Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Patología clínica

ABSTRACTS

Evaluación retrospectiva de la ciclosporina en el tratamiento de la hepatitis crónica en perros

Ullal T, Ambrosini Y, Rao S, Webster CRL, Twedt D.
J Vet Intern Med. 2019 Aug 8

  • Aunque la etiología de la hepatitis crónica idiopática (ICH) en perros es poco conocida, la evidencia respalda la existencia de una patogénesis inmunomediada en algunos perros.
  • El objetivo de este estudio era describir una serie de casos de perros con una presunta ICH tratados con ciclosporina (CsA) con o sin medicamentos concurrentes y documentar, la incidencia de la remisión de parámetros bioquímicos, y los factores asociados a fracaso para lograr la remisión.
  • Se planteó una serie de casos retrospectivos en dos centros veterinarios entre 2010 y 2017, y se incluyeron 48 perros con diagnóstico presuntivo de ICH, cuyo tratamiento incluyó CsA. Todos los perros fueron tratados con CsA, con o sin medicamentos concurrentes, durante ≥2 semanas. Los datos fueron recogidos a partir de los registros médicos.
  • La remisión bioquímica (entendida como <1.1 veces el límite superior normal de la actividad de la alanina aminotransferasa) se alcanzó en el 79% de los perros (38/48). La dosis media de CsA para esta remisión fue de 7.9 mg / kg / d (rango, 2.5-12.7 mg / kg / d) y la mediana del tiempo hasta la remisión fue de 2.5 meses (rango, 0.75-18 meses). El tratamiento concomitante con hepatoprotectores no se asoció con la probabilidad de remisión. La puntuación clínica, la ascitis, la hipoalbuminemia, la hiperbilirrubinemia, los tiempos de coagulación prolongados, la dosis y la duración del tratamiento no se asociaron con la probabilidad de remisión o el tiempo para la remisión. Los efectos adversos comunes de la CsA fueron signos gastrointestinales en el 38% (18/48) e hiperplasia gingival en el 25% (12/48) de los perros tratados.
  • Los autores sugieren que un régimen de tratamiento que incluya CsA y el uso frecuente de hepatoprotectores comunes lleva a una remisión bioquímica de ICH en la mayoría de los perros. Ninguno de los factores evaluados, incluido el uso de hepatoprotectores, se asoció significativamente con la probabilidad de remisión. Serían necesarios estudios prospectivos futuros para evaluar la monoterapia con CsA en perros con ICH.
ABSTRACTS

Hallazgos diagnóstcios, tratamiento, y evolución final en perros con enteropatía perdedora de proteínas

Salavati Schmitz S, Gow A, Bommer N, Morrison L, Mellanby R.
J Vet Intern Med. 2019 Aug 5.

  • La enteropatía perdedora de proteínas (PLE) debida a una enteropatía inflamatoria crónica (CIE) en perros se trata a menudo con una combinación de glucocorticoides y con una segunda linea de inmunosupresores (SLI), pero esta terapia combinada podría no ser necesaria en todos los perros.
  • El objetivo del estudio era describir las características del diagnóstico y los resultados de los perros con PLE tratados con glucocorticoides solos (grupo P) o con glucocorticoides y SLI (grupo S). A partir de la base de datos de un hospital de 2015 a 2017, se incluyeron 31 perros con PLE, y se les valoró retrospectivamente los datos de la reseña, procedimientos de diagnóstico, tratamiento y resultados finales de perros con CIE / PLE. Los perros que presentaban hipoalbuminemia y CIE también se incluyeron. En base a un algoritmo de tratamiento por etapas, los perros fueron asignados al grupo P o S. Se recogieron datos acerca del tiempo para alcanzar concentraciones de albúmina sérica ≥20 g / L y datos de supervivencia. También se clasificaron los perros por sus concentraciones séricas de albúmina y cobalamina
  • En total, se incluyeron 17 en el grupo P y 14 en el grupo S. La puntuación histológica (según WSAVA) del duodeno fue diferente entre los grupos (P = 0,05), pero no lo fue en ninguno de los otros datos examinados. La mediana del tiempo hasta que la albúmina sérica alcanzó> 20 g / L fue de 13 días. La mediana del tiempo de supervivencia después del inicio del tratamiento fue de 85 días (rango, 13-463 días) en el grupo P y 166 días (rango, 8-390 días) en el grupo S.
  • Se concluye que, en este estudio, ninguna prueba diagnóstica de rutina fue predictiva de la respuesta clínica, clasificación en grupo de tratamiento o resultado final. El tratamiento únicamente con glucocorticoides podría ser apropiado en perros con PLE.
ABSTRACTS

