Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Oncología

ABSTRACTS

Prevalencia de nódulos pulmonares sugestivos de metástasis en el momento de la presentación inicial en perros con sarcoma de tejidos blandos cutáneo o subcutáneo.

Villedieu EJ, Petite AF, Godolphin JD, Bacon NJ.
J Am Vet Med Assoc. 2021 Jan 15;258(2):179-185

  • El objetivo de este estudio era Investigar la prevalencia de nódulos pulmonares sugestivos de metástasis en el momento de la presentación inicial en perros con sarcomas de tejidos blandos cutáneos o subcutáneos (STB) y que no tenían imágenes diagnósticas torácicas previas.
  • Se realizaron búsquedas retrospectivas en los informes médicos de un centro para identificar a los perros con STB y que se les había realizado una imagen diagnóstica torácica en el momento de la presentación inicial para un examen de referencia entre septiembre de 2014 y marzo de 2018. Se identificaron 146 perros con propietario con un STS cutáneo o subcutáneo. Los datos recogidos incluyeron las características del paciente y del tumor. Los resultados fueron evaluados para los perros agrupados en función de las variables de interés (por ejemplo, el grado del STB, la duración o los antecedentes). 
  • La imagen torácica inicial se realizó con Tomografía computerizada (131/146 [89,7%]) o radiografía (15 [10,3%]). La presencia o ausencia de nódulos pulmonares sugestivos de metástasis en las imágenes torácicas fue incierta en 9 perros y segura en los 137 perros restantes, con nódulos presentes en 16 (11,7%) perros (5/77 [6%] con STB de grado 1, 2/36 [6%] con STB de grado 2, y 9/24 [38%] con STB de grado 3). Las probabilidades de que estos nódulos pulmonares estuvieran presentes en el examen inicial fueron mayores (Odds Ratio, 10,8 y 3,14, respectivamente) para los perros con STB de grado 3 (frente a los de grado 1 o 2) y para los perros con una duración de STB > 3 meses (frente a ≤ 3 meses).
  • Los resultados de este estudio indican que la estadificación según la imagen pulmonar es un procedimiento diagnóstico de bajo rendimiento para los perros con STB cutáneos o subcutáneos de grado 1 o 2, especialmente cuando los tumores están presentes durante ≤ 3 meses.

 

 

ABSTRACTS

Características patológicas oftalmológicas de las neoplasias multicéntricas o metastásicas de origen extraocular en perros y gatos.

Bandinelli MB, Viezzer Bianchi M, Wronski JG, Santos de Mello L, Blanco DeMartini R, Savi , Sonne L, Driemeier D, Petinatti Pavarini S.
Vet Ophthalmol. 2020 Sep;23(5):814-827

  • El objetivo de este estudio era caracterizar la frecuencia y distribución de las neoplasias oculares secundarias en perros y gatos detectadas durante la necropsia.
  • Se realizó un análisis retrospectivo de los informes de necropsia de perros y gatos de una universidad, y se seleccionaron los casos con neoplasias metastásicas/multicéntricas de origen extraocular, que afectaban a los ojos. Desde enero de 2015 hasta enero de 2019, identificamos un total de 233 perros y 100 gatos con enfermedad metastásica.
  • De todos los animales, el 11,6% (27/233) de los perros y el 13% (13/100) de los gatos tenían metástasis oculares. El linfoma fue la neoplasia multicéntrica más común que afectaba a los ojos de ambas especies. En los perros, estas afectaciones por neoplasias linfoides se produjeron de forma bilateral, predominantemente en la úvea anterior, y fueron por linfomas difusos de células B grandes, linfoblásticos de células T, de células T periféricas sin especificar y linfomas de células B linfocíticas. En los gatos, el linfoma de células T asociado al virus de la leucemia felina (FeLV) fue el más común. El carcinoma mamario fue la segunda neoplasia metastásica ocular más común en perras, con una afectación predominantemente unilateral del tracto uveal. En las gatas, después del linfoma, los carcinomas pulmonares y de células escamosas fueron las neoplasias multicéntricas/metastásicas más comunes en los ojos. Se detectaron casos individuales de colangiocarcinoma, hemangiosarcoma y quemodectoma en perros, así como carcinoma cribiforme de glándula mamaria, carcinoma de glándula salival y sarcoma histiocítico en gatos.
  • En este estudio, los ojos de los perros estaban afectados principalmente por un linfoma o un carcinoma de glándula mamaria como principal neoplasia metastásica/multicéntrica, mientras que los de los gatos lo estaban sobre todo por un linfoma, un carcinoma pulmonar o un carcinoma de células escamosas. Este es el primer estudio que identifica el colangiocarcinoma y el quemodectoma en perros, además de identificar el carcinoma de glándulas salivales en gatos como causa principal de neoplasia metastásica/multicéntrica que afecta a los ojos.
ABSTRACTS

