Se encuentra usted aquí

Se encuentra usted aquí

Reproducción

PATOLOGÍAS

Vagina, Hiperplasia/Prolapso

ETIOLOGÍA: Por la acción de los estrógenos en la perra se produce una hiperplasia del suelo de la vulva, la cual puede desarrollarse exageradamente e incluso prolapsarse y revertirse al exterior. Suele suceder en perras jóvenes y de razas gigantes. Es muy raro en gatas.

PRONÓSTICO: Si se realiza la ovariohisterectomía el pronóstico es muy bueno. De todas maneras hay que comprobar que el animal sea capaz de orinar. Debemos vigilar la aparición de una infección del tejido prolapsado y una necrosis. SÍNTOMAS: Los signos son los que produce una masa revertiendo al exterior en la vagina: ansiedad, lamidos constantes, etc. Pueden producirse pérdidas vaginales, dolor al copular con el macho durante el celo, disuria, anuria por estranguria, etc. TRATAMIENTO: El tratamiento de la hiperplasia, si no molesta en la monta y no da problemas urinarios, no se realiza. En los otros casos, el problema se resuelve con una ovariohisterectomía. No están indicadas las terapias hormonales para reducir el nivel de estrógenos.
PATOLOGÍAS

Utero, Prolapso

ETIOLOGÍA: Se produce un prolapso de útero en el puerperio o en un parto distócico. Un prolapso es parcial cuando un cuerno o el cuerpo uterino se revierte y queda en la vagina sin salir al exterior. Se denomina completo cuando a través de la vagina salen al exterior ambos cuernos uterinos revertidos. El mecanismo por el cual se produce es desconocido, pero hay factores mecánicos que favorecen su aparición, como las excesivas tracciones de los cachorros cuando nacen.

PRONÓSTICO: Hay que vigilar que no se reprolapse cuando se haya realizado manualmente durante los primeros 15-21 días. La bibliografía comenta que las recidivas son muy infrecuentes en las futuras preñeces. SÍNTOMAS: Son evidentes. Se observa generalmente un comportamiento ansioso y una postura anormal. En los casos graves se pueden producir signos de shock, hemorragia interna, peritonitis, etc. TRATAMIENTO: El tratamiento depende de la severidad del caso y de la importancia de la perra como reproductora. La reducción manual únicamente está indicada cuando el prolapso es muy reciente y los tejidos no están nada dañados y, por supuesto, cuando no sea severo y la perra se encuentre en perfectas condiciones. En todos los demás casos, se procederá a la reducción manual si se puede y posterior ovariohisterectomía. En los casos graves deben aplicarse las medidas de sostén necesarias como son la fluidoterapia agresiva, transfusión si es necesaria, antibioterapia, etc. En los casos en que no se pueda reducir manualmente debe amputarse la parte del tejido prolapsado y posteriormente intentar recolocar el muñón que queda y volver a reseccionarlo cuando se haya colocado bien.
PATOLOGÍAS

Tumor Venereo Transmisible

ETIOLOGÍA: El tumor venéreo transmisible (TVT) sólo se da en perros y es la causa más frecuente de tumor genital en poblaciones sexualmente activas. Suele tener más casuística en climas templados. Aparece en perros y perras intactos y se transmite por una implantación celular durante el contacto sexual. Es la forma más frecuente, aunque también se puede producir en el lamido de la vulva, etc. Está demostrado el papel del sistema inmunitario en el crecimiento del tumor y sus metástasis.

PRONÓSTICO: El pronóstico suele ser bueno, con o sin tratamiento quimioterápico. Aunque se puede decir que es un tumor maligno, no suele comportarse como tal y las metástasis son raras. SÍNTOMAS: En el perro macho, el tumor se localiza en la base del pene, aunque también puede tener otras localizaciones menos frecuentes. En la perra, el tumor se localiza en la vagina y/o en la vulva. Comienza como una forma muy pequeña e hiperémica y evoluciona creciendo como una coliflor lobulada y de consistencia muy friable. TRATAMIENTO: Cuando los tumores son pequeños, es suficiente con la extirpación quirúrgica. Cuando son grandes y sólo se realiza la cirugía, hay un 60% de posibilidades de que recidive localmente. En estos casos, están aconsejados los tratamientos de [vincristina] semanal hasta 2 semanas después de conseguir la curación clínica. Es muy efectiva y tiene un 90% de curaciones. En los casos en que la vincristina no responde, puede usarse la [doxorrubicina].
PATOLOGÍAS

Tetania Puerperal

ETIOLOGÍA: La eclampsia es un proceso hipocalcémico que sucede generalmente en la lactación de perras de tamaño pequeño y antes de la tercera semana de lactación. Es muy raro en gatas y en razas gigantes. La razón exacta de por qué se produce es desconocida, pero se postula que es una mala funcionalidad de la paratiroides para mantener los niveles de calcio en la sangre. La disminución del calcio en sangre provoca contracciones tónico-clónicas musculares por todo el cuerpo.

