Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Oncología

ABSTRACTS

Datos clínicos, particularidades de las imágenes y desenlace de la enfermedad orbital inflamatoria y neoplásica en 81 perros y 16 gatos en Australia (2010-2019).

Coall SM, Premont JE, Flatz K, Hindley K, Groth A, Billson FM.
Vet Ophthalmol. 2021 Sep 23

  • El objetivo del estudio era caracterizar la presentación clínica, las particularidades de las imágenes y el desenlace de la enfermedad orbital en una población de referencia de perros y gatos a los que se les realizó una tomografía computarizada (TC) o una resonancia magnética (RM).
  •  Se incluyeron los animales a cargo de clientes remitidos por enfermedad orbital que se sometieron a un examen oftalmológico y a una RM o TC de la cabeza. Se compararon las características demográficas y de imagen entre los animales diagnosticados de enfermedad inflamatoria y de enfermedad neoplásica
  • Se incluyeron 97 animales (81 perros y 16 gatos). A 84 y 13 pacientes se les realizó una TC y una RMN, respectivamente. Tanto en perros (59% frente a 41%) y gatos (62% frente a 39%), se detectó con mayor frecuencia la enfermedad orbital inflamatoria que la neoplasia. La celulitis orbital fue el diagnóstico más común en perros (36/81, 44,4%) y gatos (8/16, 80%). En el 36,1% de los perros con celulitis orbital se sospechó la presencia de un cuerpo extraño, pero sólo se recuperaron 3 durante la orbitotomía. En 3 muestras se identificaron bacterias multirresistentes que influyeron en los protocolos de tratamiento. Las neoplasias más comunes fueron el sarcoma (10/30) y el carcinoma (7/30) en perros y el linfoma en gatos (3/6). Los hallazgos de imagen de osteólisis (p = 0,0002) y extensión intracraneal (p = 0,0001) se asociaron significativamente con la neoplasia en los perros. Por el contrario, la extensión de la osteólisis estaba presente en los gatos con enfermedad orbital tanto inflamatoria (7/10) como neoplásica (6/6).
  • En los animales de este estudio la enfermedad inflamatoria, particularmente la celulitis orbital, fue más común que la neoplasia en perros y gatos con enfermedad orbital. Se debería incluir el cultivo y la susceptibilidad bacteriana como parte del trabajo de diagnóstico cuando se sospecha de celulitis orbital.
ABSTRACTS

Estudio retrospectivo de tumores suprarrenales secretores de aldosterona y progesterona en 10 gatos.

Harro CC, Refsal KR, Shaw N, Alston SM, Folger W, Gross C, Cousins WM, Monahan CF, Mazaki-Tovi M, Langlois DK.
J Vet Intern Med. 2021 Sep 2

  • El hiperaldosteronismo primario causado por una neoplasia suprarrenal está bien descrito en gatos. En un subgrupo de los gatos afectados por hiperaldosteronismo primario se producen múltiples anomalías de los corticosteroides, pero sólo existen varios informes de casos sobre las características de este síndrome
  • El objetivo del estudio era describir una serie de gatos con tumores suprarrenales que secretan aldosterona y corticosteroides adicionales. Se incluyeron 10 gatos con múltiples tumores adrenocorticales secretores de corticoides.

Se llevó a cabo un aserie de casos de naturaleza retrospectiva donde se recogieron los informes médicos de gatos con tumores suprarrenales que secretaban tanto aldosterona como progesterona. De los informes médicos se registraron los datos relativos a los hallazgos históricos, las características clinicopatológicas, los tratamientos y los desenlaces.

