Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Patología clínica

ABSTRACTS

Ecografía abdominal y hallazgos clinicopatológicos en 22 gatos con insuficiencia pancreática exocrina.

Auger M, Fazio C, Steiner JM, Penninck DG, Levine GJ, Griffin JF, Springer CM.
J Vet Intern Med. 2021 Oct 1.

  • El conocimiento de la insuficiencia pancreática exocrina (IPE) en gatos ha aumentado desde que se desarrolló el ensayo de la TLI felina (fTLI). Los hallazgos ecográficos en gatos con IPE son escasos y se han descrito como inespecíficos.
  • El objetivo del estudio era describir los hallazgos ecográficos, los signos clínicos y las enfermedades concurrentes en gatos con IPE.
  • Se planteó un estudio descriptivo retrospectivo multicéntrico que incluyó 22 gatos de propietarios con una concentración sérica de fTLI ≤8 μg/L y una ecografía abdominal realizada en las 6 semanas siguientes a la medición de fTLI. Se obtuvieron mediciones ecográficas del grosor máximo del páncreas y del diámetro máximo del conducto pancreático, así como las relaciones entre el diámetro del conducto pancreático y el grosor del páncreas. Se recogieron otros hallazgos ecográficos, condiciones concurrentes y signos clínicos.
  • El signo clínico más común fue la pérdida de peso (15/22 gatos). La enfermedad concurrente más común fue la enteropatía crónica fue (13/22 gatos). En el 39% de los gatos, el páncreas no tenía alteraciones ecográficas o eran mínimas. En 6/13 gatos se observó dilatación del conducto pancreático (>2,5 mm), tortuosidad del conducto pancreático con diámetro variable, o ambos. El parénquima pancreático era subjetivamente delgado en 6 gatos. Se encontró una relación significativa entre el parénquima pancreático subjetivamente delgado y el aumento de la ratio tamaño del conducto pancreático/grosor del páncreas (P = 0,004). Se observó una dilatación gastrointestinal difusa con contenido ecogénico en 8/22 gatos.
  • Los autores sugieren que la insuficiencia pancreática exocrina en gatos suele provocar cambios pancreáticos ecográficos mínimos o inexistentes. No obstante, los hallazgos de parénquima pancreático delgado, dilatación del conducto pancreático o dilatación difusa del intestino delgado con contenido ecogénico en gatos con pérdida de peso inexplicable o heces no formadas deberían hacer sospechar clínicamente de una IPE.
ABSTRACTS

Comparación de la calidad citológica de las muestras obtenidas con aguja fina con y sin aspiración de los ganglios linfáticos superficiales del perro.

Karakitsou V, Christopher MM, Meletis E, Kostoulas P, Pardali D, Koutinas CK, Mylonakis ME.
J Small Anim Pract. 2021 Sep 30

  • El objetivo del estudio era evaluar el impacto que tenía la aspiración en la calidad citológica de las muestras obtenidas con aguja fina de los ganglios linfáticos de los perros y comparar el nivel de acuerdo del diagnóstico citológico entre las dos técnicas de muestreo.
  • Se incluyeron prospectivamente 53 perros de clientes en los que el examen citológico de los ganglios linfáticos estuba indicado en el abordaje diagnóstico. De cada perro, se tomaron muestras de dos ganglios linfáticos superficiales y accesibles a la palpación: uno por aspiración con aguja fina y el otro sin aspiración con aguja fina, utilizando una aguja de calibre 21 con o sin jeringa de 5 ml. La calidad citológica se evaluó en frotis duplicados valorados por dos observadores que calificaron la celularidad, la contaminación sanguínea, el grosor, la preservación celular y la fragmentación citoplasmática mediante un sistema de puntuación predefinido.
  • No se encontraron diferencias significativas en las puntuaciones de las dos técnicas de muestreo para ninguno de los parámetros de calidad citológica evaluados. El coeficiente kappa de Cohen fue de 0,84 (intervalo de confianza del 95%: 0,68-1,00), lo que indica un buen acuerdo de diagnóstico entre las técnicas de muestreo.
  • En este estudio, tanto la técnica de aspiración con aguja fina como la de no aspiración con aguja fina produjeron muestras de ganglios linfáticos de calidad citológica comparable y con una concordancia aceptable para el diagnóstico citológico.
ABSTRACTS

Asociación entre los resultados de la prueba de estimulación con ACTH y los signos clínicos en perros con hiperadrenocorticismo tratados con trilostano.