Evaluación de la infiltración neoplásica de la piel que recubre los sarcomas de tejidos blandos subcutáneos caninos: un estudio exploratorio.

Del Magno S, Morello E, Iussich S, Gola C, Dalpozzo B, Annoni M Martano M, Massari F, Giacobino D, Piras LA, Stefanello D, Buracco P.
Vet Comp Oncol. 2021 Jan 9

  • Casi no existen estudios sobre la infiltración neoplásica de la piel que recubre el sarcoma subcutáneo de tejidos blandos (STB) canino. En caso de que no hubiera infiltración tumoral, existiría la posibilidad de dejar esta piel no afectada en su lugar, simplificando así la cirugía.
  • El objetivo del estudio era investigar si la piel que recubre los STB está infiltrada por células neoplásicas.
  • Se inscribieron de forma prospectiva perros con STB tratados quirúrgicamente. Tras la escisión, se disecó la piel del tumor a lo largo del plano quirúrgico natural de escisión y se evaluó histológicamente. Se incluyeron 29 perros con un STB (22 de grado I, 6 de grado II y 1 de grado III).
  • La piel suprayacente al STB no estaba infiltrada por el tumor en 14/29 casos (48,3%). Se observó una mayor frecuencia de infiltración en los STB de mayor grado (grados II y III, 100%; P = 0,006); no obstante, 8/22 STB de grado I (36%) también mostraron infiltración cutánea. Esta infiltración afectaba a la dermis de la piel directamente en contacto con el tumor (multifocal en 11 y difusa en 4 casos).
  • Aunque la infiltración tumoral cutánea es menos frecuente en los STB de grado I y una extirpación amplia puede seguir siendo el tratamiento más seguro para cualquier STB que ofrezca una mayor posibilidad de control local, este estudio abre la posibilidad a una extirpación cutánea menos agresiva, pero todavía con intención curativa local, ya que se ha demostrado que sólo la piel directamente en contacto con el STB está infiltrada por el tumor. Estaría justificada la realización de estudios adicionales para confirmar que la escisión de sólo esta piel podría garantizar un control local completo, especialmente en los STB de menor grado.
ABSTRACTS

Tiempo de supervivencia de perros jóvenes con carcinoma oral de células escamosas tratados sólo con cirugía: Un estudio retrospectivo de la Sociedad Veterinaria de Oncología Quirúrgica.

Sharma S, Boston SE, Skinner OT, Perry JA, Verstraete FJM, Lee DB, Van Stee LLL, Thompson C, Boylan M, McKee T, Bergman PJ.
Vet Surg. 2021 Mar 27

