Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Neurología

ABSTRACTS

Investigación del uso de suplementos dietéticos en perros con epilepsia idiopática

Berk BA, Packer RMA, Law TH, Volk HA.
Res Vet Sci. 2018 Aug;119:276-284

  • La epilepsia es el trastorno neurológico crónico más común en los perros. Se ha demostrado que algunas dietas tienen un impacto positivo sobre la actividad convulsiva en perros con epilepsia idiopática (IE), mientras que otras dietas y suplementos dietéticos (DS), aunque se comercializan como beneficiosas para la salud, carecen de evidencia científica concluyente sobre sus efectos beneficiosos reales.

  • En este estudio, se diseñó un cuestionario on-line para evaluar cómo y por qué los dueños de perros con IE usan diferentes regímenes dietéticos y DS. La cohorte del estudio, con 297 respuestas válidas, consistió principalmente en perros de raza pura (82.5%) machos castrados (52.9%).

  • Más de dos tercios de los dueños (67.7%) cambiaron la dieta de sus perros después de recibir el diagnóstico de IE. Casi la mitad de los propietarios (45,8%) informaron que les daban DS a sus perros, siendo el más común el aceite de coco o el aceite derivado de triglicéridos de cadena media (71,3%). Algunas justificaciones del uso de DS por parte de los propietarios incluyeron la mejora de la frecuencia de las convulsiones (88.2%), la severidad de las convulsiones (61.8%) y la protección contra los posibles efectos secundarios de los medicamentos (62.5%).

  • Los autores concluyen que muchos dueños administran DS a sus perros con IE. Las propiedades farmacocinéticas de los fármacos antiepilépticos, como la eficacia, la absorción y el aclaramiento pueden verse influidas por otros medicamentos, dietas y posiblemente por algunos DS, por lo que se propone reconsiderar y monitorizar el uso de DS por veterinarios en el manejo de la epilepsia canina

ABSTRACTS

Fracturas de la segunda vértebra cervical en 66 perros y 3 gatos: un estudio retrospectivo

Schmidli FE, Stein VM, Aikawa T, Boudrieau RJ, Jeandel A, Jeffery N, Jurina K, Moissonnier P, Rupp S, Vidondo B, Forterre F.
Vet Comp Orthop Traumatol. 2019 May;32(3):200-206

  • En medicina humana, las fracturas de la segunda vértebra cervical se han estudiado y clasificado en detalle. Esto no es así en medicina veterinaria donde las decisiones clínicas se basan a menudo en estudios anteriores centrados en la columna cervical en general.
  • El objetivo de este estudio fue describir las características clínicas, los tipos de fracturas, las opciones terapéuticas y los resultados en perros y gatos con fractura de axis. Se diseñó un estudio multiinstitucional de serie de casos retrospectivos.
  • Las razas de perros más representadas fueron los perros cruzados y Labrador Retriever fueron las razas de perros más representadas. La edad media fue de 2 años. El accidente automovilístico fue la causa de ocurrencia más frecuente, seguida de una colisión de tipo frontal. Los déficits neurológicos más comunes variaron desde dolor cervical con o sin ataxia leve (22/68) hasta tetraparesia (28/68) y tetraplejia (11/68). En cuanto al tratamiento, 37 de 69 pacientes se sometieron a estabilización quirúrgica de la fractura, 27/69 recibieron terapia conservadora y 5/69 se eutanasiaron inmediatamente. De todos los casos tratados, 52/58 mostraron una recuperación ambulatoria (23/25 de los casos tratados de forma conservadora y 29/33 de los casos tratados quirúrgicamente), de los que en 40/52 casos se logró una recuperación completa sin persistencia de signos clínicos
  • Según los datos evaluados, se concluye que las fracturas del axis son más comunes en perros jóvenes. En muchos casos, los déficits neurológicos son relativamente leves. En general, los animales con fractura de axis tienen un pronóstico muy bueno en cuanto a la recuperación funcional. En este estudio, el riesgo de mortalidad perioperatoria es considerablemente fue menor que el reportado previamente en otros estudios.
ABSTRACTS

Anormalidades ecográficas renales están asociadas a una baja tasa de filtración glomerular determinada por scintigrafía en perros

Mattei C, Pelander L, Hansson K, Uhlhorn M, Olsson U, Häggström J, Ljungvall I, Ley CJ.
Vet Radiol Ultrasound. 2019 May 3