PRONÓSTICO: Hay que avisar al propietario de la máxima probabilidad de que la perra tenga otro episodio de tetania si vuelve a quedar preñada. En caso de recidivas se han descrito tratamientos con prednisolona a dosis bajas por sus efectos sobre la movilización del calcio. El uso del calcio en el embarazo no se ha demostrado eficaz, pero debe darse a partir del parto. SÍNTOMAS: Los signos clínicos se inician con nerviosismo, fasciculaciones en la cara, y enseguida se pasa a una ataxia y después contracciones musculares tónico-clónicas por todo el cuerpo. Puede producirse la muerte por convulsiones muy prolongadas, depresión respiratoria y edema cerebral. TRATAMIENTO: Es una urgencia médica y debe administrarse gluconato de calcio al 10% lentamente. Es conveniente monitorizar el corazón para detectar la presencia de arritmias, que indicarían la sobredosificación del calcio. Suelen ser necesarios entre 3-20 ml de suero para este tipo de perras pequeñas. Una vez relajada la perra, se debe administrar la misma dosis de calcio pero diluida a la mitad de manera subcutánea, para prevenir recidivas. Si es necesario hay que controlar la hipertermia con agua fría. Si la perra no responde correctamente, hay que pensar que pueda haber una hipoglicemia concurrente. Los cachorros no pueden seguir mamando de la perra, o como máximo que mamen una vez al día. Si incluso así hay una nueva recaída, los cachorros deben alejarse de la madre.
PATOLOGÍAS

Testiculo, Torsion

ETIOLOGÍA: La torsión testicular se produce cuando el cordón espermático rota junto al testículo y se oblitera, lo cual conlleva el infarto testicular. Puede suceder en testículos criptórquidos, pero también puede suceder en testículos normales. Se da a cualquier edad y en cualquier raza. Es más frecuente en el perro y en el gato es rarísima. En los casos de neoplasia intraabdominal la torsión se produce por el aumento del peso, el cual tracciona sobre el cordón espermático. Cuando sucede en un testículo normal, esto se produce por un pequeño traumatismo que rompe el ligamento suspensor del escroto.

PRONÓSTICO: El pronóstico, tras la castración, suele ser muy bueno. SÍNTOMAS: En los casos agudos intraescrotales se produce fiebre ligera, vómitos agudos, adinamia, etc. La cola del epidídimo se palpa de una manera anormal. El dolor intenso a la palpación va disminuyendo con el tiempo y puede desaparecer a las 24-48 h. En los casos agudos intrabdominales se produce una sintomatología parecida pero más agresiva, en la cual hay fiebre, vómitos agudos y dolor asociado a una masa abdominal. Es posible encontrar sintomatología durante bastante tiempo en una torsión que lleva varios meses. TRATAMIENTO: El tratamiento, ya sea escrotal o intrabdominal, se realiza con castración. Debe realizarse una estabilización previa en los casos en los que el animal mejore.
PATOLOGÍAS

Subinvolucion Placentaria

ETIOLOGÍA: Es un retraso en el proceso de degeneración y reconstrucción endometrial tras el parto. El proceso de reconstrucción se suele dar durante 3 meses en la perra. No hay predilección racial y suele ocurrir en perras de menos de 3 años. La razón del fenónemo es desconocida. No todos los implantes placentarios uterinos están afectados. No es una patología que se presente normalmente en la gata.

