubo un 3,6% de casos que se refirieron. En el 41,8% de los casos se registró una mejoría después de una mediana de 4 días (IQR, 2-10,25).
  • En este estudio se identifica una fuerte predisposición racial para la enfermedad vestibular. Las bajas tasas en que se refirieron los animales sugieren que las fuentes de datos de consultorios veterinarios de atención primaria ofrecen una información más generalizable para ayudar a los clínicos a revisar sus propias actividades clínicas.
ABSTRACTS

Actividad y calidad del sueño en perros con epilepsia idiopática comparados con perros control para edad y raza.

Starr Cameron; Megan Barry; Heidi Barnes-Heller; Kylie Grady
Procc ACVIM 2020

  • El propósito de este estudio fue comparar los niveles de actividad y la calidad del sueño de los perros con epilepsia idiopática con perros control para edad y raza.
  • La población del estudio incluyó 67 perros diagnosticados con epilepsia idiopática entre uno y nueve años de edad, que estaban recibiendo al menos un medicamento antiepiléptico (AED), y una frecuencia de convulsiones de al menos una cada tres meses. La población de control consistía en perros control de edad y raza parecida sin condiciones médicas diagnosticadas que no recibían ningún medicamento. Se midió la actividad usando un monitor de actividad específica canina (FitBark™), sujeto a los collares de los perros en todo momento. También se calculó una puntuación de sueño (como un porcentaje) midiendo la cantidad de actividad (inquietud) durante un tiempo específico de cuatro horas de sueño (decidido por el propietario).
  • Los perros con epilepsia idiopática que recibían AED tuvieron, en promedio, una disminución del 20% en actividad en comparación con la población control, que fue estadísticamente significativa. Cuando se consideró la raza, los Border Collies y los Pastores Alemanes epilépticos que recibían AED tenían niveles de actividad significativamente más bajos en comparación con los controles (valores p de 0,007 y 0,011, respectivamente). Las puntuaciones de sueño también fueron significativamente diferentes entre los perros epilépticos y los perros control, siendo los perros epilépticos los que tenían una mejor calidad de sueño (menos inquietud) en comparación con la población de control (valor p=0,033). La raza no fue estadísticamente significativa respecto a la puntuación del sueño.
  • Los autores concluyen que los perros epilépticos que reciben AED son estadísticamente menos activos y tienen una mejor calidad de sueño en comparación con perros control para edad y raza.
ABSTRACTS

Prevalencia y características clínicas de las reacciones adversas a medicamentos asociadas al fenobarbital en gatos epilépticos

Marsh O, Corsini G, Van Dijk J, Gutierrez-Quintana R, De Risio L.
J Feline Med Surg. 2020 Jun 2

  • El objetivo del estudio era investigar la prevalencia y las características clínicas de las reacciones adversas a medicamentos (RAM) asociadas al fenobarbital en gatos epilépticos.
  • Se buscaron en los historiales clínicos de dos centros de referencia del 2007 a 2017 gatos que cumplieran los criterios de inclusión de diagnóstico de epilepsia, tratamiento con fenobarbital y disponibilidad de la información de seguimiento sobre la aparición de RAM. La información de seguimiento se obtuvo de las historias clínicas de los veterinarios referidores y de los centros de referencia, así como de un cuestionario completado por los propietarios de los gatos. Setenta y siete gatos cumplieron los criterios de inclusión.
  • Cincuenta y ocho gatos sufrían epilepsia idiopática y 19 epilepsia estructural. En el 47% de los gatos se reportaron uno o más de las siguientes RAM: sedación (89%); ataxia (53%); polifagia (22%); polidipsia (6%); poliuria (6%); y anorexia (6%). Los análisis de regresión logística revelaron asociaciones significativas entre la aparición de RAM y tanto la dosis inicial de fenobarbital como la administración de un segundo fármaco antiepiléptico (FAE). Por cada incremento de 1 mg/kg de q12h de fenobarbital, la probabilidad de que se produjeran RAM aumentó 3,1 veces. Cuando se utilizaba un segundo FAE, la probabilidad de que se produjeran RAM aumentaba 3,2 veces. No se identificó ninguna asociación entre la etiología de la epilepsia y la aparición de RAM. En un gato se diagnosticó una RAM idiosincrásica, caracterizado por neutropenia grave e hipoplasia granulocítica. Esto se resolvió tras la interrupción de la fenobarbital.
  • La prevalencia de las RAM asociados al fenobarbital fue del 47%. La sedación y la ataxia fueron los más comunes. Estas son RAM de tipo A (Augmented: reacciones cuyos efectos están relacionados con el mecanismo de acción del fármaco y por lo tanto son predecibles). En la mayoría de los casos, las RAM ocurrieron dentro del primer mes de tratamiento y fueron transitorias. En 1 gato se observaron RAM tipo B (Bizarre: no relacionadas con los efectos farmacológicos del fármaco y por lo tanto impredecibles), o idiosincrásicas. El aumento de la dosis inicial de fenobarbital y la adición de un segundo FAE se asociaron significativamente con la aparición de RAM.
ABSTRACTS

