Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Oncología

ABSTRACTS

Signos clínicos, tratamiento, y evolución en gatos con trastornos relacionados con mieloma que reciben terapia sistémica

Cannon CM, Knudson C, Borgatti A
J Am Anim Hosp Assoc 2015

  • Los trastornos relacionados con mieloma (MRD) es una enfermedad poco común en gatos, donde no existe un protocolo establecido de manejo. En este estudio retrospectivo, se evaluó la presentación, la respuesta al tratamiento, y la toxicidad en gatos con MRD que recibieron tratamiento sistémico. Se evaluó el impacto en la supervivencia de los factores pronósticos que se habían reportado anteriormente en gatos que recibían quimioterapia. De los 15 casos valorados, 13 recibieron melfalán o ciclofosfamida +/- corticoides como terapia de primera línea. El clorambucilo se utiliza normalmente como terapia de rescate en los gatos con enfermedad progresiva, o en casos de toxicidad relacionada con la quimioterapia con los agentes de primera línea.
  • En general las tasas de respuesta fueron 71% y 83% para los gatos tratados con melphalan y ciclofosfamida, respectivamente. La interrupción del melfalán debido a su toxicidad fue bastante frecuente. Los tiempos de supervivencia en los gatos tratados inicialmente con melfalán o ciclofosfamida no fueron significativamente diferentes (mediana de 252 y 394 días, respectivamente), y no se identificaron factores pronósticos que fueran estadísticamente significativos.
  • Este estudio sugiere que la combinación de ciclofosfamida y corticoides es bien tolerada y puede ser considerada correctamente como terapia de primera línea para los gatos con MRD sistémico
ABSTRACTS

Efectos de la vinorelbina en el manejo de varios tipos de tipos de tumores malignos en perros: 58 casos (1997-2012)

Wouda RM, Miller ME, Chon E, et al.
J Am Vet Med Assoc 2015;246: 1230-1237

  • El objetivo de este estudio era evaluar retrospectivamente la eficacia de la vinorelbina en el manejo de diversos tipos de tumores malignos en los perros. Se revisaron los registros médicos de 58 perros con tumores malignos, incluyendo carcinoma pulmonar (n = 31), sarcoma histiocítico (9), mastocitomas (5), linfoma (4), melanoma (2), y otros tipos de tumores 7 (1 cada uno), tratados con vinorelbina entre diciembre de 1997 diciembre de 2012. Se valoraron los datos relativos a la reseña, signos clínicos, hallazgos en el examen físico, resultados de exámenes clínico-patológicos, resultados del diagnóstico por imágenes, las dosis vinorelbina y frecuencia de la dosis, la cirugía y los detalles de la radioterapia cuando fue aplicable, otros agentes quimioterapéuticos administrados y resultados. Se compararon datos de todos los perros y también por subgrupo histológico de los tumores.
  • La vinorelbina se administró con objetivo paliativo a 44 (76%) perros. Un perro (2%) tuvo una respuesta completa durante 162 días, 5 (11%) perros tuvieron una respuesta parcial de una duración media de 91 días, 19 (43%) perros pasaron a tener enfermedad estable de una duración media de 68 días, y 19 (43%) perros desarrollaron enfermedad progresiva después de una duración media de 21 días. El beneficio clínico fue más difícil de evaluar en los 14 (24%) perros restantes que recibieron vinorelbina como un tratamiento adyuvante. La mediana del tiempo hasta la progresión general del tumor fue de 103 días (rango, 5 a 1533 días).
  • Este estudio concluye que la vinorelbina parece ser un tratamiento eficaz de varios tipos de tumores en los perros. Serían necesario estudios prospectivos sobre el beneficio clínico de la droga en escenarios clínicos específicos para apoyar esta conclusión
ABSTRACTS