  • Los 10 gatos tenían diabetes mellitus además de ciertas características bioquímicas de hiperaldosteronismo como hipocalemia. Se observaron concentraciones elevadas de corticosterona en los 3 gatos en los que se midió este corticosteroide. Los exámenes ecográficos revelaron tumores suprarrenales unilaterales en los 10 casos, y la glándula suprarrenal contralateral estaba atrofiada o no se identificó en 5 gatos. Tres de 4 gatos desarrollaron hipoadrenocorticismo después de la adrenalectomía quirúrgica. Tres gatos alcanzaron la remisión diabética después de la adrenalectomía. Dos gatos tratados con adrenalectomía sobrevivieron >1 año, 1 gato sobrevivió 6,5 meses, y 1 gato estaba vivo 5,5 meses después del diagnóstico. La supervivencia >1 año se produjo en 2 de 4 gatos tratados sólo con tratamiento médico. Dos gatos no fueron tratados.
  • En gatos con tumores suprarrenales secretores de aldosterona  se debería considerar la presencia de múltiples anomalías de corticosteroides, especialmente en aquellos con diabetes mellitus concurrente. Tanto el tratamiento quirúrgico como el médico pueden llevar a una supervivencia a largo plazo, aunque la remisión diabética se documentó sólo en los gatos a los que se les realizó una adrenalectomía.
ABSTRACTS

El riesgo de cáncer de vejiga y linfoma en perros se asocia a los índices de contaminación según el lugar de residencia.

Smith N, Luethcke KR, Craun K, Trepanier L.
Vet Comp Oncol. 2021 Sep 4

  • En las personas el carcinoma urotelial (UCC) y el linfoma no Hodgkin se consideran cánceres ambientales. En perros no existe mucha información sobre el riesgo ambiental de UCC y linfoma.
  • El objetivo de este estudio era determinar si los perros con estos cánceres, en comparación con perros control no afectados, viven en lugares con mayores contaminantes en el agua del grifo o con mayores niveles de contaminación atmosférica, según las mediciones de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y las estimaciones de riesgo de exposición química de la Evaluación Nacional de Tóxicos del Aire. Se incluyeron perros con direcciones domiciliarias disponibles de dos poblaciones de casos y controles publicadas anteriormente: 66 perros con UCC y 70 controles no afectados; y 56 perros Boxer con linfoma y 84 controles Boxer no afectados. 
  • Los trihalometanos totales del agua del grifo, que son subproductos de la desinfección del agua, eran más de 3 veces superiores en los lugares de residencia de los casos de UCC en comparación con los controles (P < 0,0001), y una mayor proporción de perros con UCC vivían en lugares que superaban los límites de ozono de la EPA (41,8%) en comparación con los controles (13,6% P = 0,0008). Más Boxers con linfoma vivían en lugares que excedían los límites de ozono de la EPA (52,1%) en comparación con los controles (29,0%; P = 0,018), con estimaciones de riesgo de exposición más altas para el 1,3-butadieno y el formaldehído en el aire (P = 0,004-0,005). 
  • Estos datos apoyan la hipótesis de que los contaminantes del agua del grifo y los contaminantes ambientales transmitidos por el aire contribuyen al riesgo de carcinoma urotelial y linfoma en perros. Si estos resultados reflejaran relaciones causales, sería posible que las unidades de filtración del agua del grifo y los controles más eficaces de la contaminación del aire pudieran disminuir la incidencia general de estos cánceres en los perros
ABSTRACTS

Masas cutáneas en perros menores de 1 año: 2554 casos (2006-2013).