Wehner A, Glöckner S, Weiss B, Ballhausen D, Stockhaus C, Zablotski Y, Hartmann K.
Vet J. 2021 Aug 17;276:105740

  • El objetivo de este estudio era investigar la asociación entre los resultados de la prueba de estimulación con ACTH (ACTHST), y los signos clínicos más importantes, en perros tratados con trilostano. 
  • Se elaboró un cuestionario específico para la enfermedad, en que se incluyó la valoración del propietario sobre la polidipsia, la poliuria, la polifagia, el jadeo y la complacencia con el tratamiento. Se inscribieron prospectivamente 49 perros con HAC. Los perros se agruparon según las visitas de revisión que tuvieron (primera revisión, 710 días después del inicio del tratamiento o del cambio de la dosis de trilostano; segunda revisión, 4 semanas después de la primera revisión; tercera revisión, realizada a intervalos de 3-6 meses una vez que el perro estaba bien controlado). En las visitas de revisión, se registraron las respuestas al cuestionario del propietario, se realizó un ACTHST, y se midió la gravedad específica de la orina. Se evaluaron las diferencias entre los tres puntos temporales de las revisiones para comprobar las posibles asociaciones entre los resultados de la ACTHST y los signos clínicos. 
  • Hubo diferencias significativas entre las revisiones para el valor de cortisol estimulado (de la primera a la tercera revisión, p < 0,001; de la segunda a la tercera revisión, p < 0,01), la polidipsia (de la primera a la segunda revisión, p = 0,001), la poliuria (de la primera a la segunda revisión, p < 0,001; de la primera a la tercera revisión, p = 0,001) y la complacencia del propietario (de la primera a la segunda revisión, p < 0,001; de la primera a la tercera revisión, p < 0,001). No se identificó ninguna asociación significativa entre los resultados de la ACTHST y los signos clínicos. 
  • En este estudio no se pudieron predecir los signos clínicos de hiperadrenocorticismo en base a los resultados de la prueba de estimulación con ACTH.
ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva del significado pronóstico de la concentración de lactato en plasma y de las mediciones seriadas de lactato en perros y gatos presentados en urgencias (enero 2012 - diciembre 2016): 4863 casos.

Saint-Pierre LM, Hopper K, Epstein SE.
J Vet Emerg Crit Care 2021 Aug 3

  • El objetivo del estudio era determinar el significado pronóstico de la concentración de lactato en plasma, el aclaramiento de lactato en plasma y el delta (diferencia entre mediciones) de lactato en perros y gatos presentados a un servicio de urgencias. 
  • Se realizó un estudio retrospectivo en un hospital universitario donde se revisaron un total de 8.321 registros médicos de animales a los que se les había medido la concentración de lactato en plasma, de los cuales 4.863 acudieron a urgencias y 1.529 perros y 444 gatos se les había realizado otra medición de lactato dentro de las 4 horas siguientes al ingreso.
  • De los perros y gatos con una concentración de lactato en plasma medida dentro de las 4 horas del ingreso en urgencias, la hiperlactatemia era común, y la prevalencia de hiperlactatemia para los perros 78% (361/462) y los gatos 67% (78/116) era mayor cuando se evaluaba dentro de los primeros 30 minutos tras el ingreso. La distribución de la concentración de lactato en plasma del paciente fue significativamente mayor en los no supervivientes en comparación con los supervivientes en todos los puntos temporales evaluados (P < 0,001). Tanto el aclaramiento de lactato (P = 0,010) como el delta lactato (P = 0,013) fueron significativamente diferentes entre los supervivientes y los no supervivientes. Un delta de lactato > 4,5 mmol/L fue 100% (IC 95%: 95 a 100%) específico de no supervivencia en pacientes con hiperlactatemia medida dentro de la primera hora del ingreso en urgencias. La causa más común de hiperlactatemia fue el shock en perros (24%) y las enfermedades del tracto urinario en gatos (22%). El shock se asoció con una mayor tasa de mortalidad tanto en perros (61%) como en gatos (77%). La hiperlactatemia se asoció significativamente con una mayor mortalidad en los perros con shock (P = 0,001), enfermedades respiratorias (P = 0,022), diabetes mellitus (P = 0,018) y disfunción hepática (P = 0,006). 
  • En este estudio, la hiperlactatemia se asoció con la mortalidad tanto en perros como en gatos, cuando se midió en cualquier momento de las 4 horas siguientes al ingreso en urgencias. La medición seriada del lactato puede ser una herramienta valiosa adicional para guiar las decisiones de manejo clínico en medicina de urgencias.
ABSTRACTS

Precisión diagnóstica de un tests rápido en muestras de orina para la detección de bacteriuria en perros con signos de enfermedad del tracto urinario inferior.