  • Este estudio informa sobre la reseña del animal, la estadificación, el tratamiento quirúrgico y el tiempo de supervivencia de los perros jóvenes tratados quirúrgicamente por carcinoma oral de células escamosas (COCE).
  • De forma retrospectiva se incluyeron 25 perros, <2 años de edad con COCE tratados con cirugía. Los casos se solicitaron a la Sociedad Veterinaria de Oncología Quirúrgica. Los datos registrados incluían el sexo, la raza, la edad, el peso, los signos clínicos, la localización del tumor, el diagnóstico preoperatorio y la estadificación, el diagnóstico histopatológico con la evaluación de los márgenes, el intervalo libre de enfermedad, y la fecha y causa de la muerte. Se requería un tiempo de seguimiento mínimo de 3 meses para la inclusión en el estudio.
  • Dieciocho perros tenían menos de 12 meses de edad y siete menos de 24 meses. Estaban representadas varias razas, con un peso corporal medio de 22,3 ± 14,4 kg. Ningún perro tenía evidencia de enfermedad metastásica antes de la cirugía. Todos los perros fueron sometidos a una maxilectomía o mandibulectomía parcial. Los márgenes histológicos fueron completos en 24 perros e incompletos en uno. Ningún perro mostró evidencia de metástasis o recurrencia del tumor. La mediana del tiempo de seguimiento fue de 1556 días (92 a 4234 días). Todos los perros estaban vivos en el último seguimiento, salvo una muerte debida a una cardiomiopatía dilatada. No se llegó a determinar la mediana del tiempo de supervivencia específico de la enfermedad.
  • En este estudio, el pronóstico tras la escisión quirúrgica amplia del COCE en perros jóvenes fue excelente, por lo que se sugiere que, en perros jóvenes, el COCE puede tratarse eficazmente sólo con cirugía.
ABSTRACTS

Hallazgos clínicos, manifestaciones neurológicas y supervivencia de perros con insulinoma: 116 casos (2009-2020).

Ryan D, Pérez-Accino J, Gonçalves R, Czopowicz M, Bertolani C, Tabar MD, Puig J, Ros C, Suñol A.
J Small Anim Pract. 2021 Mar

  • El objetivo del estudio era revisar los hallazgos clínicos y el desenlace en perros diagnosticados de insulinoma, y evaluar qué factores pueden predecir la supervivencia global. Además, también se pretendía describir las manifestaciones neurológicas de esta población y su correlación con la supervivencia.
  • Se planteó un estudio multicéntrico retrospectivo de los casos de insulinoma canino (2009 a 2020). Se revisaron las historias clínicas y se obtuvieron la reseña del animal, la historia clínica, la exploración neurológica, los hallazgos diagnósticos, el tratamiento y el desenlace. Se utilizaron análisis univariantes y multivariantes para comparar la supervivencia global. Se incluyeron 116 casos.
  • La mediana de duración de los signos clínicos antes de la presentación fue de 1,5 meses. Los signos clínicos más comunes en el momento de la presentación fueron la debilidad (59,5%), los ataques epilépticos (33,6%) y los cambios de conciencia o comportamiento (27,6%). Se sospechó de discinesia paroxística en 3 perros. Treinta y dos perros tenían un examen neurológico anormal, que mostraron con mayor frecuencia aturdimiento (28,1%), disminución de los reflejos de retirada (21,9%) y ausencia de respuesta de amenaza (18,8%). La supervivencia global de los perros sometidos a cirugía (20 meses) fue significativamente mayor que en los tratados médicamente (8 meses; cociente de riesgo ajustado: 0,33; intervalo de confianza del 95%: 0,18, 0,59). La presencia de metástasis fue la única otra variable asociada al pronóstico (cociente de riesgo ajustado: 1,72; intervalo de confianza del 95%: 1,02, 2,91).
  • En base a los caso revisados en este estudio, se sugiere que los signos clínicos del insulinoma canino son vagos e inespecíficos. La debilidad, los ataques epilépticos y los cambios en la mentalidad o el comportamiento fueron los más comúnmente reportados en estos perros. Las principales manifestaciones neurológicas fueron la obturación mental y la neurolocalización en el cerebro anterior. Los perros sometidos a cirugía tuvieron una mayor supervivencia global en comparación con los casos tratados médicamente, y los perros con metástasis tuvieron una menor supervivencia global independientemente de la modalidad de tratamiento. Las anomalías en el examen neurológico no se correlacionaron con el pronóstico.
ABSTRACTS

