Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Neurología

ABSTRACTS

Características clínicas de la miopatía inflamatoria no infecciosa en el perro bóxer.

Hong HP, Thomovsky SA, Lewis MJ, Bentley RT, Shelton GD.
J Small Anim Pract. 2021 Sep;62(9):765-774

  • El objetivo del estudio era evaluar las características clínicas, el tratamiento, el desenlace y la posible asociación entre la miopatía inflamatoria no infecciosa y la malignidad en perros de raza bóxer.
  • En este estudio retrospectivo se incluyeron perros bóxer diagnosticados histológicamente con miopatía inflamatoria no infecciosa en el Laboratorio Neuromuscular Comparativo de la Universidad de California San Diego desde 2010 hasta 2018 y con informes médicos completos. Se registró la reseña del animal, los antecedentes, los signos clínicos, los hallazgos clinicopatológicos, el tratamiento y el desenlace final. 
  • Se incluyeron 28 perros bóxer con miopatía inflamatoria no infecciosa, de 1 a 11 años de edad. Dieciocho eran machos (16 castrados; dos enteros) y 10 eran hembras (siete castradas; tres enteras). Los signos clínicos incluían debilidad generalizada (n=17), disfagia (n=11) y pérdida de peso (n=10). La actividad de la creatina quinasa en suero estaba elevada en los 20 casos analizados (rango de 908 a 138.000 UI/L). Un perro tenía una infiltración neoplásica de células redondas indiferenciadas dentro del músculo en el momento del diagnóstico de la miopatía inflamatoria. Cinco perros habían tenido tumores de mastocitos y a 21 perros no se les diagnosticó neoplasia antes, en el momento o después del diagnóstico de miopatía inflamatoria. Los tratamientos incluyeron monoterapia con glucocorticoides (n=12), monoterapia con ciclosporina (n=1) o múltiples medicamentos inmunosupresores (n=14). Seis perros mejoraron neurológicamente, 11 mejoraron, pero recayeron mientras estaban en tratamiento, 7 no mejoraron. Ocho perros fueron eutanasiados, uno murió y cuatro se perdieron durante el seguimiento. 
  • Según este estudio, los perros bóxer con miopatía inflamatoria no infecciosa pueden presentarse con debilidad generalizada y disfagia. El desenlace final exitoso a largo plazo es poco común. La relación entre la neoplasia y la miopatía inflamatoria no infecciosa en los perros bóxer sigue sin estar clara. 
ABSTRACTS

Valor de la exploración torácica y abdominal en perros con signos neurológicos.

Destri A, Shea A, Sparkes AH, Dennis R.
J Small Anim Pract. 2021 Feb 3

  • El objetivo de estudio era detectar la incidencia de anomalías de imágenes torácicas y abdominales clínicamente importantes en pacientes, con signos neurológicos, pero sin signos clínicos o hallazgos de laboratorio consistentes con enfermedad torácica o abdominal.
  • Se realizo una revisión de las imágenes en los historiales médicos de perros con signos neurológicos, pero sin signos torácicos o abdominales que se sometieron a una exploración torácica, o torácica y abdominal durante la misma hospitalización que la investigación neurológica.
  • Se incluyeron 206 perros en el estudio torácico. De ellos, sólo ocho (3,9%) tenían hallazgos clínicamente importantes y sólo en cinco casos (2,4%) los hallazgos estaban relacionados con la patología neurológica identificada en la Resonancia Magnética. Ciento cuarenta y siete perros fueron incluidos en el estudio abdominal. Se encontraron anomalías en 23 perros (15,6%), pero sólo en ocho (5,4%) se consideraron de importancia clínica actual y sólo en tres (2%) estaban relacionadas con la patología identificada neurológica en la Resonancia Magnética. La ecografía aportó información adicional valiosa en 22 casos (15%), pero sólo se consideró importante en cuatro (2,7%) y se relacionó con la afección neurológica en uno (0,7%). Como era de esperar, la ecografía abdominal a menudo proporcionó más información que la radiografía sola en el cribado abdominal, pero ésta rara vez fue clínicamente relevante o estuvo relacionada con el motivo por el que se había referido el perro.
  • En este estudio, el cribado torácico y abdominal de los pacientes neurológicos sin signos clínicos torácicos o abdominales sólo identificó en raras ocasiones alguna patología oculta, pero clínicamente importante que pudo cambiar el plan de tratamiento inicial, independientemente de la neurolocalización o la edad.
ABSTRACTS