Anormalidades clinicopatológicas asociadas a una alta puntuación ATT (animal trauma triage) en gatos con heridas por mordedura: 43 casos (1988-2009)

Lyons BM, Ateca LB, Otto CM
J Vet Emerg Crit Care 2019 Apr 22

  • Los objetivos del estudio son documentar los cambios clínicos y clinicopatológicos en gatos que presentan traumatismos por heridas por mordedura, identificar anomalías frecuentes asociadas con las heridas por mordedura y determinar si la puntuación ATT (animal trauma triage: ATT) está relacionada con alguna anormalidad clinicopatológica.
  • Se diseñó un estudio descriptivo retrospectivo realizado en un hospital universitario veterinario en el que se inlcuyeron 43 gatos con propietario que se presentaron con heridas por mordedura en un gran hospital veterinario urbano entre 1998 y 2009. De los registros médicos, se registraron, el historial, los hallazgos del examen físico, los resultados de las pruebas bioquímicas y la evolución final. La puntuación ATT se calculó en base al examen físico en el momento de la presentación en los gatos con la información disponible adecuada. Los pacientes se clasificaron con una puntuación ATT baja (<5) (n = 20) o alta (≥5) ATT (n = 23).
  • Los gatos machos estaban sobrerrepresentados (65.1%), y la mayoría de los gatos tenían acceso al exterior (53.4%). El pH bajo en sangre venosa (P = 0.047), concentraciones altas de lactato en plasma (P = 0.018) y bajas de calcio ionizado (P = 0.004) se asociaron con puntuaciones de ATT más altas.
  • Se concluye que, en gatos que sufren heridas por mordedura, existe una asociación significativa entre el pH bajo en sangre venosa, la alta concentración de lactato en plasma y la baja concentración de calcio ionizado y las puntuaciones más altas de ATT en el momento de la presentación. El reconocimiento temprano de estas anormalidades puede ayudar a identificar a los pacientes con lesiones más graves.
ABSTRACTS

Evaluación de un ensayo sensible de troponina cardiaca I como test de screening para el diagnóstico de cardiomiopatía hipertrófica en gatos

Hertzsch S, Roos A, Wess G.
J Vet Intern Med. 2019 Apr 16

  • Aunque la cardiomiopatía hipertrófica (HCM) es la enfermedad cardíaca más común en los gatos, la mayoría de los gatos no se diagnostican hasta que desarrollan insuficiencia cardíaca congestiva, tromboembolismo arterial (ATE) o muerte cardíaca súbita. Por lo tanto, sería deseable disponer de una prueba asequible para la detección temprana de HCM.
  •  El objetivo de este estudio es evaluar un ensayo sensible de troponina cardíaca I (cTnI) como prueba de detección de HCM en gatos y determinar un punto de corte para la detección temprana de la HCM. Se incluyeron 166 gatos (machos, n = 97) de varias razas que se evaluaron prospectivamente y clasificaron mediante ecocardiografía como sanos (n = 87), equívocos (n = 15) o con HCM (leve, n = 16; moderado, n = 10; severo, n = 34) o ATE (n = 4). La concentración sérica de cTnI se determinó utilizando el ensayo ultrasensible.
  • La concentración mediana de cTnI fue significativamente diferente entre los grupos de estudio (p <0,000001). Un valor de corte de 0,06 ng / ml proporcionaba una buena discriminación entre gatos sanos y gatos con HCM (sensibilidad, 91,7%; especificidad, 95,4%; área bajo la curva [AUC], 0,95; intervalo de confianza del 95% [IC], 0,899-0,978). Incluso para los gatos asintomáticos con HCM, la sensibilidad y la especificidad para un punto de corte > 0,06 ng / ml se mantuvieron altas, en 87,8% y 95,4%, respectivamente (AUC, 0,93; IC del 95%, 0,864-0,964).
  • Según los datos obtenidos se concluye que la troponina I cardíaca en ensayo ultrasensible se puede considerara una prueba de detección sensible y específica para el diagnóstico de HCM en gatos que de otra manera serían considerados sanos (valor de corte,> 0.06 ng / mL). Sin embargo, se necesita una ecocardiografía para confirmar el diagnóstico.
ABSTRACTS

Anaplasmosis granulocítica en 63 perros: signos clínicos, resultados de laboratorio, terapia y curso de la enfermedad.