Signos clínicos, hallazgos en las imágenes de resonancia magnética y evolución en perros con enfermedad vestibular periférica: un estudio retrospectivo

Orlandi R, Gutierrez-Quintana R, Carletti B, Cooper C, Brocal J, Silva S, Gonçalves R.
BMC Vet Res. 2020 May 25;16(1):159

  • La disfunción vestibular es relativamente común en los perros, con una prevalencia del 0,08% registrada en los centros generalistas en el Reino Unido. Hay varios estudios que investigan cómo diferenciar entre la enfermedad vestibular periférica y la central, pero la información sobre las posibles causas subyacentes de la disfunción vestibular periférica en los perros es por ahora limitada.
  • El objetivo de este estudio era describir los signos clínicos, los resultados de las imágenes de resonancia magnética (IRM), las causas subyacentes y la evolución en una gran población de perros a los que se les había diagnosticado una enfermedad vestibular periférica.
  • Se incluyeron 188 perros con una edad media de 6,9 años (rango de 3 meses a 14,6 años). Las anormalidades neurológicas incluyeron inclinación de la cabeza (n = 185), ataxia (n = 123), parálisis facial (n = 103), nistagmo (n = 97), estrabismo posicional (n = 93) y síndrome de Horner (n = 7). El diagnóstico con mayor prevalencia fue la enfermedad vestibular idiopática (n = 128), seguida de la otitis media y/o interna (n = 49), el hipotiroidismo (n = 7), la sospecha de enfermedad vestibular congénita (n = 2), la neoplasia (n = 1) y el colesteatoma (n = 1). En el seguimiento a largo plazo se identificó persistencia de la inclinación de la cabeza (n = 50), paresia facial (n = 41) y ataxia (n = 6) en algunos casos. En 26 perros se detectó recurrencia de los signos clínicos. Un edad mayor se asoció con un leve incremento de la probabilidad de diagnóstico de síndrome vestibular idiopático en lugar de otitis media y/o interna (P = 0,022, OR = 0,866; CI 0,765-0,980). La historia de episodios vestibulares previos (P = 0.017, OR = 3.533; CI 1.251-9.981) se asoció con una mayor probabilidad de resolución de los signos clínicos, mientras que el aumento del contraste de los nervios craneales VII y/o VIII en la resonancia magnética (P = 0.018, OR = 0.432; CI 0.251-0.868) se asoció con una menor probabilidad de resolución de los signos clínicos.
  • El estudio concluye que la enfermedad vestibular idiopática es la causa más común de disfunción vestibular periférica en perros y se asocia con una edad más avanzada. La recuperación incompleta de la enfermedad vestibular periférica es común, especialmente en perros que presentan un aumento del contraste del nervio craneal en la resonancia magnética, pero mejora si hay historia previa de episodios vestibulares.