  • La ecografía proporciona información sobre la morfología del riñón, pero faltan estudios que relacionen las anomalías estructurales y funcionales en la enfermedad renal crónica (ERC).
  • El objetivo de este estudio descriptivo de corte transversal fue comparar las anomalías ecográficas en modo B de cada riñón individualmente (IK) con la tasa de filtración glomerular de cada IK (TFG) estimada por gammagrafía y normalizada con el volumen de plasma (VP) en perros, para evaluar si los hallazgos ecográficos observados estaban asociados con un bajo IKTFG / PV.
  • Se incluyeron prospectivamente 80 perros de propiedad privada con y sin sospecha clínica de ERC, y se evaluaron de forma independiente la ecografía renal y el IKTFG / PV. Se evaluaron las imágenes ecográficas retrospectivamente para detectar anomalías subjetivas (forma, hiperecogenicidad medular y cortical) y se midió el tamaño del riñón. El punto de corte normal del IKGFR / PV se obtuvo de perros en el grupo de estudio sin antecedentes y signos clínicos de enfermedad renal y resultados normales de análisis de sangre y orina (n = 28) y fue de 16.84 ml / min / L. Los riñones se clasificaron según cambios ecográficos normales, leves, moderados y graves dentro de las anomalías subjetivas previamente descritas.
  • Se encontraron asociaciones entre un IKTFG / PV bajo y la forma de riñón anormal (P = .0004), hiperecogenicidad cortical (P = .0008), hiperecogenicidad medular (P <.0001) y bajo volumen renal (P = .0092). El valor de IKTFG / PV disminuyó significativamente con el aumento de la gravedad de la categoría según los cambios ecográficos. La combinación de anomalías subjetivas ecográficas tuvo una alta sensibilidad (93,8%) y una especificidad moderada (65,7%) para detectar un IKTFG / PV bajo. Los riñones con IKTFG / PV normal tuvieron una baja frecuencia de cambios ecográficos leves.
  • Los hallazgos de este estudio indican que los riñones con un mayor número y grado de anomalías ecográficas subjetivas tienen mayor probabilidad de tener un IKGFR / PV más bajo.

 

ABSTRACTS

La recolección de líquido cefalorraquídeo en EDTA o en tubos normales sin aditivos no afecta el análisis estándar del líquido en perros

Koch BC, Daniels LO, Thomsen LT, Nielsen MBM, Berendt M, Gredal H.
Acta Vet Scand. 2019 May 6;61(1):23

  • Para su análisis, el líquido cefalorraquídeo (LCR), puede ser recogido en ácido etilendiaminotetraacético (EDTA) o en tubos normales sin aditivos. Presumiblemente, el EDTA contribuye a una mejor preservación celular, aunque causa una elevación falsa en la concentración de proteínas totales y diluye la muestra de LCR, lo que puede afectar la interpretación diagnóstica.
  • El objetivo de este estudio era determinar si la elección del tubo (EDTA o normales sin aditivos) influía en los resultados de un análisis estándar de LCR. Se incluyeron 32 muestras pareadas de LCR estabilizadas con EDTA y en tubos normales sin aditivos  .
  • No hubo diferencias estadísticamente significativas en las concentraciones semicuantitativas de proteínas cuando se compararon muestras entre los dos tubos (P> 0,99). El recuento total de células nucleadas no difirió significativamente entre los dos tubos (P = 0,85). No hubo diferencias significativas en los recuentos celulares diferenciales entre los dos tubos, al evaluar las células polimorfonucleares (P = 0,90), los linfocitos (P = 0,84) y los monocitos / macrófagos (P = 0,86). Además, no hubo diferencias significativas en la preservación de la morfología celular al evaluar preparaciones citológicas a partir de muestras de tubos normales sin aditivos o las estabilizadas con EDTA (P = 0,45).
  • En base a los resultados, los autores concluyen que la recolección de LCR en tubos con EDTA no influye en el resultado del análisis estándar de LCR. No se pudo demostrar en este estudio un supuesto efecto positivo del EDTA sobre la preservación celular 
ABSTRACTS

La infección asintomática por leptospira está asociada a la enfermedad renal crónica en perros

Sant'Anna R, Vieira AS, Oliveira J, Lilenbaum W.
Comp Immunol Microbiol Infect Dis. 2019 Feb;62:64-67