Hallazgos clínicos, manifestaciones neurológicas y supervivencia de perros con insulinoma: 116 casos (2009-2020).

Ryan D, Pérez-Accino J, Gonçalves R, Czopowicz M, Bertolani C, Tabar MD, Puig J, Ros C, Suñol A.
J Small Anim Pract. 2021 Jul;62(7):531-539.

  • El objetivo del estudio era revisar los hallazgos clínicos y el desenlace en perros diagnosticados de insulinoma, y evaluar qué factores podrían predecir la supervivencia global. Además, también se pretendía describir las manifestaciones neurológicas de esta población y su correlación con la supervivencia. 
  • Se realizó un estudio multicéntrico retrospectivo de los casos de insulinoma canino (2009 a 2020). La identificación, la historia clínica, la exploración neurológica, los hallazgos diagnósticos, el tratamiento y el desenlace se obtuvieron de los informes clínicos. Se incluyeron 116 casos entre todos los centros.
  •  La mediana de duración de los signos clínicos antes de la presentación fue de 1,5 meses. Los signos clínicos de presentación más comunes fueron la debilidad (59,5%), ataques epilépticos (33,6%) y cambios de conciencia o comportamiento (27,6%). En 3 perros hubo la sospecha de discinesia paroxística. Treinta y dos perros tenían un examen neurológico anormal, que mostraba con mayor frecuencia, un nivel reducido de conciencia con disminución de la capacidad de respuesta a los estímulos (entre el letargo y el estupor) (28,1%), disminución de los reflejos de retirada (21,9%) y ausencia de respuesta de amenaza (18,8%). La supervivencia global de los perros sometidos a cirugía (20 meses) fue significativamente mayor que en los tratados médicamente (8 meses; cociente de riesgo ajustado: 0,33; intervalo de confianza del 95%: 0,18, 0,59). La presencia de metástasis fue la única otra variable asociada al pronóstico (cociente de riesgo ajustado: 1,72; intervalo de confianza del 95%: 1,02, 2,91).
  • Los autores destacan que los signos clínicos del insulinoma canino son vagos e inespecíficos, siendo la debilidad, los ataques epilépticos y los cambios en la mentalidad o el comportamiento los más comúnmente reportados. Las principales manifestaciones neurológicas fueron la obturación mental y la neurolocalización en el cerebro anterior. Los perros sometidos a cirugía tuvieron una mayor supervivencia global en comparación con los casos tratados médicamente, y los perros con metástasis tuvieron una menor supervivencia global independientemente de la modalidad de tratamiento. Las anomalías en el examen neurológico no se correlacionaron con el pronóstico.
ABSTRACTS

Características clínicas y desenlace de la miastenia gravis adquirida en 94 perros.

Forgash JT, Chang YM, Mittelman NS, Petesch S, Benedicenti L, Galban E, Hammond JJ, Glass EN, Barker JR, Shelton GD, Luo J, Garden OA.
J Vet Intern Med. 2021 Jul 31