Un estudio retrospectivo de más de 400 muestras de biopsias nasales felinas en el Reino Unido (2006-2013)

Ferguson S, Smith KC, Welsh CE, Dobromylskyj MJ.
J Feline Med Surg. 2020 Aug;22(8):736-743

  • El objetivo principal de este estudio era utilizar una amplia base de datos de un laboratorio comercial de diagnóstico veterinario del Reino Unido para determinar la prevalencia de diferentes formas de enfermedad nasal en la población felina. Otros objetivos del estudio eran detectar cualquier predilección por la raza, el sexo o la edad, o asociaciones entre el grado de braquicefalia y las diferentes afecciones diagnosticadas.
  • Se buscaron en los registros del laboratorio los informes de felinos emitidos entre el 31 de mayo de 2006 y el 31 de octubre de 2013. Para todas las muestras tomadas de la cavidad nasal, se registró el diagnóstico junto con la raza, la edad, el sexo y el estado de esterilización del gato, si la presentación clínica era uni- o bilateral y si había secreción nasal. Las razas con pedigrí se subclasificaron según la conformación del cráneo en braquicéfalas, mesocéfalas y dolicocéfalas. Se evaluó la asociación de los factores de riesgo significativos con cada enfermedad, y cada enfermedad se utilizó también como posible factor de riesgo independiente para cada una de las demás enfermedades
  • La enfermedad nasal más prevalente fue la rinitis, seguida de la neoplasia y los pólipos. La neoplasia más diagnosticada fue el linfoma, seguido del adenocarcinoma y el carcinoma indiferenciado. Los tumores benignos fueron muy poco frecuentes. No se encontró ninguna asociación significativa entre la conformación del cráneo y las enfermedades nasales. La única asociación estadísticamente significativa fue que los pólipos tenían más probabilidades de surgir en los gatos machos más jóvenes, con una conformación craneal mesocefálica y sin secreción nasal.
  • Al contrario de lo que cabría esperar, en este estudio no se identificó ninguna asociación significativa entre la conformación del cráneo y las enfermedades nasales,. La única asociación significativa encontrada entre cualquiera de los factores de riesgo potenciales y las varias formas de enfermedad nasal, fue que los pólipos son más propensos a surgir en los gatos más jóvenes. Otras asociaciones identificadas no tienen significación estadística.
ABSTRACTS

Valoración de la citología y la histopatología en el diagnóstico de las neoplasias orbitales caninas: 112 casos (2004-2019) y revisión de la literatura

Flaherty EH, Robinson NA, Pizzirani S, Pumphrey SA.
Vet Ophthalmol. 2020 Mar;23(2):259-268

  • Este estudio trata de proporcionar una visión general actualizada de las neoplasias orbitarias caninas, comparar la utilidad diagnóstica de la citología y la histopatología, y evaluar modalidades de muestreo alternativas, en particular la biopsia con aguja gruesa guiada por imagen.
  • Se realizó una búsqueda retrospectiva en los registros médicos de varios centros para identificar perros con neoplasia orbital. Se recogieron datos sobre la reseña del animal, el diagnóstico, el estado de la visión, las modalidades de imagen utilizadas y los métodos de recogida de muestras. También se realizó una búsqueda bibliográfica para identificar una población de referencia con neoplasias orbitales para compararla con respecto al diagnóstico final. Ciento doce perros cumplieron los criterios de selección.
  • En las poblaciones de estudio y de referencia, respectivamente, los diagnósticos se agruparon de la siguiente manera: tumores mesenquimales 40% y 35%, tumores epiteliales 35% y 18%, tumores de origen neural 8% y 37%, y de células redondas 17% y 10%. Los diagnósticos más frecuentes en el grupo de estudio fueron adenocarcinoma nasal, osteosarcoma, linfoma y meningioma. Se disponía de los resultados citológicos de 47 perros y de los resultados histopatológicos de 95 perros. En 30 perros se disponía de los resultados tanto de la citología como de la histopatología, y en el 53% de los cuales los resultados eran discordantes. Las muestras de citología no fueron diagnósticas o bien proporcionaron un diagnóstico que fue posteriormente invalidado en el 32% de los casos en los que se obtuvieron. Los resultados de las muestras de biopsia con aguja gruesa no fueron diagnósticos o fueron invalidados por los resultados de la biopsia quirúrgica sólo en el 13% de los casos. No se asociaron complicaciones significativas con ningún método de muestreo.
  • Los autores concluyen que la neoplasia orbital es común en los perros. La histopatología es superior a la citología para proporcionar un diagnóstico definitivo. La biopsia con aguja gruesa guiada por imagen parece ser un medio seguro y eficaz de obtener muestras.
ABSTRACTS