Chirek A, Silaghi C, Pfister K, Kohn B.
J Small Anim Pract. 2018 Feb;59(2):112-120

  • El objetivo del estudio era describir los signos clínicos, los resultados de laboratorio, la terapia y el curso de la enfermedad en perros con anaplasmosis granulocítica canina en los que se habían excluido las coinfecciones. Se evaluaron de retrospectivamente los registros médicos de los perros con infección natural por Anaplasma phagocytophilum, respecto a los signos clínicos y las anomalías de laboratorio en el momento de la presentación del perro, durante la terapia y en el curso de la enfermedad.
  • Se detectaron 974 perros con signos clínicos sospechosos de anaplasmosis granulocítica canina en los que se realizó PCR para determinar ADN de A. phagocytophilum. En 72 perros hubo un resultado positivo. Nueve de los perros positivos fueron excluidos de una evaluación adicional debido a otras enfermedades o falta de datos. Los signos clínicos más comunes en los 63 perros positivos restantes para A. phagocytophilum incluidos en el estudio, fueron letargo y reducción de la actividad (83%), fiebre (67%) e inapetencia (63%). La trombocitopenia fue la anomalía de laboratorio más común (86%), seguida del aumento de las actividades de las enzimas hepáticas y la hiperbilirrubinemia (77%), anemia (70%), hipoalbuminemia (62%) y leucocitosis (27%). De los 36 perros trombocitopénicos analizados para detectar anticuerpos fijados a las plaquetas, el 44% fue positivo. De los 63 perros infectados, 59 (97%) se recuperaron, dos perros murieron (ataques epilépticos y anemia hemolítica inmunomediada) y dos se perdieron durante el seguimiento.
  • En base a los resultados, los autroes suguieren que, en áreas dendémicas, la anaplasmosis granulocítica canina, debería considerarse como una posible causa de unos signos clínicos agudos inespecíficos o enfermedad inmunomediada, si no se ha podido excluir la exposición a las garrapatas.

 

ABSTRACTS

Hallazgos clínicos y clinico-patológicos en perros diagnosticados de hiperadrenocorticismo espontáneo canino en centros veterinarios de atención primaria (2013 - 2014)

Bennaim M, Centola S, Ramsey I, Seth M.

  • El objetivo de este estudio fue informar de los hallazgos clínicos y clínico-patológicos en el hiperadrenocorticismo espontáneo (HAC) canino y evaluar la relación entre el tamaño del paciente y estos hallazgos .
  • Se realizó un cuetionario entre veterinarios de atención primaria para recopilar información sobre los casos diagnosticados con HAC canino espontáneo. Los criterion de inclusión fueron una prueba de estimulación con ACTH y / o una prueba de supresión con dexametasona en dosis bajas compatible con HAC. Los criterios de exclusión incluyeron, la existencia de enfermedades sistémicas concurrentes, cualquier signo clínico  no asociado típicamente con HAC, una ratio cortisol:creatinina en orina dentro del intervalo de referencia, administración de esteroides durante los 3 meses anteriores al diagnóstico, tratamiento con cualquier fármaco que pudiera producir signos clínicos de HAC y un tratamiento del HAC canino espontáneo en curso. Se identificaron 62 casos. 
  • Las prevalencias de algunos signos clínicos fueron similares a los que se han informado históricamente. No se identificó asociación entre el peso del paciente y los diversos signos clínicos. El recuento de plaquetas se correlacionó negativamente con el peso (P = .005, r2 = 0.3). Las actividades de alanina aminotransferasa (P = .016, r2 = 0.17) y fosfatasa alcalina (P = .05, r2 = 0.0014) se correlacionaron positivamente con la ratio de signos clínicos. En este grupo de perros, los signos clìnicos no fueron significativamente diferentes entre los perros ≤20 kg y los perros> 20 kg. 
  • Según los datos del estudio, las prevalencias de los diversos hallazgos clínicos parecen ser similares a las que se han informado históricamente. Los perros con más signos clínicos tendían a tener una mayores actividades de alanina aminotransferasa y fosfatasa alcalina.
ABSTRACTS

Resultados de unos análisis por inmunofluorescencia en suero y PCR cuantitativa en perros afectados por Leishmania infantum: evaluación antes y después del tratamiento en diferentes estados clínicos

Bruno B, Romano A, Zanatta R, Spina S, Mignone W, Ingravalle F, Barzanti P, Ceccarelli L, Goria M.
J Vet Diagn Invest. 2019 Mar;31(2):222-227