  • Los factores que se sabe que están asociados con el desenlace de la miastenia gravis (MG) adquirida en perros son limitados.
  • El objetivo del estudio era valorar si, de los perros con MG, la edad avanzada y la neoplasia comórbida se asocian con un mal pronóstico a largo plazo y a bajas tasas de remisión.
  • Se incluyeron 94 perros con propietario, y con MG diagnosticada mediante análisis de anticuerpos del receptor de acetilcolina (AChR Ab) entre 2001 y 2019 de una clínica universitaria y 3 clínicas privadas en los Estados Unidos. Se evaluaron retrospectivamente los casos y se recogieron datos para determinar los signos clínicos, el tratamiento y la respuesta a la terapia definida mediante una puntuación clínica. La remisión inmunológica se definió como el retorno de la concentración de AChR Ab a <0,6 nmol/L. Se trató de identificar los criterios clínicos que predecían la remisión.
  • Se utilizó un fármaco anticolinesterásico para tratar a 90/94 (96%) perros, que en 63/94 (67%) fue el único tratamiento; otros fármacos incluían inmunomoduladores. Se observó remisión clínica (ausencia de signos clínicos ≥4 semanas después de la interrupción del tratamiento) en 29 (31% [intervalo de confianza (IC) del 95%: 22,4-40,8%]) perros, respuesta clínica (ausencia de signos clínicos en el tratamiento) en 14 (15% [IC del 95%: 9,0-23,6%]) perros, mejora clínica (en el tratamiento) en 24 (26% [IC del 95%: 17,8-35,2%]) perros, y ninguna mejora clínica en 27 (29% [IC del 95%: 20,5-38,6%]) perros. Se observó remisión inmunológica en 27/46 (59%) perros, con remisión clínica en los 27. Una edad más joven (P = 0,04) y la presencia de enfermedad endocrina comórbida (P = 0,04) se asociaron con la remisión clínica. La concentración inicial de AChR Ab (P = 0,02) y la regurgitación (P = 0,04) se asociaron negativamente con la remisión clínica.
  • En esta revisión, la remisión clínica de la MG es menos probable en los perros de más edad y en los que presentan regurgitación o una concentración inicial elevada de AChR Ab, mientras que es más probable en los perros más jóvenes y en los que presentan una enfermedad endocrina comórbida.
ABSTRACTS

La enfermedad periodontal está asociada a la disfunción cognitiva en perros de edad avanzada: Una comparación prospectiva ciega de las puntuaciones visuales de un cuestionario periodontal y uno cognitivo.

Dewey CW, Rishniw M.
Open Vet J. 2021 Apr-Jun;11(2):210-216.

  • En personas, la enfermedad periodontal se ha relacionado con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Una teoría versa sobre que el estado inflamatorio crónico característico de la disbiosis oral en pacientes con enfermedad periodontal conduce a la interrupción de la barrera hematoencefálica, al daño cerebral inducido por citotoxinas y patógenos, y a la acumulación de β-amiloide neurotóxico. En esta teoría inflamatoria de la enfermedad de Alzheimer, el β-amiloide (conocida proteína antimicrobiana) se acumula en respuesta a los patógenos orales. La disfunción cognitiva canina (DCC) se considera un modelo animal natural de la enfermedad de Alzheimer humana. Al igual que en los humanos, la enfermedad periodontal es bastante común en los perros; sin embargo, no se ha identificado una relación entre la enfermedad periodontal y la disfunción cognitiva en perros.
  • El propósito de esta investigación prospectiva era comparar las puntuaciones periodontales visuales (a partir de fotografías orales digitales) con formularios de cuestionarios de evaluación cognitiva numéricos (0-54) en perros viejos con y sin diagnóstico clínico de DCC.
  • Se utilizó una escala visual analógica (0-4) para puntuar la gravedad de la enfermedad periodontal en 21 perros de edad avanzada: 11 perros con un diagnóstico clínico presuntivo DCC y 10 perros sin un historial clínico de deterioro cognitivo. Las personas que puntuaron las fotografías dentales estaban ciegas a toda la información del caso, incluyendo las puntuaciones de la evaluación cognitiva. Las puntuaciones de la evaluación cognitiva se compararon con las puntuaciones de la enfermedad periodontal para todos los perros.
  • Hubo una asociación significativa (p < 0,05) entre las puntuaciones periodontales y cognitivas, siendo más probable que las puntuaciones de deterioro cognitivo sean más altas en los perros con enfermedad periodontal más severa y viceversa. No se identificó ninguna asociación entre la edad y la enfermedad periodontal o el deterioro cognitivo.
  • Aunque en este estudio preliminar no se puede determinar una relación causa-efecto entre la enfermedad periodontal y el deterioro cognitivo, los autores establecen un vínculo entre estos dos trastornos que justificaría una investigación más profunda utilizando criterios más estrictos para evaluar tanto la enfermedad periodontal como la disfunción cognitiva.
ABSTRACTS