J Vet Intern Med. 2021 Feb 1
Grant DC, Nappier MT, Corrigan VK.

  • La recomendación en perros con sospecha de infección del tracto urinario (ITU) es realizar un cultivo de orina bacteriano, pero la obtención de estos resultados es costosa y tardía.
  • El objetivo de este estudio era determinar el rendimiento diagnóstico de una tira rápida de inmunoensayo (RAI) para la detección de bacteriuria utilizando orina de perros obtenida de chorro con signos clínicos de ITU inferior.
  • Se incluyeron 24 perros con propietario. Se recogió la orina y se realizó la tira en los siguientes 30 minutos. La orina en que se realizó un urocultivo aeróbico fue recogida por cistocentesis.
  • En 9/21 perros (43%) se verificó la ITU por el cultivo de orina aeróbico. Hubo 1 falso negativo y ningún falso positivo en los resultados de la tira. La sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo y valor predictivo negativo de la tira fueron del 89%, 100%, 100% y 92%, respectivamente.
  • Los autores concluyen que esta tira rápida es prometedora para identificar correctamente si las muestras de orina de perros con signos clínicos del tracto urinario inferior tienen o no una verdadera bacteriuria de forma rápida y barata. Deberían incluirse más pacientes en un estudio similar para determinar si el rendimiento del diagnóstico es consistente en una población más grande.
ABSTRACTS

Hipercoagulabilidad en perros con enteropatía crónica y su asociación con la concentración de albúmina sérica.

Dixon A, Hall EJ, Adamantos S, Kathrani A, McGrath C, Black V.
J Vet Intern Med. 2021 Feb 1

  • Los perros con enteropatía perdedora de proteínas (EPP) corren el riesgo de desarrollar un estado hipercoagulable. Actualmente se desconoce la prevalencia de la hipercoagulabilidad en perros con enteropatías crónicas (EC) y con la concentración de albúmina sérica normal.
  • El objetivo del estudio era valorar si los perros con enteropatías crónicas están más predispuestos a un estado de hipercoagulabilidad evaluado mediante tromboelastografía, independientemente de la concentración de albúmina sérica. Se incluyeron 38 perros con signos gastrointestinales crónicos por sospecha de EC inflamatoria entre 2017 y 2019. A cada perro se le realizó un hemograma, un perfil bioquímico y una imagen abdominal. Se calculó el índice de actividad de la enfermedad inflamatoria intestinal canina (CIBDAI). Se realizó una tromboelastografía en el momento de la presentación y se recogieron el tiempo de reacción, el tiempo cinético de coagulación, el ángulo α, la amplitud máxima y la formeza global del coágulo (G). Los perros se consideraron como hipercoagulables si el valor de G era ≥25% superior al intervalo de referencia.
  • Diecisiete de 38 (44,7%; intervalo de confianza [IC] del 95%, 28,6-61,7%) perros con EC eran hipercoagulables. El valor G no difería entre los 19 perros con concentraciones normales (≥28 g/L) de albúmina sérica (9,05 kilodinas/cm2 ; IC del 95%, 7,26-10,84; SD 3,71) y los 19 perros con hipoalbuminemia (11,3 kilodinas/cm2 ; IC del 95%, 9,04-13,6, SD; 4,7; P = .11). El valor G se correlacionó negativamente con el hematocrito, la concentración de albúmina sérica y la duración de los signos, y positivamente con la edad.
  • El estudio concluye que los perros con enteropatías crónicas y la concentración de albúmina sérica normal pueden estar en un estado de hipercoagulación según la medición de la tromboelastografía.
ABSTRACTS

Evaluación de las concentraciones séricas de troponina-I cardíaca para el diagnóstico de endocarditis infecciosa en perros.

Kilkenny E, Watson C, Dukes-McEwan J, Bode EF, Hezzell MJ, Payne JR, Borgeat K.
J Vet Intern Med. 2021 Aug 10.