Incidencia y tratamiento del linfoma renal felino: 27 caso Williams AG, Hohenhaus AE, Lamb KE. s

Williams AG, Hohenhaus AE, Lamb KE.
J Feline Med Surg. 2021 Jan 19

  • El linfoma es la neoplasia hematopoyética felina más común. La incidencia del linfoma renal no se ha reportado como un subconjunto de una gran población de casos de linfoma felino. En estudios anteriores se ha reportado el linfoma renal tanto como entidad singular como componente de la enfermedad multicéntrica. La presentación clínica, la evaluación diagnóstica, la terapia y los resultados relacionados con el linfoma renal no se han comunicado desde Mooney et al en 1987. 
  • Este estudio retrospectivo trata de describir la incidencia del linfoma renal, los signos clínicos, el tratamiento y la supervivencia. 
  • A partir de una base de datos de gatos diagnosticados con linfoma entre enero de 2008 y octubre de 2017, se seleccionaron los gatos con linfoma renal para su análisis posterior. Los casos se clasificaron retrospectivamente según Mooney et al (1987) y Gabor et al (1998). Los datos recogidos incluían la edad, los signos clínicos, los datos clinicopatológicos, los hallazgos de diagnóstico por imagen, el/los método/s de diagnóstico del linfoma, el/los protocolo/s de tratamiento y el tiempo de supervivencia. Se realizaron análisis que comparaban la mediana de supervivencia en función del tratamiento administrado, el linfoma renal frente al linfoma multicéntrico, la afectación del sistema nervioso central, la presencia de azotemia, la anemia y el estadio IRIS (Sociedad Internacional de Interés Renal) en el momento del diagnóstico. 
  • De una población de 740 gatos con linfoma, 27 gatos tenían linfoma renal (incidencia, 3,6%), y 14 de esos gatos tenían linfoma multicéntrico. Se identificaron menos casos en estadio IV y V en este conjunto de gatos en comparación con Mooney et al; sin embargo, no todos los gatos fueron completamente estadificados. Para los gatos que murieron de forma secundaria al linfoma, la mediana de supervivencia (rango) para los gatos que recibieron corticosteroides solos en comparación con los que recibieron un protocolo basado en L-CHOP (L-asparaginasa, vincristina, ciclofosfamida, doxorrubicina, prednisolona) fue de 50 días (20-1027 días) en el grupo de corticosteroides y 203 días (44-2364 días) para el grupo de L-CHOP (P = 0,753) 
  • En este estudio, ni el estadio clínico ni otros factores fueron predictivos de la supervivencia. Se necesitarían estudios prospectivos para determinar el protocolo de quimioterapia óptimo.
ABSTRACTS

Utilidad diagnóstica de la ecografía abdominal en la evaluación de perros con hemoabdomen no traumático: 94 casos (2014-2017).

Cudney SE, Wayne AS, Rozanski EA.
J Am Vet Med Assoc. 2021 Feb 1;258(3):290-294.