Actividad diurna y nocturna en perros con epilepsia idiopática en tratamiento en comparación con los controles no afectados.

J Vet Intern Med. 2021 Jul 5
Barry M, Cameron S, Kent S, Barnes-Heller H, Grady K.

  • En los perros, es sabido que los fármacos antiepilépticos causan letargo, pero hay escasez de datos sobre los efectos de estos fármacos en los niveles de actividad y cómo afectan a la calidad del sueño.
  • El objetivo del estudio era comparar cuantitativamente los niveles de actividad y la actividad nocturna en perros previamente diagnosticados de epilepsia idiopática (EI) que reciben fármacos antiepilépticos en comparación con perros control de la misma edad y raza. Se incluyeron 72 perros con EI y 310 perros control en un estudio observacional paralelo prospectivo de 3 meses de duración. En todos los perros se utilizó un dispositivo de monitorización de la actividad para perros para medir los niveles de actividad diaria y puntuaciones de sueño.
  • Los perros con EI tratados con fármacos antiepilépticos tenían un nivel de actividad basal un 18% más bajo de media en comparación con los perros control (P = 0,005; estimación puntual = 0,82, intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,75-0,90). La combinación de fenobarbital y bromuro potásico se asoció con un descenso medio del 28% en la actividad de los perros con EI en comparación con los perros de control (P = 0,03; estimación puntual = 0,72; IC, 0,62-0,82). Las puntuaciones medias de sueño no fueron significativamente diferentes en los perros con EI que recibieron fármacos antiepilépticos en comparación con los perros de control (P = 0,43). Sin embargo, las dosis más altas de bromuro potásico se asociaron con puntuaciones de sueño más bajas (P = 0,01).
  • Los autores concluyen que los perros con EI que reciben fármacos antiepilépticos tienen niveles de actividad más bajos, pero no hay diferencias en las puntuaciones de sueño, en comparación con los controles. La combinación de fenobarbital y bromuro potásico produjo una mayor disminución de la actividad entre los grupos. Las dosis más altas de bromuro potásico pueden afectar a la actividad nocturna en los perros epilépticos.
ABSTRACTS

El análisis del líquido cefalorraquídeo carece de especificidad diagnóstica en perros con enfermedad vestibular.

Danciu CG, Szladovits B, Crawford AH, Ognean L, De Decker S.
Vet Rec. 2021 Jun 7:e557