Evaluación de los riesgos de la quimioterapia en perros con trombocitopenia

Finlay J, Wyatt K, Black M.
Vet Comp Oncol 2015

  • La trombocitopenia es un hallazgo común en oncología veterinaria. Hasta ahora no existen unas normas estándar respecto a la administración de la quimioterapia para los pacientes con trombocitopenia. El objetivo de este estudio era determinar si los perros trombocitopénicos presentaban un mayor riesgo de efectos adversos gastrointestinales (vómitos, diarrea, inapetencia) o hemorragia después de la administración de una dosis estándar de quimioterapia. Se compararon los efectos adversos de 77 episodios de trombocitopenia (recuento de plaquetas <200 000/mcl) identificados prospectivamente con los efectos adversos experimentados en una cohorte retrospectiva de perros con quimioterapia y recuento de plaquetas> 200 000/mcl, tomados como control.
  •  En general, no hubo diferencia estadísticamente significativa en la incidencia de efectos adversos gastrointestinales o hemorragia entre perros trombocitopénicos y perros control. En el grupo control, los perros con linfoma tuvieron mayor probabilidades de experimentar vómitos como efecto adverso de la quimioterapia (p = 0,028).
  • Los resultados de este estudio muestran que no hay evidencia de mayor riesgo de sufrir efectos adversos gastrointestinales o hemorragia en perros trombocitopénicos después de recibir una dosis estándar de quimioterapia
ABSTRACTS

Hallazgos en la gammagrafía de tiroides en 2096 gatos con hipertiroidismo

Peterson ME, Broome MR.
Vet Radiol Ultrasound 2015;56: 84-95

  • La gammagrafía de tiroides es actualmente el procedimiento de referencia para el diagnóstico y la estratificación de gatos con hipertiroidismo. El objetivo de este estudio fue caracterizar los hallazgos de la gammagrafía tiroidea realizados en 2096 gatos con hipertiroidismo en un período de 3,5 años.
  • De estos gatos, 2.068 (98,7%) tenían la proporción glándula tiroides - salivar alta (> 1,5),  2.014 (96,1%)  tenían una proporción tiroides respecto al fondo alto (> 6,1). En cuanto a los patrones de la enfermedad, 665 (31,7%) tenían enfermedad unilateral, 1.060 (50,6%) tenían enfermedad bilateral asimétrica (dos lóbulos tiroideos de tamaño diferente), 257 (12,3%) tenían enfermedad bilateral simétrica (ambos lóbulos con tamaño similar), y 81 (3,9%) tenían enfermedad multifocal (> / = 3 áreas con mayor captación de radionúclidos). El número de áreas de captación en los 2096 gatos varió de 1 a 6 (mediana, 2), estando situadas en la zona cervical en 2057 gatos (98,1%), en la entrada torácica en 282 gatos (13,5%), y en la cavidad torácica en 115 gatos (5,5%). Se diagnosticó tejido tiroideo ectópico (por ejemplo, la lengua o mediastino) en 81 (3,9%) gatos, mientras que se sospechó de carcinoma de tiroides en 35 (1,7%) de los gatos.
  • Los autores concluyen que la mayoría de los gatos hipertiroideos tienen nódulos tiroideos unilaterales o bilaterales, y que la enfermedad multifocal se observa en pocos gatos que tienen enfermedad de tiroides ectópico o carcinoma de tiroides. En este estudio, tanto la enfermedad de tiroides ectópico como el carcinoma de tiroides son poco frecuentes en los gatos con hipertiroidismo, con una prevalencia aproximada del 4% y del 2%, respectivamente.
ABSTRACTS

Extirpación quirúrgica de adenocarcinomas de las glándulas apocrinas de los sacos anales con y sin quimioterapia adyuvante en perros: 42 casos (2005-2012)