PRONÓSTICO: El pronóstico, por regla general, es bueno si responde al tratamiento. Si se prolonga mucho en el tiempo es mejor ovariohisterectomizar a la hembra. SÍNTOMAS: Se producen unas pérdidas seroso-sanguinolentas que persisten más allá de las 6 semanas post-parto. No hay signos sistémicos, aunque puede haber anemia no regenerativa por falta de hierro por la pérdida de sangre. La citología nos indica un anoestro con presencia de hematíes y la ausencia de una cantidad significativa de neutrófilos. TRATAMIENTO: No se suele tratar porque acostumbra a remitir espontáneamente. Aunque a veces es conveniente mantener limpia la vulva para evitar una metritis por infección ascendente. También es necesario, en ocasiones, y como consecuencia de la anemia ferropénica que se produce, el sulfato de hierro a dosis de 100-300 mg/día vía oral. La ovariohisterectomía está indicada si la pérdida de sangre no se controla o se produce una perforación en el miómetro, con la consecuente peritonitis. También está indicada si no se quiere hacer criar nunca más a la perra.
PATOLOGÍAS

Piometra

ETIOLOGÍA: Tiene lugar al instaurarse una infección ascendente oportunista en un útero con una hiperplasia endometrial, quística. Suele darse en animales a partir de los 8 años de edad, aunque también en animales más jóvenes, sobre todo si han recibido terapias de estrógenos o progestágenos. Es más frecuente en la perra que en la gata, quizás porque la gata necesita ser montada para ovular y empezar la fase progesterónica del ciclo, o quizás porque las gatas se ovariohisterectomizan más rutinariamente que las perras y es una patología que entonces se observa menos. Un dato a tener en cuenta es que la infección es secundaria y oportunista, y que lo verdaderamente importante y que explica la difícil curación con medicación sola es la modificación del endometrio.

PRONÓSTICO: Dependiendo de la gravedad del proceso, con el tratamiento quirúrgico, tiene un buen pronóstico. En casos de septicemia o peritonitis por rotura de la matriz, el pronóst ico será reservado. Una complicación de la piómetra relativamente frecuente es la rotura de la matriz, con lo que se instaura una peritonitis en toda regla. La terapia antibiótica debe continuarse al menos 10 días después de la cirugía. En los casos de terapia médica en perras y con el cuello de la matriz abierto, la remisión de los signos se calcula en un 90 % y de éstas un 90 % son fértiles. En el caso de la gata y con el cuello de la matriz abierto, la remisión se calcula en un 100% y con un 80% de fertilidad. En los casos de terapia médica en perras con el cuello de matriz cerrado, la remisión de los signos se calcula en torno al 40-50%, aunque de éstas se calcula que serán fértiles el 100%. Hay que tener en cuenta que hay grandes posibilidades de que la piómetra recidive en una perra o gata tratada con prostaglandinas. SÍNTOMAS: Los signos son variados y suelen aparecer a partir de las 4 semanas de haber tenido el celo. Cuando el cuello de la matriz está abierto, se produce una descarga mucosa vaginal de cualquier tipo (mucohemorrágico, mucoso, mucopurulento, etc.). A veces, en algunas hembras, esta descarga es el único signo clínico. También suelen observarse signos sistémicos como la fiebre, depresión, letargia, inapetencia, poliuria/polidipsia (por la diabetes insípida nefrogénica de origen seguramente tóxico-bacteriano), vómitos, diarreas, etc. Cuando el cuello de la matriz está cerrado, puede producirse una distensión abdominal y un cuadro mucho más severo que el anterior con inestabilidad, azotemia prerrenal, deshidratación, shock, coma, etc. En estos casos, y dependiendo de la gravedad del proceso, puede presentarse hipertermia o hipotermia. TRATAMIENTO: El tratamiento de elección debe ser quirúrgico con una ovariohisterectomía. Previamente a la cirugía hay que valorar bien al animal y según su estado debemos restablecer la normalidad con una terapia de soporte, como puede ser la fluidoterapia, antibióticos de amplio espectro, etc. En los casos en que no se quiera realizar la cirugía o el animal tenga un gran valor reproductivo, se puede usar la terapia con prostaglandinas F2, las cuales producen un aumento de la contractibilidad uterina, relajación del cuello del útero y la inhibición de la tasa de progesterona. La terapia médica no debe usarse en animales muy mayores ( 8 ó 9 años) o muy debilitados, con el cérvix cerrado (peligro de reventar la matriz) o con una gestación en uno de los cuernos uterinos (es muy abortiva). La dosis es 0,1-0,25 mg/kg/12-24 h durante 3-5 días (hasta que el útero se ha vaciado). Como es lógico, debe tratarse también con antibióticos adecuados de amplio espectro.
PATOLOGÍAS

Ovario, Quiste

ETIOLOGÍA: Los quistes ováricos son sacos de contenido líquido o semisólido, muy comunes en la perra y en la gata y que generalmente no producen sintomatología y pasan desapercibidos. Hay cuatro tipos: foliculares, luteínicos, del epitelio tubular y de la médula ovárica. No suelen dar sintomatología pero también pueden asociarse a estados hipersecretores estrogénicos, hiposecretores en general, etc.