  • En este estudio retrospectivo se compararon los resultados de unos análisis por inmunofluorescencia en suero (IFA) y PCR cuantitativa de ganglios linfáticos (qPCR) en perros clasificados como expuestos, infectados o enfermos debido a la leishmaniasis. También se evaluó como los resultados de IFA o qPCR cambiaron en respuesta al tratamiento y reflejaron diferentes mejoras clínicas y clínico-patológicas de los perros. Se incluyeron 108 perros: 12 expuestos, 25 infectados y 71 enfermos, según la clasificación del Grupo de trabajo sobre leishmaniasis canina.
  • La comparación entre grupos mostró valores más altos de IFA (p <0.01) para perros enfermos. Los valores de qPCR fueron más altos para los perros enfermos que para los infectados (p <0.01). Se creó una nueva puntuación clínica y clínico-patológica que se aplicó a 50 perros enfermos. Usando esta nueva puntuación, 41 se reclasificaron como parcialmente recuperados (PR) dentro de los 3 meses después de la presentación, y 37 como totalmente recuperados (TR) 3-6 meses después de la presentación. Se encontraron diferencias estadísticamente significativas en los valores de IFA entre los perros enfermos y los TR (p <0.01), pero no entre los perros enfermos y los PR (p = 0.98). Durante el seguimiento, la qPCR reveló una disminución progresiva en la carga del parásito, con una diferencia estadísticamente significativa en los perros enfermos versus los PR (p <0.01), enfermos versus los TR (p <0.01) y los PR versus los TR (p <0.01). Una disminución de 1 punto en la puntuación clínica se correspondió a 1.3 Leishmania / ?L de disminución en la qPCR (p <0.01) y una disminución de 1:42 en IFA (p <0.01).
  • Lo hallazgos de este estudio confirman que el estado clínico de los perros afectados por leishmaniasis está estrechamente relacionado con la carga parasitaria y el nivel de anticuerpos, tanto antes como después del tratamiento.

 

ABSTRACTS

La recolección de líquido cefalorraquídeo en EDTA o en tubos normales sin aditivos no afecta el análisis estándar del líquido en perros

Koch BC, Daniels LO, Thomsen LT, Nielsen MBM, Berendt M, Gredal H.
Acta Vet Scand. 2019 May 6;61(1):23

  • Para su análisis, el líquido cefalorraquídeo (LCR), puede ser recogido en ácido etilendiaminotetraacético (EDTA) o en tubos normales sin aditivos. Presumiblemente, el EDTA contribuye a una mejor preservación celular, aunque causa una elevación falsa en la concentración de proteínas totales y diluye la muestra de LCR, lo que puede afectar la interpretación diagnóstica.
  • El objetivo de este estudio era determinar si la elección del tubo (EDTA o normales sin aditivos) influía en los resultados de un análisis estándar de LCR. Se incluyeron 32 muestras pareadas de LCR estabilizadas con EDTA y en tubos normales sin aditivos  .
  • No hubo diferencias estadísticamente significativas en las concentraciones semicuantitativas de proteínas cuando se compararon muestras entre los dos tubos (P> 0,99). El recuento total de células nucleadas no difirió significativamente entre los dos tubos (P = 0,85). No hubo diferencias significativas en los recuentos celulares diferenciales entre los dos tubos, al evaluar las células polimorfonucleares (P = 0,90), los linfocitos (P = 0,84) y los monocitos / macrófagos (P = 0,86). Además, no hubo diferencias significativas en la preservación de la morfología celular al evaluar preparaciones citológicas a partir de muestras de tubos normales sin aditivos o las estabilizadas con EDTA (P = 0,45).
  • En base a los resultados, los autores concluyen que la recolección de LCR en tubos con EDTA no influye en el resultado del análisis estándar de LCR. No se pudo demostrar en este estudio un supuesto efecto positivo del EDTA sobre la preservación celular 
ABSTRACTS

Estudio de la sensibilidad antimicrobiana de los patógenos bacterianos aislados en perros y gatos con infección del tracto respiratorio en toda Europa: resultados ComPath

Moyaert H de Jong A, Simjee S, Rose M, Youala M, Garch FE, Vila T, Klein U, Rzewuska M, Morrissey I.
J Appl Microbiol. 2019 Apr 7