Potanas CP, Padgett S, Gamblin RM.
J Am Vet Med Assoc 2015;246: 877-884

  • El objetivo del estudio es identificar algunas variables asociadas al pronóstico en perros sometidos a extirpación quirúrgica de adenocarcinomas de las glándulas apocrinas de los sacos anales (ASACs) con y sin quimioterapia adyuvante. Se evaluaron de forma retrospectiva los registros médicos de una serie de 42 perros con ASACs y se valoró la información sobre filiación, signos clínicos, procedimientos de diagnóstico, procedimientos quirúrgicos, terapias complementarias, el tiempo de supervivencia y el intervalo libre de enfermedad.
  • Se observó que el tiempo de supervivencia se asociaba significativamente con la presencia de linfoadenopatía sublumbar y la extirpación del ganglio linfático sublumbar, siendo la mediana de supervivencia significativamente más corta para los perros con linfadenopatía sublumbar (razón de riesgo, 2,31) que para los que no la tenían, y para los perros que se sometieron a extirpación de ganglios linfáticos (razón de riesgo, 2,31) que para los que no. El intervalo libre de enfermedad se asoció significativamente con la presencia de linfoadenopatía sublumbar, extirpación del ganglios linfáticos, y la administración de agentes quimioterapéuticos que contenían platino, siendo la mediana de intervalo libre de enfermedad significativamente más corto para los perros con linfadenopatía sublumbar (razón de riesgo, 2,47) que para los que no la tenían , para los perros que se sometieron a la extirpación de los ganglios linfáticos (razón de riesgo, 2,47) que para los que no, y para los perros que recibieron agentes quimioterapéuticos que contenían platino (razón de riesgo, 2,69) que para los que no. El tiempo de supervivencia y el intervalo libre de enfermedad no difirió entre los grupos cuando los perros se agruparon en función de los márgenes histopatológicos (extirpación completa vs marginal vs incompleta).
  • Los resultados de este estudio sugieren que en los perros con ASAC sometidos a extirpación quirúrgica, la presencia de linfoadenopatía sublumbar y la extirpación de ganglios linfáticos, eran ambos factores pronósticos negativos. Sin embargo, la integridad de la extirpación quirúrgica no se asoció con el tiempo de supervivencia o el intervalo libre de enfermedad
ABSTRACTS

Neoplasmas del tercer párpado en perros y gatos: un estudio retrospectivo histopatológico de 145 casos

Dees DD, Schobert CS, Dubielzig RR, et al.
Vet Ophthalmol 2015

  • Este estudio retrospectivo describe los diferentes tipos de neoplasias primarias que afectan a la glándula del tercer párpado (TEL, third eyelid en ingles) de perros y gatos. Se hizo una búsqueda en la base de datos del Laboratorio de Patología Ocular Comparativa de Wisconsin y se obtuvo información acerca de la especie, edad, sexo, raza, lateralidad, tipo de tumor, márgenes quirúrgicos,  recurrencias, metástasis, y la duración de seguimiento.
  • Un total de 127 casos caninos y 18 felinos cumplieron los criterios de inclusión. El tumor más común de la glándula TEL canina fue el adenocarcinoma (n = 108; 85,0%) seguido de adenoma (n = 18; 14,2%) y carcinoma de células escamosas (SCC) (n = 1; 0,8%). Para los casos caninos donde se disponía de información de seguimiento,  en el 8,1% (n = 62),  había ´sospecha o confirmación de metástasis y en el 11,3% había sospecha o confirmación de recurrencia local de la enfermedad. El tumor más común de la glándula TEL felina fue el adenocarcinoma (n = 15; 83,3%) seguido de SCC (n = 3; 16,7%). Para los casos felinos donde se disponía de información de seguimiento,  en el 40,0% (n = 9) había sospecha o confirmación de metástasis y en el 30,0% había sospecha o confirmación de recurrencia local de la enfermedad.
  • Los autores concluyen que el adenocarcinoma es el tumor más común de la glándula TEL en perros y gatos. En gatos, los tiempos de supervivencia general fueron menores, y las tasas de recurrencia y la ocurrencia de metastásis parecían ser más altas en comparación con los diagnosticados en los perros. Este es el primer trabajo que describe SCC originado en epitelio glandular ductal
ABSTRACTS

Hallazgos clínicos, diagnóstico y evolución en 33 gatos con neoplasia adrenal (2002-2013)