Kim D, Dobromylskyj MJ, O'Neill D, Smith KC.
J Small Anim Pract. 2021 Aug 31

  • El objetivo de este estudio era utilizar una gran base de datos de histopatología para determinar la incidencia y naturaleza de las masas cutáneas en perros jóvenes de 0 a 12 meses de edad.
  • Se revisaron un total de 2554 envíos recibidos en un gran laboratorio de diagnóstico de histopatología de perros de 0 a 12 meses de edad, diagnosticados clínicamente con una masa cutánea entre 2006 y 2013. Se recogió el diagnóstico histológico y el lugar de la lesión, junto con la edad, la raza y el sexo del perro.
  • La masa cutánea más común encontrada en este estudio fue el histiocitoma (n=2212, 86,6%). La mayoría de todas las presentaciones eran neoplásicas (n=2408, 94,3%), y la mayoría de ellas eran benignas (n=2372, 98,5%). Casi todas las lesiones neoplásicas benignas eran de origen celular redondo (n=2229, 94,0%), mientras que la mayoría de las lesiones no neoplásicas eran de origen epitelial (n=136, 93,8%). Las cinco masas cutáneas más comúnmente diagnosticadas en perros jóvenes fueron el histiocitoma, el papiloma, el quiste dermoide, el quiste folicular y el mastocitoma. Se demostró una predisposición masculina para el histiocitoma (odds ratio 1,72) y el mastocitoma (odds ratio 2,18) con una fuerte predilección por la región de las extremidades (30,8% y 27,8% respectivamente). Los quistes dermoides y los quistes foliculares se encontraron con mayor frecuencia en la piel del abdomen (64,7% y 52,3% respectivamente), con predilección por los Boxers (25,9% de quiste dermoide y 25,0% de quiste folicular).
  • En este estudio, una gran proporción de masas cutáneas en perros jóvenes evaluadas eran neoplásicas y benignas. La masa cutánea más común en los perros jóvenes era el histiocitoma. Pueden aparecer tumores en los perros de este grupo de edad, y en los pacientes jóvenes que presentan una masa cutánea deben considerarse como un posible diagnóstico diferencial.
ABSTRACTS

Estudio retrospectivo y análisis de supervivencia en perras con tumores mamarios esterilizadas al mismo tiempo que la mastectomía.

Banchi P, Morello EM, Bertero A, Ricci A, Rota A.
Vet Comp Oncol. 2021 Aug 5

  • El objetivo del este estudio era evaluar retrospectivamente si realizar la esterilización simultáneamente a la mastectomía aumentaba la supervivencia libre de enfermedad (SLE) en perras con tumores mamarios e investigar la utilidad de los datos clínicos a la hora de diseñar un plan quirúrgico que incluya la gonadectomía. 
  • Se recuperaron las características de 225 perras que suponían 489 tumores. De las 116 perras operadas, 52 se sometieron a mastectomía y ovariectomía, 46 a mastectomía sola y 18 ya estaban esterilizadas en el momento de la mastectomía. 
  • La SLE fue más larga para las perras sometidas a ovariectomía y mastectomía en comparación con las que se dejaron intactas (p = 0,00064) o que ya estaban esterilizadas (p = 0,0098). El estado de esterilización afectó al tamaño del tumor (esterilizada: 2,75 cm ± 2,72; intacta: 1,76 cm ± 2,04; p = .039), pero no a la malignidad (p > .05). Se detectaron diferencias de edad entre los animales con tumores benignos y malignos (años: 9,1 ± 2,8 y 10 ± 2,3; p = 0,004), con tumores múltiples y únicos (años: 10,18 ± 2,6 y 9,3 ± 2,8; p = 0,007), y entre perras de raza pura y mixta (años: 10,46 ± 1,78 y 9,27 ± 2,68; p = 0,005). Los tumores malignos eran más grandes que los benignos (2,17 cm±2,31 y 1,34 cm ±1,82; p = .005) y el tamaño aumentaba según el grado de malignidad. La SLE fue más corta para los animales que presentaban tumores de >2 cm de tamaño (p < .006) y con tumores en el primer par de glándulas mamarias torácicas (p = .00009). 
  • Los autores sugieren que se debería sugerir la gonadectomía a los propietarios de perras intactas con tumores mamarios y se debería considerar cuidadosamente la edad, el tamaño del tumor y la localización al realizar la cirugía.
ABSTRACTS

Hallazgos clínicos, manifestaciones neurológicas y supervivencia de perros con insulinoma: 116 casos (2009-2020).

Ryan D, Pérez-Accino J, Gonçalves R, Czopowicz M, Bertolani C, Tabar MD, Puig J, Ros C, Suñol A.
J Small Anim Pract. 2021 Jul;62(7):531-539.