  • La leptospirosis canina se caracteriza por presentar un curso agudo o crónico. Algunos perros pueden actuar como portadores asintomáticos, manteniendo el patógeno en los túbulos renales y eliminándolo en la orina durante un período prolongado. La enfermedad renal crónica (ERC) es multifactorial y su fisiopatología ya ha sido ampliamente discutida.
  • El objetivo del estudio fue investigar si en perros en regiones endémicas, la aparición de una ERC podría estar asociada con una infección asintomática de leptospira. Se realizaron serología para mediar anticuerpos y PCR en orina en 16 perros con ERC y en 48 perros sanos de un área endémica.
  • Se observó que la eliminación del patógeno por orina era más común en los perros con ERC (75%) que en los perros sin ERC (20,8%).
  • Los resultados acreditan que la infección asintomática por leptospira está asociada con la enfermedad renal crónica canina y que en perros de áreas endémicas que presentan ERC, es importante incluirla en el diagnóstico diferencial. La detección temprana de los perros que eliminan el patógeno, además del impacto obvio en la salud pública también puede ayudar a mejorar la salud animal e influenciar en el desarrollo de la ERC.

 

ABSTRACTS

Pancreatitis aguda y lesión renal aguda en perros

Gori E, Lippi I, Guidi G, Perondi F, Pierini A, Marchetti V.
Vet J. 2019 Mar;245:77-81

  • La pancreatitis aguda y la lesión renal aguda son comorbilidades bien documentadas en medicina humana. Los perros que durante la hospitalización desarrollan una lesión renal aguda tienen tasas de mortalidad significativamente más altas que los que no lo hacen.
  • El objetivo de este estudio fue evaluar la prevalencia de lesión renal aguda en perros con pancreatitis aguda y el valor pronóstico que pueden ofrecer diversos parámetros clínico-patológicos. Se identificaron retrospectivamente 75 casos de pancreatitis aguda presentados entre enero de 2012 y junio de 2016. El diagnóstico de pancreatitis aguda se basó en dos o más de los siguientes signos clínicos: dolor abdominal, diarrea, vómitos o anorexia / falta de apetito, no existencia de otra enfermedad abdominal extra pancreática en la ecografía abdominal y prueba de SNAP cPL anormal. El diagnóstico de lesión renal aguda se basó en las guías de la Sociedad Internacional de Interés Renal. Los perros fueron clasificados en sobrevivientes y no sobrevivientes. En el momento de ingreso, se evaluaron la creatinina sérica, urea, amilasa, calcio total, colesterol total, proteína C reactiva, número de leucocitos y presencia de neutrófilos de banda, así como el cálculo del índice de gravedad clínica. Se compararon los datos clínicos y clínico-patológicos entre sobrevivientes y no sobrevivientes.
  • Un índice de gravedad clínica ≥6.5 se asoció con un mal resultado final (P = 0.0011). Las concentraciones séricas de urea y creatinina en el momento del ingreso fueron significativamente más bajas en los sobrevivientes que en los no sobrevivientes (P <0,0001 y P = 0,0002, respectivamente). En 17/65 perros (26,2%) se diagnosticó lesión renal aguda y se asoció con una mala evolución (P <0,0001). La oligoanuria se asoció con una mala evolución (p = 0,0294).
  • Los autores concluyen que un elevado del índice de gravedad clínica y la azotemia en perros con pancreatitis aguda se asocian con un mayor riesgo de mortalidad. La lesión renal aguda puede ser una comorbilidad de la pancreatitis aguda canina. La presencia de oligoanuria se asocia con una mala evolución.
ABSTRACTS

Ocurrencia de anormalidades cardiacas en perros con meningitis arteritis que responde a los esteroides

Spence S, French A, Penferis J, Macfarlane L, Guitierrez-Quintana R, Dickson L, Holmes K, McLauchlan G.
J Small Anim Pract. 2019 Feb 11