Daniel G, Mahony OW, Markovich JE, et al
J Feline Med Surg 2015

  • El objetivo de este estudio retrospectivo era  describir los signos clínicos y los hallazgos diagnósticos en gatos con neoplasias adrenales histopatológicamente confirmadas, y evaluar sus correlaciones con datos de supervivencia. Se revisaron las historias clínicas de todos los gatos diagnosticados con tumores suprarrenales en siete instituciones de referencia entre 2002 y 2013. Un total de 33 gatos cumplieron los criterios de inclusión para el estudio.
  • Las motivos de consulta más comunes incluyeron debilidad (n = 12), síntomas respiratorios (n = 4), ceguera (n = 4) o signos gastrointestinales (n = 3). Las anormalidades de laboratorio incluyeron hipopotasemia (n = 18), alcalemia (n = 12), elevación de la creatin-quinasa (> 3000, n = 5) y azotemia (n = 4). Además, se observó hipertensión en 13 gatos. Treinta gatos fueron diagnosticados con tumores corticales (17 carcinomas, 13 adenomas) y tres gatos fueron diagnosticados con feocromocitoma. Veinticinco gatos fueron sometidos a pruebas para evaluar la función de los tumores suprarrenales; 19/25 gatos tenían tumores funcionales (hiperaldosteronismo [n = 16], hipercortisolemia [n = 1], estradiol alto [n = 1], e hipersecreción de aldosterona, estradiol y progesterona [n = 1]). Veintiséis gatos fueron sometidos a adrenalectomía, un gato fue tratado médicamente y seis fueron eutanasiados sin tratamiento.
  • La supervivencia a largo plazo después de la operación osciló entre 4-540 semanas, y  20 (77%) gatos sobrevivieron un periodo perioperatorio de 2 semanas. La única variable que se encontró asociada negativamente con la supervivencia fue el sexo femenino. Las complicaciones más comunes observadas durante el período perioperatorio fueron hemorragi, letargia progresiva y anorexia. 
  • El estudio concluye que el tratamiento quirúrgico de los tumores suprarrenales en felinos (independientemente del tipo de tumor) resulta en una buena supervivencia a largo plazo. La evaluación de paneles adrenales en el preoperatorio podría ser muy útil, ya que se identificó hipocortisolemia en pre y postoperatorio. Además hubo hipersecreción de más de una hormona adrenal en un gato.
ABSTRACTS

La prevalencia y el grado de patología tiroidea en gatos hipertiorideos aumentan con la duración de la enfermedad: Un estudio transversal de 2096 gatos referidos para terapia con yodo radioactivo

Peterson ME, Broome MR, Rishniw M.
J Feline Med Surg 2015

  • El hipertiroidismo es un trastorno común en gatos, pero no hay estudios que evalúen su gravedad o la enfermedad tumoral tiroidea subyacente en base a la duración de la enfermedad (es decir, el tiempo desde el diagnóstico inicial). El objetivo de este estudio fue comparar las concentraciones de tiroxina (T4) y características de la gammagrafía tiroidea de gatos referidos para tratamiento radioactivo en base a la duración de la enfermedad. Se seleccionaron 2.096 gatos con hipertiroidismo y se dividieron en cinco grupos basados ​​en el tiempo transcurrido desde el diagnóstico: 1 año (n = 1.773); > 1-2 años (n = 169); > 2-3 años (n = 88); > 3-4 años (n = 35); y> 4-6,1 años (n = 31). La administración de Metimazol, que se daba a 996 (47,5%) gatos, se detuvo al menos 1 semana antes del examen para poder realizar una determinación de T4 en suero. Cada gammagrafía tiroidea se evaluó acerca del patrón (unilateral, bilateral, multifocal), la ubicación (cervical, entrada torácica, el pecho) y el tamaño (pequeño, mediano, grande, enorme) del tumor de tiroides, así como de las características que sugieren malignidad.
  • Se observó que la mediana de la concentración sérica de T4 aumentó al aumentar la duración de la enfermedad desde  100 nmol / l (1 año) a 315 nmol / l (> 4-6,1 años) (p <0,001). La prevalencia de la enfermedad tiroidea unilateral disminuyó, mientras que la enfermedad multifocal (tres o más nódulos tumorales) aumentó (P <0,001) conforme aumentaba la duración de la enfermedad. El volumen tumoral medio en los cinco grupos aumentó desde 1,6 cm3 (1 año) a 6,4 cm3 (> 4 a 6,1 años). La prevalencia de tumores de tiroides grandes (4-8 cm3) y enormes (> 8 cm3)  aumentó desde 5,1% (1 año) a 88,6% (> 4-6.1 años). La prevalencia de tejido tumoral intratorácico aumentó de 3,4% (1 año) a 32.3% (> 4 a 6,1 años). La prevalencia de la sospecha de carcinoma de tiroides (caracterizado por hipertiroidismo severo; tumores multifocales enormes, intratorácicos; refractarios al tratamiento con metimazol) aumentó conforme aumentaba la duración de la enfermedad de 0,4% (1 año) a 19,3% (> 4-6.1 años).
  • Los autores concluyen que en esta población de gatos referida para terapia con yodo radioactivo, todos los trastornos como la prevalencia de hipertiroidismo grave, tumores de tiroides grandes, enfermedad multifocal, masas tiroideas intratorácicas y sospecha de enfermedad maligna, aumentan conforme aumenta la duración de la enfermedad
ABSTRACTS