  • La endocarditis infecciosa (EI) en perros se asocia con una enfermedad grave y una alta tasa de mortalidad, aunque a menudo se presenta con signos clínicos inespecíficos.
  • El objetivo del estudio era determinar si la concentración sérica de troponina-I cardiaca (cTnI) está elevada en perros con EI y si puede diferenciar a los perros con EI de los perros con otras enfermedades con características clínicas similares. La concentración de cTnI en suero se correlaciona negativamente con el tiempo de supervivencia en perros con EI. En un estudio de cohorte clínico retrospectivo. se incluyeron 72 con propietario, 29 con EI, 27 con enfermedad mixomatosa de la válvula mitral (MMVD) en estadio B, y 16 con enfermedad inmunomediada (EMI). Se midió la concentración de cTnI en suero en todos los perros en el momento del diagnóstico. También se recogieron los hallazgos clínicos y la interpretación ecocardiográfica.
  • La concentración sérica de cTnI fue significativamente mayor en el grupo con EI (0,69 ng/mL [0,03-80,8]) que en los grupos con MMVD (0,05 ng/mL [0,02-0,11], p < 0,001) y con EMI (0,05 ng/mL [0,03-0,57], p < 0,001). El aumento de la cTnI fue un predictor moderadamente preciso de la EI (área bajo la curva 0,857 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,745-0,968, P < 0,001). Un valor de corte de cTnI de 0,625 ng/mL tuvo una especificidad del 100% (IC del 95%: 90%-100%) y una sensibilidad del 52% (IC del 95%: 33%-70%) en esta muestra de estudio. No hubo asociación entre la concentración de cTnI y el tiempo de supervivencia en perros con EI (cociente de riesgo 1,013, IC del 95%: 0,993-1,034, P = 0,2).
  • En este estudio, las concentraciones de troponina-I cardíaca eran mayores en los perros con EI en comparación con los perros con MMVD preclínica o IMD. En los perros con una presentación clínica compatible, las concentraciones séricas de cTnI >0,625 ng/mL apoyan la presencia de endocarditis infecciosa.
ABSTRACTS

Investigación de la asociación entre el grosor de la pared de la vesícula biliar y la hipoalbuminemia en perros.

Sparago J, Rademacher N, Dehghanpir S, Post J, Liu CC, Johnston AN.
J Small Anim Pract. 2021 Jul 12

  • Mientras que con los años, en medicina humana se ha ido verificando la falta de asociación entre el grosor de la pared de la vesícula biliar y las concentraciones de albúmina sérica/plasmática, algunos trabajos en perros todavía describen esta asociación.
  • El objetivo de este estudio era evaluar la correlación entre el grosor de la pared de la vesícula biliar y las concentraciones de albúmina sérica/plasmática en perros.
  • Se realizaron búsquedas retrospectivas en las bases de datos de registros médicos de un hospital veterinario para identificar a los perros que tenían una concentración de albúmina sérica/plasmática gravemente baja (<1,5 g/dl) o evidencia ultrasonográfica de engrosamiento de la pared de la vesícula biliar (>2 mm). Se analizó el grosor de la pared de la vesícula biliar con la concentración de albúmina, el tipo de muestra (suero frente a plasma), la edad, la etiología, y la etiología de la albúmina.
  • Un total de 216 perros cumplieron los criterios de inclusión. Ciento cuarenta y seis perros tenían la pared de la vesícula biliar engrosada (Grupo 1). La mediana de la concentración de albúmina en suero/plasma para los perros de este grupo era de 2,2 g/dL (1 a 5 g/dL), y 84 perros (57,5%) tenían hipoalbuminemia (<2,5 g/dL). La búsqueda de perros con hipoalbuminemia grave (< 1,5 g/dL) identificó 70 perros (Grupo 2). En este grupo, la mediana del grosor de la pared de la vesícula biliar era de 1,3 mm (0,2 a 6,1 mm) y 17 perros (24,3%) tenían la pared de la vesícula biliar engrosada. La concentración de albúmina sérica/plasmática y el grosor de la pared de la vesícula biliar no estaban significativamente correlacionados ni para el Grupo 1 (r = 0,0044, p = 0,9580) o ni para el Grupo 2 (r = -0,1137, p = 0,3487). Se identificó una correlación negativa moderada (-0,64) entre el grosor de la pared de la vesícula biliar y la concentración de albúmina en perros con enfermedades inmunomediadas (p = 0,03).
  • En los peros de este estudio, el grosor de la pared de la vesícula biliar y la concentración de albúmina en suero/plasma fueron variables independientes.
ABSTRACTS

Cambios en los parámetros de coagulación en perros con enteropatía perdedora de proteínas entre antes y después del tratamiento.