  • Aunque el síndrome vestibular es una presentación neurológica común, ni existe mucha información sobre el valor diagnóstico del análisis del líquido cefalorraquídeo (LCR) en el síndrome vestibular en perros.
  • En este estudio se revisaron retrospectivamente las historias clínicas de varios centros y se incluyeron los perros con enfermedad vestibular a los que se les había realizado una resonancia magnética craneal, un análisis del LCR y se les había diagnosticado un síndrome vestibular central o periférico. Los trastornos que afectaban al sistema vestibular central incluían meningoencefalitis de origen desconocido (MUO), neoplasia cerebral, infarto isquémico, empiema intracraneal o toxicidad por metronidazol. Los trastornos que afectaban al sistema vestibular periférico incluían la enfermedad vestibular idiopática, la otitis media/interna o la neoplasia que afectaba a las estructuras del oído interno. Se recogieron datos sobre el número total de células nucleadas (Total nucleated cell concentration TNCC), la concentración total de proteínas (TP) y la evaluación citológica.
  • Un total de 102 perros cumplieron con los criterios de inclusión. La sensibilidad y especificidad del aumento del TNCC del LCR para diferenciar el síndrome vestibular central del periférico fue del 49% y el 90%, mientras que la sensibilidad y especificidad del aumento de la TP fue del 58% y el 39%, respectivamente. La TNCC y la TP en los perros con MUO fueron significativamente mayores que en los perros con enfermedad vestibular idiopática (p = 0,000 y p = 0,004). La MUO se asoció con pleocitosis linfocítica, mientras que la enfermedad vestibular idiopática y el infarto isquémico se asociaron con la presencia de macrófagos activados o citología normal (p = 0,000).
  • En este estudio, aunque en los perros con MUO se observaron anomalías consistentes en el LCR, el análisis del LCR no permitió diferenciar de forma fiable entre el síndrome vestibular central y el periférico. El análisis del LCR no es fiable como única técnica de diagnóstico en perros con enfermedad vestibular
ABSTRACTS

Resultados clínicos a corto plazo en 220 perros con enfermedad discal toraco-lumbar tratados mediante mini-hemilaminectomía.

Elliott RC, Moon C, Zeiler G, Lobetti R.
J S Afr Vet Assoc. 2020 Dec 21;91(0):e1-e8

  • La extrusión del disco intervertebral toraco-lumbar es una afección común en medicina veterinaria. Aunque hay diferentes técnicas quirúrgicas descritas para la descompresión, la mayoría de estas técnicas se basan más en la preferencia o experiencia del cirujano que en la investigación clínica. 
  • El objetivo del estudio era determinar los resultados clínicos (valorando el retorno a la deambulación y la micción), así como las tasas de complicaciones, en una gran cohorte de perros mediante el uso de una mini-hemilaminectomía para la descompresión de la médula espinal toraco-lumbar con extrusiones de disco intervertebral toraco-lumbar Hansen tipo I (IVDE). 
  • Se realizó un estudio retrospectivo de perros presentados por IVDE toraco-lumbar aguda sometidos a descompresión quirúrgica. En total, se realizaron 252 cirugías de descompresión espinal. 
  • Las tasas de recuperación de los pacientes clasificados de 5 a 0 utilizando la puntuación de Frankel modificada (MFS) fueron del 100%, 99%, 100%, 96%, 86% y 64%, respectivamente. La media de días hasta la micción en todos los MFS 5-0 fue de 1,5 (desviación estándar [DE] ± 0,7), 1,8 (DE ± 1), 4,3 (DE ± 1,7), 6,4 (DE ± 2,2), 9,3 (DE 3) y 11,9 (DE ± 2,2), respectivamente. La media de días de deambulación en todos los grupos 5-0 fue de 2 (DE ± 0,7), 2,6 (DE ± 1), 7,6 (DE ± 4,4), 10,1 (DE ± 2,5), 16,1 (DE ± 2,9) y 19,3 (DE ± 2,6), respectivamente. Se observaron complicaciones postoperatorias en 32 de las cirugías, con una tasa de complicaciones del 13%. Las complicaciones menores representaron el 38% de todas las complicaciones, y las mayores constituyeron el 62% de todas las complicaciones. En total, 15 perros murieron o se les aplicó la eutanasia como resultado directo de la extrusión del disco toraco-lumbar o del procedimiento quirúrgico, con una tasa de mortalidad del 6% entre todos los grupos. 
  • En base a estos resultados, los autores sugieren que una mini-hemilaminectomía proporciona resultados clínicos similares a los descritos en la literatura para otros métodos de cirugía descompresiva de la médula espinal. Los resultados obtenidos a corto plazo son similares a otras técnicas quirúrgicas descompresivas descritas en la literatura en perros.
ABSTRACTS

Características clínicas de la miopatía inflamatoria no infecciosa en el perro bóxer.