  • El objetivo de este estudio era documentar la prevalencia de anomalías cardíacas en los perros con meningitis arteritis que responde a los esteroides y evaluar la resolución de estas anomalías después de la terapia con corticosteroides.
  • Se diseñó un estudio prospectivo que incluyó 14 perros en los que se diagnosticó una meningitis arteritis con respuesta a los esteroides basándose en la reseña del animal, los hallazgos del examen físico, el hemograma completo, la bioquímica sanguínea y el análisis del LCR. En todos los casos se realizó una ecocardiografía, y mediciones de la proteína C reactiva y la troponina I cardíaca, antes y 10 a 14 días después de comenzar el tratamiento con corticosteroides. En algunos perros también se valoró el fibrinógeno
  • Se identificó un aumento de la troponina I cardíaca 5/14 perros y se detectaron anomalías ecocardiográficas en 12 de los 14 perros, incluyendo contraste ecográfico espontáneo (12 de 14), derrame pericárdico leve (5 de 14) y disminución de la fracción de acortamiento (5 de 14). Todos los perros mostraron un aumento de la proteína C reactiva y el fibrinógeno aumentó en 11 de 12. El tratamiento con corticosteroides se asoció con una mejoría clínica y una normalización de la proteína C reactiva en todos los perros. Los niveles de troponina I cardíaca se normalizaron en 4/5 y el fibrinógeno se normalizó en 5/5 perros en que se volvió a analizar. El contraste ecográfico espontáneo mejoró o se resolvió por completo en 12 de 12 y el derrame pericárdico se resolvió en 5/5. La fracción de acortamiento se normalizó en 2/5 perros.
  • Los autores concluyen que los cambios cardíacos en los perros con meningitis arteritis que responde a los esteroides son comunes, y la mayoría se resuelven con la terapia. Se necesitaría una investigación adicional sobre la causa y el significado de estos cambios para determinar si estaría indicado un tratamiento antitrombótico o un tratamiento inotrópico positivo.

 

ABSTRACTS

Ensayo clínico prospectivo comparando la administración de fenobarbital transdérmica con la oral en gatos epilépticos

Barnes Heller HL, Trepanier LA, Robertson M, Mei C.
J Feline Med Surg. 2019 Jan 28

  • El objetivo de este estudio fue comparar las concentraciones séricas de fenobarbital, los efectos adversos y la satisfacción del cliente durante 14 semanas de administración transdérmica frente a la administración oral de fenobarbital a gatos epilépticos.
  • Se diseñó un estudio prospectivo en el que se incluyeron 9 gatos con epilepsia idiopática presunta o diagnosticada. Se administró fenobarbital oral (PO-PB) de las semanas 1 a 14 (dosis inicial media de 3.8 mg / kg [2.0-5.4 mg / kg / día] q12 h) y fenobarbital transdérmico (TD-PB) de las semanas 14 a 28 (dosis inicial media de 18.8 mg / kg / día [17.6-24.0 mg / kg / día] q12h). Se midieron las concentraciones séricas de fenobarbital en las semanas 2, 14, 16 y 28. En las semanas 14 y 28 se complementaron unos cuestionarios de satisfacción del cliente y se realizaron análisis sanguíneos.
  • Las concentraciones séricas de fenobarbital medias durante la administración oral fueron 21 µg / ml (rango observado 11-40 µg / ml) en la semana 2, y 22 µg / ml (8-35 µg / ml) en la semana 14. Durante la administración de la dosis más alta TD-PB, las concentraciones séricas de fenobarbital fueron 18 µg / ml (0-42 µg / ml) en la semana 16 y 17 µg / ml (7-50 µg / ml) en la semana 28. Las concentraciones séricas de fenobarbital se correlacionaron significativamente con la dosis de PO en la semana 2 (r = 0.75, P = 0.03) pero no en las semanas 16 y 28. De forma significativa, se necesitaron más ajustes de dosis durante la fase de administración TD, (P = 0.03) pero aún y así, 6/9 propietarios (67%) preferían la administración de TD a la PO. Los efectos adversos fueron leves y comparables en ambos grupos.
  • En este estudio, algunos gatos alcanzaron concentraciones séricas de fenobarbital terapéuticas utilizando TD-PB a 18 mg / kg / día q12h. Se observó una mala correlación entre la dosis administrada TD y las concentraciones séricas de fenobarbital. Además, se requirieron más ajustes de dosis durante la administración TD. Los hallazgos de este estudio sugieren que se requiere una estrecha vigilancia terapéutica del fármaco si se prescribe la TD-PB en gatos.
ABSTRACTS

Signos clínicos, hallazgos de imagen y evolución en 12 casos de oftalmoparesia / oftalmoplejía interna felina