PRONÓSTICO: Si se realiza una terapéutica quirúrgica el pronóstico es excelente, ya que no hay recidivas. SÍNTOMAS: No suelen dar signos clínicos apreciables, pero los quistes foliculares se han asociado a perras con proestros muy prolongados e infértiles. En estas perras, la vulva presenta un aspecto típico de proestro (edema, pérdidas seroso-sanguinolentas) e incluso con un comportamiento típico. Los quistes del epitelio tubular se han asociado a perras que presentan un anoestro persistente y por supuesto infertilidad. En algunos casos puede producirse un crecimiento tan severo que se palpa una masa abdominal. TRATAMIENTO: No siempre es necesario el tratamiento en los casos de proestro persistente, y sólo debemos tratarlo cuando se producen problemas de comportamiento inaceptables para el propietario, anemia por pérdida de sangre y, por supuesto, cuando el proestro no finaliza nunca. El tratamiento con progesterona está contraindicado por el alto riesgo de provocar una hiperplasia endometrial quística o una piómetra. Actualmente puede usarse [GnRH] cada 24-48 h útil en la regresión del quiste. De todas maneras, el tratamiento médico puede reportarnos pocas satisfacciones de cara al propietario, por lo que suele realizarse una exéresis quirúrgica del quiste o del ovario completo.
PATOLOGÍAS

Orquitis/Epididimitis

ETIOLOGÍA: La orquitis y la epididimitis se definen como un estado inflamatorio de los testículos y del epidídimo, respectivamente. Sucede en ambos órganos a la vez porque están íntimamente relacionados. Las causas son variadas e incluyen la brucelosis, blastomicosis, moquillo canino, leishmania, septicemias (raro) o traumatismos (por el trauma en sí o por heridas penetrantes). También se han descrito, pero es más raro, las orquitis inmunomediadas. Son más frecuentes en el perro que en el gato.

PRONÓSTICO: Cuando se produce la castración hay pocas secuelas, pero cuando sólo se trata médicamente puede haber obliteraciones granulomatosas del conducto deferente, infertilidad inmunomediada, etc. SÍNTOMAS: La sintomatología incluye dolor, inflamación testicular y signos generales, como fiebre, anorexia, etc. Cuando el proceso se ha cronificado, los testículos pueden aparecer atróficos, fibróticos e irregulares. TRATAMIENTO: El tratamiento debe incluir una antibioterapia efectiva. Los antibióticos de elección, si no se conoce la causa, son los betalactámicos como la [amoxicilina ácido clavulánico] o [cefalosporinas de 1ª generación]. Actualmente se usa con éxito el [enrofloxacino]. Cuando el diagnóstico sea una brucelosis debe realizarse el tratamiento adecuado. Igual ocurre con el diagnóstico de leishmaniosis. Debe recomendarse siempre la castración y debe obligarse a su realización en los casos de brucelosis o de abscesos graves y necrosis.
PATOLOGÍAS

Metritis Aguda

ETIOLOGÍA: Es una infección aguda del endometrio que sucede en el post-parto. Suele asociarse a un parto distócico, manipulaciones obstétricas contaminadas, retención fetal y placentaria, etc., aunque la retención placentaria no siempre da problemas.

PRONÓSTICO: Como en todo proceso grave, el pronóstico debe ser reservado las primeras 24 h para ver la evolución de la enfermedad. Es posible que el problema se cronifique y acabe con una piómetra. La antibioterapia debe prolongarse durante al menos 7 días después de la remisión de la sintomatología. SÍNTOMAS: Después del parto la perra entra en un período de letargia, anorexia, disminución de la lactación, fiebre, pérdidas malolientes por la vagina, no se ocupa de los cachorros, etc. La analítica es compatible con los datos de una septicemia. En la citología vaginal se observan piocitos, hematíes, células del endometrio, etc. TRATAMIENTO: Es una patología grave y debe instaurarse un tratamiento de sostén lo más rápidamente posible. Se administran de entrada beta-lactámicos como [cefalosporinas de 1ª generación] de manera endovenosa y fluidoterapia sintomática. Previamente se ha recogido una muestra del fondo de la vagina para cultivo y antibiograma de bacterias aerobias y anaerobias. Pueden ser efectivas irrigaciones con soluciones antibióticas y antisépticas del útero. En las perras que se consigue estabilizar y que el propietario no desea que crien más, la ovariohisterectomía puede ser una buena solución.