  • El objetivo del estudio era revisar los hallazgos clínicos y el desenlace en perros diagnosticados de insulinoma, y evaluar qué factores podrían predecir la supervivencia global. Además, también se pretendía describir las manifestaciones neurológicas de esta población y su correlación con la supervivencia. 
  • Se realizó un estudio multicéntrico retrospectivo de los casos de insulinoma canino (2009 a 2020). La identificación, la historia clínica, la exploración neurológica, los hallazgos diagnósticos, el tratamiento y el desenlace se obtuvieron de los informes clínicos. Se incluyeron 116 casos entre todos los centros.
  •  La mediana de duración de los signos clínicos antes de la presentación fue de 1,5 meses. Los signos clínicos de presentación más comunes fueron la debilidad (59,5%), ataques epilépticos (33,6%) y cambios de conciencia o comportamiento (27,6%). En 3 perros hubo la sospecha de discinesia paroxística. Treinta y dos perros tenían un examen neurológico anormal, que mostraba con mayor frecuencia, un nivel reducido de conciencia con disminución de la capacidad de respuesta a los estímulos (entre el letargo y el estupor) (28,1%), disminución de los reflejos de retirada (21,9%) y ausencia de respuesta de amenaza (18,8%). La supervivencia global de los perros sometidos a cirugía (20 meses) fue significativamente mayor que en los tratados médicamente (8 meses; cociente de riesgo ajustado: 0,33; intervalo de confianza del 95%: 0,18, 0,59). La presencia de metástasis fue la única otra variable asociada al pronóstico (cociente de riesgo ajustado: 1,72; intervalo de confianza del 95%: 1,02, 2,91).
  • Los autores destacan que los signos clínicos del insulinoma canino son vagos e inespecíficos, siendo la debilidad, los ataques epilépticos y los cambios en la mentalidad o el comportamiento los más comúnmente reportados. Las principales manifestaciones neurológicas fueron la obturación mental y la neurolocalización en el cerebro anterior. Los perros sometidos a cirugía tuvieron una mayor supervivencia global en comparación con los casos tratados médicamente, y los perros con metástasis tuvieron una menor supervivencia global independientemente de la modalidad de tratamiento. Las anomalías en el examen neurológico no se correlacionaron con el pronóstico.
ABSTRACTS

Lesiones digitales en perros: un análisis estadístico por razas de 2.912 casos.

Grassinger JM, Floren A, Müller T, Cerezo-Echevarria A, Beitzinger C, Conrad D, Törner K, Staudacher M, Aupperle-Lellbach H.
Vet Sci. 2021 Jul 17;8(7):136.

  • Aunque la predisposición de raza a las neoplasias digitales caninas es bien conocida, hasta ahora no existe ningún análisis estadístico que identifique las razas menos afectadas. Para ello, se analizaron estadísticamente 2912 dedos caninos amputados enviados entre 2014 y 2019 al Laboklin GmbH & Co. KG para realizar diagnósticos de rutina. 
  • La población de estudio estaba formada por 155 razas diferentes (las más comunes: 634 mestizos, 411 Schnauzers, 197 Labradores Retriever, 93 Golden Retriever). Había procesos no neoplásicos en 1246 (43%), lesiones de tipo tumoral en 138 (5%) y neoplasias en 1528 casos (52%). Los tumores benignos (n = 335) se caracterizaban por 217 queratoacantomas subungueales, 36 histiocitomas, 35 plasmocitomas, 16 papilomas, 12 melanocitomas, 9 tumores de las glándulas sebáceas, 6 lipomas y 4 tumores óseos. Las neoplasias malignas (n = 1193) incluían 758 carcinomas de células escamosas (CCE), 196 melanomas malignos (MM), 76 sarcomas de tejidos blandos, 52 mastocitomas, 37 sarcomas no especificados, 29 neoplasias anaplásicas, 24 carcinomas, 20 tumores óseos y 1 sarcoma histiocítico. Las razas predispuestas para el CCE fueron el Schnauzer (log OR = 2,61), el Briard (log OR = 1,78), el Rottweiler (log OR = 1,54), el Caniche (log OR = 1,40) y el Teckel (log OR = 1,30). Los Jack Russell Terrier (log OR = -2,95) estaban significativamente menos afectados por el CCE que los Mestizos. Los MM acrales fueron significativamente más frecuentes en los Rottweiler (log OR = 1,88) y los Labrador Retriever (log OR = 1,09). En cambio, los Dachshunds (log OR = -2,17), los Jack Russell Terrier (log OR = -1,88) y los Rhodesian Ridgebacks (log OR = -1,88) se vieron raramente afectados. Esto contrasta con la conocida predisposición de los Dachshunds y los Rhodesian Ridgebacks a las neoplasias melanocíticas orales y cutáneas. 
  • Se necesitarían más estudios para explicar las razones subyacentes para la predisposición o "resistencia" de las razas al desarrollo de tumores acrales específicos y/o de otras localizaciones.
ABSTRACTS