Hamzianpour N, Lam R, Tetas R, Beltran E.
Vet Ophthalmol. 2018 Jul;21(4):382-390En este estudio retrospectivo se describen los signos clínicos, los hallazgos en las imágenes y el resultado de la oftalmoparesia / oftalmoplejía interna felina. Se revisaron los registros médicos entre 2008 a 2015 co

  • En este estudio retrospectivo se describen los signos clínicos, los hallazgos en las imágenes y el resultado de la oftalmoparesia / oftalmoplejía interna felina. Se revisaron los registros médicos entre 2008 a 2015 con unos criterios de inclusión que incluyeron a gatos que se presentaron con oftalmoparesia / oftalmoplejía interna, fueron sometidos procedimientos diagnósticos de imagen y tenían información de seguimiento disponible. En total se identificaron 12 casos de oftalmoparesia / oftalmoplejía interna felina.
  • Nueve gatos tenían afectación unilateral, y 3 bilateral. Los gatos afectados tenían una edad media de 10,54 años (rango 5,75 a 13,17), y estaban afectados ambos sexos de diferentes razas (nueve machos; tres hembras). Se observaron signos clínicos que incluían un estado mental anormal (n = 9; 75%) y anomalías neurológicas adicionales (n = 10; 83%). Se realizaron resonancia magnética y / o tomografía computarizada (IRM / TC) de la cabeza en diez gatos, revelando una lesión masiva con diferentes ubicaciones en todos los casos. En dos gatos se diagnosticó linfoma multicéntrico mediante ecografía abdominal y citología. Los doce gatos fueron sacrificados debido al deterioro de los signos clínicos y / o problemas de calidad de vida. El tiempo medio desde el diagnóstico hasta la eutanasia fue de 3,5 días (rango de 0 a 80 días).
  • El estudio concluye que la oftalmoparesia / oftalmoplejía interna felina rara vez se presenta como único signo clínico en un hospital de referencia. Para alcanzar un diagnóstico definitivo en estos casos pueden ser necesarias imágenes avanzadas (IRM/ TC). Sin embargo, en gatos con signos clínicos sistémicos se recomendaría una ecografía abdominal como prueba diagnóstica menos costosa y menos invasiva para investigar más a fondo la posible etiología de la oftalmoparesia / oftalmoplegia interna antes de la realización de estos procedimientos de imagen. Los casos felinos con oftalmoparesia interna / oftalmoplejía asociada con otros signos intracraneales y / o signos clínicos sistémicos tienen un mal pronóstico

 

ABSTRACTS

Neurotoxicidad inducida por metronidazol en 26 perros

Tauro A, Beltran E, Cherubini GB, Coelho AT, Wessmann A, Driver CJ, Rusbridge CJ.
Aust Vet J. 2018 Dec;96(12):495-501

  • El metronidazol es un medicamento antibacteriano, antiprotozoario y antihelmíntico de uso muy común en medicina veterinaria. En este trabajo se describen casos de neurotoxicidad asociados con la administración del fármaco. Se revisaron retrospectivamente los registros médicos entre 2004 y 2017 de cuatro hospitales de referencia veterinarios. Los criterios de inclusión fueron, la presencia de signos neurológicos compatibles con la toxicidad del metronidazol, una historia clínica que respaldase la terapia reciente con metronidazol y la resolución de los signos clínicos al interrumpir la administración de metronidazol.
  • Se identificaron un total de 26 perros con signos clínicos que apoyaban el diagnóstico de neurotoxicidad por metronidazol. La edad media de presentación fue de 7,2 años (rango, 0,1 a 12 años); la duración media del tratamiento fue de 35 días (rango, 5-180 días); la dosis media de tratamiento fue de 21 mg / kg BID (rango, 13-56 mg / kg cada 12 h); La resolución mediana de los signos clínicos al interrumpir el tratamiento con metronidazol fue de 3 días (rango, 1-26 días). En 19 casos se realizó una resonancia magnética del cerebro, y solo un perro tenía lesiones cerebrales que afectaban a los núcleos dentados, similares a los que aparecen en esta enfermedad en los humanos.
  • Los autores resaltan que, en esta revisión, encontraron evidencia de neurotoxicidad en perros a dosis mucho más bajas que las reportadas anteriormente, y por lo tanto sugieren precaución al administrar metronidazol en dosis> 40 mg / kg cada 24 h, independientemente de la duración del tratamiento.