Nagahara T, Ohno K, Nagao I, Nakagawa T, Yokoyama N, Ohmi A, Goto-Koshino Y, Chambers JK, Uchida K, Tomiyasu H, Tsujimoto H.
J Vet Med Sci. 2021 Jun 28

  • Es sabido, que la enteropatía perdedora de proteínas (EPP) induce hipercoagulabilidad y posible consiguiente tromboembolismo en los perros.
  • El objetivo el estudio era evaluar si habría una mejora en la hipercoagulabilidad, si después del tratamiento se obtuviera la remisión de la EPP en perros. Se evaluaron los cambios en parámetros de coagulación tras el tratamiento en perros diagnosticados de EPP. Como parámetros de coagulación, se midieron el tiempo de protrombina (TP), el tiempo de tromboplastina parcial activado (aPTT), el fibrinógeno, el complejo trombina-antitrombina (TAT), el dímero D y la antitrombina (AT). Además de estos parámetros, se llevó a cabo la tromboelastometría rotacional (ROTEM®), que evalúa las reacciones integrales de coagulación y fibrinólisis en sangre entera, y se obtuvieron los datos del tiempo de coagulación (TC), el tiempo de formación del coágulo (TFC), el ángulo α (α), la firmeza máxima del coágulo (FMC) y el índice de lisis a los 60 minutos (LI60).
  • Once de los 14 perros diagnosticados con EPP se clasificaron como respondedores al tratamiento en base a los cambios en su concentración de albúmina plasmática después del tratamiento. Se encontró un aumento significativo del TFC y una disminución de α y FMC que indicaban cierta resolución de la hipercoagulabilidad tras el tratamiento en los perros respondedores. No hubo cambios significativos en los otros parámetros de coagulación y fibrinólisis que no fueron los medidos por ROTEM®.
  • En este estudio se demuestra que, en perros con EPP, la hipercoagulabilidad detectada por ROTEM® mejora significativamente tras el tratamiento.
ABSTRACTS

El análisis del líquido cefalorraquídeo carece de especificidad diagnóstica en perros con enfermedad vestibular.

Danciu CG, Szladovits B, Crawford AH, Ognean L, De Decker S.
Vet Rec. 2021 Jun 7:e557

  • Aunque el síndrome vestibular es una presentación neurológica común, ni existe mucha información sobre el valor diagnóstico del análisis del líquido cefalorraquídeo (LCR) en el síndrome vestibular en perros.
  • En este estudio se revisaron retrospectivamente las historias clínicas de varios centros y se incluyeron los perros con enfermedad vestibular a los que se les había realizado una resonancia magnética craneal, un análisis del LCR y se les había diagnosticado un síndrome vestibular central o periférico. Los trastornos que afectaban al sistema vestibular central incluían meningoencefalitis de origen desconocido (MUO), neoplasia cerebral, infarto isquémico, empiema intracraneal o toxicidad por metronidazol. Los trastornos que afectaban al sistema vestibular periférico incluían la enfermedad vestibular idiopática, la otitis media/interna o la neoplasia que afectaba a las estructuras del oído interno. Se recogieron datos sobre el número total de células nucleadas (Total nucleated cell concentration TNCC), la concentración total de proteínas (TP) y la evaluación citológica.
  • Un total de 102 perros cumplieron con los criterios de inclusión. La sensibilidad y especificidad del aumento del TNCC del LCR para diferenciar el síndrome vestibular central del periférico fue del 49% y el 90%, mientras que la sensibilidad y especificidad del aumento de la TP fue del 58% y el 39%, respectivamente. La TNCC y la TP en los perros con MUO fueron significativamente mayores que en los perros con enfermedad vestibular idiopática (p = 0,000 y p = 0,004). La MUO se asoció con pleocitosis linfocítica, mientras que la enfermedad vestibular idiopática y el infarto isquémico se asociaron con la presencia de macrófagos activados o citología normal (p = 0,000).
  • En este estudio, aunque en los perros con MUO se observaron anomalías consistentes en el LCR, el análisis del LCR no permitió diferenciar de forma fiable entre el síndrome vestibular central y el periférico. El análisis del LCR no es fiable como única técnica de diagnóstico en perros con enfermedad vestibular