  • El objetivo de este estudio era presentar las sensibilidades antimicrobianas para bacterias de perros y gatos con infección del tracto respiratorio (ITR) en toda Europa en 2013-2014 y compararlo con datos de 2008-2010. Se determinaron las CMI (concentración mínima inhibitoria) para 464 aislamientos siguiendo los estándares CLSI utilizando antibióticos aprobados para el tratamiento de ITR. Cuando fue posible, se determinó la sensibilidad utilizando puntos de corte preferentemente procedentes de humanos, mientras que para algunos antibióticos no había puntos de corte.
  • En perros, el principal agente patógeno fue Staphylococcus pseudintermedius que fue > 90% sensible a fluoroquinolonas y oxacilina (92.5%; seis aislamientos confirmados como mecA-positivos) y 53.8%, 80% y 88.8% sensibles a tetraciclina, penicilina y trimetoprim / sulfametoxazol respectivamente. También se aislaron Estreptococos, Escherichia coli, Bordetella bronchiseptica, Staphylococcus aureus y Pseudomonas aeruginosa. Los estreptococos eran completamente sensibles a la penicilina, ampicilina y pradofloxacina. Ninguno fue resistente a la enrofloxacina, pero el 31,4% tenía una sensibilidad intermedia. El agente menos activo contra los estreptococos fue la tetraciclina (51.4% susceptible). Para E. coli, 90.9% fueron sensibles a la amoxicilina / ácido clavulánico; la sensibilidad a otros antibióticos varió de 63.6 – 81.8%. No hubo puntos de corte para B. bronchiseptica y P. aeruginosa. Para S. aureus, la sensibilidad a la penicilina fue baja (34,8%), y para otros antibióticos entre 87.0 - 100%. 
  • En gatos, el principal patógeno fue Pasteurella multocida, donde solo la pradofloxacina tuvo puntos de corte (100% sensibles). La sensibilidad de los estafilococos coagulasa negativos osciló entre 66,7% (penicilina) y 97,2% (pradofloxacina). Los estreptococos de los gatos fueron 100% sensibles a todos los antibióticos, excepto enrofloxacina y tetraciclina (ambos 65,2% sensibles). 
  • En líneas generales, en los perros y gatos con RTI de este estudio,  la resistencia antimicrobiana fue baja a media, aunque la sensibilidad fue muy variada entre los patógenos estudiados. Se recuerda que el uso responsable de los antibióticos es crucial para mantener la sensibilidad y que es muy importante la monitorización continua de las resistencias para apoyar este objetivo. También se defiende la necesidad de establecer unos puntos de corte específicos de ITR para patógenos en perros y gatos.

 

ABSTRACTS

Producción de Interferón-? por leishmania infantum en sangre de gatos estimulados que viven en áreas endémicas de leishmaniosis canina

Priolo V, Martínez-Orellana P, Pennisi MG, Masucci M, Prandi D, Ippolito D, Bruno F, Castelli G, Solano-Gallego L.
Parasit Vectors. 2019 Mar 26;12(1):133

  • La leishmaniosis felina causada por Leishmania infantum es considerada una enfermedad rara en áreas endémicas, pero las infecciones subclínicas son comunes. La respuesta inmune desempeña un papel clave durante el curso de la infección por L. infantum en otras especies huésped, y en gatos aún no se ha investigado la respuesta inmune celular a la infección por L. infantum.
  • El objetivo de este estudio era determinar la respuesta inmune celular específica de L. infantum mediante la valoración de interferón (IFN)-? en sangre de gatos que viven en áreas endémicas (66 en Sicilia y 113 en Cataluña) y comparar esta respuesta con los niveles de anticuerpos contra L. infantum (por ELISA e IFI), la carga del parásito en sangre y el estado de infecciones retrovirales.
  • La mayoría de los gatos (n = 140) fueron negativos para anticuerpos contra L. infantum y solo 22% (n = 39) fueron positivos. Solo el 9 y 2% de los gatos analizados tenían infección por el virus de inmunodeficiencia felina (FIV) o por el virus de la leucemia felina (FeLV), respectivamente. Treinta y dos gatos de 179 (18%) produjeron IFN-? después de la estimulación con antígeno soluble de L. infantum (LSA), mientras que la mayoría de los gatos (93%) produjeron IFN-? después de la estimulación con concanavalina A (ConA). Seis gatos productores de IFN-? por LSA fueron seropositivos (tres en ELISA y cinco en IFI) pero fueron negativos en PCR, mientras que solo un gato fue positivo para anticuerpos y PCR. Se identificaron correlaciones positivas significativas entre las concentraciones de IFN-? después de la estimulación con LSA y con ConA, y entre las pruebas de serología y PCR. No se encontró asociación entre el estado FIV y la producción IFN-? por LSA o ConA. Al combinar la PCR, la serología y los resultados específicos de la concentración de IFN-?, se observó que el 36% de los gatos estudiados estaban expuestos a L. infantum.
  • Como era de esperar, los gatos de áreas endémicas producen IFN-? después de la estimulación sanguínea ex vivo con LSA y, por lo tanto, son capaces de activar una respuesta inmune celular adaptativa contra el parásito que está asociado de manera variable con positividades a anticuerpos o PCR en sangre. La asociación de este ensayo IFN-? a las pruebas serológicas y moleculares proporcionaría una mejor estimación de la exposición del gato a L. infantum.