Hong HP, Thomovsky SA, Lewis MJ, Bentley RT, Shelton GD.
J Small Anim Pract. 2021 May 17

  • El objetivo del estudio era evaluar las características clínicas, el tratamiento, el resultado y la asociación potencial entre la miopatía inflamatoria no infecciosa y la malignidad en perros bóxer.
  • Se realizó un estudio retrospectivo en el que se incluyeron perros bóxer diagnosticados histológicamente con miopatía inflamatoria no infecciosa en el Laboratorio Neuromuscular Comparativo de la Universidad de California en San Diego desde 2010 hasta 2018 y con los registros médicos completos. Se registró la reseña del animal, la historia, los signos clínicos, los hallazgos clinicopatológicos, el tratamiento y el resultado.
  • Se incluyeron 28 perros bóxer con miopatía inflamatoria no infecciosa, de 1 a 11 años de edad. Dieciocho eran machos (16 castrados; dos enteros) y 10 eran hembras (siete castradas; tres enteras). Los signos clínicos incluían debilidad generalizada (n=17), disfagia (n=11) y pérdida de peso (n=10). La actividad de la creatina quinasa en suero estaba elevada en los 20 casos analizados (rango de 908 a 138.000 UI/L). Un perro tenía una infiltración neoplásica de células redondas indiferenciadas dentro del músculo en el momento del diagnóstico de la miopatía inflamatoria. Cinco perros habían tenido mastocitomas y a 21 perros no se les diagnosticó neoplasia antes, en el momento o después del diagnóstico de miopatía inflamatoria. El tratamiento incluyó monoterapia con glucocorticoides (n=12), monoterapia con ciclosporina (n=1) o múltiples medicamentos inmunosupresores (n=14). Seis perros mejoraron neurológicamente, 11 mejoraron, pero recayeron mientras estaban en tratamiento, y siete no mejoraron. Ocho perros fueron eutanasiados, uno murió y cuatro se perdieron durante el seguimiento.
  • Según este estudio, los perros bóxer con miopatía inflamatoria no infecciosa pueden presentar debilidad generalizada y disfagia. El resultado exitoso a largo plazo es poco común. La relación entre la neoplasia y la miopatía inflamatoria no infecciosa en los perros bóxer sigue sin estar clara. Estarían justificados estudios futuros prospectivos con una cohorte mayor.
ABSTRACTS

Comparación de la farmacocinética de comprimidos de levetiracetam administrados por vía intragástrica e intrarrectal en perros sanos no epilépticos.

Takamura H, Chongphaibulpatana P, Uzuka Y
Pol J Vet Sci. 2020 Dec;23(4):491-494

El status epiléptico canino (SEC) se caracteriza por convulsiones epilépticas que duran más de 5 minutos o más de una convulsión con una recuperación incompleta. En la actualidad se suelen prescribir supositorios de diazepam para el SEC. El levetiracetam (LEV) es uno de los fármacos antiepilépticos más nuevos actualmente disponibles. 

  • Este estudio comparó la farmacocinética de la administración intragástrica e intrarrectal de una fórmula oral de LEV en cuatro beagles sanos con propietario como datos de referencia, siendo el mismo propietario quien administraba levetiracetam a los perros en casa. Se recogió sangre para medir las concentraciones plasmáticas de LEV a los 0, 30, 60, 90, 120, 240, 360 y 540 min después de la administración de LEV. 
  • El tiempo para alcanzar la concentración plasmática máxima (Tmáx) fue notablemente más corto con la administración intrarrectal (45±26 min) que con la administración intragástrica (270±99 min). 
  • Según los datos de este estudio, la administración intrarrectal de comprimidos de LEV podría ser una opción eficaz para el tratamiento de las convulsiones caninas, pero podría suponer un límite para el tratamiento de la SEC porque la tasa de absorción no es lo suficientemente rápida.