Un análisis de las infecciones y la determinación de la terapia antibiótica empírica en gatos y perros con infecciones asociadas al cáncer.

Curran K, Leeper H, O'Reilly K, Jacob J, Bermudez LE.
Antibiotics (Basel). 2021 Jun 11;10(6):700

  • Los pacientes con cáncer suelen desarrollar complicaciones infecciosas a lo largo de todo el proceso de su enfermedad. 
  • En este estudio se revisaron retrospectivamente 1000 pacientes que habían recibido tratamiento por una enfermedad oncológica en un único hospital universitario veterinario para detectar infecciones concurrentes. Se identificaron 153 infecciones bacterianas confirmadas, 82 de las cuales eran abscesos o heridas, 13 eran infecciones respiratorias, 3 eran infecciones de oído y 55 eran infecciones del tracto urinario. 
  • Se observó que la mayoría de las infecciones estaban causadas por bacterias que normalmente ya se asocian a esa localización específica. El patógeno más común vinculado a las infecciones en general, fue Escherichia coli, pero Staphylococcus pseudintermedius fue un patógeno frecuentemente identificado asociado a las infecciones de heridas. La susceptibilidad a diversos antimicrobianos varió con el lugar de la infección. Once casos (7,1%) fueron causados por infecciones oportunistas del lugar, y los patógenos aislados fueron E. coli y Pseudomonas aeruginosa. Estas bacterias eran resistentes a muchos antibióticos, pero mostraron susceptibilidad a los aminoglucósidos, el imipenem, las quinolonas y la polimixina B. 
  • El estudio concluye que los gatos y perros con cáncer, o sometidos a tratamiento por tumores, desarrollan infecciones por bacterias corrientemente encontradas en las diferentes zonas del cuerpo, con una susceptibilidad a los antibióticos que no se desvía mucho de lo esperado. Un pequeño subgrupo de casos desarrolló infecciones oportunistas, con microbios más resistentes a muchas clases de antibióticos.
ABSTRACTS

Complicaciones postoperatorias asociadas a la resección quirúrgica del adenocarcinoma primario de las glándulas anales en perros

Sterman A, Butler JR, Chambers A, Dickson R, Dornbusch J, Mickelson M, Selmic L, Scharf V, Schlag A, Skinner O, Vinayak A, Wustefeld Janssens B.
Vet Comp Oncol. 2021 Jun 25