  • El objetivo de este estudio era evaluar la utilidad de la ecografía abdominal para detectar masas evidentes en perros con hemoabdomen no traumático. 
  • Se buscaron los registros médicos electrónicos en un centro veterinario, de 2014 a 2017, para identificar a los perros con hemoabdomen no traumático, a los que un radiólogo diplomado les hubiera realizado una ecografía abdominal y posteriormente se hubiera evaluado el abdomen macroscópicamente mediante cirugía o necropsia. Se incluyeron 94 perros con propietario en lo que se analizaron los informes de ecografía, cirugía e histología. 
  • En el 54% (51/94) de los perros se identificaron diferencias entre la ecografía y los hallazgos quirúrgicos o de necropsia. Las masas esplénicas fueron identificadas como la causa más común del hemoabdomen. La sensibilidad de la ecografía abdominal fue del 87,4%, 37,3% y 31,3% para las masas en el bazo, el hígado y el mesenterio, respectivamente. En cinco perros se identificaron más lesiones con la ecografía abdominal que las encontradas en la evaluación macroscópica; En ninguno de 6 perros con metástasis nodular difusa peritoneal se detectaron las lesiones por la ecografía abdominal. 
  • En esta muestra de perros, la utilidad de la ecografía abdominal para detectar lesiones identificables macroscópicamente en perros con hemoabdomen no traumático fue limitada. La sensibilidad más alta fue para identificar masas esplénicas y la más baja fue para identificar metástasis nodular difusa.
ABSTRACTS

Factores que influencian en las complicaciones post mastectomía en perros con tumores de las glándulas mamarias: 140 casos (2009-2015)

Evans BJ, Holt DE, Stefanovski D, Sorenmo KU.
J Am Vet Med Assoc. 2021 Feb 1;258(3):295-302

  • Este estudio evalúa las tasas de complicaciones de varios tipos de procedimientos de mastectomía, trata de identificar los factores asociados con un mayor riesgo de complicaciones y de determinar las consecuencias de dichas complicaciones.
  • Se revisaron las historias clínicas de los perros del Programa de Tumores Mamarios Caninos del Penn Vet Shelter desde julio de 2009 hasta marzo de 2015. Se recogieron los datos relativos a la reseña del animal, las características del tumor (número de nódulos y tamaño, benigno o maligno, y bilateral o unilateral), el tipo de mastectomía, el tiempo de anestesia, si hubo ovariohisterectomía u ovariectomía concurrente, las calificaciones de los cirujanos, la administración de antimicrobianos después de la cirugía, la colocación postoperatoria de drenajes quirúrgicos, y las complicaciones (seroma, absceso, dehiscencia o infección). Se identificaron e incluyeron 140 perras que se sometieron a 154 procedimientos de mastectomía distintos para tratar tumores mamarios. También se registraron las complicaciones que requirieron hospitalización.
  • La tasa de complicaciones tras todos los procedimientos de mastectomía fue del 16,9% (26/154); de estas 26, 9 (34,6%) requirieron hospitalización. El peso corporal elevado, el someterse a una mastectomía bilateral y la administración postoperatoria de antimicrobianos se asociaron con probabilidades significativamente mayores de complicaciones. Sin embargo, las probabilidades de complicaciones asociadas a la administración postoperatoria de antimicrobianos variaron según el tipo de mastectomía de forma que los perros sometidos a mastectomía de cadena mamaria que no recibieron antimicrobianos en el postoperatorio tuvieron las probabilidades más altas de desarrollar complicaciones. Las perras sometidas a ovariohisterectomía u ovariectomía concurrentes tuvieron probabilidades significativamente menores de complicaciones.
  • En este estudio, las perras previamente esterilizadas con un mayor tamaño corporal que se sometieron a unos procedimientos de mastectomía más extensos tuvieron mayores probabilidades de tener complicaciones postoperatorias