Tasas de recurrencia y evolución clínica en perros con mastocitoma grado II con bajos AgNOR e index Ki67, tratados con cirugía exclusivamente

Smith J, Kiupel M, Farrelly J, et al
Vet Comp Oncol 2015

  • Los Mastocitomas (MCT) de grado II son tumores con un comportamiento biológico variable. Se han asociado múltiples factores con el resultado final, incluyendo algunos marcadores de proliferación. El propósito de este estudio era determinar si la extensión de la escisión quirúrgica afecta la tasa de recurrencia en los perros con MCT grado II con baja actividad de proliferación, determinada por los marcadores Ki67 y regiones organizadoras nucleolares argirófilas (AgNOR). Se evaluaron 86 perros con MCT cutáneo. A todos los perros se les realizó la extirpación quirúrgica del MCT con bajos índice Ki67 y valores combinados AgNOR x Ki67 (GA67).
  • Veintitrés (27%) perros desarrollaron recurrencia local o distante durante el tiempo medio de seguimiento. De estos perros, seis (7%) presentaron recidiva local, uno tenía los márgenes histológicos completos y cinco los tenían incompletos. La diferencia en las tasas de recurrencia entre los perros con márgenes histológicos completos e incompletos no fue significativa. 
  • Los resultados de este estudio sugieren que en pacientes con un MCT grado II con baja actividad de proliferación y con una escisión de márgenes incompleta, la terapia auxiliar podría no ser necesaria​
ABSTRACTS

Comparación de la endoscopia y de la ecografía en perros y gatos con neoplasia gástrica histológicamente confirmada

Marolf AJ, Bachand AM, Sharber J, et al
J Small Anim Pract 2015

  • Este estudio compara los hallazgos ecográficos y endoscópicos en un grupo de perros y gatos con diagnóstico histológico confirmado de neoplasia gástrica. Se realiza un análisis retrospectivo de casos con ecografía abdominal y endoscopia concurrentes y donde se evalúa la presencia de anomalías de la pared gástrica, y  la ubicación y la aparición del tumor en los dos procedimientos
  • De los 17 perros y 5 gatos incluidos, la ecografía identificó el 50% y la endoscopia el 95% de todas las neoplasias gástricas. El linfoma fue el tumor que más desapercibido pasó por ecografía. En el 36% de los casos hubo acuerdo en la ubicación del tumor entre la ecografía y la endoscopia (kappa de Cohen =. 0 25). Los animales con el intestino delgado normal por ecografía tenían mayor probabilidad de neoplasia gástrica (P =. 0 035). Todos los gatos tenían linfoma (P <. 0 001).
  • El estudio concluye que la ecografía y la endoscopia son útiles para el diagnóstico de la neoplasia gástrica. La endoscopia es más precisa en la identificación de la neoplasia gástrica; Sin embargo, la ecografía puede plantear una sospecha clínica de neoplasia gástrica y representa un método menos invasivo de recolección de información antes de la endoscopia. La presencia  intraluminal de gas gástrico o líquido pueden limitar la capacidad de diagnóstico de la evaluación ecográfica