  • Este estudio describe las complicaciones asociadas a la resección quirúrgica del adenocarcinoma primario de las glándulas anales 
  • Se diseñó un estudio de cohorte retrospectivo multiinstitucional que incluyó perros con propietario con la aparición enfermedad del tumor. Se incluyeron 161 perros. Utilizando el sistema de clasificación Clavien-Dindo, se asignaron y describieron los eventos postoperatorios. Se analizaron los factores de riesgo de cualquier asociación significativa con las complicaciones.
  • Las tasas de secuelas postoperatorias, de complicaciones y de fracaso en la curación específicas del lugar del saco anal fueron del 14, 17 y 1% respectivamente. La mayoría (68%) de las complicaciones fueron de grado II o superior, por lo que requirieron algún tipo de intervención. Se identificaron complicaciones intraoperatorias en 11 casos (7%), siendo la perforación de la pared anorrectal la más frecuente. La ocurrencia de una complicación intraoperatoria se asoció significativamente con las complicaciones postoperatorias (p < 0,001; OR 7,4), mientras que la perforación de la pared anorrectal fue el único factor de riesgo significativo en el análisis de regresión (p < 0,001; OR 19). La infección del sitio quirúrgico se identificó en 20 de 161 (12%) de los casos. La recidiva local se produjo en el 18% de los casos en una mediana de 374 días (IC del 95%: 318-430). El único factor de riesgo significativamente asociado a la recidiva local fue la presencia de invasión vascular o linfática (P = 0,008; OR 3).
  • Este estudio proporciona información clínica sobre los factores de riesgo de las complicaciones postoperatorias a la resección quirúrgica del adenocarcinoma primario de las glándulas anales. En los perros de este estudio, las complicaciones postoperatorias fueron relativamente infrecuentes, pero el riesgo aumentó significativamente cuando hubo una complicación intraoperatoria durante la resección quirúrgica del adenocarcinoma primario de las glándulas anales.
ABSTRACTS

Tumores en gatos europeos de pelo corto: un estudio retrospectivo de 680 casos.

Manuali E, Forte C, Vichi G, Genovese DA, Mancini D, De Leo AAP, Cavicchioli L, Pierucci P, Zappulli V.
J Feline Med Surg. 2020 Dec;22(12):1095-1102

  • Los tumores de ocurrencia natural en los gatos domésticos son menos comunes que en los perros y representan la principal causa de muerte entre los animales de edad avanzada.
  • El objetivo principal de este estudio era analizar un amplio conjunto de datos de tumores diagnosticados histológicamente para poner de relieve los histotipos tumorales más comunes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el efecto de la edad y el sexo, y las predilecciones topográficas de la Clasificación Internacional de Enfermedades Oncológicas (CIE-O) de los tumores específicos según cada raza felina.
  • Se recogieron un total de 680 tumores felinos diagnosticados en gatos europeos de pelo corto por tres laboratorios de diagnóstico veterinario situados en el centro de Italia desde 2013 hasta 2019. Se registraron datos sobre la edad, el sexo y la topografía de las lesiones. Las muestras se codificaron morfológica y topográficamente utilizando el sistema de clasificación de la OMS y la CIE-O-3 (Clasificación Internacional de Enfermedades para Oncología - 3ª edición).
  • Las neoplasias de piel y partes blandas constituyeron el 55,9% de todos los tumores, seguidas de las de glándula mamaria (11%), tracto alimentario (7,9%), cavidad oral y lengua (7,3%), cavidad nasal y oído medio (6%), ganglios linfáticos (3,1%), hueso (1,8%) y tumores de hígado/vía biliar intrahepática (1,3%). El carcinoma de células escamosas, el sarcoma, el linfoma y los tumores de células basales fueron las neoplasias más diagnosticadas. Los tumores malignos fueron el 82,9% del total y las localizaciones topográficas principalmente implicadas fueron la piel (C44), los tejidos conectivos/subcutáneos/otros tejidos blandos (C49), la glándula mamaria (C50), el intestino delgado (C17), la cavidad nasal y el oído medio (C30) y la encía (C03).
  • El objetivo de este estudio era proporcionar una evaluación detallada de los tumores felinos espontáneos en la raza de gato europeo común de pelo corto. Los resultados identifican al carcinoma de células escamosas como la neoplasia cutánea más comúnmente representada. Es probable que la población felina analizada, que vive en latitudes meridionales, esté más sujeta a la exposición prolongada a la luz ultravioleta, lo que explicaría la discrepancia con estudios anteriores en los que el carcinoma de células escamosas estaba menos representado.